La Masonería en la Sociedad Actual

ORÍGENES DE LA MASONERÍA EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA – republicado

Es difícil hablar de la masonería. Por su prolongada historia y vital influencia en la formación del Estado Moderno.

Me resulta francamente imposible representarme al editor de la Pennsylvania Gazette como a una persona malvada. Al contrario, tengo en gran estima a Benjamin Franklin. Como la tengo del mismo Marqués –General- Lafayette; ambos reconocidos masones. Como Simón Bolivar y muchos otros personajes esenciales en la historia universal de los últimos siglos.

La Masonería estuvo detrás de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos de América. Y de la Constitución republicana de 1776. Su papel y función en el proceso revolucionario francés de 1789, y en su expansión ideológica, por conocido, no necesita ser glosado.

Las Sociedades secretas tuvieron una importancia primordial en el desarrollo del Movimiento Obrero, cuya clandestinidad ha sido –y vuelve a ser hoy- una necesidad, derivada de la represión del antiguo Estado Monárquico del “Despotismo Ilustrado” (y, tras la Revolución Francesa, del estado Burgués).

Pero en un recorrido histórico tan amplio, la Masonería se ha visto sujeta a cambios y tensiones; desde logias como las caricaturizadas en  “los Picapiedra”, hasta las logias modernas, convertidas en organizaciones criminales, como la Logia Italiana P-2, en la cual “militaban” al menos 19 jueces Italianos

Es difícil contar con datos comprobados acerca de organizaciones secretas –o discretas-, este es el valor ejemplar de las investigaciones judiciales italianas en el entorno de la referida Logia masónica P-2.

Conforme a la Wikipedia, “también se sospecha que la P2 estuvo involucrada en la masacre de Bolonia de 1980, como parte de la estrategia de la tensión inducida por la clandestina estructura secreta Gladio (OTAN), investigada en los años 1990 por la Cámara de diputados de Italia”.

Conozco algunos Masones; con algunos he mantenido conversaciones más que interesantes, si bien generalmente sobre temas referidos a la trascendencia y la espiritualidad. En algún caso he presenciado la evolución del iniciado, que no se diferencia mucho del estado psicológico propio que surge, por ejemplo, de “Ejercicios Espirituales” propios de Santos Católicos, como Francisco Javier. En la religión judía, este tipo de estados psíquicos son fruto de la oración prolongada; de la meditación en las religiones budistas, o la expiación para el Islam; es el abandono de lo material para sentir el reflejo de lo espiritual; que considero una práctica más que recomendable.

Estos estados “alterados” de conciencia, introspectivos, pero excitados exteriormente, son una característica de la Masonería iniciática. Yo los he saboreado por medio de la meditación. No creo que exista gran diferencia, al menos no otra distinta del esfuerzo y voluntad constante del sujeto que en ellos se interna. He visto el inicial estado de confusión del acólito, y como el paso del tiempo y la meditación conducen a un proceso de crecimiento intelectual y ético en el adepto. Recomendable y enriquecedor.

Soy igualmente consciente de los peligros propios de una poderosa sociedad secreta participada en los círculos interiores por los más altos dignatarios del Estado, la milicia, la política, la universidad o la Judicatura. Una sociedad secreta jerárquica y hermética incluso para sus propios adeptos, que “avanzan” de círculo a círculo, sin saber lo que hay más allá de su conocimiento por grado. A menudo he pensado que la única certeza del acólito es la de estar cerca del poder.

La situación de la Masonería en la España de la transición –hasta hoy mismo-, tiene un protagonista estelar: el PSOE. Por ello, la extrema corrupción de este Partido, no puede dejar de afectar a la Masonería misma, en cuyos grados más elevados se integran sus principales dirigentes.

Por Jesús Díaz Formoso

****

 

Bronca de De la Vega a María Emilia Casas

En el video vemos cómo la Presidenta del tribunal Constitucional recibe una fuerte reprimenda por la Vicepresidenta del Ejecutivo que, por ausencia del Presidente Zapatero, estaba ejerciendo las funciones propias de la Presidencia del Gobierno en un acto público (desfile militar).

Esta vergonzosa grabación ilustra bien la realidad de la sumisión al Poder Ejecutivo de los demás Poderes de Estado.

♦♦♦♦♦♦

http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Fernando-Ledesma-Justicia-Pascual-Masoneria_0_2076992288.html

“De acuerdo con esas fuentes, Francisco Navarrete hizo alusión a que, con la llegada de Pascual Sala a la presidencia del Tribunal Supremo, en noviembre de 1990, se recuperaron en el alto tribunal los símbolos masónicos. Comentó también que hasta el año 1940 todos los presidentes del Supremo han sido masones”.

http://www.religionenlibertad.com/una-de-masones-29998.htm

“la revelación que hizo Fernando Ledesma, ministro de Justicia (1982-1986) en los primeros gobiernos de Felipe González, que tanto él como Pascual Sala compartían la común pertenencia a la masonería. Esa revelación –difundida por “El Confidencial Digital” de José Apezarena- se hizo en los brindis, al final de una comida celebrada discretamente en una sala reservada del Casino de Madrid el 18 de mayo pasado, con asistencia de una centenar de personas convocadas de manera personal, en homenaje a Pascual Sala, próximo a jubilarse como presidente del Tribunal Constitucional”.

“a la comida sí asistió algún masón manifiesto, como el asturiano Álvaro Cuesta, ex diputado nacional por el PSOE”. “Tras la defunción de Enrique, he reflexionado mucho sobre su trayectoria político-religiosa, y he llegado a la conclusión que se hizo masón, en aquel entorno de Fernando Ledesma, que tuvo como jefa del gabinete del ministro a María Teresa Fernández de la Vega, de cuya pertenencia masónica yo tengo pocas dudas, aunque naturalmente ninguna certeza absoluta. Son la dificultades con las que tropieza todo aquel que desea saber algo de los entresijos de esta sociedad opaca. Por consiguiente, los desmentidos de Pascual Sala y Fernando Ledesma no me dejan muy convencido”.

 

♦♦♦♦♦♦

 

ORDEN DE MALTA

Caballero de Gracia y Devoción en la actualidad.

La Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta, es una orden religiosa católica fundada en Jerusalén en el siglo XI por comerciantes amalfitanos. Nació dentro del marco de las cruzadas y desde un principio, junto a su actividad hospitalaria, desarrolló acciones militares contra los ejércitos musulmanes (inicialmente árabes, y más tarde también turcos). En la actualidad es reconocida internacionalmente por las naciones como un sujeto de Derecho internacional. Su sede central, que ha cambiado de sitio en varias ocasiones, se encuentra en la ciudad de Roma, Italia, en la Via dei Condotti, cerca de la Plaza de España. Ese edificio y el Palacio del Aventino, que funciona como su embajada ante la Santa Sede e Italia, tienen estatuto de extraterritorialidad.

Es una organización, que muchos consideran la más alta masonería, en la que está reservado para la nobleza de sangre el primer y segundo grupos de la Tercera clase, es decir los caballeros de honor y devoción y los Caballeros de gracia y devoción. Nobleza de sangre que posee el líder de Legal Sol, Erik Sanz de Bremond, como cabe desprender de la propia nota de sociedad de la edición del periódico ABC de 13 de julio de 1992, que reproducimos para descarga a continuación.

Descarga aquí PDF 

Integran la Orden personas físicas y jurídicas. La componen más de 13.000 caballeros y damas y aproximadamente unos 80.000 voluntarios.

Las personas físicas se dividen en tres clases de miembros:

  • La Primera clase está compuesta por profesos de votos religiosos de obediencia, castidad y pobreza, quienes son religiosos para todos los efectos del derecho canónico, pero no están obligados a la vida en común. Está compuesta por los caballeros de justicia (entre quienes se escoge el Gran maestre) y por los capellanes conventuales.
  • La Segunda clase, cuyos integrantes han jurado tender a la perfección de la vida cristiana, conforme a los deberes del propio estado, según el espíritu de la Orden. Está compuesta por los caballeros y damas de honor y devoción en obedienciade gracia y devoción en obediencia y de gracia magistral en obediencia.
  • La Tercera clase, cuyos miembros no emiten votos religiosos ni promesa. Está compuesta por los caballeros y damas de honor y devociónlos caballeros y damas de gracia y devoción, los capellanes conventuales “ad honorem” o de honor, los capellanes magistrales, los caballeros y damas de gracia magistral y los donados de devoción.

