OPPT-Fieicomiso Unico de la Gente.

Primero, Una Revisión de la Realidad:
1) Los Gobiernos son Corporaciones. El fenómeno de Gobierno
Corporativo no sólo es demostrado por la manera en que “los gobiernos” se
comportan como Beneficiarios (no como Fideicomisarios) del gobierno en
Fideicomiso, sino que los registros también lo demuestran! Los Estados Unidos,
Canadá, Australia, El Reino Unido, Francia, Italia, Brasil, Japón, Sudáfrica… y la
lista sigue… todos son entidades corporativas con sede en EE.UU., registradas
como tal en la Comisión del Mercado de Valores de los Estados Unidos (U.S.
Securities and Exchange Commission)… y funcionando como tal a nuestra
costa. “El sistema” es oligárquico en naturaleza ya que está dirigido sólo para
beneficiar “a los pocos”, mientras que el resto de nosotros trabajamos para
apoyarlo.
2) Las personas son Corporaciones. Al nacer, una solicitud de
certificado de nacimiento es firmada por tus padres, que es utilizada por el
Gobierno Corporativo para comenzar un Fideicomiso en tu nombre. Este
Fideicomiso es utilizado como colateral, y una cuenta colateral es creada y
financiada en tu nombre. Tú eres el Beneficiario de este Fideicomiso… pero
nadie te dice que existe. Si usted no completa un testamento a la edad de 7
años, el Gobierno Corporativo te declara fallecido – bajo derecho marítimo por
sobre todas las cosas! – y tú estás oficialmente considerado “perdido en el
mar” por el sistema. En serio. El Gobierno Corporativo entonces asume el
control financiero de tus bienes, y ellos – conscientes de que la mayoría de
nosotros, de hecho, vivimos por encima de los 7 años – continúan tratándonos
como esclavos vivos. Los fondos generados por la monetización de tu vida
– utilizándote como colateral – se te prestan cuando solicitas un financiamiento
bancario, hipotecas, etc. Entonces estás obligado a trabajar para pagar esos
fondos – más los intereses – de vuelta al sistema. Legalmente, no tienes
derecho porque se te considera “muerto” a la edad de siete. Tú pierdes.
(Clic aquí para obtener más información sobre la relación del Gobierno en
Fideicomiso).
3) Los Medios de Comunicación es la herramienta utilizada por los
Gobiernos Corporativos para entregar propaganda directamente a tu
hogar. Se utiliza para manipular las percepciones del público sobre las
acciones e inacciones del Gobierno Corporativo, para reforzar las normas
sociales, los límites y los comportamientos, y para venderte basura creando
una “necesidad” y luego ofrecerte un producto para satisfacerla. Y no se limita
sólo a los Medios de Comunicación; la psicología del “viejo” paradigma también
se refuerza a través de las instituciones educativas y religiosas.
Las Corporaciones, los Gobiernos y los Medios de Comunicación, todos dicen
las mismas mentiras. Todos ellos son parte de la misma bestia.
4) Como consecuencia, la estructura económica mundial es era un
mecanismo de esclavitud masiva. La esclavitud es un sistema en el que las
personas son tratadas como propiedad, y se ven obligadas a trabajar. Los
esclavos son retenidos contra su voluntad en el momento de su captura,
adquisición o nacimiento, y privados del derecho de salir, o negarse a trabajar.
¿Te suena familiar?
Tú naciste en “el sistema” sin que te dijeran cómo funciona. Fuiste criado y
enseñado a contribuir al sistema. Debes trabajar horas exhaustivas en el
sistema, y debes pagar impuestos al sistema. Debes cumplir con las normas
del sistema – la mayoría de las cuales se refieren a la propiedad y titularidad –
o serás castigado por el sistema. Por su diseño, el sistema ofrecerá abundancia
sólo a unos pocos, y muchos otros pasarán hambre. Pero si no te gusta, no
puedes dejar el sistema. El sistema “posee” todo, a todos y en todas partes.
Hasta ahora, tú tenías una opción: seguir el juego. Es como vivir en un casino
sin salida. Y la casa siempre gana.
¿Cuándo Nuestros Gobiernos fueron Corporatizados?
Todo comenzó con la introducción del sistema del Banco de Reserva. Cuando la
Ley de Reserva Federal se llevó a cabo en los Estados Unidos en el 1913, el
Congresista Charles Lindbergh advirtió al Congreso de los EE.UU. en un
Registro del Congreso con fecha del 22 de diciembre de 1913 (vol. 51) que una
consecuencia inevitable de instituir el sistema de la Reserva Federal era que –
usando su poder para la inflación y deflación en la economía – las
corporaciones tomarían el control.
Seugndo La Historia:
Ya nadie puede creerse que los gobiernos “trabajen por nuestro Bien”. Es decir,
son “otra cosa”, no gobiernos legítimos: trabajan en función de otros objetivos
diferentes al bien de los ciudadanos.
Es en este estado de cosas que el OPPT “Fideicomiso único de la gente” (One
People’s Public Trust) ha liberado el código final, el “core” del sistema que diría
un informático.
Y quien lo ha hecho es una abogada o, mejor dicho, una “hackbogada”, en el
sentido antes mencionado. Heather Anne Tucci Garraf.
Hace ya bastantes años que aprendimos que los gobiernos, en realidad, son
corporaciones. Que en 1879 se creó la corporación UNITED STATES OF
AMERICA, que sustituyó al legítimo United States for America (con minúsculas)
y colocó sus departamentos como ministerios, acabando por sustituir su
Reserva Federal por el Tesoro público en la impresión/emisión del dinero.
Supimos también que toda la jugada tuvo que ver con que la Ley Marítima, es
