Los Autenticos Vampiros: Vista de los Bancos de un interno (de la casa)

Por Dr Stuart Jeanne Bramhall en Marzo 26, 2014

La cucharada interior del mentor de Bill Clinton

Tragedia y esperanza: Una historia del mundo en nuestro tiempo por Carroll Quigley * (1966 Macmillan) es una cuenta exigente de la forma en que el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal, los bancos centrales europeos, y los bancos de inversión gigantes que los dominan (por ejemplo, Goldman Sachs y JP Morgan) llegaron a controlar todos los gobiernos occidentales.


Según Quigley, los bancos han controlado la sociedad occidental – mediante la manipulación de la oferta de dinero – desde la creación del Banco de Inglaterra y el sistema de préstamos de reserva fraccionaria en 1694. Por otra parte, debido a la reserva bajo las que operan, Quigley afirma que la mayoría de los funcionarios elegidos son totalmente conscientes del inmenso control de los bancos centrales y de inversión ejercen sobre el llamado proceso democrático.


Se describe en detalle la forma exhaustiva que todos los históricos de la inflación y la deflación de crisis, pánicos, las guerras, recesiones y depresiones fueron orquestados detrás de las escenas de la entidad bancaria, con el fin de aumentar su riqueza privada. En su interpretación épica de tres siglos de la civilización occidental, que también describe cómo la aristocracia bancaria
financió el ascenso del comunismo en Rusia, China y Europa del Este, así como llevar a Hitler, Mussolini, Stalin y Roosevelt al poder y guiar a sus gobiernos desde atrás las escenas.


Cómo los bancos crean dinero “de la nada”:


Se produce el acto, de acuerdo con Quigley, que garantizaba la preeminencia de Gran Bretaña en dos siglos sobre el resto del mundo fue el desarrollo (en 1694), por los bancos de inversión británicos, del sistema de préstamos de reserva fraccionaria. Este sistema permitió a los bancos de inversión ingleses ser los primeros en el mundo en prestar dinero (a la industria y el gobierno británico) que crearon de la nada. Él pasa a enumerar las dinastías bancarias que han mantenido un control casi absoluto de la masa monetaria mundial desde 1694, comenzando con el cartel bancario formado por los banqueros de Frankfurt Meyer-Rothschild. En el momento de su muerte, los cinco hijos de Rothschild controlaban cada uno un importante banco de inversión en Viena, Londres, Nápoles, París y Frankfurt. Quigley muestra el banco de inversión formada por la familia JP Morgan como en segundo lugar a los bancos Rothschild en poder e influencia, seguido por los hermanos Baring, Morgan Grenfell, los Hermanos Lazard, Erlanger, Warburg, Shroder, Seligman, el Speyers, Mirabaud, Mallet y Fould.


El Consejo de Relaciones Exteriores:


Quigley también escribe sobre la red de mesas redondas secretas de las élites empresariales y bancarias internacionales iniciadas por Cecil Rhodes y ampliadas por sus seguidores con considerable raíces. En su fundación, que tenían el propósito declarado de difundir las virtudes de la tradición de la “clase dominante” británica en todo el mundo de habla Inglesa y solidificar el poder político y la influencia del Imperio Británico. El Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, una de las mesas redondas secretas iniciadas por los seguidores de Rhodes, se inició en 1919, con el objetivo explícito de influir en las políticas exterior e interior de una antigua colonia sobre la que Gran Bretaña ya no tenía control directo.


Cómo bancos Inglese controlaban el Gobierno de EE.UU.:


Según Quigley, los EE.UU. era consistentemente una nación deudora antes de la Primera Guerra Mundial. Después de la revolución de 1776, el gobierno de Estados Unidos y las empresas continuaron prestado financiación para la expansión industrial y colonial del Inglésa y los bancos de inversión europeos. El banquero estadounidense, JP Morgan, colaboraba con los bancos de inversión europeos para dictar política exterior e interior de Estados Unidos. Lo hicieron con la amenaza de destruir la economía de Estados Unidos por 1) negarse a renovar los bonos del tesoro (es decir, dinero que el gobierno tomó prestado de los bancos para financiar el gasto público 2) causando un pánico lanzando un gran número de acciones en el mercado de valores o 3) la destrucción de la valor de ferrocarriles y otras empresas de los bancos propiedad de cargarlos con activos sin valor.