Las personas jurídicas de la Orden son el Gran maestre, los Grandes prioratos y prioratos, los subprioratos y las Asociaciones nacionales.

El Gran maestre, con el voto deliberativo del Soberano Consejo, puede conferir personalidad jurídica a otros entes.

Los entes de la Orden que lo consideren útil pueden, con el consentimiento del Gran maestre y tras escuchar las recomendaciones del Consejo Jurídico de la Orden, adquirir a su vez la personalidad jurídica en las Naciones en que estén constituidos.

Admisión en la Orden de Malta

Junto a la nobleza tradicional, se acepta hoy en la Orden a las personas dotadas de nobleza personal, basada en una ejemplar vida cristiana y méritos hacia la Orden. Es incorrecta la idea de que el Gran maestre ejercita sobre ellos un ius nobilitandi al recibirles en la Orden, pues no se trata de un ennoblecimiento de la persona con carácter hereditario, sino meramente un reconocimiento de la nobleza personal sin otra repercusión más allá de la persona que recibe la gracia.

El Gran maestre ejerce el ius nobilitandi en las raras ocasiones en las que crea títulos o ennoblece con carácter hereditario. Antiguamente a la nobleza de sangre se le reservaba la Primera clase o caballeros de justicia, pero las actuales constituciones no exigen ese requisito. Sí está reservado para la nobleza de sangre el primer y segundo grupos de la Tercera clase, es decir los caballeros de honor y devoción y los Caballeros de gracia y devoción.

Solo por invitación es posible convertirse en miembro de la Orden. Los voluntarios (unos 80.000), por el contrario, son siempre bienvenidos”.

Son miembros del Gobierno de Malta el Gran Maestre, el Gran Comendador, el Gran Canciller, el Gran Hospitalario y el Recibidor del Común Tesoro. Sus órganos de gobierno son el Consejo Pleno de Estado, Capítulo General, el Soberano Consejo, el Consejo de Gobierno, el Tribunal de Cuentas, el Consejo para las Comunicaciones, el Consejo Jurídico, los Tribunales Magistrales y la Abogacía del Estado.

En la actualidad, la Orden sostiene relaciones diplomáticas con 107 países en los cinco continentes.

https://es.wikipedia.org/wiki/Orden_de_Malta

 

 

♦♦♦♦♦♦♦

  

ORÍGENES DE LA MASONERÍA EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA

Artículo publicado en:

 

Jonathan Belcher, natural de Boston, iniciado en 1704 en una logia de Londres. Fue gobernador de Massachussetts y New Hampshire

El primer masón nacido en Estados Unidos fue Jonathan Belcher, natural de Boston, donde viera la luz el 8 de enero de 1681. Durante una estancia en Londres, Belcher se afilió a una logia masónica (1704). Fue gobernador colonial de Massachussetts y New Hampshire. Con el paso del tiempo, otros masones debieron emigrar a Norteamérica. Massachusstts y Pennsilvania en 1730 disponían de logias masónicas. El primer masón conocido en la historia de Estados Unidos fue John Skene. Había ingresado en la Logia número 1 de Aberden, Escocia, en 1682. Ese mismo año emigró a Norteamérica, instalándose en Burlington, estado de Nueva Jersey, del que llegaría a ser vicegobernador en 1685 y hasta su muerte en 1690.

Henry Price es llamado a veces el «padre de la masonería norteamericana». Nació en Londres alrededor del año 1697, y emigró a Norteamérica en 1723. Visitando Londres en 1730, fue incluido en la logia nº 75 que se reunía en el café del Arco Iris (Rainbow Coffee House) y en abril de 1733, fue nombrado por la Gran Logia inglesa Gran Maestre Provincial de Nueva Inglaterra, autoridad que al año siguiente le sería extendida a toda Norteamérica. Murió en mayo de 1780.

El 23 de septiembre de 1743, Thomas Oxnard fue nombrado Gran Maestre de Norteamérica por Lord Ward, Gran Maestre de la Gran Logia de Inglaterra. Oxnard se había hecho miembro de la logia 1 de Boston el 27 de enero de 1736.

Quien quiera estudiar la historia de la masonería en las colonias norteamericanas durante la Guerra de la Independencia se encontrará con el obstáculo de no disponer apenas de documentos originales. A pesar de ello hay un considerable número de escritores masónicos empeñados en atribuir a la masonería un relevante protagonismo en la guerra de la Independencia y convertir a los principales dirigentes de la contienda en afiliados a alguna logia. Afirman, entre otras cosas, que la famosa «reunión de té» de Boston se fraguó en la logia de San Andrés; que todos los generales de George Washington eran masones y que los firmantes de la Declaración de Independencia también lo eran, así como todos los que firmaron la Constitución de Estados Unidos a excepción de uno. Pero ninguna de estas aseveraciones es correcta.

Las «minutas» de la Logia de San Andrés respecto a la reunión que había de tener lugar la misma tarde en que se celebró la sesión de té de Boston, todavía se conservan, y puede advertirse que, al no haber aquel día quórum en la Logia, la reunión hubo de aplazarse.

Por su parte, George Washington era masón, pero no todos sus generales, pues de las investigaciones practicadas se deduce que de estos 74 generales, 33 pertenecían a la masonería y, quizá, 15 más. De los 26 restantes no hay prueba alguna.

De los 56 firmantes de la Declaración de Independencia de 4 de julio de 1776 al menos 9 fueron con seguridad masones: William Ellery, de Rhode Island; Benjamin Franklin, de Pennsilvania; John Hancock, de Massachussets; Joseph Hewes, de Carolina del Norte; William Hooper, de Carolina del Norte; Robert Treat Paine, de Massachussetts; Richard Stockton, de Nueva Jersey; George Walton, de Georgia y William Vhipple, de Nueva Hampshire

56 firmas figuran al pie de la Declaración de Independencia. 9 de ellas correspondían con toda seguridad a masones y respecto a otras 23 las pruebas son dudosas. Los 9 masones son: William Ellery, de Rhode Island; Benjamin Franklin, de Pennsilvania; John Hancock, de Massachussets; Joseph Hewes, de Carolina del Norte; William Hooper, de Carolina del Norte; Robert Treat Paine, de Massachussetts; Richard Stockton, de Nueva Jersey; George Walton, de Georgia y William Vhipple, de Nueva Hampshire.

39 firmas hay en la Constitución de Estados Unidos. De ellas, existen suficientes pruebas de que 13 firmantes eran masones y posiblemente otros 7, pero de los demás firmantes carecemos de testimonios concluyentes sobre su afiliación. Los 13 masones firmantes son: Gunning Bedford jr., de Delaware; John Blair, de Virginia; David Brearely, de New Jersey; Jacob Broom, de Delaware; Daniel Carroll, de Maryland; Honathan Dayton, de Nueva Jersey; John Dickinson, de Delaware; Benjamin Franklin, de Pennsilvania; Nicholas Gilman, de New Hampshire; Rufus King, de Massachussetts; James McHenry, de Maryland; William Paterson, de Nueva Jersey, y George Washington, de Virginia, que ingresó en la masonería el año 1753.

Uno de los primeros ideólogos de la constitución fue el masón Edmund Randolph, miembro de la Logia Williamsburg, que se había convertido durante la guerra en el Ayudante de Campo del propio George Washington; con el tiempo, Gobernador de Virginia y Gran Maestre de la Gran Logia de Virginia. Igualmente, John Hancock había sido uno de los firmantes de la Declaración de Independencia de 1776. Nacido el 23 de enero de 1737 en Braintree, Massachusetts, hijo de un reverendo, en 1762 ingresó en la conocida Logia de San Andrés. En 1766, John fue elegido representante de la cámara de Massachusetts. Samuel Adams le introdujo en política y fueron colaboradores inseparables. Hancock fue el presidente del Congreso en los momentos más difíciles de la Revolución. Falleció el 8 de octubre de 1793. Por su parte, el masón Richard Stockton estudió derecho, convirtiéndose en un prestigioso abogado. Muy amigo de George Washington, fue nombrado Presidente del Tribunal Supremo de Nueva Jersey. Capturado por los ingleses, tuvo que sufrir prisión y en 1777 fue intercambiado por otros prisioneros ingleses. Murió el 28 de febrero.

Después de lo expuesto ¿se puede hablar de la influencia de la masonería en la Guerra de Independencia?, ¿Conspiraron los masones para provocar la guerra?

