Los Autenticos Motivos de la Existencia del Tribunal Penal Internacional (=CPI/TPI/ICC).*

Una Corte Global de Justicia.

Dr. James Hirsen
Jan. 5, 2001

En julio de 1998, 120 naciones se reunieron en Roma y votaron para refrendar una
Corte Criminal Internacional. De acuerdo con sus propios términos, cuando el
tratado es ratificado por 60 naciones,
será capaz de ejercer

La jurisdicción universal sobre todos los seres humanos en el planeta.

Este tipo de corte criminal ha estado en la lista de deseos de los Estados Naciones desde 1947. Cuando esté totalmente enganchado, el tribunal podrá acercamiento entre individuos de las naciones de todo el mundo, que están acusado de genocidio, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, la agresión y los crímenes adicionales que pueden añadirse en el futuro, en frente a un panel de jueces seleccionados.

Los partidarios de la corte han dejado claro en sus discursos y escritos preparatorios que tienen la intención de utilizar el enorme poder de tal entidad para hacer cumplir una serie de obligaciones de los tratados, incluyendo los derechos humanos, las disposiciones económicas y ambientales. Si una nación no le importa a participar, esto no significa que sus ciudadanos son eximidos del alcance de la corte. El lenguaje inusual contenida en esta iniciativa internacional se extiende su jurisdicción a las personas en naciones que no optan a ser parte en sus términos.

El 31 de diciembre, en las menguantes minutos del año 2000, la administración Clinton firmó este tratado y envió un mensaje al todo el mundo – el sistema americano de justicia criminal es simplemente inadecuado. No se ajustan con una visión “progresista” hacia el siglo 21 de la delincuencia internacional.

Aunque el propósito declarado de la nueva marca de tribunal internacional es hacer frente a los criminales de guerra, estas cuestiones tienen habitualmente han abordado a través de tribunales ad hoc, por lo general establecido para la específica delitos y la autoridad prescrita dada. De esta manera el alcance de la Tribunal es limitado, lo que proporciona un grado de protección y el respeto
para la soberanía individual de las naciones
.

La naturaleza misma de la CPI es totalmente incompatible con la jurisprudencia Americana. Se crea un centro judicial de ventanilla única, con la autoridad para aplicar su doctrina de la justicia a una lista amorfa de actividad criminal.

Pero tenemos una historia de orgullo en nuestra nación. A diferencia de la CPI, en América nos separa las funciones de investigación, persecución, juicio y la apelación para asegurar la equidad y evitar la corrupción. Muchos de las garantías, para los que innumerables estadounidenses valientes dado su vida, simplemente no estan presentes en la estructura de la CPI.

El sistema de justicia de EE.UU. impone la carga de la prueba sobre la fiscal. En nuestro país, nos atenemos a la máxima de inocencia mientras no se encuentre un culpable. No es así en virtud de un tribunal penal internacional.

Coloquese en esta situación. Que está detenido por inesperadamente la Corte Penal Internacional recién instituida. Te encuentras a ti mismo frente a un jurado, pero no un jurado imparcial de sus compañeros. Más bien, estás mirando fijamente a los ojos de un panel de burócratas designados.

Los funcionarios judiciales provienen de lugares remotos del mundo, los países como Irak, China, Cuba y Corea del Norte. No comparten ni el sistema de su país de gobierno ni su noción de las libertades civiles. En su lugar, se pone de pie delante de un grupo que personifica la más baja denominador común de la justicia criminal.

No se le da ninguna idea en cuanto a la longitud de tiempo que el proceso tomará. El derecho a un juicio rápido no es una consideración. Después de todo, los tribunales temporales, que eran una vista previa de la CPI, detenidos y preso sospechosos durante meses e incluso años antes de cualquier procedimiento judicial comenzaron.

Si es declarado culpable, su único derecho de apelación será el mismo tribunal que ha hecho que la convicción. Y la cosa juzgada? siendo tratado por el mismo delito dos veces? La protección contra tal violación es inexistente. Si por alguna razón el procesamiento pierde su caso contra usted, es libre para volver a intentarlo.

¿La corte explica la naturaleza de los cargos? Va a ocultar la identidad de los testigos? Es dentro de su provincia para hacerlo. El miedo en el interior se intensifica. El producto está garantizado.

Con suerte, ningún ciudadano de los Estados Unidos, o cualquier otro país de el caso, tendrá que soportar este tipo de monumental pesadilla legal. El Secretario de Defensa William Cohen es en el registro con oponerse al tratado. Secretario de Defensa Donald Rumsfeld entrante comparte el sentimiento. Y ahora senador Jesse Helms se esfuerza para rescatarnos de la acción equivocada de la administración Clinton cuando se firmó el tratado. promesas senador Helms la legislación para proteger a nuestros ciudadanos contra el procesamiento global. Él se merece nuestro apoyo incondicional y gratitud.

El sistema judicial de los Estados Unidos, imperfecto ya que a veces puede ser, es la envidia del mundo. Como un pueblo que profesan a valorar la libertad, que no se atreve a descansar hasta que la firma en esta burla de la justicia se rescinde. El CPI debe ser repudiado audazmente, y los Estados Unidos debe liderar un esfuerzo entre las naciones del mundo rechazar esta defectuosa intento de definir por la justicia global.

Fuente: http://www.apfn.org/apfn/injustice.htm

La Nueva Corte de Justicia Internacional 

Cortejo a la Tiranía Global
by William F. Jasper

En todas partes a través de Roma en estos días los signos de la construcción y la restauración son inconfundibles: monumentos antiguos, templos, iglesias, basílicas y están rodeados de andamios y calles están cortadas al tráfico como pintura obreros, chips, limpio, y allanan. La campaña de renovación furiosa es en preparación para el nuevo milenio, que ha sido designado Europa 2000 por la Unión Europea y el año del jubileo por el Papa Juan Pablo II.

Pero la construcción más importante en la Ciudad Eterna este verano no se trataba de ladrillos y mortero, y fue en gran medida invisible para los millones de turistas que vinieron a disfrutar del sol del Mediterráneo y la grandeza que es Roma. Durante cinco semanas durante junio y julio, cientos de delegados de 160 naciones se reunieron en el complejo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para construir lo que los defensores llama “la última institución global que se creará en este siglo”: la Corte Penal Internacional ( ICC-CPI: International Criminal Court-Corte Penal Internacional).

Consenso Artificial/Tramado.

 


Rome’s socialist environment offered sympathetic venue for vast UN/ICC bureaucracy

La tarde del 17 de julio, el último día de la conferencia, después de largas horas de alta presión de torsión del brazo, un “consenso” global fue declarada por el Pleno de la CPI, y se hizo el anuncio de que 120 naciones votaron a favor de la aprobación del nuevo “Estatuto de Roma”.

Sólo Estados Unidos y en otros seis países – Israel, China, Libia, Qatar, Irak y Yemen – votaron en contra de la ley. Veintiún naciones se abstuvieron.