Como relata Quigley, que participan en las tres tácticas en diversos momentos a lo largo del siglo XIX, dando lugar a una serie de barreras flotantes, pánicos, recesiones y depresiones que causaron estragos en el desarrollo económico de América.


Cómo los banqueros Ingeniaron, la Primera Guerra Mundial, el bolchevismo, el nazismo y la Gran Depresión:


La sección más inquietante de la tragedia y la esperanza se describe cómo los banqueros internacionales diseñaron (que describe sus encuentros secretos) a la Primera Guerra Mundial y lo queQuigley llama al banquero ingeniarion la deflación de la crisis de 1927-1940 (también conocido como la Gran Depresión). Después de la
unificación 1870 bajo Bismarck, Alemania experimentó un rápido estallido de la industrialización, la generación de suficientes beneficios que dejaron de depender de los bancos de inversión para financiar negocios o de gobierno. También amenazaron a los banqueros globales a competir con Inglaterra y otros países europeos para los mercados de exportación.
Mientras que la ingeniería de la primera guerra mundial para poner a Alemania en su lugar, el Cabal bancario mundial fraguó al mismo tiempo un plan para desestabilizar a Rusia (que estaba haciendo afirmaciones sobre los miembros de los Balcanes del antiguo Imperio Otomano), financiando en secreto a los bolcheviques y a otros revolucionarios rusos.

Financiación de Hitler y los nazis:


Cuando la guerra terminó el primer mundo en el año 1918, la deuda pública en Europa Occidental y los EE.UU. había aumentado en un 1000%. En 1929, las medidas de austeridad bancos globales forzadas en los EE.UU., Inglaterra, Francia y otros países europeos
llevaron a quiebras generalizadas y el desempleo y el virtual colapso del comercio exterior.
Excepto en Alemania. La élite bancaria global utiliza la riqueza generada a partir de pago de la deuda para financiar la rápida reindustrialización alemana y la militarización y el movimiento nazi iniciado por Hitler. Las principales empresas alemanas que financian a Hitler eran IG Farben, Siemens, Bayer, Daimler Benz, Porsche / Volkswagen y Krupp. Además de Henry Ford y William Randolph Hearst, los bancos estadounidenses importantes y las empresas que financiaron el ascenso de Hitler al poder incluyen Kodak, Coca-Cola, DuPont, Standard Oil, IBM, Random House y Chase Bank.

El mas tarde mentor para el ex presidente Bill Clinton, Princeton, Harvard y profesor de Georgetown Carroll Quigley también se desempeñó como asesor del Pentágono y del Servicio Exterior.

Tragedia y Esperanza es libre de descargarse desde: http://www.carrollquigley.net/pdf/Tragedy_and_Hope.pdf

Notas: Vampiro bancario, o calamar vampiro se refiere al amplio abanico de poder y parasitismo de los actuales bancos de inversion, basados en numeros binarios en un ordenador, y dinero deuda, o dinero-aire.

Cucharada: viene del termino ingles, scoop.

Interno (de la casa): Se refiere a un insider en ingles, un trabajador de la casa, con mucho tiempo urgando como para saber un poco como funcionan las cosas.

Fuente: http://www.veteranstoday.com/2014/03/26/the-real-vampires-an-insiders-view-of-banks/

Poner fin a la Fed!

Por Katherine Frisk en Febrero 7, 2016

Es este otro tipo de “revolución” ingeniada artificialmente?

 

Todos a través de Internet van a leer artículos y ver videos en la Reserva Federal y los bancos centrales del mundo y por qué este sistema monetario debe terminar.

"Something's happening inside"

Ron Paul basa todo su candidatura presidencial en este billete en el período 2011-2012. Occupy Wall Street tuvo su propia “revolución de colores” por las calles de Nueva York exigiendo como miles de personas reunidas en torno a Zuccotti Park.
Los motivos son válidos y fiables. Pero tengo que preguntarme si el público, en general en todo el mundo, posiblemente, ha sido engañado de nuevo?