George Washinton, primer Presidente de los EEUU, iniciado en 1753 en la logia Fredericksburg de Virginia

La influencia de la masonería en algunos casos ha sido exagerada. Para muchos historiadores, el papel de la masonería en el Motín del té de Boston no habría sido determinante. Uno de los mayores ideólogos de la revolución, el inglés Thomas Paine, no era masón. Los líderes de la mayoría de las grandes logias en América eran leales al rey. De los siete Grandes Maestres de provincias, cinco apoyaron al rey. Varios masones muy conocidos, como Joseph Galloway, se unieron al ejército británico. Otro masón muy popular, William Johnson, que inició al primer indio americano masón, Joseph Brant, se mantuvo leal a los británicos.

La fundación de los Estados Unidos de Norteamérica fue mucho más que el resultado de una victoria militar contra los ingleses, fue ante todo el triunfo de una ideología diferente. Los padres de la nación tomaron sus ideas de los filósofos del momento, pero también fueron influidos por las ideas de la masonería. El lema de la igualdad, libertad y fraternidad, también la separación de religión y Estado, la plena tolerancia religiosa o el concepto individualista. Pero también la influencia cristiana en muchos de los ideales del nuevo Estado es evidente; la idea de fraternidad es claramente cristiana, también la idea de libertad, por la que muchos abandonaron sus países para practicar libremente su religión. En cierto sentido fue una amalgama de todas ellas.

En Norteamérica hay constancia de logias organizadas en el periodo de 1730 a 1740 en las colonias americanas. La primera noticia data de 1730 cuando Benjamín Franklin publicó un artículo en The Pensilvania Gazzete dando cuenta de la instalación de la masonería en la colonia. De hecho Franklin ingresó en la Logia Sant John de Filadelfia en 1731 y llegaría a convertirse en Gran Maestre durante muchos años. Poco después publicaría como impresor las Constituciones de Anderson.

Respecto a la primera logia de carácter militar de la que hay noticia, fue creada en 1732 por el 1º Regimiento de Infantería, conocido también como los Escoceses Reales. En 1755 la masonería ya se había extendido por el ejército británico y existían veintinueve logias. Algunos miembros del alto mando pertenecían a distintas logias, como es el caso del general Sir John Ligonier y el duque de Cumberland. Uno de los subalternos de Ligonier, el futuro lord Jeffrey Amherst, se convertiría en uno de los miembros más destacados de la masonería. Amherst pertenecía al 1º Regimiento de Guardias de Infantería con el cargo de Ayudante de Campo.

Durante la Guerra de la Independencia todos los regimientos británicos disponían de una logia masónica incorporada a ellos, y había asimismo logias militares agregadas a algunos regimientos del ejército colonial. La más famosa de estas últimas era la Logia de la Unión Norteamericana, que se reunía de vez en cuando y, sobre todo, para festejar los días de San Juan.

Al terminar la guerra, se crearon logias y se estipuló como regla que sólo habría una Gran Logia por cada estado y que ninguna podría promulgar el privilegio de fundar una logia en un estado o zona donde ya hubiese funcionando una Gran Logia. Principio calificado como «doctrina de jurisdicción exclusiva».

Tras la guerra George Washinton fue nombrado Presidente en el año 1789 (y reelegido en las presidenciales de 1792) y John Adams su Vicepresidente. La ceremonia de poderes, que se celebró el 30 de abril de ese mismo año, fue marcadamente masónica. El juramento fue tomado por Robert Livingston, Gran Maestre de la Gran Logia de Nueva York. La ceremonia fue dirigida por el también masón, general Jacob Morton. Al candidato le escoltó el general Morgan Lewis, que también era masón. Washington juró la Constitución sobre la Biblia de la Logia nº 1 de San Juan de Nueva York.

Las Grandes Logias creadas en las 13 primeras colonias se fundaron en las fechas siguientes: Virginia, 13-X-1778. Carolina del Sur, 27-XII-1783. Pennsilvania, 25-IX-1786. Georgia, 25-XII-1786. Nueva Jersey, 18-XII-1786. Maryland, 19-IV-1787. Nueva York, 6-VI-1787. Carolina del Norte, 12-XII-1787. Connecticut, 8-VII-1789. Nueva Hampshire, 8-IV-1789. Rhode Island, 27-VI-1791. Massachussetts, 5-III-1792 y Vermot, 15-XII-1794.

A medida que los colonos avanzaban hacia el Oeste, los masones que se instalaban en las nuevas zonas solicitaban privilegio para crear logias. Las logias militares y civiles encontraron en las guerras indias una razón para colaborar juntas. Muchos de los soldados y oficiales recién llegados eran masones.

Vicepresidentes masones de EE. UU: Thomar Jefferson, el 2º; George Clinton, el 4º; Elbridge Gerry, el 5º; Richard M. Johnson, el 9º; George M. Dallas, el 11º; William R. King, el 13º; John C. Breckinridge, el 14º; Andrew Johnson, el 16º; Adlai E. Stevenson, el 23º; Garret A. Hobart, el 24º; Theodore Roosevelt, el 25º; Charles W. Fairbanks, el 26º; Thomas R. Marshall, el 28º; Henry A. Wallace, el 33º; Harry S. Truman, el 34º; Hubert H. Humphrey, el 38º.

Las logias fueron verdaderos transmisores de ideas. La filosofía de Hume, Voltaire o Locke no hubiera llegado a tantos hombres sencillos de América si no hubiera sido por este tipo de logias. Muchos soldados no se hubieran convertido en defensores de las ideas ilustradas si no hubieran pertenecido a la masonería. Sin embargo, los hermanos de las logias tendrían que enfrentarse entre sí en la revolución americana y poner a prueba su fidelidad masónica y patriótica.

La masonería fue la primera organización que permitió la diversidad religiosa de sus miembros. Personas de todas las religiones, incluidos católicos y judíos, ingresaron en las filas de la hermandad. Muy tempranamente se permitió el ingreso de indios americanos y la creación de las primeras logias para gente de color. La primera logia formada por hombres de color fue la Prince Hall. Las logias de afroamericanos surgieron de las logias militares que combatían en la Guerra de la Independencia. Muchos de los soldados negros fueron aceptados en las logias militares. Uno de ellos, Prince Hall, formó la primera logia de hombres de color. Al parecer la logia nació en Barbados (Antillas) el 12 de septiembre de 1748. Algunos creen que llegó a Boston en 1765 procedente de África yl que fue liberado en 1770. Dicha logia de hombres de color fue autorizada como Logia Africana nº 1 por la Gran Logia de Inglaterra, en la ciudad de Boston el 29 de abril de 1787. A esta logia se le permitió establecer otras y se convirtió en logia madre. Hubo algunos casos excepcionales de integración de hombres de color en logias de blancos, como la logia 116º de Nueva Jersey y algunas logias de Massachusetts y Nueva York.

Extractado de: Alphonse Cerza, “La Masonería en Estado Unidos”, en José A. Ferrer Benimeli (coor.), La MasoneríaHistoria 16, Extra IV- Noviembre 1977, pp. 88-94.

 

♦♦♦♦♦♦♦

 

IMAGEN DE PORTADA: Declaración de Independencia de 4 de julio de 1776.  En el grupo central de la pintura, Thomas Jefferson, el autor principal de la Declaración, deposita el documento ante  John Hancock, presidente del Congreso.  Con él están los demás miembros de la comisión que creó el proyecto: John Adams, Roger Sherman, Robert Livingston, y Benjamin Franklin. Esta  pintura fue encargada por el  Congreso de los EE.UU. a  John Trumbull (1756-1843) en 1817.

 

http://puntocritico.com/2018/09/24/origenes-de-la-masoneria-en-los-estados-unidos-de-norteamerica-republicado/

Así dirige la masonería la ingeniería social: el ejemplo de la ofensiva de la eutanasia en Francia

Jean Louis Tourane es masón, activista proeutanasia y preside la comisión para el Fin de la Vida

Jean Louis Tourane es masón, activista proeutanasia y preside la comisión para el Fin de la Vida

 

En 2016 Francia aprobaba una ley que legalizaba el dejar de alimentar e hidratar enfermos si lo piden ellos mismos o un delegado suyo en caso de incapacidad. Los colectivos provida mostraron su gran preocupación por esta normativa que abría la puerta a un coladero mientras que los grupos proeutanasia quedaron a su vez defraudados con una ley que consideraban muy corta.

No han pasado ni dos años desde entonces y el lobby proeutanasia ha vuelto con fuerza intentando acelerar la agenda desde la propia Asamblea Nacional, para así presionar a un presidente Macron a que legisle sobre este asunto.

