Soberanía: Desembarco de “La Ley Del Almirantazgo en Tierra”.

LEY MARÍTIMA DEL ALMIRANTAZGO

Un genio hermano del Uruguay quién le gusta saludar con el típico saludo desde “la Banda Oriental de las Provincias Unidas del Río de la Plata” (Roberto Sosa del Puerto) nos trae un estudio pormenorizado desde la óptica Legal de Tratados y Jurisdicciones Internacionales que el IMPERIO TRIANGULAR (EE.UU., ISRAEL e INGLATERRA) utiliza para pervertir el derecho Soberano de las Naciones que desea ocupar, esclavizar y dominar.

No se lo pierdan vale la pena saber de la forma que la MASONERÍA por medio de sus propias leyes y esa admiración que tiene por el mar ejerce control sobre nuestros Territorios y así sobre nuestra Población.


Por: Roberto Sosa del Puerto.

1) La “Intenational High Seas Admiralty Law”, o Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.


El estudio de esta materia, -hasta hoy-, se encuentra prácticamente limitado a un pequeño círculo de investigadores anglosajones. Me encuentro tentado a pensar que, –en promedio-, éstos han estado desde siempre, mejor formados e informados que nosotros, aunque, -afortunadamente-, esta brecha se viene achicando día a día, producto del intenso intercambio de información que la red de redes pone hoy a nuestra disposición.

De cualquier manera, el estudio y profundización en esta materia nos impone un alto nivel de exigencia, básicamente por dos poderosas razones: El idioma inglés relacionado a su naturaleza de carácter jurídico (legalese), y muchas veces las comparaciones de esta ley frente a su propio sistema jurídico local (Common Law), diferente a nuestro Derecho Continental o Romano.
No obstante estas dificultades, siempre es posible arribar a los conceptos medulares y la comprensión del espíritu que persigue esta ley.

Existen dos cosas muy obvias cuando se mira a este planeta desde el exterior. La tierra y el mar, por lo que la Humanidad creó dos grandes clases de códigos jurídicos, según su jurisdicción fuera la Terrestre o la del Alto Mar. Entonces tenemos, La ley Terrestre, y la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.

La Ley terrestre es la que,- en el Derecho Continental o Romano- , se aplica en tierra, dentro de fronteras, mientras en territorios anglosajones rige el Derecho Común, cuya fuente de Derecho es la consuetudinaria, o de las costumbres, y que opera basado en la jurisprudencia vinculante, donde lo jueces deben tener en cuenta el fallo de otros colegas sobre el caso en cuestión.

Aunque pueden existir (y existen) coincidencias, es natural que las leyes varíen de territorio en territorio. Acciones u omisiones permitidas en uno de ellos, podrían ser prohibidas en otro. Aquí interviene la idiosincrasia, tradición y costumbres de la gente de cada Estado soberano, que luego se refleja en sus normas decretos y leyes nacionales. No hay mucho más que aclarar.

La Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, surgió en respuesta a una necesidad creada por las propias características que el desempeño en el medio reclamaba. Son aquellas que el duro y bravío alto mar imponía, para alcanzar con relativo éxito el objetivo de transportar valores y mercancías a través de los mares y océanos plagados de dificultades y peligros.

El código marítimo creció y se desarrolló en realidades rudas, y prescribió las medidas convenientes requeridas para sobrevivir en el mar. La jurisdicción de casos marítimos, incluye ambos, civil y criminal. Por su génesis, contiene un rudo conjunto de reglas y procedimientos donde no hay derecho para el juicio ante jurado, ni derecho a la privacidad, etcétera. En otras palabras, no hay derechos bajo de esta jurisdicción, sólo existen privilegios concedidos por el Capitán del viaje marítimo. Los primeros datos que tenemos registrados sobre tal “Derecho Marítimo” provienen de la Isla de Rodas, 900 A.C..

Por lo tanto, – a priori-, no debe verse en ella, un instrumento maligno, ni conspirativo. Muy por el contrario, llegó para poner orden y seguridad, y a su vez establecer reglas a que atenerse que los involucrados deberían conocer y obedecer.
La Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, entonces es quien determina la ejecución de comandos necesarios a seguir, para mantener el buen orden y disciplina en un barco, especialmente en la situación que un barco se manejaba a mitad de siglo por los años 1700.
Como la disponibilidad de miembros de la tripulación fue un problema crucial en la mitad del océano, la ejecución de ley en el barco estuvo, – más que nada- , relacionada con el propósito de restituir miembros caprichosos de la tripulación al estado de obediencia y disponibilidad, que con la ejecución de los castigos correspondientes, siendo éste el objetivo previsto por la ley en tierra.