Este artículo es más de un viaje de pesca que cualquier otra cosa. Yo echo mi pan sobre las aguas para ver lo que viene detrás. Voy a utilizar el Banco de Reserva de Sudáfrica como un ejemplo para conseguir mi punto de vista, aunque creo que el mismo patrón podría estar sucediendo en todos los bancos centrales con independencia de quién es dueño de qué participación, dónde, cómo y quién le paga a cabo y qué.


El South African Reserve Bank (SARB) fue fundado en 1921. A diferencia de la Reserva Federal de Estados Unidos, la participación es limitada y al final de cada año los accionistas financieros sólo se les pagan 10c por acción. Esto no ha cambiado en 97 años. Ser accionista es más de una caridad que cualquier otra cosa, desde luego, no es una buena inversión. Y los nombres de los accionistas son de libre acceso para el público. Después de costos, todos los beneficios se pagan al gobierno de Sudáfrica para el beneficio del pueblo de Sudáfrica.


Entonces, ¿dónde está la trampa? La captura se produce cuando SARB hace préstamos a grandes corporaciones que operan dentro de Sudáfrica con el fin de desarrollar e impulsar la economía. Un buen ejemplo de esto sería la Reserva Federal que rescató a los “demasiado grandes para quebrar los bancos” después de la caída de la bolsa de 2008. Este dinero con interés debe “teóricamente” ser devuelto. Es contribuyentes americanos dinero.


En el caso de SudÁfrica, antes de la transferencia del poder en 1994 del anterior gobierno del apartheid Nacionalista y el Congreso Nacional Africano tuvo lugar, SARB hizo préstamos sustanciales para las empresas que operan en Sudáfrica por valor de miles de millones. Durante un período de ahora 25 años, estos préstamos a lo mejor de mi conocimiento, con los intereses acumulados, todavía no se han pagado. Uno se pregunta si los préstamos hechos por el “demasiado grandes para quebrar” los bancos a su vez volverá a ser pagados tampoco?


Tenga en cuenta que muchos bancos centrales de todo el mundo están sentados en la misma posición. Muchos bancos centrales hoy en día están en vigor en quiebra, y están sentados con enormes préstamos por valor de miles de millones que han prestado y que no se han devuelto. Algunos que se remontan hasta la década de 1980 y la década de 1990. De nuevo subrayo, todo esto viene del contribuyente.


En el último año los tratados secretos del TPP y el TTIP ya han salido a la luz.
Esto dará a las corporaciones los mismos derechos que los gobiernos con sus propios tribunales y el derecho a demandar a los gobiernos, deben sus políticas como resultado la pérdida de ingresos.

Goldman Sachs

Las empresas incluidas en estos tratados son también … los de propiedad privada “demasiado grandes para la encarcelar” bancos, como Goldman Sachs, que es uno de los principales apoyos del TPP y ha donado una cantidad sustancial de dinero a miembros del Congreso con el fin de empujar dicho tratado a través de la “vía rápida “.


Lo que esto significa es que si los bancos centrales finalmente no demandan y exigen a devolver, estas empresas tendrán ahora el poder para contrarrestar, en juicio, porque la devolución de ellos les causará la pérdida de ingresos.


También hay que tener en cuenta que el truco más viejo del libro. La empresa A está en deuda por un par de millones de dólares. Establecieron otra empresa B, que compra las acciones de la filial de la empresa A, que está en deuda.


Tronox es un buen ejemplo de esto. Cuando el caso llega finalmente a los tribunales y la empresa B que ha comprado una entidad tóxica pierde y tiene que pagar, la empresa A hace tiempo que ha dejado el edificio. La empresa B se ve obligada a vender lo poco que queda para pagar la deuda, que debido a que están en quiebra, en primer lugar, los resultados en la empresa van a pique y el cierre.

tppTodos los bancos centrales están sentados con este dilema. Enormes préstamos que han hecho que todavía tienen que ser devueltos.