Ofensiva a favor de la eutanasia:

De hecho, la mayor presión proviene de personas del propio partido del presidente así como de las logias masónicas. Este mismo miércoles se ha presentado un manifiesto a favor de la eutanasia y de una legislación favorable que ha sido impulsado por el diputado Jean-Louis Touraine y que ha sido apoyado por una cuarta parte de los diputados franceses, un total de 156 de los que 132 eran del partido gobernante.


Touraine, actualmente diputado de En Marche, junto al presidente Macron

Touraine es profesor de Medicina en Lyon y un veterano político del Partido Socialista, donde fue diputado desde 2007 a 2016 y que viendo el potencial de Macron se pasó a sus filas siendo ahora parlamentario por este partido.

Un activista preside la Comisión para el Fin de la Vida de la Asamblea
Este superviviente político lo es por una razón. Es un activista. Da igual el partido. Lo importante es conseguir los objetivos y el principal es aprobar la eutanasia. De hecho, es la cara más visible de este movimiento y gran voz de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad (ADMD).

La Asamblea Francesa creó hace unos meses una Comisión para el Fin de la Vida que está precisamente presidida por este diputado proeutanasia que lidera ahora esta campaña de presión que busca la legalización, por lo que la comisión no es otra cosa que un altavoz a sus propuestas.

Reconocido masón del Gran Oriente de Francia
Touraine no es solo un político que no tiene problema en cambiar de partido para seguir gozando de esta influencia sino que además es un reconocido y orgulloso masón del Gran Oriente de Francia, siendo uno de los habituales en sus reuniones tanto en Lyon como ahora en París. Y este dato es también importante a la hora de comprender su activismo proeutanasia.

Este médico lleva desde la década de 1980 haciendo campaña por el suicidio asistido y la eutanasia, término este último que no le gusta porque dice que lo utilizaban los nazis. Prefiere un eufemismo como “asistencia médica para morir según la voluntad del paciente”, aunque el fin sea claramente el mismo.

Una “libertad esencial”
Según él, los franceses están privados de una “libertad esencial” y lo compara con la lucha emprendida para legalizar el aborto. “Hoy se da la misma pregunta que sobre el aborto a principios de los años 70”, afirmó.

“Queremos agregar este nuevo derecho, una posibilidad para que alguien diga: ‘quiero parar mi vida ahora’”, explica una y otra vez, apelando a la “igualdad”. Y es que cada vez que puede cita a Sully Prudhomme: “Es bueno aprender a morir por voluntad, no por un golpe traicionero. Quien sabe cómo morir ya no necesita maestro”.

La reunión masónica que anticipaba el presente
Lograr una ley aunque sea limitada es sólo el principio para abrir la puerta a otras políticas como la eutanasia infantil y la muerte sin ningún tipo de límite. Y lo que está ocurriendo en estos momentos se entiende mejor gracias a un reportaje publicado en 2015 en Famille Chretienne donde uno de sus periodistas logró entrar en una de las conferencia que organizó la logia masónica del Gran Oriente de Francia para tratar sobre asuntos bioéticos y debatir sobre cómo aprobar una ley de la eutanasia en Francia, y concretamente una infantil.

Curiosamente, uno de los protagonistas de aquella reunión fue Jean Louis Touraine, entonces diputado por el Partido Socialista y hoy presidente de la Comisión para el Fin de la Vida de la Asamblea Nacional.

El invitado estrella en aquella reunión de la logia era el senador belga Philippe Mahoux, el padre de la ley que despenalizó la eutanasia en Bélgica en 2002 y la de 2014 que la extendió a los niños.

La eutanasia, “un gesto de vida”
El político belga dio consejos a sus colegas franceses y Touraine, entre otros, tomó nota. Mahoux definía la eutanasia como “un gesto último de humanidad, ¡que es un gesto de vida!”. Y además aseguraba que “el escándalo no es la muerte, sino el sufrimiento y la enfermedad. Y más cuando se trata de un niño”.

Por todo ello, pidió a los políticos franceses que luchasen por un “espacio de libertad” que propiciase una eutanasia “sin límite de edad”. Esa lucha se produce precisamente ahora en la Asamblea Francesa encabezada por un diputado masón que estaba presente en aquella reunión.

Las leyes, debatidas en las logias
Pero no es nueva la relación entre las logias masónicas y la redacción de muchas leyes. En una reciente entrevista con La Contra TV, el profesor y experto en masonería Alberto Bárcena, incidía en este aspecto. “Muchas de las leyes republicanas (francesas) se han ‘planchado’, por utilizar terminología masónica, debatido, previamente en las logias para ser llevadas luego al Parlamento”.

Haciendo referencia a la ley del aborto, que también menciona el diputado Touraine anteriormente, Bárcena recuerda como el gran maestre del Gran Oriente, Pierre Simon, calificó la aprobación de aquella ley como “una victoria de la masonería sobre el pensamiento judeo-cristiano” porque “defender la vida supone también tener el valor de rechazarla”.

También el exmasón Serge Abad Gallardo, autor del libro Por qué dejé de ser masón, explicaba que “hay un grupo importante de masones presentes en el Parlamento. Se llama “Fraternidad Parlamentaria” y está constituido de 400 masones de todas la obediencias masónicas, siendo todos ellos altos funcionarios y diputados. Son casi el 20% del Parlamento. Y todo ello sin tener en cuenta a los diputados masones que no pertenecen a este grupo. Ellos votan estas leyes sociales (aborto, matrimonio homosexual, etc.) en primer lugar como masones, sea cual que sea su partido político. Todas estas leyes sociales que son contrarias al derecho natural ya han sido elaboradas y escritas en las logias antes de ser votadas”.

https://www.religionenlibertad.com/polemicas/62735/asi-dirige-masoneria-ingenieria-social-ejemplo-.html

 

 

 

 

http://puntocritico.com/2018/10/06/la-masoneria-en-las-artes-el-hombre-que-pudo-reinar-de-john-huston-e-if-de-rudyard-kipling-republicado/

REVOLUCIÓN EN ESPAÑA, por Karl Marx y Friedrich Engels (parte IV)

En 1821, un grupo de masones de ideas revolucionarias decidieron crear en Madrid una sociedad secreta, adoptando como base las reivindicaciones de los comuneros. La nueva organización, llamada los Caballeros Comuneros y Vengadores de Padilla, tomó como «héroe mítico» a José Padilla y mantuvo ciertos ritos propios de las sociedades masónicas. El rito de iniciación de los neófitos, por ejemplo, terminaba con un juramento frente al «escudo de Padilla» con las espadas desenvainadas. Los líderes de de la sociedad secreta incluso aseguraban poseer los huesos de Padilla, que también utilizaban en algunos de sus rituales secretos.

Frente a los masones, partidarios de una monarquía constitucional, los Caballeros Comuneros pretendían ganar todavía más libertades en el terreno político y social. En sus memorias, el diputado y escritor Antonio Alcalá Galiano, quien empezó militando en los comuneros y luego se pasó a la masonería, cuenta que los primeros trazaron un plan para asesinarlo. No es extraño, pues las rencillas y ajustes de cuentas eran moneda corriente entre ambas organizaciones. Al final, la sociedad secreta se escindió en dos: un ala más moderada y otras más radical. Esta última, que controlaba las Milicias Nacionales, hizo posible que este ejército derrotara a los batallones de la Guardia Real, que intentaron dar un golpe de estado en 1822. La victoria desembocó en un gobierno controlado por los Caballeros Comuneros. Cuando en 1823 los Cien Mil Hijos de San Luis –soldados enviados por Francia y otras monarquías a petición de Fernando VII, para restablecer el absolutismo en España– penetraron en las fronteras españolas, el jefe de los comuneros exaltados, general Ballesteros, fue el encargado de dirigir las tropas que les hicieron frente. Sin embargo, nada pudieron hacer y finalmente fueron derrotados.

Gremios forestales

Los carbonarios aseguraban que su sociedad secreta había surgido de los gremios de carboneros que trabajaban en los bosques en la Edad Media. Al igual que la simbología masónica se basaba en los útiles de trabajo utilizados por los gremios de constructores, los carbonarios les otorgaban una gran importancia en sus ritos a las hachas, las sierras o las antorchas. Se trataba de una sociedad de corte iniciático que también empleaba en sus ceremonias iconografía cristiana, como cruces, clavos o coronas de espinas. Sólo a los miembros de alto grado se les explicaba el verdadero significado esotérico de dichos elementos: provocar el sufrimiento de los poderosos, nobles y reyes por sus desmanes contra el pueblo soberano.