Es fácil imaginar que las propias características del medio marítimo donde se ejecuta la acción, son de una naturaleza tal, que las decisiones deben tomarse rápidamente, no existiendo posibilidad de juicios ajustados al debido proceso, ni debates que prolonguen en el tiempo la toma de decisiones. En tierra la situación es diferente. Todo es mucho más estático, las fronteras físicas no se borran, las construcciones sobre tierra permanecen por siglos, y los juicios y querellas pueden durar meses o años. Ante tales diferencias, las condiciones que impone el mar reflejan su impronta adecuadamente en la propia jurisprudencia de la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.

Esta Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, – como su nombre lo indica-, tiene carácter internacional, y nació con el comercio marítimo , por lo tanto se encuentra indisolublemente vinculada,- en primer lugar -, a la ACTIVIDAD BANCARIA, obviamente también al COMERCIO, NEGOCIOS, SEGUROS, CONTRATOS, y todo lo que pertenece al mundo del “BUSINESS & MONEY” ($$$$!!!!). Por este hecho, -como verás – , vos no tenés por qué estar en un barco en la mitad del mar para estar bajo Jurisdicción Marítima. Esta jurisdicción puede trabar un embargo meramente porque la materia cae dentro del alcance de Derecho Marítimo – y, los billetes, cheques, pagarés, cuentas, los créditos están dentro del alcance de Derecho Marítimo.

El derecho marítimo es ese sistema de ley que en particular se relaciona con comercio, el mar y la navegación, y de ahí el proverbio de “falta de liquidez” ante la escasez de dinero efectivo. Porque el dinero es líquido vital, que fluye a través del sistema vascular económico. Por eso, cuando te quedás sin efectivo, te referís a ello como “falta de liquidez”, y si la circunstancia te apremia, debés recurrir a “liquidar” algún bien, para ser nuevamente solvente, -acto que nosotros-, en esta esquina del mundo, llamamos “pasar a cobre”, tal o cual cosa.

Mas en general, puede afirmarse que; bajo la jurisdicción de Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, el contrato es Ley!!! Aquello que fue firmado por acuerdo voluntario entre partes.
Ejemplo: Cuando se firma un contrato laboral con una Corporación como – por ejemplo-,The Coca Cola Co. y pasás a trabajar en ella, aunque no lo sepas (si lo ignorás mucho mejor), estás bajo la jurisdicción de la mencionada Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.

Tus derechos ciudadanos te han abandonado tan pronto traspasaste el umbral de la portería de The Coca Cola Co. A partir de ese instante, ya no contás con derechos ciudadanos, sino con los permisos, concesiones o privilegios o autorizaciones que te brinda tal Corporación.

Por ejemplo, todos los empleados de la Corporación de Montevideo Refrescos – Coca Cola, que concurren en automóvil, hoy padecen problemas para encontrar una plaza en el parking que se encuentra totalmente rebasado en su capacidad.
Pero, -mientras esto ocurre-, se puede ver que algunos gerentes estacionan dentro del perímetro de la Compañía. Y no lo hacen porque ellos tengan algún derecho adquirido por sobre los demás. Al igual que nosotros, tampoco lo tienen. Solo disfrutan de un privilegio que el Capitán (Corporación) les concedió, para guardar su automóvil dentro de la Compañía.
Repito, se trata de un privilegio, un permiso, una autorización, una concesión, no otra cosa.

No hay otros derechos que no sean los del Capitán, o –para el caso-, la Corporación.
Esta te fijará los horarios de ingreso, salida, horario de descanso, te asigna la tarea, que deberás realizar en tiempo y forma. Te verás estimulado como empleado a participar activamente como miembro franquiciario en ella, y te informará de los privilegios que te concederá como contrapartida. Naturalmente su objetivo siempre será el lucro, pero esto no impedirá que ella busque la manera de obtenerlo de vos, recurriendo a la motivación positiva, relevando la sanción para un último caso.

Desarrollando actividades dentro de la Corporación, habrá situaciones que no te agradarán, claro está. Pero siempre recordá que no tenés derechos. Mientras allí te encuentres , quien ejerce sus derechos es la Corporación, porque es ella quien te está pagando, en razón de lo cual fija las reglas. Si no te agradan sos libre de renunciar, y abandonar la Corporación. Pero ya no podrás contar con sus beneficios y privilegios.

Así que,- aún sin saberlo-, convivimos a diario con sus reglas, y bajo ese mismo eficiente set de normas se desarrolló el capitalismo sobre el cual hasta aquí hemos llegado. Claramente, no son estas reglas del contrato lo que nos genera preocupaciones. Al contrario, muchas veces esas preocupaciones provienen del hecho, de no tener un contrato del cual obtener un medio de vida digno.

Entonces, ¿cuál es el problema?

El problema nos llega de la extralimitación de las prerrogativas de esta Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, que, – desde ya-, en su propio ámbito funciona muy bien, y hace que las cosas sucedan de manera previsible, pero que se transforma en algo indeseable cuando pretende desembarcar en el territorio, “llevándose puesta” la República, la jurisdicción nacional, su constitución, leyes, decretos y normas, para hacer de una nación una corporación, una empresa, y a nosotros, los empleados de esa empresa, evaporando nuestros derechos ciudadanos, para reemplazarlos (como más adelante verás),por “Liberty”, o permisos, otorgables y/o revocables.