Las empresas que, sin duda, por ahora
han hecho un Tronox. En este caso, los accionistas del Banco de la Reserva Federal hace tiempo que han dejado el edificio.
Y los próximos tratados TPP y TTIP darán a las corporaciones y a los bancos privados los mismos derechos que los gobiernos, en el que puedan demandar contador al gobierno por la pérdida de ingresos debido a tener que pagar enormes préstamos.

¿Usted entiende mi corriente?


Una de las soluciones que se adapten a la corporativa calamar vampiro y hacer que todo desaparezca, sería una “revolución de color”, muy conveniente otra “Occupy” si se quiere, donde pueden obtener las personas pueden exigir el fin del sistema de banca central.


De esta manera el dinero que se le debe al público en pago de impuestos de esos países nunca, nunca será devuelto. Si estoy en lo cierto, ¿vas a caer en ella?

Fuente: http://www.veteranstoday.com/2016/02/07/end-the-fed/

Nota: Pedir disculpas a los que leen esto por faltas de acentos o signos de interrogacion y admiracion por falta de un teclado adecuado, que en el futuro intentare arreglar.

Ucrania y El año de la lucha contra la oligarquía.

Por Viktor Shapinov

Hace tiempo que la lucha contra la oligarquía se ha convertido en un lema común en Ucrania, aunque el contenido detrás de esos eslóganes es escaso. La necesidad de esa lucha era conocida por la práctica totalidad de los políticos y fuerzas políticas, que a su vez gastaron grandes cantidades de dinero en campañas electorales pagadas por el gran capital. Los votantes ucranianos simplemente dejaron de creer en esos lemas contra la oligarquía y se resignaron a votar por el protegido de “su” oligarca. El principio “nuestro hijo de puta” ha funcionado en todos los procesos electorales recientes, en los que el resultado se reducía a representantes de la oligarquía “ucraniana” contra la oligarquía “de habla rusa”. Incluso el Partido Comunista de Ucrania, que debería haber aprendido a luchar contra el gran capital del propio Marx, prefirió evitar el peligroso camino de esa lucha y se acomodó en la búsqueda de alianzas con grupos de oligarcas vencedores.

Así llegó el invierno de 2013-2014, cuando el delicado equilibrio del consenso oligárquico quedó roto, primero por los vientos de la crisis global y después por la brutal interferencia de fuerzas extranjeras en la lucha política interna en el país.

En parte por la reducción del botín que los grupos oligárquicos se repartían y en parte por el exceso de codicia del séquito de Viktor Yanukovich, la oligarquía ucraniana al completo se unió en la lucha contra el clan Yanukovich, que incluía tanto familiares como amigos cercanos al presidente. Prácticamente sin excepción, los oligarcas del país apoyaron el Maidan.

A pesar de ciertas dudas iniciales, incluso el “jefe” de Donbass, Rinat Ajmetov, apoyó a los manifestantes de Maidan. Durante una reunión frente a frente con el oligarca, la representante de Estados Unidos, Victoria Nuland, dio con los argumentos necesarios para atraer al oligarca, principal patrocinador del Partido de las Regiones, a los ideales de la “revolución de la dignidad”. En mayo de 2014, mientras el ejército ucraniano bombardeaba barrios residenciales de Slavyansk y Kramatorsk, este “patriota de Donbass” respaldaba a Poroshenko en su investidura.

El jefe de la administración presidencial, Sergei Levochkin, también pasó al lado de los manifestantes. Su esposa incluso se unió a las protestas. Aunque pueda parecer extraño ahora, parte del clan Yanukovich llegó incluso a invertir dinero en Maidan con la esperanza de que las protestas contribuirían a reemplazar al primer ministro Azarov con “nuestro hijo de puta” Sergei Arbuzov, amigo del hijo del presidente.

