El Movimiento Freeman.

El Movimiento Freeman, en inglés Freemen on the land (Los hombres libres de la tierra) son personas que afirman que todo derecho escrito es contractual, y que esa ley sólo es aplicable si un individuo consiente a regirse por el mismo. Ellos creen por lo tanto que pueden declararse independientes de la jurisdicción del gobierno, sosteniendo que la única ley “real” es la ley común, como ellos lo definen. El movimiento tiene sus orígenes en varios grupos basados ​​en los Estados Unidos en los años 1970 y 1980, alcanzando el Reino Unido poco después de 2000. La frase “Freeman-on-the-Land” (FOTL) apareció por primera vez alrededor de 2004 y fue acuñado por Arthur Robert Menard.

“Freemen” creen que el derecho escrito es un contrato, y que las personas son libres de someterse a ella, o escoger vivir bajo lo que ellos llaman leyes “naturales”, o ley “común”. Según su teoría, las leyes naturales sólo requieren que los individuos no perjudiquen a otros, no dañen la propiedad de los demás, y no utilicen “fraude o malicia” en los contratos. Dicen que todas las personas existen en dos formas: – su cuerpo físico y su persona jurídica. Esta última está representada por su certificado de nacimiento, algunos freeman reclaman que este último se limita exclusivamente a la partida de nacimiento. Según esta teoría, se crea un “hombre de paja” cuando se emite un certificado de nacimiento, y que esta es la entidad que está sujeta al derecho escrito. El cuerpo físico se conoce por un nombre ligeramente diferente, por ejemplo “Juan de la familia Smith”, en lugar de “John Smith”.

Ellos creen que desde la supresión del patrón oro, la moneda esta respaldada no por oro, sino por el pueblo (o la ficción legal de las personas). Describen a las personas como acreedores de la corporación (Reino Unido, España, etc..) Por lo tanto, un tribunal es un lugar de negocios, y una citación es una invitación a discutir el asunto, sin facultades para requerir asistencia o cumplimiento.

Fuente: Wikipedia.

Para una información más completa no dejar de ver estos enlaces:

http://movimientofreeman.blogspot.com.es/

El hombre de paja nos controla

El capital que es vendido en el extranjero es usted (…)

Fuente: https://elinstigador.wordpress.com/2013/05/26/el-movimiento-freeman/

el Fraude en el Certificado de Nacimiento II.

CERTIFICADO DE NACIMIENTO, CERTIFICADO DE MUERTE

El certificado de nacimiento, un documento increíblemente absurdo en su esencia, puesto que da fe de algo que es obvio -que un ser humano nació vivo-, es, en realidad, la clave del régimen de esclavitud en que nos hallamos.

De hecho, es un certificado de la muerte, puesto que establece una propiedad sobre la persona, que queda registrada, documentada y sometida a una ficción jurídica -la ilusión de ser una entidad mercantil, una corporación sobre la que el Estado crea una expectativa de beneficio- que se mantiene hasta que se certifica el cese de su existencia.

Dicha corporación se crea con el mismo nombre que tenemos, pero para diferenciarlo de la persona natural se escribirá siempre CON LETRAS MAYÚSCULAS. La figura jurídica que rige esta duplicación se conoce como “capitis diminutio maxima”: las letras mayúsculas reducen a la persona al máximo, la sustituyen por una entidad muerta sometida al estado, carente de derechos y de propiedades. Esa identidad ficticia es un esclavo, que aceptas ser desde el momento en que entras en contrato con ELLOS (esclavitud por consentimiento). Solo mediante contrato se entra en la ficción legal que nos saca de la esfera de lo privado, donde somos seres genuinos, regidos por el derecho natural y dotados de derechos naturales, para arrojarnos a la de lo público, donde somos mercancías gobernadas por la Ley Marítima que rige el comercio.

“El Doble Tú” la PERSONA FICTICIA es creada usando nuestro certificado de nacimiento como MCO (Manufacturer’s Certificate of Origin, Certificado de Origen de Fabricante), y el país en el cual nacimos como el “puerto de entrada”. Esto le dio al gobierno ficticio una PERSONA ficticia (el “strawman” u “hombre de paja”) con quien tratar directamente.