Es decir, gradualmente, progresivamente, y “PROGRESISTAMENTE”, los Estados Nación van retrocediendo en su maltrecha soberanía, para hacer lugar a ese desembarco de la LEY MARÍTIMA INTERNACIONAL DEL ALMIRANTAZGO desplazando la constitución de la República, o – adecuándola, o cambiándola-, como en la Argentina de 1994, a la medida de las nuevas necesidades de la élite globalista. Muchas veces en oportunidad de bancarrota nacional, o insolvencia financiera (como Uruguay en el 2002), en otras como consecuencia de la derrota militar de una confrontación bélica (caso Malvinas).

2) Nuestro presente: ¿Donde podemos observar este fenómeno?

Comienzo por plantear la enorme importancia que el estudio de la Intenational High Seas Admiralty Law , o Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, en razón de que, – esa élite a la que muchas veces hago referencia -, ha decidido “desembarcar” tal LEY MARÍTIMA INTERNACIONAL DEL ALMIRANTAZGO en tierra firme. Es decir copar nuestra jurisdicción.

Como nuestro amigo Adrián Salbuchi lo sostiene, estamos asistiendo a un proceso de “PRIVATIZACION del PODER”, y esto ya no es materia opinable.

A través de las Asociaciones Público Privadas tan promocionadas desde el año 1998 en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), se pergeñó mucho de lo que en esta materia se viene cumpliendo: La privatización del poder.

Tuve una amiga norteamericana de nombre Joan Veon (http://911nwo.com/?p=2216 lamentablemente fallecida), que participó en foros de Naciones Unidas, y también en Foro Económico Mundial de Davos, e investigó intensivamente el carácter de Gobierno Mundial de ambas ONG’s. Y fue así que ella nos relataba en uno de sus informes sobre este foro:

“En mis primeros encuentros en 1998, vi que la estructura principal del Foro Económico Mundial era como la de una mega-conferencia de Naciones Unidas con reuniones y talleres que trataban de la agenda de la Naciones Unidas también conocida como Gobernación Global.

Esta fue la primera apariencia de Kofi Annan aquí como Secretario-General. No sé quien estaba más impresionado, si Kofi Annan con los reyes y reinas, junto a líderes de importantes negocios globales, o aquellos por éste (Kofi Annan).

Sin embargo, la red de negocios no parece ser la función primordial del Foro Económico Mundial de Davos, ya que éste posee estatus de ONG, como la UNESCO.
Quizás podríamos decir que el Foro Económico Mundial de Davos fue instituido para facilitar la fusión futura entre gobierno, negocio, y sociedad civil.
Estos tres son los actores nuevos de la gobernación global y salieron a escena juntos en 1998.
Ese año, Kofi Annan fue acompañado por su consejero, Maurice Strong, (qué nene !) quien lo adiestró en cuanto tenía que hacer y decir.

En aquella reunión le formulé una pregunta al Sr. Maurice Strong, quien adelantó que sería el propio Secretario General (Kofi Annan) de Naciones Unidas quien me lo contestaría. Kofi Annan me dijo que Naciones Unidas sostendría una Cumbre del Milenio en el 2000, donde a ellos les gustaría instalar una “Asamblea Popular” que representaría la población mundial la cual – en su momento -, elegiría sus propios representantes. La segunda cámara sería igual a nuestra cámara de representantes.

También anunció la formación del “PACTO GLOBAL” de Naciones Unidas, que solicitaría al mundo de los negocios a trabajar junto a ella para ayudar a esta institución a alcanzar sus metas.
Esto no había pasado antes, excepto durante la segunda guerra mundial, cuando Mussolini fue financiado por banqueros americanos. ¿Se trata de la fusión de gobierno y negocio?.
¿Entienden esto los Directores Ejecutivos Empresariales (CEO)?

¿Fueron negligentes sus profesores de historia? o, – aun peor -, ¿es que fingen no comprenderlo?
En el total de mis entrevistas e investigaciones sobre este “PACTO GLOBAL”, su iniciativa ha sido acreditada a Kofi Annan. Sin embargo, cuando el Príncipe Charles recorrió USA el
Noviembre pasado, en una alocución mencionó el hecho de que; – encontrándose con el Secretario General de Naciones Unidas (Kofi Annan) en Nueva York-, discutieron juntos la posibilidad de que negocios y gobiernos trabajaran juntos, y que el “PACTO GLOBAL” era SU iniciativa (del Príncipe Charles). Verdaderamente tendríamos que preguntarnos, ¿quien es el Príncipe Charles que va por el mundo demostrando y ejerciendo tanto poder para dar esas ordenes ?