La alianza coyuntural de la oligarquía contra Yanukovich se forjó bajo patrocinio de Estados Unidos y la Unión Europea, que hábilmente utilizó el juego político para exigir a la oligarquía ucraniana un “juramento de lealtad” a los “ideales de la integración europea”. Apenas meses antes de la victoria de Maidan, la embajada de Estados Unidos se convirtió en el único mediador entre los diferentes clanes y, a finales de 2015, los políticos ucranianos ya alardeaban con orgullo de aquellas medidas que habían encontrado la aprobación de los funcionarios estadounidenses.

Pero la unión de la oligarquía supuso un efecto secundario inesperado para las élites ucranianas: el sudeste del país se quedó sin “sus hijos de puta”. Y comenzaron las protestas verdaderamente populares, reprimidas por la fuerza en Odessa y Járkov; con éxito en Donetsk y Lugansk.

Yanukovich huyó humillado y sin preocuparse por “su” sudeste. Hay que recordar que fue él quien inició el proceso de integración europea, impopular en las regiones de habla rusa y que supuso la transformación de Ucrania en una colonia económica de la Unión Europea. De ahí que a la cabeza de las protestas populares contra el golpe de estado nacionalista no hubiera líderes del Partido de las Regiones sino nuevas figuras que no se habían desacreditado a ojos de la población colaborando con los partidos y coaliciones oligárquicas.

Al otro lado, a la cabeza de la victoriosa “revolución de la dignidad” en Kiev, se encontraban las mismas caras ya conocidas: Petro Poroshenko, cofundador del Partido de las Regiones y ministro de Desarrollo Económico con Yanukovich y los oligarcas nombrados gobernadores Kolomoisky y Taruta. Entre las “nuevas caras”, la única con un puesto con autoridad para tomar decisiones es el expresidente georgiano Mijail Saakashvili.

La influencia de los oligarcas en las Repúblicas Populares comenzó a decaer. En su mayor parte, los viejos funcionarios leales a los oligarcas huyeron y fueron sustituidos por caras nuevas que comenzaron el proceso de construcción del estado. Sin embargo, las estructuras de clanes y las propiedades oligárquicas se mantuvieron en Donbass, aunque el equilibrio de poder hubiera cambiado. Los directos y evidentes intentos de “regresar” a Donbass se encontraron con la decidida resistencia de las autoridades, como ocurrió con Kurchenko, cuyos negocios fueron expresamente prohibidos en la RPD y la RPL después de sus maniobras relacionadas con el suministro de carburantes en el verano de 2015. La nacionalización ha pasado de ser un lema popular a convertirse, gradualmente, en la realidad habitual del día a día de Donbass. El resto de Ucrania, al contrario, se prepara para desprenderse las últimas posesiones lucrativas del Estado, incluyendo puertos y redes ferroviarias.

Los retrasos de la parte ucraniana a la hora de implementar los acuerdos de Minsk también han colaborado a que continúe el proceso de apartar a la oligarquía. La influencia de los oligarcas ucranianos disminuye, mientras que, por suerte, sus homólogos rusos no se han apresurado hacia Donbass por temor a las sanciones y a las dificultades de trabajar en las repúblicas no reconocidas por la Federación Rusa. Donbass permanece “suspendido” entre dos centros de gravedad económicos y políticos –Rusia y Ucrania-, lo que supone una oportunidad única para aplicar políticas contrarias a la oligarquía en lugar de medidas neoliberales.

Sea cual sea el destino de la RPD y la RPL, sus éxitos en la lucha contra la oligarquía deben conservarse como el principal éxito de la revolución de Donbass. Si el proceso de paz queda congelado (y todo apunta en ese sentido), la no reconocida “segunda Transnistria” será libre para elegir un modelo económico sin mirar necesariamente a los modelos dominantes. En el mejor de los casos, la RPD y la RPL pueden convertirse en un “experimento” para políticas económicas socialdemócratas siguiendo el espíritu del “informe Glazyev”. Los éxitos de estas reformas podrían mostrar un camino para salir de la crisis que las autoridades rusas parecen incapaces de solucionar.

Los éxitos de las repúblicas en su lucha contra la oligarquía pueden mantenerse incluso si, por algún milagro, Ucrania opta por implementar los acuerdos de Minsk. Al fin y al cabo, no hay nada en los acuerdos de Minsk que exija la devolución de la propiedad nacionalizada a los oligarcas.