Cada certificado de nacimiento se convierte en un bono o acción registrada en la bolsa de valores de Nueva York. El número de dicho registro es el número rojo impreso en dicho certificado, que nos convierte en propiedad de un banco.

Cada persona es un respaldo o una garantía de que el gobierno pagará su deuda externa

La ficción de la persona jurídica, el “doble tú”, se confirma con cada acto administrativo, contrato o permiso que el titular de la ficción suscribe. Al firmar cualquier documento legal, en que la persona es identificada con su nombre escrito en LETRAS MAYÚSCULAS, se está haciendo renuncia de los derechos que nos asisten como seres naturales.

El ser humano genuino no es la “persona”. El término “persona” (originariamente, máscara a través de la cual resuena -per sonare- la voz de un actor teatral) remite a una representación, una ficción. El término es definido por el “Black law dictionary”o diccionario de leyes como “corporación, empresa, entidad muerta”. Solo la denominación “persona natural” nos remite a un ser vivo.

Al nacer un niño, el primer documento que el hospital extiende sobre él en el mundo anglosajón es el llamado “life birth record”, el certificado del ser vivo. En él quien da fe de que el niño nació es la madre, que facilita los datos del recién nacido. Ese documento inicial da lugar al Acta de Nacimiento o Partida de Nacimiento, en la que se opera el conjuro por el cual la persona natural es sustituida por la persona jurídica, el “hombre de paja” o corporación, registrada legalmente mediante un nombre y un número de registro, que identifican no a una persona natural, sino a una mercancía.

La aceptación del nombre implica el sometimiento al Sistema. Quien registra una propiedad a su nombre se convierte automáticamente en guardián de esa propiedad, no en propietario, pues el nombre no identifica a la persona natural sino a una corporación sometida a la Corona, verdadero titular. Es más, el uso de lo que llamas “tu” nombre -que no es tuyo- es de hecho un fraude, un uso de una propiedad ajena. Todo lo registrado con tu nombre pertenece en realidad al dueño de ese nombre. (…)

Fuente: Astillas de realidad/Certificado de nacimiento-2

El hombre de paja II (Strawman).

EL HOMBRE DE PAJA (1ª parte)

 *Este articulo es una copia del de la Fuente (ver abajo) sera mejorado los proximos dias.
Tú y yo, amigo lector, hemos sido suplantados por un doble fantasmal que ocupa nuestro lugar. Él es el que vota en las elecciones, a él le endosan nuestras multas de tráfico, es quien se casó en nuestro lugar y, finalmente, cotiza en bolsa de acuerdo con un valor variable. Y esto no es ciencia-ficción, sino el modo en que unos pocos han organizado el mundo para esclavizarnos. Se cuidan bien de que no se divulgue, porque si eso ocurriera se caería todo su tinglado. Roger Hayes, presidente del “British Constitution Group”, denuncia en el siguiente artículo -re-blogueado de esa página de referencia que es Despertares– cómo funciona ese “strawman”, literalmente, el “hombre de paja”, la ficción jurídica que nos ha transformado de personas físicas en entidades jurídicas (su argumentación -y sus ejemplos- están basados en la ley inglesa, pero son aplicables a todos los sistemas legislativos occidentales). La buena noticia es que esta suplantación deja de operar si renunciamos a ella. Acceder a conocerla es el primer paso para convertirnos en ciudadanos libres y soberanos.

A lo largo de la historia, la ingenuidad del hombre ha permitido siempre que un grupo de personas controlen a los demás. La creación de la “ficción legal” es un tremendo ejemplo, es el fundamento mismo de la forma en que se nos controla hoy en día y, sin embargo el conocimiento de su existencia escapa a casi todos excepto a unos pocos de nosotros.

