Historia Oculta: La exagerada leyenda de la inquisición española.

NOTA: Entrevista, sobre libro dedicado a la leyenda negra, y la inquisición española.

“Los españoles tenemos un problema de autoestima”

Filóloga. La autora de ‘Imperiofobia y leyenda negra’ sostiene que la propaganda antiespañola sigue tan viva como siempre, y alerta sobre sus consecuencias

La filóloga María Elvira Roca Barea, en su casa de Málaga.
La filóloga María Elvira Roca Barea, en su casa de Málaga. García-Santos

María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966) lleva años investigando la leyenda negra, término que se refiere al relato desfavorable sobre España y su pasado. Frente a algunos historiadores que niegan su existencia ­­­—consideran que fue una creación de la conciencia española—, o que afirman que existió pero niegan su vigencia, esta profesora de instituto y filóloga que ha enseñado en Harvard e investigado en el CSIC asegura que el negro mito sigue tan vivo como antaño entre los españoles y en los países de nuestro entorno, especialmente en el norte de Europa. En Imperiofobia y leyenda negra (Siruela) —libro que presenta esta semana en Madrid—, Roca aborda cómo y por qué se construyó un discurso que convirtió a los españoles en paradigma de la irracionalidad, la crueldad y el atraso.

Pregunta. Para un tema de estas características, su ensayo se está vendiendo bastante bien. ¿A qué se debe?

Respuesta. He sido la primera sorprendida. Es un libro amargo, pero supongo que se debe a que levanta la autoestima. Arcadi Espada, autor del prólogo, dice que en realidad esto es un libro de autoayuda para españoles.

P. ¿Falta autoestima?

R. Los españoles tenemos un problema de autoestima desde hace siglos. Comienza en el XVIII con los Borbones. Desde entonces se aceptan como verdades los tópicos de la leyenda negra, que no son más que propaganda antiespañola creada por el mundo protestante y asumida por la Ilustración francesa. Los intelectuales españoles han tenido que ser hispanófobos para tener prestigio.

P. ¿Esa leyenda negra sigue viva?

“Los intelectuales españoles han tenido que ser hispanófobos para tener prestigio”

R. Sí. Hay que acabar con la absurda idea de que la leyenda negra y sus consecuencias son cosa del pasado. Dos de las grandes corrientes culturales europeas, el humanismo y la Ilustración, siempre han sido hispanófobas. Los españoles aparecieron en el escenario europeo convertidos en gente con sangre impura. “Marranos” fue el primer epíteto. Era un pueblo atrasado, medieval, racialmente impuro y mal cristiano por mezclarse con los judíos.

P. Pero España expulsó a los judíos.

R. El tópico de los españoles de sangre impura fue muy útil en una época en la que ser antisemita era lo normal. Después, en el siglo XIX, con el imperio hundiéndose y el surgimiento de un sionismo deseoso de buscar culpables, aparece la idea de que España fue especialmente terrible con los judíos. Pero en España solo hubo una expulsión y se ofreció la conversión. En el resto de Europa las hubo por docenas. En Inglaterra, el rey Eduardo acabó con todos los judíos. Hasta la época de Crom­well no hay ningún documento que mencione la presencia de un solo judío. Pese a todo, se empezó a decir que los españoles perdieron el imperio por la expulsión de los judíos, los únicos que tenían talento y capacidad financiera. Ese es el mecanismo de la leyenda negra: un hecho se magnifica hasta convertirlo en un suceso único de proporciones gigantescas. Es muy sutil.

P. Sostiene en su ensayo que la Inquisición no fue para tanto.

R. Hay que juzgar las cosas en su contexto. No se pueden aplicar los criterios morales de 2017 a hace 5 o 10 siglos. La tolerancia religiosa, digna de tal nombre, en Europa no llegó hasta el XIX. Desde 1560 hasta 1700 hubo 1.300 condenas a muerte por la Inquisición, y no eran todas por disidencia religiosa. La mayoría castigaban delitos comunes. En 20 años, Calvino quemó a 500 personas por herejía.