Las autoridades de la RPD y la RPL deben utilizar la frágil e incierta tregua que siguió a Minsk para combatir al enemigo interno que es la oligarquía ucraniana. Así que, adelante, 2016: año de la lucha contra la oligarquía.

Fuente: Slavyangrad

Visto en: http://elespiadigital.com/index.php/noticias/politica/12197-el-ano-de-la-lucha-contra-la-oligarquia

ARTÍCULOS QUE TE RECOMENDAMOS.

SERIES DE ARTÍCULOS QUE TE RECOMENDAMOS.

Hola, últimamente hemos estado escribiendo de forma muy seguida una serie de artículos, que pensamos que son muy importantes que se lean y difundan, pero claro, al haber quedado atrás no ha dado tiempo a ello, por la estructura tan simple de esta página web, así que los voy a poner aquí ordenados y te invitamos a guardar esta entrada en favoritos o donde la puedas ver y seguir uno a uno los artículos, cuando encuentres tiempo.

Fuente: tarpley.net

EL IMPERIO ANGLO-HOLANDES (Metamorfosis del Imperio Veneciano):

TODO SOBRE FRAUDES LEGALES:

 

Fuente: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2015/10/10/series-de-articulos-que-te-recomendamos/

El sentido profundo de la Identidad

Una agradable coincidencia se produjo en estos días cuando luego de haber participado en México de un congreso sobre las identidades recibimos una de las mejores y más actualizadas revistas de pensamiento como la francesa Krisis que trata el tema de la identidad.

Esto nos mueve a volver escribir o reescribir aquello que venimos sosteniendo desde hace años para que, no ya en el ámbito reducido de un congreso sino en el mega ámbito de Internet, lo pongamos al conocimiento de muchos.

En realidad la pregunta por la identidad tiene que ser más bien la pregunta por las identidades. Así, si del mundo no hay una sola versión y visión sino varias según las ecúmenes culturales que lo constituyen, es lógico que estemos obligados a preguntarnos por las identidades y no por la identidad.

Aclarado esto, cuando hablamos de identidad, hablamos de identidades. Esto es, que cada uno la aplique a la suya.

No debemos buscar la identidad de hombres y pueblos en la repetición mecánica de lo idéntico. Ésta radica en la repetición ritual de modos, maneras y costumbres como lo hacen los centros tradicionalistas cuando desfilan o se visten de paisanos. (charros en México, gauchos en Argentina, tiroleses en Italia o bretones en Francia).Eso no es malo, pero se está limitando al orden de la repetición. Es que la repetición tiene mucho de remedo, de mala copia.

La repetición los latinos la llamaban idem, lo igual, mientras que la identidad debemos buscarla en el ipse, en la búsqueda del sí mismo.

Las identidades de los pueblos y de los hombres no son algo pétreo, algo consolidado de una vez y para siempre, sino que se logra, se accede a ellas a través de la reencarnación de valores de generación en generación que forman parte de cada una de sus tradiciones. Las identidades son un hacerse cotidiano.

¿Qué es la tradición? No es juntar cosas viejas sino la transmisión de valores, de cosas valiosas de una generación a otra. Lo sustancial es lo que se transmite como valores, lo accidental es la forma o manera como esos valores se expresan. (…).

Fuente: http://elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/9553-el-sentido-profundo-de-la-identidad

El origen del Banco de España.

En un momento en el que las políticas monetarias están en el centro de todas las miradas, bueno es conocer los orígenes del Banco de España.

La historia de la moneda ha estado ligada en todo momento al Poder. Durante el Imperio Romano, el César detentaba la potestad de emitirla.

Tras la caída del Imperio, esa potestad continuó en Roma, pero pasó al máximo dignatario del Vaticano, el Papa, que mediante la “regalía” (ver cuadro) otorgó ese derecho a los reyes. No en vano, los reyes de la cristiandad juraban obediencia al Papa.