La nueva Corte Penal Internacional llegará a existir en La Haya una vez que 60 países han ratificado el tratado. Esto es profundamente significativa para todos los pueblos que habitan en este planeta, y especialmente a los estadounidenses, ya que la CPI afirma la jurisdicción universal para juzgar a las personas acusadas de genocidio, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, y la agresión, en cualquier lugar en la tierra – incluso si los supuestos acusados son ciudadanos de una nación que se ha negado a ratificar el tratado y el presunto delito ha tenido lugar dentro de los límites de esa nación. Esta demanda sin precedentes de la autoridad y la extensión de la obligación convencional de otros Estados no es una usurpación verdaderamente audaz – incluso para las Naciones Unidas, que ha crecido cada vez más descarada con cada cumbre mundial subsiguiente. Si se deja en reposo – y para prosperar y crecer, ya que sus campeones tienen la intención – esta Corte la sentencia de muerte de la soberanía nacional, y de las libertades asociadas con el gobierno limitado, constitucional.

Por supuesto, la cuestión de la credibilidad de la Corte en ausencia de la participación EE.UU., y el asunto práctico de ejecución de las sentencias de la CPI contra un EE.UU. dispuestos (o en contra de casi cualquier cosa, para el caso, sin el apoyo de EE.UU.), no se ha perdido en absoluto. “No se puede tener un tribunal de jurisdicción universal sin la mayor potencia militar del mundo a bordo”, el delegado de los Países Bajos Gam Strijards, citado por el New York Times. “No voy a decir que nos dimos a luz a un monstruo, pero el bebé tiene algunos defectos.” El holandés miope puede ver a un bebé defectuoso, pero cualquier evaluación sobria, racional de la CCI confirmará que la criatura nacida en Roma es de hecho un monstruo. Lo cual no es de extrañar, ya que no sería lógico esperar otra cosa que un engendro que se produce por el proceso monstruoso que fue la conferencia de Roma de la CPI.


Kirsch: Presidente de la Conferencia mantuvo el ritmo caótico.

“Incluso para los estándares anteriores de los tratados internacionales”, el periódico radical comentó: “… el proyecto de estatuto es vaga y corre a unos imponentes 166 páginas en Inglés”. Lo que esto significa para los delegados de la conferencia era una tarea imposible de tratar de mantenerse al día con un diluvio vertiginosa de revisiones de texto sin fin, de alta potencia presión ejercida por los militantes de ONG, y la manipulación tortuosa horario del presidente de la Conferencia Philippe Kirsch.


Los organizadores de la conferencia no querían arriesgarse y habían apilado tan descaradamente la cubierta a favor de la CPI que su creación nunca fue seriamente en duda, a pesar de la teatralidad diplomáticos furiosos y la escritura a mano frecuentes sobre una multitud de obstáculos que supuestamente amenazaba con hundir el estatuto.En primer lugar, mediante la celebración de la conferencia en Roma, los partidarios de la CPI se garantizó no sólo la ventaja de toda la ayuda que le daría al gobierno italiano de izquierda, pero la ayuda así de un gran grupo de profesores italianos y activistas que tienen uno de los más fervientes apóstoles para el establecimiento de un sistema judicial mundial. La celebración de la conferencia de la FAO garantiza, además, que la enorme burocracia de la ONU se posiciona estratégicamente para ayudar en todas las fases del eventomucho más que si la cumbre se celebrase en una sede neutral.Para inclinar aún más el proceso, la conferencia se cargó con delegados de agencias de la ONU como la Comisión de Derecho Internacional, la UNESCO, la UNICEF, la Comisión de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión de las Naciones Unidas sobre la delincuencia, la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de Drogas, e intergubernamental organizaciones como el Consejo de Europa, la Comunidad Europea, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Interpol, la Organización de la Unidad Africana y la Organización de los Estados Americanos.Pero, con mucho, el acontecimiento más dramático en Roma fue la aparición de las ONG como agentes de poder de alquiler de la mafia en el negocio cada vez más sórdida reverentemente se hace referencia en estas reuniones como “normas en evolución del derecho internacional.” Paul Taylor, editor diplomático a Reuters, pecado al eufemismo cuando informó que “la enorme influencia de las ONG dentro de la conferencia fue una de las características clave de la reunión de Roma de cinco semanas.” La relación incestuosa entre los funcionarios / CCI de la ONU y las radicales ONG – y la complicidad flagrante por las dos fuerzas que empujan a la totalidad de las actas de la conferencia vez hacia la izquierda – hizo una completa burla de sus loas santurrones a la justicia, la equidad, la transparencia y la “regla de ley.”Los funcionarios de la conferencia intentaron establecer un imperativo moral, en primer lugar, que postula que la CPI era esencial no sólo para poner fin a los delitos más graves, pero para restaurar la credibilidad de la ONU y las instituciones globales. “Si tenemos éxito,” Federalista Mundial William R. Pace dijo en la conferencia de la CPI “, se refiere al establecimiento de un tribunal, lo que impide la masacre, violación y asesinato de millones de personas durante el próximo siglo.”Al mantener la conferencia rodando a un ritmo incesante y pululan los conferenciantes con presión non-stop ejercida por los delegados militantes de las ONG, los organizadores lograron un efecto olla a presión que desgastó a cualquier resistencia a los resultados pre-ordenados. El proceso de Roma ofrece un aspecto alarmante en la terrible perspectiva de que “el estado de derecho” bajo un régimen sin restricciones de la ONU.Vago y peligroso:John R. Bolton, vicepresidente del American Enterprise Institute, el 23 de julio de, de 1998 testimonio ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, señaló que incluso para el genocidio, el más antiguo entre los delitos especificados en el Estatuto de Roma, “apenas hay completar claridad en lo que significa”. El Estatuto de la CPI contiene las mismas definiciones de genocidio que se encuentran en la Convención sobre el Genocidio. Bolton observó: “Cuando el Senado aprobó la Convención sobre el Genocidio el 19 de febrero de 1986, que concede dos reservas, cinco entendimientos, y una declaración de una reserva, por ejemplo, requiere el consentimiento específico de los Estados Unidos antes de cualquier disputa relacionada con el. Estados Unidos puede ser sometida a la Corte Internacional de Justicia. Uno de los entendimientos limita la definición de “daño mental ‘en la Convención a “un deterioro permanente de las facultades mentales a través de las drogas, la tortura, o técnicas similares.” Otro entendimiento establece que el Convenio no debe entenderse para funcionar automáticamente como un tratado de extradición”.Incluso estas protecciones legales son de dudoso valor en una organización llena de matones, tiranos, cleptócratas y asesinos en masa. De hecho, dando una sensación de falsa seguridad que sirven para dignificar y hacer una sustancia tóxica agradable al paladar, que de otro modo habría sido rechazada por la farsa peligrosa que es. Sin embargo, bajo el régimen de la CPI incluso estas protecciones no están disponibles dudosas. El artículo 120 del Tratado establece enfáticamente: “No se admitirán reservas al presente Estatuto.” Con el fin de ratificar el Estatuto, el Senado tendría que repudiar las posiciones que laboriosamente ha construido para cubrir los defectos evidentes en la Convención sobre el Genocidio – y luego confiar en que los partidos que nos quieran hacer daño no harán uso de sus amplias oportunidades para cargar los ciudadanos americanos con el “genocidio”.“Los crímenes de guerra” y “crímenes contra la humanidad” son aún más vagamente definidos, y por lo tanto, cargadas de aún más peligro. En virtud de crímenes contra la humanidad, por ejemplo, tenemos el delito de “persecución”, que se define como “la privación intencional y grave de derechos fundamentales en contravención del derecho internacional en razón de la identidad del grupo o de la colectividad.” Sería un juez de la CPI activista tener dificultades en el descubrimiento de que la definición de la autoridad de anular cualquier ley – o incluso las políticas de las entidades religiosas privadas, para el caso – que “privar” a los homosexuales de sus “derechos fundamentales”? No es probable. ¿Qué hay de “otros actos inhumanos”, tales como “que causa gran sufrimiento o lesiones graves a la integridad física o la salud mental o física”?Del mismo modo, en “crímenes de guerra”, hay definiciones suficientemente amplios para conducir una división Panzer de las Naciones Unidas a través. Considere los ganchos podrían definirse con estos crímenes:“causar deliberadamente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud.”“Matar o herir a traición a personas pertenecientes a la nación o al ejército enemigo.”“Los ultrajes contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes”.“Lanzar un ataque intencionalmente a sabiendas de que tal ataque causará pérdidas de vidas, lesiones a civiles o bienes de carácter civil o daños extensos, duraderos y graves al medio ambiente natural ….”Realmente podemos considerar permitir a un panel de jueces de la ONU para decidir si un bombardeo militar EE.UU. u otra operación constituye un delito de causar “gran sufrimiento” o “daño grave para la salud”? ¿Podemos contemplar lo que permiten “juristas” del ICC-CPI para determinar si un francotirador marina o una patrulla del Ejército llevan a cabo una emboscada a una fuerza enemiga es culpable de “matar a traición”? ¿Existe la posibilidad de que “los atentados contra la dignidad personal” podrían ser interpretados por un poder judicial anti-estadounidense en detrimento nuestro? Lo que constituirá el “conocimiento” de que un ataque causará “pérdidas de vidas o lesiones”? Y qué significa “bienes de carácter civil”? Si sus superaciones de mortero y explota pajar de un granjero es usted culpable de un crimen de guerra? Probablemente sí, si usted es un americano.