Los jueces saben cómo la “ficción jurídica” se aplica a cada uno de nosotros, pero los abogados, procuradores, magistrados y políticos, en su mayoría no lo saben, es un secreto muy bien guardado. Nuestros tribunales imponen su voluntad sobre nosotros a través de la “ficción jurídica” y es a través de esta imposición que los gobiernos son capaces de controlar todas las facetas de nuestras vidas. Sin la “ficción jurídica” , el gobierno y un grupo de autoridades no tendrían poder alguno sobre nosotros. Por tal motivo, está claro que el entendimiento de la “ficción legal” es un requisito para saber cómo el mundo que nos rodea funciona realmente, que es muy distinto a cómo pensamos que funciona.

Si tuviéramos que explicar el concepto de “ficción legal” para el individuo promedio, en el contexto de cómo se aplica a ellos, hay un alta probabilidad de que piensen que es una locura… las largas explicaciones rara vez crean la curiosidad de saber más, la gente encuentra la comprensión más allá de su ámbito de conocimiento y prefieren tomarlo como un absurdo. Los creadores de la ficción legal lo saben y han utilizado nuestra ignorancia para lograr sus objetivos de controlarnos y dominarnos con su arma de “negación plausible”. Pero, de repente, estamos despertando a lo que realmente está pasando y a medida que esto ocurre los grilletes de control comienzan a aflojarse.

Gracias a personas como John Harris, Shrout Winston, Robert Arthur Menard y otros más, el secreto de la “ficción legal”, también conocido como el “hombre de paja” se ha puesto al descubierto y ahora, las personas que están dispuestas a aprender, pueden obtener las ventajas de conocer esto, lo cual es de enorme importancia y utilidad.

Pero hay que tener en cuenta que… los “poderes fácticos” tienen un gran interés en que nosotros no sepamos cómo ejercen su control sobre nosotros … y esto se traduce en que se insiste en que no se debe conocer la existencia de la ficción legal y menos aún comprenderla. Así que si estás pensando en escribir al gobierno y pedirle que confirme la existencia de la ficción legal, me permito sugerir que su tiempo estaría mejor invertido en escribir a la mafia y pedirles que confirmen por escrito que efectivamente, ellos están comprometidos con el crimen organizado. Por favor, infórmennos si consiguen una respuesta.

La ficción legal se describe brevemente como “un medio por el cual se puede hacer algo dentro de la ley, que, sin la ficción legal, no sería posible”. Búscalo en un diccionario de la ley. Son muchas las aplicaciones del concepto de ficción legal, y sólo a través del estudio llevará a enfrentarse con el uso de sus funciones. No es complicado, sólo algo confuso y su comprensión requiere resistir la tentación de descartarlo como una cosa sin sentido. El hecho de que tengamos una comprensión limitada de los orígenes del universo, eso no quiere decir que no exista – lo mismo sucede con la ficción legal. Una empresa es, de hecho, una ficción legal.

Por ejemplo, imaginemos que tu nombre es Roger Hayes … se puede crear una ficción jurídica llamada “ROGER HAYES” y tú podrás ser propietario y tener el control de las acciones. Se le podría prestar dinero a la empresa, que a su vez podría comprar y poseer instalaciones, maquinaria, materiales y construir un conjunto de activos y riqueza a través del comercio. Cabe aclarar que esto, sería entonces propiedad de la empresa pero no tuya. Sí, tú serías el propietario de la empresa, pero la empresa será la propietaria de los activos. Si tú vendes acciones en nombre de la empresa, te verás obligado a poner los fondos en la cuenta bancaria de la empresa y no a tu cuenta privada. La empresa se vería obligada a pagar el dinero que tú le prestaste, a parte de esto, la única forma en la que podrías obtener algún beneficio de la compañía sería si te paga un salario de gerente o un dividendo como accionista y si la empresa se declara en bancarrota con pasivos netos, tú no serías responsable de sus deudas.