De todos modos, lo que parece claro es que esta sociedad secreta surge a principios del siglo XIX en Francia como una escisión de la masonería, aunque antes ya existían grupos que practicaban ritos de corte forestal. El carbonarismo se asentó en España a partir de 1820, gracias a los refugiados italianos que llegaron a partir de ese año a la Península, huyendo de varias revoluciones fallidas. España se había convertido en refugio para los revolucionarios europeos, pues en el poder se encontraba un gobierno de corte progresista y liberal.

El objetivo fundamental de los carbonarios era lograr un gobierno republicano. Para ello, primero se unieron a los comuneros y más tarde a los masones. Cuando se produjo la invasión de Los Cien Mil Hijos de San Luis, los carbonarios organizaron un pequeño ejército formado por cientos de exiliados en España, pero tampoco consiguieron frenar el poderío militar francés. Después de esta derrota, la organización acabó diluyéndose con el paso del tiempo.

Anilleros y la Santa Alianza

En esta misma época nació una nueva organización secreta en España: la Sociedad del Anillo, formada por poderosos personajes de ideología liberal, cuya meta era promulgar una nueva constitución progresista, similar a la de Cádiz de 1812. Se cree que entre sus fundadores se encontraban gentes tan influyentes como Martínez de la Rosa o el conde de Toreno. Pertenecieron al grupo algunos ministros, generales y nobles de la talla del príncipe de Angolada, quien incluso presidió la sociedad durante algún tiempo. Se llamaba Sociedad del Anillo porque sus miembros portaban un anillo adornado por una serpiente con la cola entre sus fauces, lo que hizo circular entre el pueblo toda clase de leyendas. Los anilleros al final no resultaron tan progresistas como parecían y tomaron parte en el intento del golpe de estado de la Guardia Real contra el gobierno liberal en 1822, que finalmente se saldó con un estrepitoso fracaso, gracias a la acción de los comuneros que, como ya hemos comentado, controlaban las Milicias Nacionales que se opusieron a la intentona golpista.

Desde el momento que Fernando VII restituyó en España el absolutismo por la acción de los Cien Mil Hijos de San Luis, se preocupó de destruir a cualquier sociedad secreta, pues temía una conspiración en su contra. Y no se equivocaba. En 1824 un grupo de exiliados en Londres ponen en funcionamiento la Santa Alianza, cuya organización se basó en la de los comuneros. Uno de los fundadores era el español Pablo Iglesias, antiguo oficial de las Milicias Nacionales. Sin embargo, más tarde se supo que dos líderes de esta sociedad secreta, el francés Housson de Tour y el italiano César Conti, eran en realidad espías a las órdenes de Fernando VII. Gracias al capital cedido por algunos ricos mecenas consiguieron reunir a un ejército y algunos barcos para desembarcar en España. Pero las rivalidades entre los jefes militares desembocaron en un estrepitoso fracaso.

Conspiraciones políticas

En 1837 se crea en Madrid una sociedad secreta, conocida como La Federación, que no era sino la unión de varias organizaciones de este tipo, entre las que destacaba La Joven España. Ésta formaba parte de una estructura mayor: La Joven Europa, una especie de órgano directivo de sociedades secretas repartidas por todo el continente (La Joven Francia, La Joven Alemania, etc.), fundada por el revolucionario y esoterista Mazini y de carácter republicano. En la mayor parte de los países no caló lo suficiente, a excepción del país transalpino, donde la sociedad jugó un papel de primer orden en la independencia italiana. Se desconoce el grado de influencia que ejerció la organización secreta en la política española.

Los tres primeros diputados republicanos se sentaron en las Cortes españolas en 1841. Ese mismo año la Policía se hizo con los estatutos de otra sociedad secreta, recogidos en un documento titulado Copia de las bases orgánicas y reglamentos provisionales de la Confederación de Regeneradores Españoles. En dichos papeles se alude a la formación de diferentes «círculos», los cuales tenían la misión de estudiar a las personas que pretendían acceder a cargos públicos, para apoyarlos o no en función de los intereses de la Confederación, de ideología claramente republicana.

Diez años más tarde, en 1848, nace el Partido Democrático Español, formado fundamentalmente por republicanos y socialistas. A principios de 1850, el capitán general de Madrid recibe diferentes informes de sus espías acerca de la existencia de una sociedad secreta de ideas democráticas llamada Los Hijos del Pueblo. Uno de los planes para hacerse con el poder consistía en iniciar una revolución armada. Al parecer, la sociedad secreta estaba controlada por el ala más izquierdista del Partido Democrático, organización que tuvo una implicación decisiva en el derrocamiento de los Borbones.

http://www.xn--revistaaocero-pkb.com/secciones/historia-ignorada/sociedades-secretas-espana

 

*****

 

El Ángel Exterminador (sociedad secreta).

El Ángel Exterminador es el nombre de una sociedad secreta española, absolutista y clerical, del siglo XIX, cuya existencia se tiene aún por no confirmada o hipotética.

El cometido de esta sociedad sería, ante todo, por medios ilegales y violentos, incluido el asesinato, devolver la Inquisición a España, destruir los restos del Liberalismo, derrocar a Fernando VII, tenido por demasiado progresista y afrancesado, proclamar como rey de España a su hermano Carlos María Isidro, más católico, y aliar para siempre altar y trono.

Su labor habría empezado según algunos (el general Juan van Halen en concreto) ya en el Sexenio absolutista, en 1817, y, según otros, durante la Década Ominosa (1823-1833). El hispanista Gerald Brenan (1894-1987), en su ensayo El laberinto español, propone como fecha de fundación 1821, aún durante el Trienio Liberal; el historiador Estanislao de Kotska Vayo (1804-1864) apuesta por el año 1823. El año más citado como fecha de su fundación es 1827, aunque por razones tan arbitrarias como las de los anteriores.

Después de la muerte de Fernando VII en 1833, la sociedad habría pretendido hacer resurgir la Inquisición tras su abolición definitiva en 1834 por Francisco Martínez de la Rosa. Se suele considerar como casos en que actuó el Ángel Exterminador la Rebelión de los Malcontents o Agraviados en Cataluña y el juicio y ejecución del maestro librepensador Cayetano Ripoll en 1827.

La sociedad habría estado compuesta por el bando más irreductible del absolutismo, los apostólicos, y sobre todo por obispos, entre los cuales el presidente sería el de Osma, que por entonces era Juan de Cavia González (tuvo la diócesis de 1815 a 1831 y luego quedó vacante hasta 1848). Formarían parte de ella importantes personajes de la época, como el Conde de España o Francisco Tadeo Calomarde, quienes, tras ser aparentemente leales a Fernando VII, pronto se pasaron al Carlismo.

Dudas sobre su existencia.

Pero el obispo de Osma era enemigo de las sociedades secretas: en una pastoral de 1827 alecciona a sus feligreses sobre los peligros de las sociedades secretas y avisa de que muchos papas ya habían advertido sobre ellas. Por otra parte, las sociedades secretas absolutistas no eran necesarias: el papel de la Inquisición se hallaba bien traspasado a organismos nuevos como las Juntas de Fe y la Junta Secreta de Estado presidida precisamente por el obispo de Osma. Más sentido tendría hablar de un grupo conspirativo y de presión de descontentos creado para oponerse a la llamada Camarilla de Fernando VII.

Por otra parte, un estudioso de las sociedades secretas como Vicente de la Fuente (1817-1889) en su Historia de las sociedades secretas antiguas y modernas en España, especialmente de la Franc-Masonería (1874) niega que la sociedad haya existido y aduce que nadie se ha puesto de acuerdo en la fecha de fundación de la misma, que no hay fuentes primarias y testimonios documentales y que la hipótesis más probable es que fuese un bulo y patraña inventado por la Masonería para desacreditar a sus enemigos absolutistas y católicos y justificar su misma existencia como sociedad secreta; el mismo Benito Pérez Galdós (1843-1920) dice en uno de sus Episodios nacionales que “ningún historiador ha probado la existencia de El Ángel Exterminador”.