 


“crímenes de guerra” vagos definición mantendrían nuestros soldados en peligro constante para el enjuiciamiento

Aún más preocupante es la afirmación de que la CPI tiene jurisdicción sobre “conflictos internos” en virtud de los “crímenes de guerra” matriz de valoración relativas a “los conflictos armados que tienen lugar en el territorio de un Estado cuando existe un conflicto armado prolongado entre las autoridades gubernamentales y grupos armados organizados o entre tales grupos “. Imagínese lo que podría aplicarse a la guerra de bandas en curso en muchas de nuestras ciudades, o de un sitio de disturbios tales como experimentamos en Los Angeles y otras ciudades hace unos pocos años.
¿Son estas objeciones paranoides y frívolas, como afirman los fervientes partidarios de la CPI? ¿Cómo puede alguien pensar así?

Tenemos numerosas decisiones de nuestros propios jueces federales de activistas, que pretenden encontrar un derecho “constitucional” al aborto, por ejemplo, al acecho en las “penumbras formados por emanaciones de la Declaración de Derechos.” ¿Puede cualquiera que esté familiarizado con el registro de la ONU piensa que los jueces de Rusia, China, Cuba, Irán – o incluso algunos de nuestros supuestos “aliados” para el caso – se sentiría más constreñidos en contra de jugar a Dios que nuestras propias túnicas subversivos?

Semillero de odio:

Como uno que estaba en “en la creación” de Roma, este reportero puede atestiguar de primera mano sobre el hecho de que el odio de muchos años hacia los Estados Unidos por la inmensa mayoría de los regímenes patéticos que componen la colección de animales salvajes de la ONU todavía está bien vivo. Día tras día, durante la conferencia de la CPI los EE.UU. fue objeto de diatribas y condenas – por los delegados oficiales, así como por las ONG – por los pecados pasados y presentes. De hecho, desde el non-stop anti-U.S. uno invectivas podría imaginar que Estados Unidos es el principal, si no la única, fuente del mal en el mundo. Los miles de millones de dólares que hemos coló a cabo durante el último medio siglo para estos países y la propia ONU nos han adquirido no un ápice de buena voluntad.

Se pidió el enjuiciamiento de los presidentes Bush y Clinton por crímenes de guerra. La ONG “Sociedad para los Pueblos Amenazados” cargado los EE.UU. con estos últimos “crímenes de guerra”: “Nos dejó 15 millones de toneladas de bombas en la guerra de Vietnam, llevó a cabo ataques aéreos sobre Camboya, con el apoyo anexión de Timor Oriental de Indonesia, con el respaldo de la derecha escuadrones de la muerte en Guatemala en los años ochenta “.

Meses antes de la cumbre de Roma siquiera había comenzado, la Comisión de Derechos Humanos habían apuntado a los EE.UU. con un ataque puramente político alegando que este país injustamente se aplica la pena de muerte. El informe de la Comisión acusó que los EE.UU. estaba en violación de la Alianza 1966 de Naciones Unidas sobre Derechos Civiles y Políticos y pidió a los EE.UU. suspender todas las ejecuciones posteriores hasta que las leyes estatales y federales de Estados Unidos se han de ajustarse al “normas y leyes internacionales.”

Por supuesto, no queremos dar a entender que todos los ataques a EE.UU. emanaba de los países del Tercer Mundo, satrapas comunistas, o agencias de la ONU. Canadá, Noruega, Gran Bretaña, Alemania, Italia, y otros “aliados” europeos compitieron por encima anti-U.S. honores, también. En el último día de la conferencia, cuando las objeciones muy mínimos de los EE.UU. a la CPI fueron derrotados, las delegaciones reunidas estallaron en una pantalla tumultuosa y desafiante de júbilo anti-estadounidense – que fue acompañado por gran parte de la prensa – incluyendo reporteros “americanos”.

Naturalmente, las organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos superaron todos los demás en el ataque a su tierra natal. Como se informó Reuters, “las ONG estadounidenses eran el azote de los Estados Unidos” en la conferencia. El 8 de julio, un titular Terra Viva, “Brutalidad policial profundamente arraigada en EE.UU.”, anunció el lanzamiento de un informe de Human Rights Watch el cobro de una “epidemia” nacional de la brutalidad policial. El informe de 440 páginas, titulado blindado de la justicia: la brutalidad policial y rendición de cuentas en los Estados Unidos, era el tiempo-lanza para un efecto máximo sobre la conferencia. El portavoz de Human Rights Watch, Richard Dicker parecía no estar satisfecho si no lanzar vitriolo en los EE.UU. Pero eso no él o su grupo ha impedido recibir cientos de miles de dólares en el último año de la Fundación Ford.