Es fácil ver entonces cómo a pesar de que eres el único dueño y por lo tanto el controlador de la ficción legal de la compañía “ROGER HAYES” sigue siendo una entidad completamente separada a ti. En este caso, podrías vender la compañía y otros tomar el control, a pesar de mantener tu nombre. Ahora, para deliberadamente confundir a esta entidad se le dio también el nombre genérico de “persona” y sí, tiene la intención de confundir. En términos legales (el lenguaje de la ley) “persona” significa empresa o corporación, no quiere decir hombre o mujer. En un diccionario normal “persona” se describe como un ser humano individual. En un diccionario de la ley “ser humano” se describe como un monstruo. ¿Crees que estaban tratando de aclarar cuál es el significado de las palabras o crees que estaban tratando de crear confusión? Obviamente, lo último de forma deliberada y calculada.

Cuando naciste (asumiendo que tu nombre es Roger Hayes) y tus padres registraron tu nacimiento, el gobierno creó una empresa que se llama también Roger Hayes. Si nos fijamos en todos tus documentos oficiales, verás que todos ellos están representados con letras mayúsculas, como medio de distinción. Es importante recordar, que en base a que el gobierno fue el que creó esta empresa, son ellos los que la poseen y la controlan – a pesar de tener tu nombre. El engaño está en el hecho de que no te lo dijeron, ni quieren que lo sepas, que utilizarán esta empresa (persona) para fijar responsabilidades contra ti mismo.

Por lo tanto, la empresa Roger Hayes fue creada y coexiste en paralelo con el real Roger Hayes de carne y hueso, registrado por sus padres. Sin embargo, en ausencia del conocimiento de la existencia de lo anterior, a todo el mundo se le hizo creer que todo lo que se aplica a esta última – como un plan tortuoso de seguridad, algo así como si se pusieran a la venta los terrenos del Sol para los incautos.

Cuando la burocracia se hace la pregunta “¿Es usted Roger Hayes?” Lo que realmente están haciendo es preguntar ‘¿Aceptas la responsabilidad por la empresa ROGER HAYES (es decir, la persona)? “, Y cuando dices que sí – estás aceptando sin darte cuenta de las obligaciones asignadas a la “persona” (empresa) que ellos poseen y por la que establecen su autoridad sobre ti. ¡Qué sagaz y pérfido es esto?!

Roger Hayes es un hombre de carne y hueso. ROGER HAYES es una persona (la empresa) – que son entidades separadas. Tu puedes controlarte a ti mismo, ellos controlan a la persona y si tu aceptas la responsabilidad de la persona, entonces ellos te controlan a ti.

Todas las leyes del Parlamento se aplican a la “persona” (la empresa), y no al hombre o a la mujer. Esto es evidente en el hecho de que las palabras “hombre” o “mujer” nunca se utilizan en las leyes del Parlamento. Luego entonces, los hechos no se aplican al hombre o la mujer de carne y hueso, si lo hicieran, así lo indicarían. Las leyes del Parlamento se extienden al hombre o la mujer cuando (a través de su ignorancia) se acepta la responsabilidad. Cuando un policía o un juez pide el nombre de persona, ellos te están engañando para que aceptes su autoridad sobre ti mismo, porque tú, sin saberlo, te haces cargo de la ficción legal (a pesar de que también se desconoce este hecho) y el hecho es que deben de recibir tu consentimiento al decir, “el nombre”, es decir “la persona”, la ficción legal “Roger Hayes”, antes de que puedan asumir su autoridad sobre ti. Cuando tu dices “sí, mi nombre es Roger Hayes”, estás dando consentimiento a su autoridad, y por el contrario, si niegas la responsabilidad de la persona jurídica, entonces les niegas la legitimidad que necesitan para hacer valer los cargos en tu contra. La negación del consentimiento es la negación de la autoridad, lo que significa que no hay sanciones. Es tan simple como eso.

Así que ya sabes, el gobierno asegura su autoridad sobre ti al simplemente pedir tu nombre, o haciendo que rellenes uno de sus formularios. Si entiendes esto, entonces ya puedes comenzar a ajustar la forma en que respondes a sus demandas. Aprende a responder a este engaño tirano y tu vida cambiará, serás más libre de mente, espíritu y en la realidad. Cuánta más gente nos unamos para librarnos de ello, más rápido recuperaremos el control de nuestras vidas.

Fuente: Astillas de Realidad

El hombre de paja I.(Strawman).

