La Esclavitud y la Ley Marítima.

jueves, 7 de agosto de 2014

Después de que nos hemos dado cuenta de que detrás de sistemas políticos, económicos
y sociales se encuentran grupos y jerarquías dirigiendo desde el parcial anonimato, no
nos debería extrañar que exista también un entramado establecido por el que aceptamos
someternos a través de la manipulación de las leyes y del lenguaje usado en estas.
Pensamos que estas leyes son creadas por un poder legislativo independiente electo por
medio del sistema democrático para el bienestar y el buen funcionamiento de una
sociedad. Pero, ¿Qué ocurre cuando las leyes comienzan a actuar en contra del bienestar
y la libertad de las personas? ¿Cómo pueden coexistir la esclavitud y la creencia de que
vivimos en una sociedad libre amparados por derechos supuestamente inalienables,
mientras el estado y las leyes nos imponen limitaciones a estos derechos?
Conocemos las cada vez mayores restricciones a la libertad de expresión (Ley Sinde),
libertad de movimiento, (Escáneres corporales y controles en aeropuertos, restricciones a
libertades en las vías públicas en forma de las llamadas ordenanzas para la convivencia.
La razón por la que tienen poco que ver los derechos que piensas que tienes con los que
en realidad se aplican, radica en obtener mediante refinados trucos y manipulaciones del
lenguaje, tu consentimiento para ser gobernado, convirtiéndote en una corporación o
persona jurídica que pasa a ser regida por la Ley Marítima.
La Ley Marítima o Ley de Admiralidad es un cuerpo normativo internacional que rige las
relaciones entre entidades de Derecho privado o corporaciones dedicadas al tráfico
marítimo, y tiene su origen en los usos comerciales de los antiguos egipcios, fenicios y
griegos que llevaban a cabo comercio marítimo en el Mediterráneo. Fué primero
recopilado en la edad media en el Llibredel Consolat de mar de Barcelona, que aún sigue
siendo internacionalmente el texto de referencia sobre Ley Marítima.
Si miramos nuestro Documento Nacional de Identidad, permiso de conducir y cualquier
documento emitido por organismos públicos, nos daremos cuenta que el nombre de la
persona está escrito todo en MAYUSCULAS, en documentos españoles y de casi
cualquier pais occidental. Piénsalo bien, ¿qué razón estética, informática o legal pueden
aducir para usar en toda documentación emitida por el estado esta forma de escribir los
nombres, aún en contra de los usos gramaticales?
En el momento de tu nacimiento, los padres o cualquier persona que represente al recién
nacido hacen un registro en el Registro Civil. En ese mismo instante, una corporación es
creada con un nombre similar al tuyo, pero escrito en MAYUSCULAS, de la misma forma
que los nombres de barcos o empresas. De esta manera se crea una corporación, una
ficción legal que tu, el hombre o mujer de carne y hueso acepta inconscientemente
representar y con ello aceptar ser regida por la Ley de Almirantazgo. Esto es lo que en el
derecho de la antigua roma se conocía como Capitis deminutio máxima, la pérdida total
de derechos de una persona.
Para entender el porqué de tan refinada farsa debemos remontarnos a la gran recesión
(creada) tras la I guerra mundial y a la quiebra de los estados. La Corporación conocida
como The United States entró en estado de insolvencia en 1933, a través del Emergency
Banking Act del 9 de Marzo de 1933. Para poder continuar funcionando, la corporación
USA ofreció sus empleados (ciudadanos) a la Reserva Federal como garantía de la
deuda. En 1933 se introdujo la obligatoriedad del registro de nacimiento, y el Certificado
de Nacimiento funge desde entonces como título de Valor, parecido a las acciones en la
bolsa. Su valor se corresponde las ganancias promedio que se esperan de una persona a
lo largo de una vida promedio, proveniente de su fuerza de trabajo, ideas creativas,
experticia, consumo, impuestos, enfermedad y las que aún se les puedan ocurrir. Este
sistema se ha establecido a lo largo del mundo, y es válido para la mayoría de países
occidentales, con diversos matices.
Ya que el Dólar, el Euro y en general las monedas ya no están vinculadas al patrón oro y
son creadas por los “Bancos Centrales” privados (FED, Banco Central Europeo) y son
simples letras de cambio que representan una deuda, éstas solo están cubiertas por el
crédito involuntario que las personas le dan a “su Estado” con el registro de su
nacimiento, y con la energía en forma de trabajo esclavo con la que sostenemos el
sistema.
Desde este punto de vista, en España esta creación de una corporación, que pasa a ser
representada por el hombre o mujer de carne y hueso (y espíritu) salta a la vista si nos
detenemos a observar que el número asignado al Documento Nacional de Identidad es
idéntico al Número de Identificación Fiscal, necesario para ejercer actividades
comerciales. Este número le es asignado a españoles y extranjeros residentes en
España, independientemente de que ejerzan actividades comerciales o laborales, ya que
el documento se emite al cumplir los 14 años de edad, o incluso antes de manera
optativa.
Al estar basada toda esta manipulación en la perversión del lenguaje,(necesaria para
respetar el libre albedrío)es en él en dónde encontramos ejemplos e indicios de como este
sistema funciona. La mayoría de estos términos suelen venir del inglés, como los
tristemente famosos daños colaterales, collateral damage. Collateral tiene en inglés
también el significado de garantía de una deuda, por lo tanto se refiere a la pérdida de
una mera mercancía. El término Recursos Humanos nos recuerda que somos
considerados como un bién a administrar, una parte más de los recursos de una
corporación. La tergiversación del lenguaje más conocida es la aplicada en países
anglosajones por la policía, que al preguntar: do you understand? (¿entiende? )en
realidad buscan que el sujeto acepte entrar en contrato bajo Ley Marítima y en realidad
quieren decir: do you stand under? (¿se somete?).Esto es un juego del lenguaje que es
aprendido por los agentes en la práctica y probablemente sin saber por completo sus
connotaciones, al ser ellos solo parcialmente conscientes de la profundidad de la
manipulación del sistema.
Falta un video.
http://tonyfdez.blogspot.de/2014/08/la-esclavitud-y-la-ley-maritima.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s