La agresión abierta del período:

Sería completamente absurdo imaginar que este ejército de agitadores internacionales haciéndose pasar por campeones de “derechos humanos” no se tratan de utilizar el nuevo Estatuto de la CPI principalmente como un arma contra Estados Unidos. Pero si los tres “crímenes fundamentales” ofrecen oportunidades para el mal debido a la definición difusa, ¿qué pasa con el delito de “agresión”? El Estatuto de la CPI ni siquiera ofrece una definición de este crimen nebulosa, sino que simplemente dice que el mundo debe ciegamente aprobar el Estatuto y la confianza en los servidores globales benignas para llegar a una definición universalmente aceptable. Aquí, precisamente, es lo que dice el tratado, en el artículo 5, apartado 2: “La Corte ejercerá su competencia respecto del crimen de agresión una vez que se apruebe una disposición de conformidad con los artículos 121 y 123 se defina el crimen y se enuncien las condiciones bajo las cuales la Corte ejercerá su competencia con respecto a este crimen “. ¿Es suficiente audaz para usted?

Era lo suficientemente audaz para sorprender incluso muchos de los partidarios de la CPI más rabiosos que, como una maniobra táctica, daban por la inclusión de la agresión entre los crímenes básicos como simplemente poco realista. Como muchos otros, Hans Corell, subsecretario general de la ONU para Asuntos Legales, había argumentado que el intento de incluir la agresión podría poner en peligro todo el paquete debido a que el “crimen de agresión es considerablemente más complejo, ya que es difícil tener una definición clara de lo que es la agresión.”

Cuando el profesor Benjamin Ferencz insistia en que “la agresión es un crimen supremo internacional” y “crimen supremo necesita un Tribunal Supremo,” incluso Terra Viva argumentó que tal vez no era el tiempo para acometer este programa. Tomó nota de la revista ONG:.. “Muchos piensan que la agresión es un concepto jurídico nebulosa. Por ejemplo, algunos señalan que la Comisión de Derecho Internacional pasaron veinte años sin éxito tratar de definirlo. Además, se suele decir, la agresión se lleva a cabo por los gobiernos, no individuos “. Sin embargo, ahora es parte del Estatuto. Obviamente, las fuerzas del Dr. Ferencz, y el canciller de Italia, Lamberto Dini (otro defensor radical de la agresión incluida) prevalecieron.

Pero a acumularse audacia en la parte superior de la audacia y la usurpación en la parte superior de la usurpación, tal vez el delito de coronación de los participantes de la cumbre de Roma es la insistencia de sus autores que una vez que se alcanza el número mágico de 60 países que han ratificado, la CPI se convierte universalmente vinculante en todo el resto del mundo. Es una arrogación asombrosa y sin precedentes del poder. Nunca antes se ha hecho la afirmación de que los Estados que no son parte en un tratado, no obstante, están obligados por el mismo instrumento. Se trata de una violación del principio fundamental del derecho convencional. A medida que la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, “Un tratado no crea obligaciones ni derechos para un tercer Estado sin su consentimiento.”

Cortes complementarias:

Esto, naturalmente, no importaba un higo a las Vanagloriosos globocratas en el Tíber, ya que se dedicaron a la elaboración de su propio concepto de “derecho mundial.” Además, entonan, las preocupaciones de un tribunal fuera de control son tremendamente quimérica. El principio de “complementariedad” protegería contra cualquier tipo de tendencias, alegaron.

Esa fue la melodía cantada por la Comisaria Europea Emma Bonino cuando llegó a Washington en mayo para inocular el Senado en contra de los temores de una usorpacion del CPI. La Corte “no … socaba la soberanía nacional”, se comprometió, y “no está diseñado para sustituir a los tribunales nacionales, sino para complementarlos.” ¿Por qué, tenemos su palabra?

Del mismo modo, el presidente de la Asociación Federalista Mundial John Anderson aseguró que no hay nada de qué preocuparse. “El principio de complementariedad que subyace en el tratado asegura que el tribunal escuchará un caso sólo cuando no hay juez nacional está disponible o dispuesto a escuchar”, ha insistido. Esta política sería limitar el enjuiciamiento a los sospechosos cuyos sistemas nacionales de Derecho se han roto o son manifiestamente injusta“. Justicia Canadiense Louise Arbour, quien se desempeña como fiscal jefe del Tribunal de Yugoslavia, es otro “experto” distinguido que ofrece garantías y amonestó al cuidado con que “una institución no debe construirse en el supuesto de que se llevará a cabo por personas incompetentes, actuando de mala fe desde fines indebidos“. El mensaje de todos los devotos de la justicia global era el mismo: confían en nosotros y nuestro llamado “principio de complementariedad“.

Sin embargo, el principio de “los celos prudente” de James Madison parece ser más a propósito aquí. “Los hombres libres de América no se hicieron esperar hasta que el poder usurpado había fortalecido por el ejercicio, y enredado la cuestión en los precedentes,” Madison observó. “Vieron todas las consecuencias en el principio, y se evitan las consecuencias al negar el principio.” Thomas Jefferson proporciona un corolario importante en la forma de esta máxima: “En cuestiones de poder nunca dejar más se oirá de confianza en el hombre, pero él se unen por debajo de la travesura por las cadenas de la constitución”.

Una búsqueda del Estatuto de la CPI no da ninguna razón válida para preferir el consejo de Bonino, Anderson y Arbour sobre el de Madison y Jefferson. En efecto, el artículo 17 del tratado afirma que un estado se considera que tiene jurisdicción primaria sobre un crimen “a menos que el Estado no está dispuesto o no pueda realmente llevar a cabo la investigación o el enjuiciamiento.” ¿Y quién va a determinar, bajo un régimen de CPI, cuándo y si un estado es “dispuesto” o “no” y lo “verdadero” sus esfuerzos de investigación o enjuiciamiento son? Los jueces de la CPI, naturalmente.

El Tribunal también afirma (en el artículo 70) jurisdicción sobre “delitos contra la administración de justicia”, tales como: “falso testimonio” o “impedir” o “intimidar” a un funcionario de la Corte. Una vez más, la propia CPI va a determinar lo que constituye “impedir” o “intimidante”. En el caso de condena por estos delitos administrativos “, la Corte podrá imponer una pena de prisión no superior a cinco años o una multa de conformidad con las Reglas de Procedimiento y Prueba, o ambas cosas.”

Y donde, dígame por favor, estarán las víctimas de la “justicia”  del CPI cumplir sus penas? Consultemos el Estatuto. El artículo 103 establece: “La pena privativa de libertad se cumplirá en un Estado designado por la Corte de una lista de Estados que hayan manifestado a la Corte que están dispuestos a recibir condenados.” Un pensamiento reconfortante, ¿no? Aún más consuelo podría ser tomada de artículo 104, que establece: “La Corte podrá, en cualquier momento decidir el traslado del condenado a una prisión de un Estado“. Al hablar de “estados,” el Estatuto no se refiere a los estados de los EE.UU., por supuesto, pero a las naciones. Lo que significa que uno puede ser condenado a prisión en Cuba, Laos, Camboya, Zimbabwe, Rusia, Ruanda, etc., o incluso varios de los anteriores, en el musical silla de sucesión, para que su familia, amigos y los abogados podrían no tener incluso la más mínima idea de su ubicación.