EL ORIGEN

Los Corporación Estados Unidos y el Hombre de Paja, el “Strawman”(=1.Outline or draft copy circulated for comments or suggestions.2. draft copy circulated for comments or suggestions. 2.Third-party set up to serve as a cover (to conceal the identity of the actual party) in accomplishing a shady deal or something not legally permitted.)
En 1.871 los Estados Unidos se incorporaron a Inglaterra y por lo tanto llegaron a ser una corporación inglesa bajo el gobierno de la Corona (Rothschild). Como ven, las corporaciones no son gobiernos y pueden solo regir por contratos a través de la política corporativa de derechos de autoría. ¿Cómo puede una corporación alguna vez tener autoridad sobre Ud.? ¡Por contrato! ¡SOLAMENTE POR CONTRATO!
descarga

Hoy los Estados Unidos es una corporación del Distrito de Columbia. En el Volumen 20: Corpus Juris, Sec.. § 1.785 encontramos “El gobierno de los Estados Unidos es una corporación extranjera con respecto al Estado” (véase: NY re: Merriam 36 N.E. 505 1441 S. 0.1973, 14 L. Ed. 287). Ya que una corporación es una “persona” o entidad ficticia (no puede hablar, ver, tocar, oler, etc.), no puede por sí misma funcionar en el mundo real. Necesita un conducto, una empresa transmisora, un vínculo de algún tipo, para “conectar” a la persona ficticia, y el mundo ficticio en el cual ella existe, con el mundo real.

La gente VIVA existe en un mundo real, no en un mundo ficticio, virtual. Pero el gobierno sí existe en un mundo ficticio y puede solamente tratar directamente con otras personas ficticias o virtuales, agencies, estados, etc. A fin de que una persona ficticia trate con una persona real debe haber una conexión, un vínculo y un intermediario. Esto puede ser algo tan simple como un contrato. Cuando ambas “personas”, la real y la ficticia, están de acuerdo en los términos del contrato, hay una conexión, interconexión, trato, hay una comunicación, un intercambio. ¡Hay un negocio! Pero hay otra manera para que un gobierno ficticio trate con un hombre o mujer real: a través del uso de un representante, un vínculo, y un intermediario. ¿Quién es este intermediario, este enlace que conecta al gobierno ficticio con los hombres y mujeres reales? Es una sombra creada por el gobierno, un hombre o mujer ficticio… con el mismo nombre como el nuestro.

Esta PERSONA FICTICIA fue creada usando nuestros certificados de nacimiento como el MCO (Certificado de Origen de Fabricante, en inglés, Manufacturer’s Certificate of Origin) y el estado en el cual nacimos como el “puerto de entrada”. Esto le dio al gobierno ficticio una PERSONA ficticia con quien tratar directamente. Esta PERSONA es un HOMBRE DE PAJA (STRAWMAN.)

STRAMINEUS HOMO: Latín: Un hombre de paja, uno sin sustancia, expuesto como fianza o seguridad. Esta definición viene del Diccionario de Leyes de Black, 6a Edición, página 1.421. Siguiendo la definición del STRAMINEUS HOMO en el libro de Black encontramos la siguiente palabra, strawman. Un HOMBRE DE PAJA [STRAWMAN]: Tercero, frontal, quien se pone en el nombre solamente para tomar parte de una transacción. Parte nominal de una transacción, uno quien actúa como un agente para otro para propósitos de tomar el título de una propiedad real y ejecutar cualesquiera documentos e instrumentos que pueda dirigir el principal. La persona que compra la propiedad para que otro oculte su identidad de comprador real o para lograr algún propósito no permitido de otra manera. El Nuevo Diccionario Colegial Webster Novena Edición [Webster’s Ninth New Collegiate Dictionary] define el término “hombre de paja” [“strawman”] como: 1: una oposición débil o imaginaria (como un argumento o un adversario) establecida sólo para ser fácilmente desconcertada. 2: una persona establecida para servir como cubierta para una transacción normalmente cuestionable.