En su última ponencia en Davos como Secretario General, Kofi Annan exigió la reforma del radical de las Naciones Unidas. Lo que significó que el objetivo que Naciones Unidas impulsa ahora, se debe extender e incluir a los individuos y no sólo países.

Para entender la magnitud de este, Naciones Unidas quitó el velo a las Metas del Desarrollo del Milenio en 2000, la que exigen que la pobreza, el hambre, la enfermedad sea reducida por 50% para el 2015 y exista una educación primaria para cada niño.
Para cumplir con estas metas, Naciones unidas ha trabajado con gobiernos nacionales así como todo otros actores: negocios, organizaciones no-gubernamentales (NGO), SINDICATOS !!!, etc.

Aquí en Davos, el tema de negocios ayudando a Naciones Unidas a movilizar ingentes sumas de dinero es una misión recurrente. El hecho que Naciones Unidas ahora pretenda tener poder sobre las PERSONAS del mundo, representa el principal cambio en la naturaleza de su poder.

Si la UN adquiere tal prerrogativa sobre los individuos, entonces esto significa que las resoluciones de la Naciones Unidas reemplazarán la leyes nacionales.
(esto está pasando HOY¡!!)

De manera que debemos preguntarnos, “Que hay detrás de la jurisdicción de la Corte Internacional Delictiva?”
Entienden realmente los Directores Ejecutivos Empresariales (CEO) todo esto?
El Foro “Lideres del Negocio Internacional Príncipe de Gales” (PWIBL) fue creado en 1990 -y su objetivo consiste en : “formar sociedades público-privadas con negocios, gobiernos, y organizaciones no-gubernamentales”.

La idea por la cual; líderes de grandes negocios y gobiernos forman una sociedad para manejar entes públicos de suministro de agua o electricidad, tratamientos de aguas agua servidas, o sistema de transporte colectivo, es – básicamente -, fascista.

Fascismo es donde gobierno y negocio “co-maneja” lo que anteriormente era una responsabilidad gubernamental. En 1990 el Príncipe Charles comenzó abrir el camino globalizado hacia
sociedades público-privadas (PPS). Desde entonces su popularidad se ha vuelto el agente del cambio global, para alterar la estructura del gobierno tradicional como lo hemos conocido. En
relación a esto, el príncipe ayudó a abrir camino el concepto de “responsabilidad social Corporativa” (o CSR) la cual promueve a las corporaciones a tomar la responsabilidad de resolver asuntos sociales. En el pasado sólo los socialistas hacían esto”.


Bueno, como verás esta gente son verdaderamente francotiradores. ¡¡¡ No yerran un solo tiro!!!.

Y este fenómeno, es lo que en realidad está ya ocurriendo frente a nuestras narices, pero que somos incapaces de internalizar como tal. Nos llega bajo la forma de “Privatización del Poder” (frase del amigo Adrián Salbuchi), de la subrepticia “conjunción de intereses público con el privado”, y de infieles funcionarios públicos que manejan “información privilegiada” puesta al servicio de sus propios intereses, (tan común en nuestro presente), nos llega a través de los tratados de inversión con multinacionales amparadas por el CIADI, y, más en general, en toda instancia donde el Estado, ceda posiciones a corporaciones, constituyendo un caso extremo, aquel que encuentra al mismo Estado, quebrado, en bancarrota, e insolvencia, cayendo de rodillas ante los fondos buitres del SEC (Securities and Exchange Commission), como los Estados Unidos de Norteamérica lo hicieron durante la década de 1930, frente a los banqueros que crearon la Reserva Federal, y como nuestras Repúblicas; Argentina y Uruguay después del 2002 ante el SEC.

A partir de lo que vimos, si los accionistas toman control del Estado, que, – en bancarrota-, ha renunciando a su soberanía para cotizar en bolsa de la “Securities and Exchange Commission” (SEC), COMO CORPORACION y NO COMO PAIS SOBERANO, se habrá cerrado el circuito de esclavitud, donde hemos cambiado “derechos ciudadanos” por “permisos franquisiarios”. Como veremos, ese circuito ya se encuentra cerrado y activado.
Argentina y Uruguay, figuran como corporaciones embargadas ante la mencionada SEC, ello está comprobado. Argentina y Uruguay, al igual que U.S.A., y vaya uno a saber cuántas naciones más, están en bancarrota, declarados insolventes, y cotizando para los fondos buitres como empresa o corporación.

Literalmente, en la SEC de New York, la Corporación “ARGENTINE REPUBLIC”, y la Corporación “REPUBLIC OF URUGUAY”, tienen su Directorio de accionistas. Luego como toda Corporación, debe existir un Presidente, Vice, y Secretario del Tesoro. Y nuestras corporaciones lo tienen. Sólo que siguen instrucciones de su Directorio en el extranjero. Y luego venimos nosotros, los franquisiarios de estas Corporaciones, sin derechos, y representando la Seguridad Social de nuestros acreedores (Directorio) en el extranjero.
Esto sí es jodido !!! Porque, – como verás-, nos coloca en el rol de un producto o bien marítimo movible o semoviente de propiedad ajena, y asociados a una generación de capital ficto durante el promedio de vida estimado, y comprometido al pago de nuestra deuda eterna, junto a nuestras empresas públicas y recursos naturales.