Lo que es más, la Corte ha dado su propio fiscal con poderes de oficio prácticamente ilimitadas para investigar las causas penales en su propia iniciación, o para llevar a cabo los casos que han sido referidos a su cargo por los estados parte, el Consejo de Seguridad, o ONG. Estas afirmaciones de la autoridad y jurisdicción de la CPI son, evidentemente, en oposición fundamental a la ley estadounidense. Según nuestra Constitución, solamente los estados y gobierno federal tienen la autoridad para perseguir y juzgar a individuos por crímenes cometidos en los Estados Unidos. Artículo III, Sección 1 establece que el poder judicial de los EE.UU. “será ejercido por una Corte Suprema y en los tribunales inferiores que el Congreso puede, de vez en cuando, ordenamos y establecemos”. Ningún organismo judicial o tribunal no establecidos bajo la autoridad de la Constitución puede ejercer su jurisdicción sobre los ciudadanos de los Estados Unidos por delitos reales o pretendidos cometidos en los Estados Unidos. Tampoco pueden los funcionarios estadounidenses girar sobre los ciudadanos de Estados Unidos a un gobierno extranjero para ser juzgado por presuntos crímenes cometidos en ese país sin un tratado de extradición vigente con ese país.

Derecho a juicio por jurado:

El Estatuto de la CPI no es un tratado de extradición y es tan fundamentalmente irreconciliable con la Constitución de EE.UU. y la Declaración de Derechos que la participación de Estados Unidos en esta institución espurio es legal y moralmente imposible. Uno de los derechos más preciados de los estadounidenses que se ve amenazada por la CPI es el derecho a un juicio con jurado por uno de sus compañeros. En la lista de quejas presentadas contra el rey Jorge por nuestros fundadores en la Declaración de la Independencia, encontramos:

La combinación con otros para “nosotros sujeto a la jurisdicción extraña a nuestra Constitución y no reconocida por nuestras leyes; dar su asentimiento a sus actos de pretendida Legislación”.

“[D] nos epriving, en muchos casos, de los beneficios de un juicio por jurado.”

“[L] nos ransporting más allá de los mares para ser juzgados por supuestos agravios.”

Parece que hemos llegado al punto de partida y hay que luchar la batalla de nuevo. Nuestra Constitución (artículo III, sección 2), establece que “el juicio de todos los delitos, excepto en los casos de acusación, será por jurado, y tal ensayo se llevará a cabo en el Estado donde se haya cometido dichos delitos …. “Este derecho se consideró tan importante que se repitió de nuevo en la Sexta Enmienda de la Carta de Derechos.

El juez Joseph Story, en sus famosas Comentarios a la Constitución de los Estados Unidos (1833), observó: “El objetivo de esta cláusula es asegurar la parte acusada de ser arrastrado a un juicio en un estado distante, lejos de sus amigos, y testigos y vecinos; y por lo tanto sometidos al veredicto de meros extraños, que pueden sentir ninguna simpatía común, o que incluso puede apreciar, animosidades o prejuicios contra él “. ¿Estamos en una menor necesidad de tales protecciones de hoy, sobre todo teniendo en cuenta las demandas de la CPI y sus adherentes?

La Sexta Enmienda garantiza “un juicio rápido y público.” Bajo la ley federal, un juicio rápido se ha definido en el sentido de que un acusado tiene el derecho a ser juzgado dentro de los 70 días. No hay tal garantía en el Estatuto de la CPI. Si miramos al Tribunal para Yugoslavia como modelo – como los defensores de la CPI con tanta frecuencia aconsejan – vemos el fiscal del Tribunal argumentando que cinco años es un plazo razonable para un acusado que esperar en la cárcel durante un juicio. Otros partidarios de la CPI citan el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como un modelo para la CPI. Este órgano judicial internacional se ha pronunciado en varios casos que la prisión preventiva de tres, cuatro o incluso siete años, es aceptable.

La tiranía judicial:

Todo esto se lanza en pedazos reclamos engañosos como la declaración de Juan Anderson en su carta en EE.UU. Hoy en día el 20 de julio averring que la “Asociación Federalista Mundial apoya un fuerte corte internacional porque queremos ver el mundo como un enfoque completamente los altos estándares de justicia que operan en los Estados Unidos.” Es evidente que el Estatuto de la CPI no representa un abrazo por “el mundo en su conjunto” de los nuestros “mayores niveles de la justicia”, sino un intento de imponer en el mundo – y los EE.UU. – un mecanismo mundial para la tiranía judicial. Y los arquitectos de la CPI han dejado muy claro que han hecho más que empezar. Para los que ya convenientemente elásticos “crímenes fundamentales” que ya han propuesto que se añada de tráfico de drogas, tráfico de armas, lavado de dinero, el terrorismo, los delitos ambientales y económicos, los delitos contra los sindicatos, los embargos, la pornografía infantil, y una serie de otros delitos.

El Dr. Charles Rice, profesor de derecho en la Universidad de Notre Dame, ha llamado la CPI “un monstruo”, tanto en el concepto y la realidad, señalando que efectivamente “repudia la Constitución, la Declaración de Derechos y la Declaración de la Independencia y cancela la 4 de julio.” “En nuestro sistema,” el profesor Rice explica, “la ley se supone que es una regla de la razón, que, en cierto sentido, controla el estado y obliga al estado a operar bajo la ley.” Pero la CPI superjurisdictional, señala, no tiene ninguna base legítima para su autoridad reclamada, no hay protección contra los abusos, sin rendición de cuentas, y prácticamente no hay límites a su jurisdicción. “¿Cuáles son los límites de la CPI?” se pregunta, y luego responde: “No hay ninguno. Es una locura!”

Loco, sí. Y si los arquitectos de la CPI tienen su manera, todo el planeta pronto se convertirá en un manicomio mundial – con los internos en el cargo.

Como se dijo claramente Terra Viva, “La cuestión ahora está en juego es la gobernabilidad global”. Precisamente. “El gobierno global” es un término sagrado, que ha derramado en sobreabundancia en los discursos, conversaciones y garabatos de los conferenciantes Roma. Al igual que “el estado de derecho”, que es el código globospeak de “gobierno mundial”, un término que los conocedores de un solo mundo han aprendido a evitar “porque asusta a la gente.” Tenemos esta directamente bajo la autoridad del ex senador Alan Cranston (D-CA), ex presidente nacional del Mundial de Federalistas Unidas y miembro tanto del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) y la Comisión Trilateral (TC). Como legislador estatal en 1949, Cranston fue autor de una resolución memorializing Congreso para llamar a una convención nacional para modificar la Constitución de EE.UU. a “agilizar y asegurar la participación de los Estados Unidos en un gobierno federal mundo.” Pero en una entrevista de 1976 con el Instituto de orden mundial, Cranston aconsejó a sus hermanos de un solo mundo para adoptar camuflaje semántico, ya que “el más hablar de un gobierno mundial, menos posibilidades de lograrlo, porque asusta a la gente que aceptarían el concepto de derecho mundial “.

Y la ley mundial bajo un gobierno mundial es exactamente lo que Benjamin Ferencz, la eminencia gris de la conferencia de la CPI, tenía en mente cuando dijo a los conferenciantes que “las tradiciones anticuadas de soberanía de los Estados no deben desviar el movimiento hacia adelante” y “nociones anticuadas de soberanía absoluta son absolutamente obsoletos en el mundo global interconectado e interdependiente del siglo 21 “.