Sin embargo, nuestra palabra “dinero” no deriva de la influencia latina sino árabe, concretamente, del “dinar”, que fue la moneda en los años de dominación musulmana y todavía es la denominación existente en numerosos países árabes.

Siguiendo el patrón dominante en los diferentes periodos del Imperio musulmán, en Al Andalus se acuñaron “dinares” ; monedas con el peso en oro correspondiente de cada época. Basándose en los modelos persas, primeramente, y después, bizantino, el peso en oro de los dinares varió de entre 4’4 a 4’2 gramos. Curiosamente, también estuvieron ligadas en todo momento, al poder religioso, pues en una cara se colocaba la leyenda “En el nombre de Alá, el compasivo, el misericordioso” mientras que la otra se reservaba para la efigie del califa que las emitiera o para motivos decorativos. Posteriormente, los omeyas emitirían monedas en cobre y también dirhams, de plata.

La disolución del Imperio árabe en los reinos de taifas implicó también la arrogación de la emisión de moneda por parte de los diferentes califas. El primero del que se tiene constancia que emitió “dinares” fue al soberano efectivo de Zaragoza (1024-25) Mundhir Al Mansur, bajo la invocación del califa hammudi al Qasim al Mamum.

Dado que existía un comercio entre los reinos cristianos y árabes, los estudiosos inducen que habría una correspondencia entre las monedas de uno y otro lado de la frontera. Se sabe que los cristianos cobraban a los reyes musulmanes de taifas un impuesto en dinares (oro) o dirhams (plata).

Durante la Edad Media, circularon en los reinos cristianos doblas y maravedíes de oro, reales de plata, sueldos (como unidad de cuenta) y denarios o dineros (como unidad efectiva). Cada reino emitía su propia moneda, con la efigie de cada rey.

Con la unificación conseguida por los Reyes Católicos, el patrón básico monetario se estableció con el “excelente” o “ducado” (oro), el maravedí como unidad de cuenta, aunque todavía circulaban el real de plata y la “blanca” o “vellón”.

Llega el papel mneda

Felipe V instaura el papel moneda con la emisión de los primeros vales reales. Es decir, papeles que equivalen a una determinada cantidad de oro, a pagar por el emisor. Pero no es hasta el siglo XIX cuando se fija el sistema monetario español. Concretamente, de manos de Isabel II. En el año 1833, la reina Isabel II fija el “doblón” o “centén isabelino” como unidad del sistema, que equivalía a 100 reales o 10 escudos de plata. Además, todavía circulaba el medio duro de plata, que equivalía a 10 reales o 1 escudo. Y el duro, equivalente a 20 reales. También existía ya la peseta (equivalente a 4 reales), la media peseta y el real.

La historia cercana del Banco de España comienza en pleno siglo XVIII con la creación del Banco Nacional de San Carlos, llamado así, porque su mentor fue Carlos III. Era un banco privado, es decir, en un principio era el banco del Rey, como se deduce de su nombre, y se constituyó para hacerse cargo de la deuda pública. Es decir, que el Banco del Rey prestaba a la Hacienda Pública. Sin embargo, al poco tiempo, se convirtió en un banco de accionistas, del cual se puede sospechar su origen.

Su primer director fue el banquero francés Francisco Cabarrús que, dos años antes de la creación de este banco, había negociado con la Real Hacienda, la emisión y colocación de una nueva forma de deuda pública; los llamados “vales reales”. Según relata la propia información institucional del Banco de España, “estos vales reales proporcionaban un interés del 4 por 100 y tenían propiedades de papel moneda en operaciones al por mayor y en el pago de impuestos. Uno de los principales objetivos que se asignaron al nuevo banco fue precisamente hacer frente a la depreciación que sufrían los “vales reales”. Para ello se le autorizó a adquirirlos, cuando se le presentasen a la vista, pudiéndolos pagar en metálico”. Es decir, en moneda de oro o plata.