Igual a lo que ocurre actualmente en U.S.A., con el IRS (Internal Revenue Service), que ilegalmente grava los ingresos de los ciudadanos norteamericanos, -ahora que nuestro país es una Corporación cotizando en bolsa, ahora que estamos en bancarrota y somos insolventes-, bueno ahora nosotros también, con nuestro trabajo, con nuestras horas extras, con nuestro riesgo y esfuerzo, contribuiremos a pagar una deuda externa fraudulenta desde nuestro salario gravados con impuestos tales, que quien más trabaja, más paga!!! En Uruguay le llaman IRPF (Impuesto a la renta de las personas físcas), y estos aportes los recoge la Dirección General Impositiva de la nación.

Un tema que dejo librado a tu inquietud, es el asunto de U.S.A. versus U.S.
Es todo un denso pero no menos interesante tema. Se trata de que el Gobierno Federal de U.S.A, tiene su sede en Washington, el Distrito de Columbia (Washington D.C.) El Distrito de Columbia NO ES UN ESTADO de U.S.A., y no está incluido como estrellita en la bandera norteamericana. El Distrito de Columbia es una Corporación, una Compañía, una Empresa, conocida como “U.S.”, a secas, sin la inicial de América. Fue formada en 1871, y es “un enclave territorial” de 100 millas cuadradas, que tiene sus propias leyes, bandera, y soberanía.
Como el Distrito de Columbia, es la sede administrativa del Gobierno Federal, sus funciones condicionan su jurisdicción a la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, porque sus actividades iniciales estaban al servicio de los 50 Estados que integran la Unión, como ser Seguridad nacional, representación política y comercial en el exterior, moneda etc, son actividades propias de tal jurisdicción, la marítima. Cuando el presidente sale de esta sede,(Washington D.C.) lo hace escoltado por el cuerpo de Merines, (por la jurisdicción marítima bajo la cual opera),y en todas las cortes federales se encuentra la bandera marítima norteamericana “con flecos amarillos” que denotan la jurisdicción de la Ley Marítima del Almirantazgo.

Pero veamos cómo se llega a una situación como la descrita.

Al parecer, este gigantesco engañoso y fraudulento desembarco de la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo en U.S.A, se produjo como consecuencia del estado de bancarrota e insolvencia de la crisis inducida en 1929 por los banqueros de los Rothschild, a partir de 1933, durante la presidencia de Franklin Delano Roosevelt, masón de grado 32, y figura que autorizó el diseño masónico del billete de one dollar de la célebremente trucha Reserva Federal.
Y ya conocemos quienes estuvieron detrás de esta mega estafa. Algunos nombres prominentes entre estos ladrones internacionales son Rothschild, J.P Morgan, Prescott Bush, y,- por supuesto-, nuestros buenos amigos los Rockefellers y su imperio de la Standard Oil.

En realidad no existe posibilidad de ser U.S. Citizen, sin ser ciudadano de alguno de los Estados miembros. En teoría sólo existiría la ciudadanía de alguno de los 50 Estados, por lo que este disparate jurídico tiene su explicación en la necesidad de extender el IRS (impuesto) a todos los ciudadanos de Norteamérica, cuando –en realidad-, el Gobierno Federal sólo podría aplicarlo en el Distrito de Columbia, y no más allá.

La trampa jurídica para perpetrarlo, fue la extensión de los servicios del Social Security, en 1935 durante la administración de Franklin Delano Roosevelt (masón grado 32), que bajo el estado de emergencia bancaria hizo varios arreglos favorables a los banqueros de la Federal Reserve,- entre ellos -, la requisa del oro en manos de la población norteamericana.
Bueno, cierto es que quien quisiera votar en las elecciones del Gobierno Federal, o acogerse al beneficio del Social Security en aquellos terribles años de depresión económica, debía adherir a la ciudadanía “US Citizen”, hecho lo cual, caía inmediatamente bajo jurisdicción del Distrito de Columbia, así viviera en California. De esa manera fraudulenta se reclutaba subrepticiamente su afiliación a la US Citizen, y pasaba a pagar al IRS.

Todo esto que,-atrevidamente-, yo resumo en pocas líneas, es materia de un complejo código (USC), que no es claro en absoluto. Todo lo contrario, y ,- para peor-, (todos te lo dicen), está el famoso “Black’s Law Dictionary”, que es bastante siniestro (aunque; lo de Black, es por el apellido de quien fue el inventor de un diccionario para código jurídico, conciente de las dificultades que impone comprender algo cuyas palabras no significan aquello que,- ordinariamente-, entendemos).

Es muy importante lo que acabamos de ver, porque, -me temo-, que en la nueva constitución argentina de 1994, haya algo de todo esto.