Solo el principio:

Muchos estadounidenses que vieron la cumbre de Roma con grave presentimiento sin duda dejó escapar un inmenso suspiro de alivio al saber de la votación de la administración Clinton en contra del Estatuto de la CPI y la aparente resuelta oposición expresada por el senador Jesse Helms (R-NC) y otros en el Senado de Asuntos Exteriores Comité de relaciones. De hecho, fue reconfortante para escuchar las declaraciones contundentes de Senadores de Rod gramos (R-MN) y John Ashcroft (R-MO) en la audiencia 22 de julio del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado de Operaciones Internacionales. El senador gramos, que presidió la audiencia, declaró: “Esta Corte reclama jurisdicción universal, es decir, el derecho a procesar a ciudadanos de los Estados Unidos a pesar de que los EE.UU. no es parte en el tratado Es importante que el Congreso y el pueblo estadounidense a. convertido al tanto de los detalles relativos a esta corte más pronto que tarde. Mientras me siento aliviado de que la Administración votó en contra del Tratado de Roma, estoy convencido de que no es suficiente para proteger los intereses de nuestra nación. Estados Unidos debe oponerse enérgicamente esta Corte cada paso de A propósito, porque el tratado constitutivo de la Corte Penal Internacional no es sólo mala, es peligroso “.

Y el peligro acaba de comenzar. Los partidarios del gobierno mundial que han traído la CPI este momento se han invertido demasiado y ha logrado demasiado para dejar ahora. Ellos, por supuesto, esperan ver los EE.UU. ratifique y estar plenamente entrelazado en la Corte tan pronto como sea posible, pero que están dispuestos a tomar muchos años para alcanzar dicho objetivo, si es necesario. Sin embargo, con las cámaras de los medios de establecimiento te sobre crímenes de guerra frescas todos los días de Kosovo, y más adormecer atrocidades de África, la campaña emocional difícil de vender para poner fin a la “impunidad” se puede esperar para escalar y para crear un impulso formidable a muy corto plazo. El presidente Clinton ha sido un productor entusiasta de la CPI desde sus primeros días en la Oficina Oval. Sus objeciones a la actual Estatuto de la CPI – si es real en absoluto (que es muy dudoso) – no se refieren a las cuestiones constitucionales, legales y morales más fundamentales implicados en este grave problema. En el mejor reflejan su evaluación más reciente de conveniencias políticas. Y los que son demasiado puede cambiar muy rápidamente.

Por desgracia, el mayor problema que enfrentamos en esta lucha es la falta de oposición de los republicanos de confianza en el Senado. A pesar de que algunos senadores están expresando su oposición inalterable en el tratado tal como está, podemos estar seguros de la experiencia pasada que la guerra gradualista ya está en marcha para convencerlos de que la CPI es un hecho, un hecho consumado, una que tendremos que reconocen tarde o temprano, y que puede ser que también tratar de hacer lo mejor de ella. Nuestra experiencia pasada con la Convención sobre el Genocidio, el GATT, NAFTA, la OMC y otros programas internacionalistas indica que requerirá un esfuerzo sostenido e inflexible por parte de todos los partidarios de la libertad para mantener el monstruo enjaulado CPI. En última instancia, sin embargo, la única solución duradera es salir de las Naciones Unidas por completo y obtener las Naciones Unidas fuera de los Estados Unidos.

———————————-

Tribunal de Delincuentes Internacionales
por William F. Jasper

¿Podrían los ciudadanos americanos algún día puedan ser transportados a un país extranjero para ser juzgado ante un tribunal de las Naciones Unidas compuesta por jueces de algunos de los regímenes más opresivos del mundo? Esa es una posibilidad más inminente que la mayoría de la gente se imagina. En el último año, el Senado de EE.UU. y la ONU han estado moviendo en silencio, pero con rapidez para establecer una Corte Penal Internacional (CPI), que amenaza a todos los derechos, protecciones y libertades estadounidenses tan a menudo damos por sentado.

La razón aparente para el establecimiento de un tribunal de este tipo, según sus defensores, es la necesidad de una instancia internacional imparcial para juzgar a los criminales de guerra, piratas, terroristas, traficantes internacionales de drogas y otras amenazas a una variedad de “paz mundial”. La causa más próxima de la corriente de entrada para crear esta nueva institución es la frustración y la ira por atrocidades en curso y las violaciones de los derechos humanos en Bosnia, Irak, Somalia, Burundi, Ruanda y otros agujeros infernales.

Propuesta peligrosa:

Por lo tanto inspirado con santo celo por la humanidad que sufre, el senador Christopher Dodd (D-CT) introdujo la Resolución Conjunta del Senado 32, el 28 de enero de 1993. La resolución no vinculante dice, en parte:

Resuelto por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos reunidos en Congreso …

El Congreso concluye que –
(1) la libertad y la seguridad de la comunidad internacional se apoya en la santidad del estado de derecho;
(2) la comunidad internacional está cada vez más amenazado por actos ilegales tales como los crímenes de guerra, genocidio, agresión, el terrorismo, el tráfico de drogas, lavado de dinero y otros delitos de carácter internacional;
(3) el procesamiento de individuos sospechosos de llevar a cabo tales actos a menudo es impedido por obstáculos políticos y legales, tales como las disputas sobre la extradición …
(5) desde su creación en 1945, las Naciones Unidas han tratado de construir en el precedente establecido en los juicios de Nuremberg y Tokio, mediante el establecimiento de un tribunal internacional permanente con jurisdicción sobre los crímenes de carácter internacional …
(9) dada la evolución de los últimos años, el tiempo es propicio para los Estados Unidos para prestar su apoyo a este esfuerzo.

En consecuencia, la resolución sostiene que es el “sentir del Congreso” que:

(1) el establecimiento de una corte penal internacional con jurisdicción sobre los crímenes de carácter internacional fortalecería en gran medida el estado de derecho internacional;
(2) un tribunal de este tipo serviría así los intereses de los Estados Unidos y la comunidad mundial; y
(3) la delegación de Estados Unidos debería hacer todos los esfuerzos para avanzar en esta propuesta en las Naciones Unidas.

Las audiencias sobre S. J. Res. 32 fueron llevados a cabo por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 12 de mayo de 1993. El comité aprobó la resolución por una votación de 11 a 7. El 29 de junio, S. J. Res. 32 se debatió de nuevo en el Subcomité de Operaciones Internacionales y un informe de 236 páginas (Informe 103-71) sobre el tema que contiene el testimonio de los defensores y los oponentes se le ordenó a ser impreso por el Senado. El subcomité votó para agregar la resolución como una enmienda a la ley de autorización del Departamento de Estado, S.1281, que ha sido deslizan bajo su camino a través del Congreso durante el año pasado.