P. La conquista de América ha sido descrita como un genocidio.

“La Inquisición sentenció a muerte a 1.300 personas en 140 años. En solo 20 años, Calvino quemó a 500 personas”

R. Nadie sabe en realidad cuánta gente había, por lo que nadie sabe cuánta desapareció. Hubo epidemias demoledoras y esa fue la principal razón. Pero el imperio tomó medidas, como el establecimiento de cuarentenas, y se levantaron muchos hospitales. Los españoles eran pocos y el imperio estaba lleno de gente. La imposición generalizada por la fuerza parece poco creíble y no hubiera perdurado. Se pactó con los pueblos indígenas.

P. Pero el imperio español tuvo sus miserias

R. Absolutamente. Pero hay una percepción engañosa. Los imperios perduran si son capaces de integrar a la gente. Si no, se resquebrajan rápidamente, como pasó con el imperio británico, el de Alejandro Magno o el de Napoleón. En cambio, el imperio español fue un milagro: 300 años de paz en un territorio de 20 millones de kilómetros cuadrados con gente diversa. Eso sí, aquí todos pensando en los indios que murieron en América mientras nadie se acuerda de los horrores de la época de Leopoldo II en Congo, la presencia de los ingleses en China o a la responsabilidad del imperio británico en la hambruna irlandesa… Por encima de eso hemos pasado de puntillas.

P. ¿Cómo se han protegido esas naciones de sus leyendas negras?

R. No tienen leyenda negra porque nadie la ha creado. Hay un choque entre dos cosmovisiones en Europa. Una es la del mundo católico. Tendemos a culparnos, por aquello de la responsabilidad que la moral católica exige al individuo. El resto de las mentalidades europeas son duales, el bien y el mal, la luz y las tinieblas: uno es bueno porque existe un malo, que es el católico. Lo asombroso es que la Europa católica, que se ha visto perjudicada sistemáticamente por esa versión de la historia, la acepte como verdad sin serlo.

“Todos pensando en los indios que murieron en América y nadie se acuerda de los horrores en Congo”

P. ¿Levantar la autoestima de los españoles es una forma de enfrentarse a las aspiraciones independentistas actuales?

R. En España hay un problema interno. Creo que si se dividiera en trozos, a las distintas partes les iba a ir peor. Pero que los países del sur de Europa estén divididos beneficia al norte. ¿Qué nos habría pasado en la crisis de deuda si el país hubiese estado dividido? Nos habríamos convertido en un protectorado de Alemania. Los ingleses se han ido para evitar la hegemonía alemana. Lo políticamente correcto ahora es decir que les va a ir mal. Pero eso está por demostrar. Estoy a favor de la UE, pero no de cualquier modo. Lo que debilita al sur es un mal negocio para nosotros.

P. Bueno, en España hemos ido de pelotazo en pelotazo y nos hemos endeudado más de lo aconsejable.

R. En Italia también, pero no les ha pasado tanta factura. En las mismas condiciones de endeudamiento, las primas de riesgo son mayores para España. Mientras, Alemania, que nunca ha pagado sus deudas, se convierte en el destino del dinero de todo el mundo. El pensamiento en el mundo financiero es que los países del norte son cumplidores, laboriosos y exigentes. Los del sur, en cambio, son corruptos, vagos, malos socios y malos pagadores. Son los PIGS: Portugal, Italia, Grecia y España. Fíjese qué armonía. Todos países no protestantes de Europa. Es pura y simplemente racismo.

P. Parece que los culpables de los problemas de España sean los demás.

R. No del todo, claro. Pero conviene saber que el cotarro internacional que crea y destruye opinión pública se maneja muy bien desde el mundo protestante. Los países que no lo son lo manejan fatal. Y eso influye. Todavía existe la idea de que en España no se trabaja y que nos echamos la siesta, pero luego las estadísticas muestran que es uno de los países que más horas trabaja.

“El pensamiento en el mundo financiero es que el Norte es cumplidor. En el Sur, en cambio, son vagos y corruptos”

P. La refutación de la leyenda negra fue utilizada por Primo de Rivera y Franco para defenderse de las críticas que venían desde el exterior.

R. No creo que la influencia del franquismo sea determinante en este tema. La construcción de la leyenda negra viene de mucho antes. Se ve perfectamente ya en todos los autores del XVIII.