Continuando con el tema , – como verás seguidamente-, venimos a ser el Chattel, o semovientes de nuestros acreedores, de una deuda fraudulenta. Por ello es que reniego del desembarco de la Ley Marítima del Almirantazgo en Territorio Nacional. Porque no viene a traernos prosperidad, viene a llevársela.

Y ESTO ES LO QUE TODOS INTUIMOS; PERO ACERCA DE LO CUAL, NADIE TE EXPLICA SU PUNTILLOSA IMPLEMENTACION.

Debe quedar claro, que,- para el caso-, funcionamos como “la seguridad social” de nuestros fondos buitres acreedores. Debido a ellos es que nos sentimos extenuados pagando impuestos de todo tipo y el dinero cada día alcanza menos a cubrir gastos básicos. Impuestos directos e indirectos, más la vía inflacionaria, es impresionante la masa de capital que volcamos en las arcas de nuestros acreedores.
Inmoral, pero legal.

Por otra parte, comprobamos que día a día “el Estado”, nos desplaza de nuestros habituales procedimientos, para interponer la exigencia de nuevos permisos, o licencias, sin los que ahora ya no será posible continuar tal actividad. El otorgamiento de estos permisos o licencias, ya está implementado, regulando todas las esferas de nuestra vida.
Uno de ellos, (muy veterano) , ha pasado casi desapercibido, y es el permiso o “licencia matrimonial”, que en otra oportunidad desarrollaré.

Esto por un lado, pero,- simultáneamente-, venimos perdiendo derechos en todos los campos, aún en aquellos que implican contratación privada de servicios. Notamos cómo nos faltan el respeto como clientes, aún pagando, y pagando muy bien.
Forma parte de un proceso de asimilación de ausencia, o precarización de nuestros derechos, para adaptarnos a vivir en una sociedad cuasi feudalista regida por la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, sin derechos, sólo con permisos, licencias, concesiones, autorizaciones, etc. En una palabra esclavizados. He aquí algunos ejemplos de estas maniobras subrepticias mencionadas.

DELIBERADA PRECARIZACION PARA EL CONTROL SOCIAL.

¿Has notado cómo canales de TV abierta o privada, nacionales e internacionales (grupo de la BBC de Londres), elevan su volumen de audio hasta niveles muy incómodos durante sus cortes? Aún en aquellos casos en que la emisora no pase avisos comerciales sino adelantos de su propia programación.

¿Has detectado la deliberada desincronización de semáforos en la ciudad (luces para control de tránsito), que impiden la “onda verde”, y que nos incomoda, o enfada en cada cruce?

¿Has padecido la mala calidad del transporte (horarios y frecuencias) en tu ciudad, cuando las compañías de transporte ofrecen mejorar la frecuencia, y la regulación municipal se lo niega?

¿Te has preguntado porqué cuando acudes por consultas a instituciones públicas, hay que padecer el servicio de los llamados “Call Centers”, donde te atienden jóvenes situados en lejanísimos lugares, quienes frecuentemente no conocen bien la casuística correspondiente?

¿No encuentras exageradísima la antelación que te exigen en aeropuertos, así como sus tasas de embarque?

¿Te ha tocado que te suspendieran un vuelo por indisposición transitoria de una aeromoza, con todos los inconvenientes que ellos pueden llegar a ocasionar?

¿Has percibido en ocasiones cómo, – aún PAGANDO-, se han ausentado tus derechos, para que caigas en situaciones donde debes consensuar algo que no deberías ni querrías hacer?

PUES, SI HAS PENSADO QUE TODO ESTO ES CASUAL . . . . TE INVITO A QUE LO CONSIDERES NUEVAMENTE, CON LA MIRADA DE QUIEN ASUME LA EXISTENCIA DE PODEROSAS FUERZAS QUE ACTUAN DETRÁS DE ESCENA PARA LOGRAR HUMANOS MANSOS, DOCILES, SOLIDARIOS EN CUALQUIER SITUACION . . . Y CON BUENA RESILIENCIA !!! Propósito muy inteligente que elude empleo de fuerza y lo reemplaza con psicología progre para las masas que controlan. Brillante, económico, y perdurable.

De modo que así comprobamos el desembarco de la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo en Territorio Nacional. Por sus efectos en nuestras vidas.
Es que mientras ignoremos que tal estructura jurídica existe como tal (Ley Marítima Internacional del Almirantazgo), ¿Cómo vamos a imaginar su enrevesada existencia?

Veamos un poco más detenidamente este caso, desde la perspectiva histórica.