La retórica noble:

El 26 de enero de este año, el senador Dodd citó el continuo derramamiento de sangre en Bosnia y pidió a sus colegas del Senado para apoyar la convocatoria de un tribunal internacional permanente siguiendo el modelo del tribunal de la ONU recientemente establecida por crímenes de guerra en Yugoslavia. “Todos vemos, todas las noches, la pantalla de la televisión y vemos las portadas de nuestros periódicos y revistas”, dijo Dodd. “Es detestable para nosotros que civiles inocentes están siendo asesinados a tiros por los terroristas despiadados de los serbios y otros. Estamos indignado por él. Y así apoyamos una corte penal internacional sobre una base ad hoc para tratar con él. Lo que soy lo que sugiere es, ¿no tiene algún sentido para hacer frente a tal vez con esto de una manera más sustantiva en lugar de sobre una base ad hoc? “

Enmarcado en una retórica tan noble, la propuesta, sin duda, tiene sentido para muchas personas. Pero bajo examen detenido, el tribunal propuesto se revela como, a lo sumo, un tigre de papel que no tienen poder para hacer cumplir las decisiones contra los delincuentes más notorios del mundo, o, en el peor, un monstruo tiránico que usurpar la autoridad judicial mundial. Y los continuos esfuerzos de “los mejores y más brillantes” mentes en el derecho internacional de los últimos 50 años no han sido capaces de resolver este dilema.

En las Naciones Unidas, diversos proyectos de estatutos de una CPI han sido archivados por décadas. Durante los últimos cuatro años, la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas (CDI) ha sido el estudio de la cuestión de la CPI con renovado fervor. El año pasado la CIT dio a luz un proyecto de estatuto 67-artículo para un tribunal penal internacional. Este es el documento que ha sido la obtención de tales entusiasmo esperanzador en círculos internacionalistas. En noviembre de 1993 la Asamblea General de la ONU a favor de solicitar la CIT para completar su trabajo sobre el estatuto durante la sesión de 1994. defensores de un solo mundo anticipan con impaciencia este estatuto como un gran paso adelante en el establecimiento de la estructura y el precedente legal por la supremacía judicial definitiva de las Naciones Unidas sobre todo el mundo.

Problemática del Idioma:

Proyecto de Estatuto de la CDI por la CPI, como ‘incluso muchos de sus partidarios en cuenta, está repleta de lenguaje problemático. Esto es evidente, dice Michael P. Scharf de la Escuela de Nueva Inglaterra de la ley “, sobre todo con respecto a las obligaciones que impone a los Estados que son partes en el Estatuto de la Corte, pero no han aceptado la jurisdicción de la Corte con respecto al tipo de delito involucrado en un caso particular “. Profesor Scharf, cabe señalar, es un ardiente partidario de establecer la CPI. En su testimonio a favor de la CPI, que se colocó en el Registro del Congreso el 26 de enero, Scharf, sin embargo, se refirió a una larga serie de “problemas” con el proyecto de Estatuto de la CDI. Scharf comentó:

Por ejemplo, en virtud del artículo 33 (2) del proyecto de estatuto, tales estados [que no han aceptado la competencia de la Corte para determinados tipos de delitos] son necesarios para asegurar que el acusado es detenido. El artículo 46 dispone que la Corte tiene autoridad para “exigir a cualquier persona a declarar en el juicio”, incluso si esa persona es un nacional de un Estado que no haya aceptado la competencia de la CPI en relación con el delito en particular. En el comentario al artículo 58 dispone que las partes tienen una “obligación general de cooperar con y prestar asistencia judicial” a la Corte, incluso en los casos sobre los que no han reconocido la competencia de la Corte. El artículo 45 dispone que las Partes no tratar al acusado si él / ella ha sido absuelto o condenado a una pena de luz por el tribunal penal internacional, incluso por delitos sobre los cuales el Estado no ha aceptado la jurisdicción de la Corte. El artículo 63 establece que las Partes que no han aceptado la competencia de la Corte sobre el tipo de delitos en cuestión, deben perseguir al infractor y la renuncia a la opción de la extradición a un tercer Estado.

Y que apenas roza la superficie. El artículo 26 establece la competencia de la CPI respecto de otros delitos “en virtud del derecho internacional general” y “bajo la ley nacional para dar efecto a las disposiciones de un tratado multilateral.” Scharf señaló que este “daría a la Corte competencia sobre los delitos no codificadas, de tipo abierto que no están definidos con suficiente especificidad y precisión para informar a la gente de lo que los actos serán considerados criminales.” Aún así, después de enumerar estos y otros defectos graves, Scharf dijo que el proyecto “proporciona una base sólida para la negociación de un estatuto de una CPI que sea aceptable para una amplia gama de países.”

Los defectos en el proyecto de Estatuto de la CDI son, más o menos, residentes en todos los demás proyectos de estatutos extendió por otras organizaciones por la CPI. L. Ralph Mecham, director de la Oficina Administrativa de los Tribunales Unidos Unidas, presentó el informe de la Conferencia Judicial de los Estados Unidos al Senado el proyecto de estatutos propuestos. La Conferencia Judicial encontró numerosos conflictos aparentes entre las corrientes de aire de la CPI y EE.UU. principios constitucionales y legales. “Por ejemplo,” señala el informe, “el juicio por jurado es fundamental para nuestro sistema …. Sin embargo, ninguno de los proyectos de estatutos resumido anteriormente prevé un juicio con jurado, incluso para los delitos más graves ….” Además ” Ninguno de ellos se refiere a la cuestión práctica de lo que las normas gobernarían la ejecución en los tribunales de Estados Unidos de órdenes de registro y órdenes de detención emitidas por un tribunal internacional “. El informe de la Conferencia Judicial sigue:

¿Qué reglas de prueba y procedimiento se aplicaría? El proyecto de estatutos generalmente dejan a estas preguntas para su consideración por el propio Tribunal de Justicia, aplazando algunas de las preguntas más complejas e importantes.

El proyecto de estatutos no están de acuerdo sobre si y cómo las apelaciones pueden ser tomadas. Ni tampoco hacen referencia a normas adecuadas de revisión. Ninguno de ellos proporciona los recursos ante un órgano judicial distinto del que realizó el ensayo.

¿Dónde estarían personas en espera de ser confinados juicio, y qué normas se aplicarían bajo fianza? Donde habría de ser encarcelados los condenados? Una vez más, somos conscientes de ningún examen detallado de estas cuestiones.

Motivo de preocupación:

Y, una vez más, al igual que con tantas amenazas similares en el pasado, el guerrero solitario se levante en contra de este movimiento peligroso fue senador Jesse Helms (R-NC). “Con toda franqueza y con el debido respeto,” Helms dijo a sus colegas: “… se trata de una propuesta imprudente y peligroso. Lo que está en juego es una inversión total propuesta de política de larga data de Estados Unidos contra el fomento de la creación de una tribunal penal internacional permanente para juzgar a las personas – incluyendo potencialmente los ciudadanos americanos – por delitos tales como vagos “colonialismo” o “delitos ambientales ‘ante los jueces que podrían ser de Corea del Norte, Cuba, o la Organización de Liberación de Palestina”.

¿Es este un temor exagerado o vacía? Apenas. En el mayo de 1993, las audiencias, el senador Helms pidió al profesor Cherif Bassiouni, uno de los principales arquitectos de la CPI, “¿Cuál es la probabilidad de que los estados miembros [de la ONU], tales como la China comunista e Irán y Libia, Siria y los grupos de observadores tales como la OLP, estará facultado para convertirse en actores clave en el establecimiento y funcionamiento de un tribunal penal internacional? ” Bassiouni respondió: “No hay ninguna garantía contra la elección de un individuo de cualquier estado por la asamblea general.” Precisamente. Cada dictador y “líder máximo” auto-ungido tiene la misma oportunidad de proporcionar a los jueces, fiscales y otros oficiales y personal de la corte.