Sin embargo, no sólo liberales exaltados o progresistas, sino monárquicos y liberales conservadores como Juan Rico y Amat han defendido la existencia real de esta sociedad, que creen formada en 1823.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_%C3%81ngel_Exterminador_(sociedad_secreta)

Pero acaso piense nuestro autor que“el privilegio de los contrarrevolucionarios consiste en contraer deudas, y el de las revoluciones en pagarlas“. Esta cita, parece más actual que histórica. ¿La historia es circular o sólo se repite hasta obtener la sabiduría de sus lecciones? Les dejamos con la lectura dominical, no sin antes recomendar especialmente la lectura de la “Constitución de una República Federal Ibérica” que cierra la entrega de hoy del libro de artículos de Marx y Engels.

De igual manera les ofrecemos la descarga de los capitulos II y III de los Episodios Nacionales, de don Benito Pérez Galdós.

Mapa político de España de la época

 

ÍNDICE

 

IX

CONVOCATORIA DE LAS CORTES CONSTITUYENTES. LA LEY ELECTORAL.-DESÓRDENES EN TORTOSA. – SOCIEDADES SECRETAS. – EL GOBIERNO COMPRA ARMAS.- LA HACIENDA ESPAÑOLA

 

Londres, 21 de agosto de 1854

Los artículos de fondo de la Assemblée Nationale, el Times y el ]oumal des Débats prueban que ni el partido ruso puro, ni el ruso-Coburgo ni el constitucional están satisfechos con el curso de la revolución española. Esto permitiría suponer que España tiene algunas posibilidades, pese al contrario aspecto de las apariencias.

El 8 una comisión de la Unión esperó a Espartero para presentarle un manifiesto pidiendo la adopción del sufragio universal. Se acumularon numerosas peticiones en el mismo sentido. Ha tenido entonces lugar una larga y animada discusión en el consejo de ministros. Pero los partidarios del sufragio universal han salido derrotados, así como los de la ley electoral de 1846. La Gaceta de Madrid publica un decreto de convocatoria de las Cortes para el 8 de noviembre, precedido de un exposé dirigido a la reina. Las elecciones tendrán lugar de acuerdo con la ley de 1837, con ligeras modificaciones. Las Cortes serán una asamblea constituyente, quedando suprimidas las funciones legislativas del senado. Se han mantenido dos disposiciones de la ley de 1846, a saber: la norma 56 de constitución de las mesas electorales (mesas que reciben los sufragios y publican los resultados) y la referente al número de diputados; debe elegirse un diputado por cada 5.000 almas. La asamblea estará así compuesta de 420 a 430 miembros. De acuerdo con una circular del Ministro del Interior, Santa Cruz, los electores tienen que estar registrados el 6 de septiembre. Tras su verificación por las diputaciones provinciales, las listas electorales se cerrarán el 12 de septiembre. Las elecciones tendrán lugar el 3 de octubre en las localidades principales de los distritos electorales. El escrutinio se realizará el 16 de octubre en la capital de cada provincia. En caso de controversia el nuevo procedimiento que deba desarrollarse tendrá que quedar resuelto para el 30 de octubre. La exposición sienta explícitamente que “las Cortes de 1854, como las de 1837, respetarán la monarquía; constituirán un nuevo lazo entre el trono y la nación, cosas que no pueden ser puestas en tela de juicio ni discutidas“. Con otras palabras, el gobierno prohíbe discusión de la cuestión dinástica; de aquí infiere el Times lo contrario, suponiendo que  la  discusión se entablará ahora en términos de “o esta dinastía o ninguna” -posibilidad que, apenas será necesario decirlo, disgusta y decepciona infinitamente al Times en sus cálculos.

La ley de 1837 limita el derecho electoral por las condiciones de ser cabeza de familia, pagar  mayores cuotas (impuestos estatales) y tener la edad de veinticinco años. Tienen también derecho a un voto los miembros de las academias Española, de la Historia, de Artes Nobles, los Doctores y licenciados en las facultades de teología, derecho y medicina, los miembros de los capítulos eclesiásticos, los curas párrocos y su clero, los magistrados y abogados con dos años de ejercicio, los oficiales del ejército a partir de cierta graduación, estén en servicio activo o en  retiro, los médicos, cirujanos, farmacéuticos con dos años de ejercicio, los arquitectos, pintores y escultores miembros de academias, los profesores y docentes en general en cualquier centro de enseñanza atendido por fondos públicos. Están privados de voto por la misma ley los deudores al Tesoro o al fisco local, los declarados en quiebra, las personas sobre las cuales pesa interdicción dictada por los tribunales por incapacidad moral o civil, y finalmente todas las personas condenadas por sentencia firme.

Es verdad que el decreto no proclama el sufragio universal y que sustrae la cuestión dinástica al foro de las Cortes. Pero es a pesar de todo dudoso lo que la asamblea hará. Si las Cortes españolas se abstuvieron de chocar con la Corona en 1812, ello se debió al hecho de que la Corona estaba representada sólo nominalmente, pues el rey estaba ausente del suelo español desde hacía años. Y si también se abstuvieron de hacerlo en 1837 fue porque tenían que terminar con la monarquía absoluta antes de poder pensar en hacerlo con la constitucional. A la vista de la situación general, el Times tiene verdaderamente buenas razones para lamentar la falta de una centralización a la francesa en España y el hecho consecuente de que una victoria sobre la revolución en la capital no decida nada en las provincias, mientras persista en éstas ese estado de “anarquía” sin el cual no puede triunfar ninguna revolución.

Sitio de Gerona. Paulize. Litografia. Barcelona ca.1886.

Hay sin duda en la revolución española algunas circunstancias que le son peculiares. Por ejemplo, la combinación des aqueo y acción revolucionaria, conexión que nació en la guerra guerrillera contra la invasión francesa y fue continuada luego por los “realistas” en 1823 y por los carlistas desde 1835. No debe pues causar sorpresa la información de que han ocurrido graves desórdenes en Tortosa, en la Cataluña meridional. La Junta 58 Popular   dice en su proclama del 31 de julio: “Una banda de despreciables asesinos, con el pretexto de abolir los impuestos indirectos, se ha apoderado de la ciudad y ha pisoteado todas las leyes de la sociedad. El saqueo, el asesinato y el incendio señalan todos sus pasos”. El orden fue empero inmediatamente restablecido por la junta, armándoselos ciudadanos y ayudando a la reducida guarnición de la plaza. Se ha establecido ya una comisión militar encargada de perseguir y castigar a los culpables de la catástrofe del 30 de julio. Naturalmente, el hecho ha dado ocasión a los periódicos reaccionarios para escribir virtuosas declamaciones. Hasta qué punto es escasa su autoridad para hacerlo puede quedar ilustrado por la observación del Messager de Bayonne, según el cual los carlistas han vuelto a izar su bandera en las provincias catalanas, aragonesas y valencianas, precisamente en las mismas montañas próximas a Tortosa en las que tuvieron su nido principal durante las viejas guerras carlistas. Los carlistas han sido los que han creado el tipo de los ladrones  facciosos, una  combinación de bandidismo y pretendida lealtad a un partido oprimido en el estado. El guerrillero español ha tenido siempre algo de bandido, desde el os tiempos de Viriato, pero es una invención carlista la de que un puro bandido pueda otorgarse a sí mismo el nombre de guerrillero. Los hombres del asunto de Tortosa pertenecen ciertamente a este tipo.

Las cosas son en cambio serias en Lérida, Zaragoza y Barcelona. Las dos primeras ciudades se han negado a unirse con Barcelona, a causa de que los militares tienen en ésta el predominio. Y sin  embargo, da la impresión de que Concha no consigue todavía dominar la tempestad de Barcelona y de que será sustituido por el general Dulce, pues la reciente popularidad de este general parece ofrecer más garantías para una superación de las dificultades.

Las sociedades secretas han reanudado su actividad en Madrid y gobiernan el partido democrático exactamente igual que en 1823. La primera petición que han aconsejado presentar al pueblo es la de que todos los ministros de 1843 den cuentas de su gestión.

El gobierno está recuperando por compra las armas de que se apoderó el pueblo el día de las  barricadas. Así ha conseguido recoger 2.500 mosquetones que estaban en manos de los insurrectos. Don Manuel Zagasti, Jefe Político ayacucho de Madrid en 1843, ha sido repuesto en sus funciones. Ha dirigido a la población y a la milicia nacional dos proclamas en las que expresa su intención de reprimir enérgicamente cualquier desorden. La expulsión de las criaturas de Sartorius de sus diversos empleos procede con rapidez. Esta es quizá la única cosa que se hace deprisa en España. Todos los partidos se muestran igualmente ágiles en esta cuestión.

