Historia: Operacion Tormenta 333.

Rápida y fulminante como la tempestad,la URSS, en una de las operaciones especiales más exitosas de la historia, puso fin al reinado de terror del dictador Amín que oprimía al pueblo de Afganistán. Gracias a ello se salvaron miles de vidas inocentes.

El 27 de diciembre de 1979 se inició la misión que iniciaría la liberación de Afganistán: 1. El terror de Amín Jafizulá Amín era mano de derecha del presidente de Afganistán Mohammed Taraki, ambicioso de poder, ordenó su asesinato en 1978 disfrazandolo de muerte natural para no despertar la ira de la URSS. Todas las medidas implantadas por Taraki como la emancipación de la mujer y la propiedad comunal de la tierra fueron abolidas. Poco a poco empezaron a producirse revueltas entre la población, harta del mal gobierno de Amín, y combates contra los leales al antiguo presidente que sospechaban que este había sido asesinado. Rifle de asalto ADS © Foto del bloguero Rifle de asalto ADS: el “Kalashnikov submarino” La respuesta del dictador fue brutal, miles de personas fueron asesinadas y perseguidas por cuestionar su mandato. El caos se estaba apoderando del país. La Unión Soviética temía que el conflicto pudiera extenderse a sus fronteras y tomó medidas enviando tropas de élite Spetsnaz y del KGB a la zona para estabilizar la situación. Lo que descubrieron era peor de lo que imaginaban…. No sólo Amín había matado al legítimo presidente del país sino que tenía contactos con la CIA para establecer una base aérea en Kandahar (la segunda ciudad más grande de Afganistán) y enviar grandes contingentes de tropas lo que era una amenaza terrible para la seguridad de la URSS. El Politburó (el consejo de gobierno de la URSS) junto con su Secretario General Leonid Ilich Brézhnev tomaron la decisión de deponer a Amín y poner fin a su reinado de terror. La misión sería llevada a cabo por las fuerzas especiales Alfa, Cénit y una división de élite de los Spetsnaz conocido como “Batallón Musulmán” ya que todos sus miembros eran de Asia Central y de religión islámica. Había que actuar como el relámpago, rápido, preciso y mortal. Por eso se decidió que el nombre de la misión que llevaría la libertad a Afganistán y acabaría con el dictador sería… Operación Tormenta 333. 2. Muro de Hierro Amín podría ser un dictador sanguinario pero estúpido no era. Residía junto con su familia en el palacio de Taj-Beg, una formidable fortaleza enclavada en lo alto de una montaña a 16 Km de Kabul. Sólo se podía acceder a través de una senda empinada y serpenteante, tan estrecha, que sólo podían caber dos coches. Dos tanques T-54 estaban enclavados en lo alto del palacio y dominaban las alturas con sus cañones y ametralladoras junto con 3 divisiones de infantería. El único acceso al palacio estaba protegido por 7 puestos de ametralladoras, lanzagranadas y armas ligeras custodiados por cientos de soldados. Por dentro del palacio, la guardia personal de Amín, compuesta por 300 hombres procedentes de su tribu y leales hasta la médula, vigilaban en todo momento a su jefe. En total contando el interior y el exterior del palacio había 2500 soldados. Aunque la defensa era formidable, ningún castillo ni fortaleza podía escapar del rayo de la URSS. 3. Comienza la tempestad A las 14:00 Amín celebra un almuerzo con su familia, los miembros de su gabinete y sus consejeros soviéticos, varios de ellos miembros del KGB, que secretamente echan un veneno aturdidor en la bebida para incapacitar al dictador y a sus secuaces antes del ataque. El plan tiene parcialmente éxito y Amín y varios comandantes quedan incapacitados pero debido a un fallo de planificación, el médico soviético de Amín que no estaba al tanto del ataque, lo reanima y consigue que recupere el conocimiento. RT-23: El tren de la muerte de la URSS © Foto del bloguero RT-23: El “tren de la muerte” de la URSS Ante tal circunstancia se decide apresurar el operativo y a las 19:15, una fuerte explosión sacude Kabul, todas las comunicaciones han sido cortadas inutilizando la radio y el télefono. A las 19:30, los miembros del batallón musulmán que se habían ganado la confianza de Amín, vuelven sus armas contra las divisiones afganas en un ataque de una gran osadía, usando cañones antiaéreos Shilka contra el enemigo causando casi 200 bajas en breves instantes. Inmediatamente los grupos de asalto Spetsnaz Alfa y Cénit irrumpen en el palacio con 4 BMP y se lanzan sobre la guardia personal de Amín. Se produce un auténtico mar de fuego, planta por planta armados con rifles de asalto y granadas van limpiando, piso a piso, de enemigos buscando al dictador. En el perímetro exterior las bajas afganas son tan cuantiosas que la mayor parte de las divisiones deciden rendirse ante los soviéticos. En menos de 43 minutos a las 19:48 se da por concluida la operación. En total 1700 afganos se rindieron, 300 murieron y el resto huyó a las montañas. Las pérdidas soviéticas fueron mínimas, 5 miembros del grupo de asalto Alfa, 2 de ellos por “fuego amigo” y 6 miembros del batallón musulmán que perecieron en el exterior. Por tanto la operación fue un éxito rotundo. ¿Pero qué pasó con Amín? 4. La caída del dictador Ensangrentado y aturdido por los efectos del veneno Amín no podía dar crédito a lo que pasaba. Nunca pensó que su engaño fuera descubierto. Pero ya era demasiado tarde para poder huir. En sus últimos momentos vistiendo una camisa Adidas y empuñando un arma fue localizado a las 19:45 y abatido por los miembros del Grupo Alfa. Afganistán por fin era libre. 5. Gloria de la URSS La Operación Tormenta 333 es considerada como uno de los hitos más grandes en la historia de las misiones especiales. Siendo superados en una proporción de 4 a 1 y en un terreno desfavorable consiguieron vencer teniendo un porcentaje de bajas mínimo y en un tiempo récord. Más de 300 miembros del KGB junto con el batallón especial musulmán fueron condecorados. Los comandantes de la operación Vasily Kolesnik, E.G.Kozlov y V.F.Karpuhin, G.I.Boyarinov, este último a título póstumo, recibieron la orden de héroe de la URSS por el éxito de la misión. A día de hoy en las más prestigiosas academias militares norteamericanas como West Point se estudia esta operación como ejemplo de asalto a una posición fortificada. LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

Más: https://mundo.sputniknews.com/blogs/201612171065636216-moscu-afganistan-amin-dictador/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s