Otra cuestión que preocupaba en gran medida el senador Helms implicado la pérdida potencial de nuestra soberanía nacional a la corte propuesta de la ONU. Muchos se burló de los temores del senador por infundada. Sin embargo, el profesor Bassiouni, irónicamente, resultó reparos Helms estaban lejos de fundamento. De acuerdo con este internacionalista, en el nuevo orden mundial “argumentos tradicionales a base de soberanía contra el reconocimiento o la aplicación de los derechos humanos internacionalmente protegidos ya no son válidas.” Bassiouni, que es profesor de derecho en la Universidad DePaul y presidente del Instituto de Derecho Internacional de los Derechos Humanos, afirma que “el derecho internacional de los derechos humanos puede penetrar en áreas que en el pasado han sido considerados en su totalidad dentro del ámbito de la legislación nacional.”

“Históricamente, la noción de soberanía ha sido un obstáculo para la aplicación de las normas jurídicas sustantivas internacionales a los procesos nacionales de justicia penal”, dijo Bassiouni en su testimonio ante el Senado. “A lo largo del tiempo, sin embargo, la creciente influencia de la regulación internacional de los conflictos armados y el desarrollo del derecho penal internacional han roto las barreras de la soberanía nacional.”

Benjamin B. Ferencz, ex fiscal jefe de Nuremberg y otro campeón principal de un tribunal penal internacional, también reconoció que la CPI representa un asalto a la soberanía. Sin embargo, trató de dar una versión patriótica sobre el esfuerzo subversivo, diciendo

La creación de un tribunal de este tipo implicaría la limitación de los derechos de soberanía de una manera que sería sin duda familiar para los estadounidenses: Al igual que las 13 colonias encontraron necesario ceder muchos derechos de soberanía a un gobierno central en 1787, por lo que la comunidad global violenta e interdependiente de hoy está empezando a aprender que la verdadera soberanía reside en el pueblo y que nadie se debe permitir que salirse con la suya.

El Hartford Courant aplaudió los esfuerzos del senador Dodd con un tema similar en sus 6 de febrero de, editorial de 1993, “La hora de un Tribunal Internacional.” “Los Estados Unidos han sido reacios en el pasado para apoyar esta decisión por miedo a que los ciudadanos de Estados Unidos podrían ser llevados ante un tribunal internacional”, opinó el diario. “. Esto es, de hecho, una posibilidad Como estadounidenses, no debe temer que – más de lo que tememos el estado de derecho en nuestras propias comunidades” (énfasis añadido). (Por supuesto, los estadounidenses no temen “el estado de derecho”, es la evidente indiferencia del “estado de derecho” – es decir, una indiferencia de las restricciones constitucionales sobre el gobierno – que los estadounidenses temen y con razón.). el Courant continuó: “la necesidad de un tribunal de este tipo es obvio Cada semana las noticias revelan las limitaciones de la aplicación de la ley a medida que el mundo se contrae, aumenta la delincuencia internacional ¿Cómo llevar a la justicia a los piratas que se aprovechan de los refugiados en alta mar en… el sudeste de Asia? Esos cazadores furtivos de especies en peligro de extinción? los que incumplen la normativa ambiental y causan daños a gran escala de la tierra? ” (énfasis añadido)

La Comisión de Estados Unidos para reforzar la eficacia de las Naciones Unidas comparten las preocupaciones de crimen ecológico del Courant. Junto con la piratería, secuestro de aviones, y la toma de rehenes civiles, la Comisión cita “destrucción o robo de tesoros nacionales” y “daño ambiental” como delitos graves que deben entrar en competencia de la CPI. Sí, si la erección de su nuevo granero destruye el hábitat del escarabajo del desierto, sus redes de pesca enganchan un fletán en peligro de extinción, o su chimenea de una fábrica arroja demasiadas partículas a la atmósfera, podría enfrentar no sólo la ira santa de la Federal EPA, pero también podría ser arrastrado en cadenas a Addis Abeba -o cualquier otro lugar apropiado la CPI puede decidir – la dispensa de la justicia.

Dirigido información privilegiada:

El liderazgo principal de este nuevo impulso para la gobernabilidad mundo está llegando, como es natural, a partir de los Estados Unidos “Wise Men”, el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR). Además, el senador Dodd otros patrocinadores CFR clave de S. J. Res. 32 en el Senado incluyen John Kerry (D-MA), Claiborne Pell (D-RI), y George Mitchell (D-ME). Empujando a la propuesta de un lado de la Administración son el presidente Clinton (CFR), Secretario de Estado Warren Christopher (CFR), embajador de Estados Unidos a la Madeleine Albright Naciones Unidas (CFR), y Conrad K. Harper (CFR), asesor legal del Estado de los EE.UU. Departamento y el representante de Estados Unidos en la Asamblea general de la ONU.

Proporcionar soporte clave del “exterior” son muchos conocedores de CFR que operan a través de organizaciones internacionalistas, cargos académicos y la prensa nacional. Presidente de la Asociación Mundial Federalista John Anderson (CFR) “fuerte” aprobado S. J. Res. 32. La Asociación Americana de grupo de trabajo sobre la CPI, dirigido por el ex fiscal general Benjamin R. Civiletti, también ha apoyado el esfuerzo. asesores clave en el panel ABA son el profesor Louis B. Sohn (CFR), co-autor del anteproyecto gobierno mundial, Paz Mundial mediante Ley Mundial, y el abogado internacional Jerome J. Shestack (CFR).

Proporcionar apoyo académico estratégico para la empresa CPI, además de Bassiouni y Ferencz, es Thomas Buergenthal (CFR), profesor de derecho en la Universidad George Washington. Buergenthal, junto con Richard N. Gardner (CFR), profesor de derecho en la Universidad de Columbia, el negociador Max Kampelman (CFR), y otra CFR “Sabios”, comprenden lo que el profesor Otto Schacter ha descrito con admiración como el “colegio invisible de abogados internacionales “que redactar los tratados internacionales, convenciones y pactos – y luego proporcionar el” testimonio de expertos “que guía el legislativo, el ejecutivo y las decisiones judiciales aplicación.

El 26 de enero, el Senado votó 55 a 45 a favor de una moción presentada por el senador John Kerry (CFR) a la mesa (matar) una enmienda del senador Helms que habría despojado S. J. Res. 32 de la ley de autorización del Departamento de Estado. Senadores Kerry y Dodd aseguraba a sus colegas que “se trata de una resolución de sentido-de-la-Senado. No ordena o nos ata a nada.” La resolución pone simplemente el Senado el registro en favor de la promoción de la CPI “proceso exploratorio”, dijo Kerry. Que “exploración” pronto dará lugar a la adopción de un tratado Corte Penal Internacional, a menos que los votantes estadounidenses envían mensajes fuertes de la oposición ahora – y en noviembre.

Fuentes: http://www.apfn.org/apfn/injustice.htm

http://www.apfn.org/apfn/international.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s