P. Unamuno pasó de decir que España era “la nación más denostada de la historia” a asegurar que sufría “manía persecutoria”.

R. La generación del 98 está lastrada por unas circunstancias históricas que no supieron afrontar. Pero aquello fue una píldora muy amarga. Dejó una costra que hay que levantar.

 

fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/02/27/actualidad/1488186245_628784.html

La Iglesia católica y sus crímenes contra la Humanidad.

La Iglesia ha aplicado siempre la pena de muerte a sus enemigos ideológicos y morales: todos sus herejes. Sólo en aplicación de esta pena, los asesinatos religiosos pueden contarse por cientos de miles. ¿Ha renunciado la Iglesia a la aplicación de esta pena en alguno de sus documentos? ¿Dónde?¿Cuándo?

Si de cadáveres hablamos, señores obispos y cardenales, tendremos que hablar de los millones que el clero, la corporación sagrada de la que ustedes forman parte, asesinó, ininterrumpida e incansablemente, durante más de catorce siglos. ¿Recuerdan cuantos miles de ellos y ellas fueron incineradas en sus hogueras? O ¿cuántos murieron en sus batallas bajo el signo de la cruz? Por dónde quieren que empecemos a contar por el final, la IIª Guerra Mundial, o por el principio bíblico, el asesinato por el que Moisés se vio obligado a huir para reaparecer bajo la protección de su nuevo dios, Yavé?

El clero católico que, como fantasmas perdidos entre las ruinas de un castillo medieval, pasea sus miserias, el voto de castidad y el de obediencia, con el mismo orgullo, arrogancia y soberbia con el que un general mongol, nazi o franquista exhibe sus medallas, méritos de guerra, de cada una de las cuales cuelgan los miles de cabezas de sus víctimas, el clero católico, alimentado como un vampiro, con la sangre de sus muertos, sin cuyo alimento hace siglos que habría dejado de existir; el clero católico, hijo de la crueldad bíblica, como no puede ser de otra manera en aquellas personas que, tras renunciar al placer y a la libertad de conciencia, jurando castidad y obediencia, convirtiendo su vida en un voluntario infierno patológico, necesitan sublimar estas  estructurales carencias humanas por placeres monstruosos, sadomasoquistas, utilizando la crueldad para calificar de asesinas a las mujeres que abortan, sin su licencia canónica, porque con su licencia siempre han abortado las princesas.

Hay que ser mujer para poder ser asesino de no nacidos y no guerrero, porque éstos asesinan en nombre de dios bajo su estandarte, con su bendición y cumpliendo su sagrada misión de machos. Misión que les autoriza a matar a todos sus enemigos en un gesto heroico. Porque por eso son hombres, porque pueden matar, sin necesidad de tener que parir, ni tenerse que sentir culpables. El oficio de matar es un sagrado privilegio del macho. El de abortar un crimen femenino. Porque parir es cosa de mujeres.  Ya fueron condenadas por el dios bíblico a parir y con dolor porque el sufrimiento y la sangre excitan, hasta el éxtasis, a su dios.

En la comedia “Ifigenia en Áulide”, Eurípides hace decir a Clitemnestra, esposa de Agamenón, quien iba a sacrificar a su propia hija a la diosa Artemis para satisfacerla: “Sea, sacrifica a nuestra hija, y ¿qué oración elevarás durante este sacrificio? ¿Qué favor pedirás al dios al degollar a tu hija? ¿Acaso un retorno funesto después de partida tan infame? ¿Y qué es lo que, en justicia, yo debo pedir por ti ¿No es considerar a nuestros dioses insensatos pedirles que sean benévolos con los asesinos? Cuando regreses a Argos ¿te lanzarás al cuello de tus hijos? No, esto no podrás hacerlo. ¿Cuál de ellos osaría levantar los ojos hacia ti? ¿Para que lo abrazaras y lo asesinaras?”