Durante la dura época del tráfico marítimo de esclavos, estos eran ingresados al territorio continental norteamericano como una mercancía, un producto, que se traficaba y comercializaba bajo jurisdicción Marítima. Y era legal.
Eran considerados “movable Chattel” o, – dicho de otra manera – un artículo o bien, de propiedad personal movible. Nosotros lo llamaríamos “SEMOVIENTES”
Porque el esclavo podía trasladarse por sí mismo, era un bien movible, algo parecido al concepto semoviente de ganado. Es más, en idioma Inglés, se escriben muy parecido: Chattel (por esclavo), y Cattle (ganado). Está demás decir que tampoco poseían derechos. Sólo permisos (¿les recuerda algo?).La ley establecía que los esclavos eran un”producto de concepción humana”, y como tal “un recurso”, un “recurso humano”. Es de ahí que surge el concepto de “Recursos Humanos”.

Por lo tanto de la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, -ente otras cosas-, heredamos el concepto de “Recursos Humanos” y tiene sentido que hoy en día exista un departamento dentro de las corporaciones que aun mantenga ese nombre, y hasta se arrogue el derecho de pretender re educarnos, lidiando con nosotros como “movable Chattel” o semovientes, ya que para sus intereses no significamos otra cosa. Somos un recurso humano, que aporta su energía en el proceso, y se prevé que genere un cierto monto de beneficios económicos durante su vida útil, luego de lo cual pasa a la categoría de “retired”, o re – tired (re cansado, o agotado).

Hay que decir también, que, – como señalé -, por el hecho de vivir en tierra firme, no estamos fuera del alcance de tal jurisdicción. Enredados en ella mucho más de lo que nos imaginamos,- basta decir-, que al nacer, y sin consultar a nuestros padres-, el Estado nos crea una personería jurídica, una ficción legal, para que podamos interactuar con el mundo corporativo y el mismo Estado. Tal personería jurídica o ficción legal, lleva por nombre el nuestro, pero se diferencia de éste, en que se escribe todo en mayúsculas (Fijate en tu cédula de identidad, o libreta de chofer).

Esto se debe a que un humano no puede efectuar transacciones ni contratos con corporaciones.
Estas operaciones mercantiles deben ser entre corporaciones. Así que nos crearon una Corporación, ficción legal, personería jurídica, hombre de paja, o Strawman, etc. (se refieren a lo mismo), y cuando presentamos el documento asentimos a reconocer que firmamos en representación de esa corporación unipersonal que se llama igual que nosotros, pero con todos los caracteres en MAYUSCULA. Nos hacemos responsables por nuestra Corporación, por así decirlo.

Algunos “souvenirs”, para recordar este increíble viaje a través de la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.

Ya en último término quiero citar algunas curiosidades útiles, que,- seguramente-, va a oficiar como souvenirs de este periplo por la Ley Marítima Intencional del Almirantazgo.

Son curiosidades en razón de su carácter esotérico. Son útiles porque permiten adquirir una dimensión de lo que representamos para la élite globalista por un lado, y por otro, hasta qué punto esa élite confecciona su plan con arreglo a una legalidad fraudulenta, pero siempre buscando el consentimiento del ingénuo ciudadano a partir de un enrevesado engaño que pasa incluso por la interposición de “un Código del Derecho”, redactado en forma tal, que sólo un experto puede comprenderlo cabalmente, ya que las palabras allí empleadas adquieren otro significado diferente al que conocemos. Este dialecto jurídico lo llaman “LEGALESE”.

Todo ocurre como si hubiera un mandato superior que les obligara a obtener lo que desean a través del consentimiento de la víctima embaucada, desarrollando verdaderos rituales jurídicos talmúdicos, cuando en realidad parecería que su poder es tan indesafiable, y tan grande nuestra ignorancia, que tan puntilloso y obsesivo cuidado resulta por lo menos exagerado cuando no ridículo.

Adelanto que para maximizar a pleno esta extraordinaria experiencia, debemos admitir dos cosas.

Primero: la etimología de los términos involucrados en la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, muchas veces provienen de la fonética de otros términos lingüísticos.
Ejemplo: cuando hablamos de “moneda” como dinero genéricamente hablando, in English decimos CURRENCY. Pues bien, su fonética puede ser disociada en dos palabras que hacen a su origen: Current + Sea, y dan cuenta de la existencia de una fuerza que da dirección al líquido ($$$), formando una “corriente” (current) del mar (sea). Un término indiscutiblemente asociado a la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo, al comercio, a la actividad bancaria, los contratos, los seguros etc.

Segundo: están referidas al idioma inglés, por lo la enorme influencia de Inglaterra en los siglos XVII al XIX como potencia naval y comercial.

El nombre Corporación, etimológicamente proviene de Corpse (se pronuncia corps), o cadáver in English, y , -tiene sentido-, porque esa ficción legal, hombre de paja o Strawman, es una persona jurídica sin vida, o sea : muerta, es un cadáver, “it’s a corpse”.
Es por ello que en lápidas que cubren el sepulcro, nombres y apellidos del difunto, aparecen todas en mayúsculas, dando cuenta que allí finalizó su existencia aquella Corporación, que acompañó ese ser humano durante su existencia como una sombra jurídica.