Salamanca no está encarcelado como se dijo. Fue arrestado en Aranjuez, pero puesto en seguida en libertad. Se encuentra en Málaga.

La presión ejercida por el pueblo sobre el gobierno se patentiza en el hecho de que los ministros de la Guerra, Interior y Obras Públicas han realizado amplias reformas y simplificaciones en sus diversos departamentos, acontecimiento desconocido hasta ahora en la historia de España.

El partido unionista o Coburgo-Braganza es débil hasta el punto de inspirar lástima ¿Por qué otras razones  harían tanto ruido a cuenta de una simple proclama dirigida desde  Portugal a·la Guardia Nacional de Madrid? Además, si se considera más cuidadosamente se aprecia que el manifiesto (procedente. del lisboeta Journal de Progres) no tiene en  absoluto carácter dinástico, sino que es simplemente de aquel tipo de confraternización tan conocido en los movimientos de 1848.

La causa principal de la revolución española ha sido el estado de la Hacienda, y particularmente el decreto de Sartorius ordenando el pago anticipado de seis meses de impuestos. Todas las cajas públicas estaban vacías en el momento de estallar la revolución, pese a la circunstancia de que no había rama de los servicios públicos que estuviera pagada; tampoco habían sido libradas desde hacía meses las sumas destinadas a las diversas atenciones. Así por ejemplo jamás se destinaron a la conservación de carreteras las sumas recaudadas al efecto. Ese también fue el destino de las sumas previstas para obras públicas. Cuando se realizó la inspección de la Caja de Obras Públicas, en vez de justificantes de obras realizadas se hallaron recibos de favoritos de la corte. Es sabido que la administración ha sido durante mucho tiempo el negocio más fructífero de Madrid. El presupuesto español para 1853 era como sigue:

 

Lista civil y atenciones de la real casa…………………………………………      47.350.000

Legislación .. . ……………………………………………………………………………..        1.331.685

Intereses de la deuda pública………………………………………………………    213.271.423

Presidente del Consejo…………………………………………………………………      1.687.860

Asuntos Exteriores………………………………………………………………………       3.919.083

Justicia ………………………………………………………………………………………     39.001.233

Guerra ………………………………………………………………………………………    273.646.284

Interior ………………………………………………………………………………………     43.957.940

Marina …………………………………………………………………………………………   85.165.000

Policía ……………………………………………………………………………………….       72.000.000

Hacienda……………………………………………………………………………………     142.279.000

Pensiones……………………………………………………………………………………    143.400.586

Culto……………………………………………………………………………………………   119.050.508

Extras …………………………………………………………………………………………     18.387.788

Total………………………………..………..………..………..………..………..…………..  1.204.448.390

 

Pese a ese presupuesto, España es el país menos gravado de Europa y la cuestión económica es más sencilla que en parte alguna. La reducción y simplificación de la máquina burocrática es poco difícil en España, dado que tradicionalmente las municipalidades administran sus propios asuntos; la reforma de las tarifas y una prudente aplicación de los bienes nacionales  no son todavía imposibles. La cuestión social en el sentido moderno de la palabra no tiene base en un país aún subdesarrollado, con sus recursos y con una población tan escasa como España sólo 15.000.000 de habitantes.

 

[New Yo·rkDailyTribtme, 4 de septiembre de 1854]

 

Luchas por el sufragio universal

 

X

LA REACCION DE ESPAÑA.- CONSTITUCION DE LA REPÚBLICA FEDERAL IBÉRICA

 

Londres, 1 de septiembre de 1854

La entrada del regimiento de Vicálvaro en Madrid ha animado al gobierno a emprender una mayor actividad contrarrevolucionaria. La resurrección de la restrictiva ley de prensa de 1837, adornada con todos los rigores de la ley suplementaria de 1842, ha matado todo el sector “incendiario” de la prensa, incapaz de ofrecer la caución requerida. El día 24 ha aparecido el último número del Clamor de las Barricadas con el título de últimas Barricadas; sus dos directores habían sido arrestados. El mismo día ha ocupado su lugar un periódico reaccionario llamado Las Cortes. Su Excelencia el capin general don Evaristo San Miguel“, dice el programa de este periódico, “que nos honra con su amistad, ha ofrecido a este periódico el favor de su colaboración. Sus artículos aparecerán firmados con sus iniciales. Los hombres que están en cabeza de esta empresa defenderán con energía la revolución que ha destruido los abusos y excesos de un poder corrompido, pero plantarán su bandera en el recinto de la Asamblea Constituyente. Ahí hay que librar la gran batalla“. Esa gran batalla se libra por Isabel II y por Espartero. Recordarán ustedes que este mismo San Miguel declaró en el banquete de la prensa que ésta no tiene más correctivo que ella misma, el sentido comúny la educación pública; que es una institución que no podrán aplastar ni la espada, ni el confinamiento, ni el destierro ni ningún poder del mundo. El mismo día en que se ofrece como colaborador a la prensa no tiene una sola palabra contra el decreto que suprime su amada libertad de prensa.

La supresión de la libertad de prensa ha sido inmediatamente seguida por la de la libertad de asociación, ocurrida también por Real Decreto. En Madrid han sido disueltos los clubs, y en las provincias las juntas y comités de salvación pública, con la excepción de los reconocidos por el gobierno como “diputaciones”. El Club de la Unión ha sido clausurado por decisión unánime del gobierno, a pesar de que Espartero había aceptado pocos días antes la presidencia honoraria del mismo, hecho que The London Times se esfuerza vanamente en negar. Este club ha enviado una comisión al ministro del Interior, pidiendola destitución del Jefe Político de Madrid, señor Zagasti, acusándole de haber violado la libertad de prensa y el derecho de asociación. El señor Santa Cruz ha contestado que no puede reprochar a un funcionario público el haber tomado medidas aprobadas por el consejo de ministros. La consecuencia ha sido una seria agitación; pero la Plaza de la Constitución ha  sido tomada por la Guardia Nacional y no ha ocurrido nada más. Apenas habían sido suprimidos los periódicos menores cuando los grandes, que habían asegurado hasta entonces su protección a Zagasti, hallaron ocasión de chocar con él. Para reducir el Clamor Público al silencio se nombró ministro a su director, el señor Corradi. Pero esta solución no será suficiente, porque no todos los directores de periódicos pueden ser incluidos en el gobierno.

Pero el golpe más audaz de la contrarrevolución ha sido la autorización dada a la reina Cristina para salir hacia Lisboa, después de haber prometido el consejo de ministros ponerla a disposición de las Cortes Constituyentes; el gobierno ha intentado disimular esa violación de su palabra confiscando anticipadamente las posesiones de Cristina en España, que constituyen notoriamente la parte menos considerable de su riqueza. Así ha tenido Cristina una escapatoria barata; acabamos de oír además que también San Luis ha llegado tranquilamente a Bayona. La parte más curiosa de esos manejos es el modo como ha sido obtenido el aludido decreto. El día 26 algunos patriotas de la Guardia Nacional se reunieron para considerar la seguridad de la causa pública, acusaron al gobierno de vacilación y de compromiso y decidieron enviar una diputación al consejo pidiéndole que trasladara a Cristina de Palacio, donde estaba organizando conspiraciones para yugular la libertad. Se dio la sospechosa circunstancia de que dos ayudantes de campo de Espartero, junto con el propio Zagasti, se adhirieron a la petición. El resultado fue que el gobierno se reunió en consejo de ministros; y el resultado del consejo de ministros fue a su vez la huida de Cristina.

El 25 apareció la reina por vez primera en público, en el Paseo del Prado, acompañada por el que llaman su marido y por el Príncipe de Asturias. Pero parece que se le tributó acogida muy fría.

 

La comisión nombrada para informar sobre la situación financiera en el momento de la caída de Sartorius ha publicado su informe en la Gaceta, precedido de una exposición del señor Collado, ministro de Hacienda. De acuerdo con ella, la deuda flotante de España suma 33.000.000 de dólares y el déficit total es de 50.000.000 de dólares. Resulta del informe que incluso los recursos extraordinarios del estado han sido anticipados en varios años y derrochados. Las rentas de la Habana y Filipinas han sido también anticipadas en dos años y medio. El producto del empréstito obligatorio ha desaparecido sin dejar rastro. Las minas de mercurio de Almadén están comprometidas por años. El saldo debido a la Caja de depósitos no existe. Tampoco existe el fondo de sustitución militar. Se deben 7.485.692 reales por compra de tabaco. Idem 5.505.000 reales por cuentas a cargo de obras públicas. Según el señor Collado el montante de las obligaciones más apremiantes es de 252.980.253 reales. Las medidas que propone para cubrir ese déficit son las de un verdadero banquero, a saber: vuelta al orden y a la tranquilidad, continuar la exacción ele los viejos impuestos y emitir nuevos empréstitos. De acuerdo con ese consejo, Espartero ha obtenido 2.500.000 dólares ele los banqueros de Madrid, a cambio ele la promesa de realizar una política estrictamente moderada. Sus últimas medidas prueban lo gustosamente que está dispuesto a cumplir esa promesa.