decir, el Derecho comercial, sustituyera a la Ley de la tierra, el Derecho
Natural. La ley marítima es un derecho privado que rige las transacciones entre
entidades privadas, no seres humanos. Fue así cómo empezaron a registrarnos
desde que nacemos, etiquetándonos como objetos comerciales al servicio de la
Corporación, no como seres humanos y después de la Segunda Guerra Mundial
nos obligaron a identificarnos con un “Documento de Identidad”: ¡cómo si no
bastara con nuestra cara!. Desde ese momento, la Corporación nos “concede”
unos derechos y, como nos los conceden (no son nuestros como Seres
Humanos porque no nos reconocen como tales), con las mismas, no los
cumplen.
Esa es la razón última por la que ninguno de los contratos firmados
entre los ciudadanos y el Estado, conocidos como CONSTITUCIONES,
se cumplen: en realidad no es un contrato a cumplir por ambas partes
(”yo me porto bien, no hago el mal a nadie y a cambio tendré un
trabajo, vivienda y el Estado no me tratará como un delincuente”) sino
una declaración de intenciones por parte de la Corporación que es en
realidad el Estado. “Si puedo y me conviene, permitiré que haya
trabajo y vivienda, pero ninguno tenéis capacidad jurídica para
derrocarme porque sois mis esclavos”.
Esa es la razón por la que ningunas elecciones ni manifestaciones sirven
absolutamente para nada, porque los gobiernos son sólo fachadas de una
corporación y, si algún gobierno trata de quebrar ese orden, será sustituido. No
tiene capacidad para hacerlo porque la Ley que opera es el Derecho Comercial,
no el Derecho Natural, como he mencionado. Los manifestantes suplican, como
esclavos, que sus gobiernos les traten bien, pero en realidad un amo no tiene
la obligación de tratar bien a un esclavo. Sólo un Ser Humano puede EXIGIR
que le traten como tal.
El asunto es que faltaba una prueba.
Aquí es donde aparece la reputadísima abogada, experta en derecho
internacional y financiero, Heather Anne Tucci, y decide realizar un “test” para
llegar al final del sistema; para ello, deja de pagar su hipoteca y se niega a
seguir devolviendo un dinero que nunca jamás existió salvo como una deuda.
Como es una experta abogada y conoce los códigos (hackbogada) va
ascendiendo por la pirámide judicial a través de los diferentes juzgados e
instancias gubernamentales, desmontando su legitimidad por todo el tema del
dinero deuda que ya todos conocéis. “Llega” a la fraudulenta Reserva Federal,
y en el litigio siguiente, al Banco de Pagos Internacionales (BIS) de Ginebra,
comprobando que es el organismo que dirige y controla todo el sistema
financiero.
Pero todavía no es el tope de la pirámide: necesita conocer de dónde procede
la legitimidad jurídica del sistema corporativo que trata a los humanos como
mercancía. Y llega.
Los códigos por los que se rige el comercio internacional (y, dado que no existe
el derecho civil, puesto que nos tratan como mercancías) los maneja un
ocultísimo organismo llamado Universal Comercial Code (UCC), del cual no
hay referencias en Internet, e incluso está suplantado por otro UCC que es, sin
duda, una cortina de humo.
Entre otras cosas, a resultas de todo ello, nos enteramos de que los
llamados paraísos fiscales, conocidos en inglés como “off-shores”
(literalmente “fuera de la orilla”), lo son porque no se rigen por el
derecho internacional ni la ONU sino por el Derecho Marítimo
(mercantil) y de esa manera se saltan las reglamentaciones de los
países, de las tierras, vaya. El origen de la palabra “banco” (y el
concepto mismo, obviamente) se refiere a un “banco de arena” en
mitad del mar (u “orilla”, en el sentido de que son limítrofes entre el
mar y la tierra) por lo que también se rige por el derecho mercantil, y
no por la ley de la tierra, la humana.
Bien, creo que en octubre pasado, Heather llegó al corazón del sistema y,
siempre con arreglo a la máxima escrupulosidad jurídica, les envió un burofax
con un “legal default” que, por lo que entiendo es que, si no contestaban lo
contrario, quedaba claro que a ella la estaban tratando en base a un código
mercantil y no como un Ser Humano, por lo que con arreglo al Derecho
Natural, y como Ser Humano divino que es, clausuraba esas entidades.
La siguiente jugada fue la creación de un fideicomiso; una figura legal
representativa de la Humanidad como su conjunto, mediante el cual, e
invocando a la Esencia Divina de cada Ser Humano, cancelaba todas las
instituciones que forman parte de esta Corporación que esclaviza a la
Humanidad: el Banco de Pagos internacionales, el FMI, el Banco Mundial, el
Tribunal de la Haya, la ONU, la Reserva Federal, etc. Esto fue el pasado 25 de
diciembre.
Puede que esta operación os parezca metafórica o etérea, pero todos los actos
legales realizados por Heather se ajustan al Derecho, de manera que,
actualmente, su jugada está en vigor y, por lo tanto, se puede seguir el mismo
camino para desmontar cada uno de los mecanismos del Sistema.
Es decir, y para hacéroslo más gráfico, Heather nos ha enseñado cómo
desmontar la alambrada de la cárcel en la que vivimos.

*Notas: Fideicomiso=Trust.

Fideicomiso: Contrato por el que se transfieren bienes materiales a otra persona y sujeto a determinadas condiciones.

OPPT: One People Public Trust= Fideicomiso Unico de la Gente.

Fuentes: http://opptspanish.com
http://tonyfdez.blogspot.com.es/2013/07/oppt-fideicomiso-unico-de-la-genteone.
html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s