Con el tiempo, este banco se acabó convirtiendo en emisor de papel moneda, siempre acuciado por los enormes gastos ocasionados por las guerras en las que se veía envuelta España. Según se comenta en la información institucional del Banco de España, “el Banco de San Carlos tenía capacidad de emitir billetes al portador, aunque no usó de esta facultad más que en cortos períodos. Aunque en los primeros tiempos las operaciones del Banco fueron bien, más tarde las implicaciones de la corona española en una serie continuada de guerras entre 1793 y 1814 llevaron al Banco a una situación de serias dificultades”.

El resultado fue que en 1814, el estado debia al Banco 300 millones de reales (75 millones de pesetas). En 1829, el ministro de Hacienda, López Ballesteros, estableció los “presupuestos del Estado”, lo que hizo que la Hacienda tuviera que pedir adelantados los dineros a fin de salvar los desfases entre entrada y salida de dinero del Tesoro. Por eso, el ministro dotó a ese banco con 40 millones de reales, lo que hizo que los accionistas lo refundaran como el “Banco Español de San Fernando”.

Es en ese momento cuando se convierte en la única entidad emisora de dinero, continuando siendo privado, por supuesto. Y lo siguió siendo hasta que, en 1844, nacen el Banco de Isabel II y el de Barcelona, también con potestad de emitir moneda. En especial, el segundo, empezó a competir con el de San Fernando en la facultad de emitir créditos, sobre todo en el sector privado. Unas malas maniobras del Banco de Isabel II hicieron que, para salvarlo, se recomendara la fusión de ambos en 1847. De esa fusión nacería el Banco Español de San Fernando.

En 1864, durante el denominado “Sexenio Democrático”, se fija la Peseta de 100 céntimos como unidad del Sistema Monetario español.

En 1874, embarcado el Estado en una guerra colonial y otra civil, a cambio de un crédito adicional, se concede al Banco de España la emisión única del papel moneda, continuando siendo un banco privado. En ese momento, los bancos provinciales tuvieron que convertirse en sucursales o bien como bancos comerciales, sin capacidad para emitir moneda. Ello dio origen a la red de sucursales del Banco de España, que llegó a tener 70.

La Ley de Ordenación Bancaria de 1921, reguló por vez primera las relaciones entre el Banco de España y la banca privada, “intentando que se convirtiera en un auténtico banco central, como modernamente se conoce, ampliándose su capital, y otorgándole el papel de inspector de la banca privada y de los cambios respecto a otras monedas, estableciendo un tipo de interés preferente para las operaciones de redescuento con los otros bancos”, según la información del propio Banco de España.

Fue en la política sobre el cambio de la peseta donde se originarían más disputas entre el Gobierno y el Banco de España durante la década de los años 20 y con la propia Segunda República, hasta 1936. Ambos, Gobierno e institución emisora, peleaban sobre la capacidad de disponer de las reservas de oro, acumuladas por el Banco desde comienzos del siglo XX y que se emplearían para la compra de armas en el subsiguiente conflicto civil.

Con seguridad, pocos historiadores han valorado convenientemente esta disputa como origen de la guerra que enfrentó a los españoles en la década de los años 30 del siglo pasado. Una disputa, la de la emisión de la moneda, que, para muchos historiadores, ha sido el origen de gran parte de los magnicidios ocurridos en Estados Unidos (Andrew Jackson, McKinley, Lincoln y Kennedy).

El General Franco iría arrogándose poderes del Banco de España desde que emitió en 1946 la Ley de ordenación bancaria haciendo de éste un apéndice del Ministerio de Hacienda. En los siguientes años, permitiría una mayor influencia del mercado hasta que en 1962 emitió el decreto ley de “Nacionalización y reorganización del Banco de España” en virtud del cual dejó de ser una entidad privada. “La Ley de Bases seguía confiando la responsabilidad de la política monetaria al Ministerio de Hacienda, pero se reconocían al Banco autoridad y competencias, en el orden técnico, para ejecutar y desarrollar las medidas correspondientes”.

Regalía: según el diccionario Espasa.

1-Prerrogativa regia; como el batir moneda.

2-Privilegio que la Santa Sede concede a los reyes o soberanos en asuntos relacionados con la Iglesia.

Fuente: http://www.rafapal.com/?page_id=658