LA IGLESIA MANIPULA¿Cuántos contables necesitaremos para contabilizar los asesinados, mujeres, niños y hombres, en nombre del dios bíblico y neotestamentario? ¿Cuánto tiempo necesitaremos para contarlos? En “Números” XIV Yavé habló a Aarón, diciendo: “¿Hasta cuándo voy a estar oyendo lo que contra mí murmura esa turba de depravados, las quejas contra mí de los hijos de Israel? Ninguno entrará en la tierra que con juramento os prometí por habitación. En este desierto yacerán vuestros cadáveres. Vuestros hijos errarán por el desierto cuarenta años hasta que vuestros cuerpos se consuman. En este desierto se consumirán; en él morirán”.

Y por si no quedara satisfecho con el penoso peregrinar al que condena a su propio pueblo, elegido por él,  arrebatado por la ira que necesitaba satisfacer descargándola contra alguien, aprovechó el paso del mar Rojo para sepultar en sus fondos a miles de egipcios. En el mismo libro bíblico “Números” VII, 16, añade: “Devorarás a todos los pueblos que Yavé, tu dios, va a entregarte. Tus ojos no los perdonarán”…Y en XX remata: “La sitiarás y, una vez tomada, pasarás a todos los varones al filo de la espada, pero las mujeres, los niños, los ganados y cuanto haya en la ciudad, todo será botín que tomarás para ti y podrás comer los despojos de tus enemigos, que Yavé, tu dios, te da. En las ciudades de las gentes que Yavé, tu dios, te da por heredad, no dejarás con vida a nadie de cuantos respiran”. En XXXI Moisés, aterrorizado por el miedo a Yavé, su dios, se irrita con los guerreros israelíes porque no han asesinado a toda una población, gritándoles: “Por qué habéis dejado la vida a las mujeres? Matad a todas las que han conocido lecho de varón y a todos los niños”. Y no sigo porque cualquiera puede consultar la Biblia, en cualquier versión, en Internet.

Me ha parecido necesario hacer una breve presentación del carácter del dios católico para que a nadie le extrañe que, cuando nos pongamos a contar las víctimas causadas por este dios, para satisfacer su sed y para su gloria, a nadie le extrañe que la crueldad está indivisiblemente asociada a la construcción y supervivencia de la Iglesia católica. Con ese dios nada es imposible. Podíamos empezar a contar sus víctimas al finalizar la Segunda Guerra Mundial porque sería más que suficiente para satisfacer la sed de dios, pero hasta llegar aquí, no sería justo olvidar los otros millones de víctimas, que la Iglesia católica necesitó inmolar, sacrificar, incinerar a su dios para edificarse sobre sus cadáveres.

Franco bendecido por la Iglesia

Y puesto que ellos tienen la arrogancia de santificar a sus mártires y construir con sus muertos su memoria histórica para no olvidar nunca que todos somos sus enemigos y sus potenciales víctimas, es cuestión de tiempo, será de justicia contabilizar, aunque sea muy someramente, los millones de muertos que cayeron bajo el signo triunfante de la Cruz.

La Iglesia católica, como las demás religiones monoteístas, tiene la especial debilidad histórica y política de asociar su suerte a la de los monarcas y dictadores, emperadores y sátrapas que han gobernado el tiempo histórico degollando a todos los enemigos de Yavé. La Iglesia tiene la teoría de que todo poder viene de dios y que los que gobiernan lo hacen porque han sido puestos por dios, por intermedio de la Iglesia, y bajo su autoridad espiritual y política. Gelasio I, papa en el siglo V, elaboró la teoría, llamada de las “dos espadas”. Ya enunciada por Pablo de Tarso cinco siglos antes.

La espada militar y política, la del verdugo que corta cabezas, está a las órdenes de la espada clerical. Por tanto, todos los crímenes cometidos contra la Humanidad por la espada del verdugo deben atribuirse a la mano espiritual que la mueve: la Iglesia. A veces, muchas veces, la Iglesia, por ser ella misma una corporación con poder militar y espiritual, no ha necesitado de otros poderes para degollar e incinerar por su propia mano a sus enemigos.