No hay que creer que todas esas medidas reaccionarias hayan sido recibidas sin resistencia alguna por el pueblo. Al conocerse la salida de Cristina el 28 de agosto volvieron a levantarse barricadas; pero si hemos de creer a un despacho de Bayona publicado por el Moniteur  francés, “Ias tropas, unidas con la Guardia Nacional, destruyeron las barricadas y aplastaron el movimiento“.

 

Para poder llevar a cabo nuevos empréstitos tienen que garantizar el “orden”, es decir, tienen que tomar ellos mismos medidas contrarrevolucionarias. Y así el nuevo gobierno popular se transforma finalmente en servidor de los grandes capitalistas y en opresor de pueblo.

 

Este es el cercle vitieux en el que están condenados a moverse todos los gobiernos revolucionarios abortivos. Reconocen como obligaciones nacionales las deudas contraídas por sus predecesores contrarrevolucionarios. Para poder pagarlas tienen que seguir con los viejos impuestos y contraer nuevas deudas. Para poder llevar a cabo nuevos empréstitos tienen que garantizar el “orden”, es decir, tienen que tomar ellos mismos medidas contrarrevolucionarias. Y así el nuevo gobierno popular se transforma finalmente en servidor de los grandes capitalistas y en opresor de pueblo. Exactamente del mismo modo se vio obligado el gobierno provisional francés de 1848 a tomar la célebre medida de los 45 céntimos y a confiscar los fondos de las Cajas de Ahorro para poder pagar a los capitalistas sus intereses. “Los gobiernos revolucionarios de España“, escribe el autor inglés de las Revelations on Spaín, no han caído de todos modos tan bajo como para adoptar la infame política de repudiación practicada en los Estados Unidos“. El hecho es que si cualquier revolución española anterior hubiera practicado la repudiación, el infame gobierno de San Luis no habría encontrado banqueros dispuestos a favorecerle con anticipos. Pero acaso piense nuestro autor que el privilegio de los contrarrevolucionarios consiste en contraer deudas, y el de las revoluciones en pagarlas.

Parece empero que Zaragoza, Valencia y Algeciras no comparten ese punto de vista, pues han suprimido todos los impuestos que les parecían odiosos. No contento con enviar a Bravo Murillo como embajador a Constantinopla, el gobierno ha despachado a González Brabo con el mismo título a Viena.

El domingo 27 de agosto tuvieron lugar reuniones electorales en el distrito de Madrid para nombrar por sufragio universal las comisiones encargadas de dirigir la elección de la capital. Existen en Madrid dos comités electorales: la Unión Liberal y la Unión del Comercio.

Los síntomas de reacción reseñados antes resultan menos impresionantes para las personas familiarizadas con la historia de las revoluciones españolas de lo que tienen que parecerlo a un observador superficial, pues las revoluciones españolas se originan por lo general con la reunión de las Cortes, que es ordinariamente la señal de disolución del gobierno. Por otra parte, hay en Madrid pocas tropas, y a lo sumo 20.000 guardias nacionales. Pero sólo la mitad de estos últimos está propiamente armada, mientras se sabe que el pueblo ha desobedecido la orden de entregar las armas.

Pese a las lágrimas de la reina, O’Donnell ha disuelto la guardia personal de aquélla, porque el ejército regular estaba celoso de los privilegios de ese corps desde cuyas filas un Godoy, conocido como buen tocador ele guitarra y cantor de seguidillas graciosas y picantes,  pudo alzarse hasta convertirse en marido de una sobrina del rey, y un Muñoz, sólo conocido por sus excelencias íntimas, pudo convertirse en marido de una reina madre.

Un grupo de republicanos ha hecho circular en Madrid la siguiente  Constitución de una República Federal Ibérica:

 

Título l .Organización de la República Federal Ibéric  (*)  

Art. 1.-  España, sus islas y Portugal se unirán para formar la República Federal Ibérica. Los colores de su bandera serán la unión de las dos banderas actuales de España y Portugal. Su divisa será: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

 Art.2. – La soberanía reside en la universalidad de los ciudadanos. Es inalienable e imprescriptible. Ni individuos ni fracciones del pueblo pueden usurpar su ejercicio.

Art. 3. El derecho es expresión de la voluntad nacional. Los jueces son nombrados por el pueblo por medio del sufragio universal.

Art. 4. –  Son electores todos los ciudadanos a partir de los 21 años de edad y en· disfrute de sus derechos civiles.

 Art. 5. Queda abolida la pena de muerte, tanto para delitos políticos cuanto para delitos comunes. En todas las instancias se instaurarán jurados.

Art. 6.- La propiedad es sagrada. Las propiedades confíscadas a los emigrados políticos les serán restituidas.

Art.  7. Los impuestos serán proporcionales a las rentas. No habrá más que un impuesto, directo v general. Todas las contribuciones indirectas quedan abolidas. Igualmente quedan abolidos los monopolios estatales de la sal y el tabaco, los sellos de correos, patentes y conscripciones.

Art.  8.- Se garantizan las libertades de prensa, asociación, reunión, domicilio, educación, comercio y conciencia. Cada religión pagará sus propios ministros.

 

 Titulo II. Administración federal

 Art. 14.- Será ejercida por un Consejo Ejecutivo nombrado y revocable por el Congreso Federal Central.

Art.  15.- Las relaciones internacionales y comerciales, la uniformidad de medidas, pesos y monedas, los correos y las fuerzas armadas son competencia de la Administración Federal.

Art.  16.- El Congreso Federal Central se compondrá de nueve diputados de cada provincia, elegidos por sufragio universal y obligados por su mandato.

Art. 17.- El Congreso Federal Central está reunido permanentemente.

Att. 20. – Cuando la Administración crea que tiene que promulgar una ley, estará obligada a dar a conocer el proyecto con seis meses de anticipación si ha de votarlo el Congreso, y con tres meses de anticipación si afecta a la legislación provincial.

Art. 21. – Todo diputado que deje de someterse a las instrucciones de sus mandantes será entregado a la justicia.

 

El art. 3 del Tít. III se refiere a la administración provincial y municipal, y acepta principios análogos. El último artículo de este título dice: Dejarán de existir colonias; se convertirán en  provincias y serán administradas según los principios  provinciales.  Se abolirá esclavitud.

 

Título IV. El Ejército

 Art. 34.- Todo el pueblo será armado y organizado en una Guardia Nacional, una porción de la cual será móvil, y la otra fija.

Art. 35. – La guardia móvil constará de solteros entre las edades de 21 y 35 años; sus oficiales serán escogidos en las escuelas militares mediante elecciones.

Art. 36. – La milicia sedentaria está formada por todos los ciudadanos entre los 35 y 56 años de edad. Los oficiales serán también nombrados mediante elecciones. Su misión es la defensa de las comunidades.

Art. 37.- Los cuerpos de artillería e ingenieros serán formados mediante alistamiento voluntario; serán permanentes y constituirán guarniciones en las fortalezas de la costa y en las fronteras. No habrá fortalezas en el interior del país.

 El art. 38, que se refiere a la Marina, contiene determinaciones semejantes.

Art. 40.- Quedan suprimidos los estados mayores provinciales y las Capitanías generales.

Art. 42. – La República Federal renuncia a toda guerra de conquista y someterá sus diferencias internacionales al arbitrio de gobiernos desinteresados de las mismas.

Art. 43.- No existirán ejércitos permanentes.

(*) El estilo del original indica claramente que Marx resume (no trascribe) los artículos que cita (N.T.)

 

[ New York Daily Tribune, 16 de septiembre de 1854]

 

España sin Rey – Capítulos 2 y 3.

http://puntocritico.com/2017/05/28/revolucion-en-espana-por-karl-marx-y-friedrich-engels-parte-iv/

 

https://analisis05.wordpress.com/2019/01/14/la-masoneria-moderna-en-la-sociedad-actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s