Considerando que ya ha quedado suficientemente claro, que bajo la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo no existen derechos, sólo permisos, concesiones o privilegios, extendidos y/o retirados “por el Capitán”, no encontrarás raro, que la icónica figura de la Statue of Liberty de New York, se encuentre en el mar (pequeña islita en realidad), y no en tierra firme.

Verás; Liberty in English, es permiso para hacer algo, como cuando alguien te dice: Sentite, o tomate la “libertad” de hacer algo, lo dice en el sentido de otorgar una autorización, un permiso. Otro caso representa aquel, en el cual queremos referirnos a “La Libertad”. Pues en ese caso, in English tenemos que hablar de “Freedom”.

De manera que “Liberty”, es “permiso”. Liberty es el permiso que los marineros obtienen del capitán cuando tocan puerto, para bajar a tierra, y “perderse” por un rato, para después retornar a bordo a la hora convenida. De manera que “Liberty” es un concepto asociado a la Ley marítima Internacional del Almirantazgo, y, – además-, por antonomasia!!!
Es por ello, que esta estatua no se encuentra en tierra firme. Aquellos masones sabían bien por qué lo hacían. Clara referencia a la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo.

Bajo la Ley Marítima Internacional del Almirantazgo todos los navíos se nombran en acuerdo al género femenino. Siempre será “la nave”, sin importar su clase o tipo, sea avión, barco, cohete, etc. porque ellas transportan bienes, por dinero.

Cuando un barco llega a puerto, este atraca en un muelle (DOCK in English) y es amarrado allí, en el DOCK (muelle), entonces el Capitán (Captain proviene de capital, $), tiene que proveer a las autoridades portuarias un Certificado de Manifiesto (certificate of manifest in English), porque ayer el barco no estaba allí, pero hoy el barco sí se encuentra allí, por lo tanto se ha manifestado. Consecuentemente, todos los bienes transportados que ayer no estaban, hoy están y también se han manifestado, y todos y cada uno de estos bienes, provienen del mar, del agua, son un producto marítimo del almirantazgo.
Por lo tanto, el Capitán de la embarcación debe presentar ante las autoridades del puerto un certificate of manifests por cada bien, describiendo todas sus características.
Hecho lo cual, el barco es asentado físicamente en su BERTH PLACE (se pronuncia igual que birth place, equivalente a lugar de nacer) que es el lugar designado por la autoridad portuaria para que la nave permanezca inmóvil a efectos de maniobras de carga y descarga. Consecuentemente todos los bienes salidos de la embarcación representan dinero, y ellos llegaron sobre el agua, por lo tanto son un producto marítimo del almirantazgo, y esto es así en todo el mundo.

Y todo este asunto tiene su correlato en nuestro propio proceso de arribo a este mundo. Veamos:
Cuando nacemos, -previamente-,nuestras madres “rompieron las aguas” , luego de lo cual salimos al mundo, y esta es la razón por la que nos consideran,- también a nosotros-, un producto marítimo del almirantazgo. Nuestro cuerpo físico es entonces considerado un producto marítimo del almirantazgo.
En U.S.A. al proceso de “alumbramiento”, curiosamente (para mi, al menos) lo llaman “DELIVERY” ( entrega, o reparto), por eso las salas de parto en U.S.A., se llaman “DELIVERY ROOM”. Así que nuestras madres han transportado y entregado el producto, que tuvo que navegar a través del BIRTH CANAL (o canal de parto) y de ahí, que el género en la denominación de los navíos corresponda al femenino, como habíamos citado.
Pero ya habíamos visto que tratándose de la embarcación, justo antes del DELIVERY, aquella era asentada en el BERTH PLACE ¿verdad?, Una vez nacido el bebé o producto marítimo del almirantazgo se procede a la revisación de sus miembros y comprobar sus signos vitales, a partir de lo cual un “DOCK” (doctor) labra y firma una especie de CERTIFICATE MANIFEST, llamada BIRTH CERTIFICATE (partida de nacimiento), porque ese producto, ayer no existía como tal, y ahora se ha manifestado en este mundo. Siempre será un DOCK tor, quien signe Birth Cetificate (partida de nacimiento), y la Death Certificate (partida de defunción). Entonces, ¿vas observando todas estas analogías del correlato humano ?


Si quisieras investigar más, hay algunos trabajos sobre la película “El Mago de Oz”, muy claros al respecto, ya que narran el proceso de desembarco de la Ley Marítima del Almirantazgo en suelo norteamericano, en Kansas más precisamente.

Esta ha sido una recopilación de datos algo extenuante, pero estoy seguro que también podría ser muy provechosa, para desalojar de nuestra mente algunos “mitos”, como el de la DEMOCRACIA, y el de pensar que algún candidato presidencial pueda “llevarnos a buen puerto”.

 

Fuente: http://argentinatoday.org/2015/12/08/desembarco-de-la-ley-del-almirantazgo-en-tierra/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s