El Hombre de Paja puede ser sintetizado como un suplente imaginario y pasivo del participante real, un frontal, un ciego, una persona considerada como una no entidad. El Hombre de Paja es una “sombra”, un intermediario. Por mucho tiempo más bien un número bastante de personas en este país han sabido que el nombre de un hombre o una mujer escrito en TODAS MAYÚSCULAS o el apellido primero, no identifica a la gente real, viva. Tomando esto un paso más adelante, las reglas de la gramática para el idioma inglés [N. del T.: Y también para el español o castellano] no tienen provisiones para la abreviación de los nombres de las personas, por ej., las iniciales no se deben usar. Como ejemplo, Juan Adán Robles es correcto. [N. del T.: He sustituido el nombre inglés del texto original]. CUALQUIER OTRA COSA no es correcto. No Robles, Juan Adán, Juan A. o J. Robles o J. A. Robles o JUAN ADÁN ROBLES o ROBLES, JUAN o cualquier otra variación. NADA, nada diferente de Juan Adán Robles identifica al hombre real, vivo. Todos los otros apelativos identifican ya sea a un hombre muerto o a un hombre ficticio: tal como una corporación o un HOMBRE DE PAJA.

Con los años el gobierno, a través de su sistema de escuelas “públicas”, ha logrado colocar una lana sobre nuestros ojos y mantenernos en la ignorancia de algunos hechos muy importantes. Porque todas las facetas de los medios informativos (material impreso, la radio, la televisión) tiene una influencia siempre creciente en nuestras vidas, y porque los medios son controlados (con la expedición de licencias, etc.) por el gobierno y sus agencias, lenta y sistemáticamente hemos sido conducidos a creer que cualquier forma/apelación de nuestros nombres es, de hecho, aún nosotros: siempre y cuando el deletreo es correcto. ¡EQUIVOCADO! [N. del E.: El autor se refiere aquí a lo correcto de la forma de escribir nuestros nombres desde la perspectiva legal.]

Nunca se nos dijo, con una revelación completa y abierta, lo que nuestros funcionarios oficiales estaban planeando hacer y por qué. Nunca se nos dijo que el gobierno (LOS ESTADOS UNIDOS, “THE UNITED STATES”) era una corporación, una “persona” ficticia. Nunca se nos dijo que el gobierno había calladamente, casi en secreto, creado una sombra, un HOMBRE DE PAJA, STRAWMAN, para todos y cada uno de nosotros, no solamente en los EE.UU. sino en el planeta entero, de suerte que el gobierno pudiera no sólo “controlar” al pueblo, sino también elevar una cantidad casi ilimitada de ingresos —de manera que pudiera continuar no sólo existiendo, sino CRECIENDO. Nunca se nos dijo que cuando el gobierno trata con el HOMBRE DE PAJA no está tratando con hombres o mujeres reales, vivos. Nunca se nos dijo, abierta y claramente con plena revelación de todos los hechos, que desde el 5 de Junio de 1.933 no hemos podido pagar nuestras deudas. Nunca se nos dijo que habíamos sido comprometidos (y nuestros hijos, y sus hijos, y sus hijos, y así sucesivamente) como colateral, mera propiedad, para la deuda creada por los funcionarios del gobierno quienes cometieron traición al hacer así. Nunca se nos dijo que ellos callada y astutamente cambiaron las reglas, aún el mismo juego, y que el mundo que percibimos como real es en verdad ficticio y es todo para su beneficio. Nunca se nos dijo que el HOMBRE DE PAJA —una persona ficticia, una criatura del estado— está sujeto a todos los códigos, estatutos, reglas, regulaciones, ordenanzas, etc., decretadas por el gobierno, pero que NOSOTROS, el hombre y mujer reales, no lo somos. Nunca se nos dijo que estábamos siendo tratados como propiedad, como esclavos (aunque confortablemente para algunos), mientras que vivimos en la tierra del libre —y que nosotros podríamos, fácilmente, alejarnos del fraude.

Fuente: Laovejavaliente. Comprueba tu hombre de paja (introduce tu DNI, y/o Num Certificado de Nacimiento, separando letras de numeros).