Conozcamos algunos de estos monarcas y emperadores que, además de asesinos contra la Humanidad, fueron proclamados santos por la Iglesia católica. El emperador Constantino I el Grande, elevado a la santidad por los cristianos. Una de sus hazañas, que le dio la victoria sobre Majencio, la de Puente Milvio, la inició bajo el emblema “Con este signo vencerás”, el signo era la cruz de Cristo, pintada en los escudos de sus soldados. Satisfecho con el dios católico entregó en donación al papa Silvestre I un hermoso palacio que debía transformar en Iglesia para dar gloria a dios. Legalizó a los cristianos y se pasó el resto de su reinado persiguiendo a los paganos. A todos los miles de habitantes del Imperio que no se sometían al nuevo y único dios del Imperio y del emperador.

He aquí la manera de difundirse y consolidarse el cristianismo, por la mano ensangrentada. Este mismo emperador convocó e impuso la doctrina del “credo” en el primer concilio de Nicea para terminar con los arrianos, que fueron perseguidos y uno por uno degollados. La Iglesia se convertía, como siglos después hará con Mussolini, en el instrumento de control de los súbditos del emperador, como garantía de la unidad política del Imperio.

El Poder de la Iglesia Católica

Otro emperador, Teodosio I, el grande, también elevado a los altares, y con razón, hizo del cristianismo la única religión oficial. La religión del Estado. Automáticamente todas las milenarias religiones fueron declaradas ilegales, sus fieles perseguidos y asesinados y sus templos y riquezas transferidos a la Iglesia católica. La biblioteca de Alejandría fue destruida y los cristianos ocuparon los cargos públicos que habían estado en manos de las otras milenarias religiones. Teodosio I tenía la habilidad de publicar “decretos” para destruir a los no cristianos.

Otro emperador, Carlomagno, se asoció a la Iglesia e hizo de ésta su instrumento de control y unificación política de los súbditos de su imperio. Bajo el signo de la cruz conquistó a todos sus enemigos y los del papa, lombardos, sajones, bávaros, eslavos, ávaros, y a los que no convirtió los degolló. El papa le coronó emperador por la” gracia de dios”. El mismo título que daría a Franco, siglos después como “Caudillo de España, por la Gracia de Dios”. La memoria de la Iglesia es un fantasma de siniestros recuerdos. Carlomagno es santo. A Franco aún no lo han santificado pero rezaban por su salud y eterna vida todos los días en todas las misas. A los que lucharon al lado de Franco y bajo el signo de la cruz, sí los van santificando por oleadas anuales. Su memoria no perdona a sus enemigos.

Sin salirnos de la Edad Media, la edad orada de la Iglesia y la teología, durante varios siglos el clero estuvo provocando y desencadenando constantes guerra y no sólo contra los herejes. Provocó la guerra de las investiduras. Convocó las cruzadas contra el Islam para conquistar lo que ellos llaman “tierra santa”. En el concilio de Clermont, 1095, el papa Urbano II pronunció esta beligerante proclama bajo el titular “Dios lo quiere”: “Quienes lucharon antes en guerra privadas entre fieles, que combatan ahora contra los infieles y alcancen la victoria en una guerra que ya había de haber comenzado; que quienes hasta ahora fueron bandidos, se hagan soldados; que los que antes combatieron a sus hermanos, luchen contra los bárbaros”. Recordaremos estas palabras cuando Franco se subleve contra la República.

En esos tiempos, la esterilidad intelectual, filosófica, literaria y científica, el dominio absoluto de la teología, se explica no en la falta de librepensadores sino en que éstos fueron calificados de herejes, condenados, perseguidos e incinerados en las miles de hogueras que iluminaban, amenazantes, todos los caminos de Europa. Judíos, herejes, brujas, librepensadores, lolardos, husitas, bequinas, begardos…fueron asesinados bajo el signo de la cruz.

El poder de la Iglesia

Y la masacre continuó durante el Renacimiento y siglos posteriores. Ahora los enemigos de la Iglesia y del Emperador eran los luteranos, calvinistas, anglicanos, anabatistas, melchoritas… dos siglos de guerras sucesivas, de intrigas y asesinatos por los pasillos de los palacios y catedrales y en las siniestras calles de las renacientes ciudades. Que se podían haber evitado si la Iglesia católica y romana hubiera aceptado el derecho a la libertad de conciencia y el que, ahora ellos reivindican como propio, de libertad religiosa.

La respuesta del papa a la libertad religiosa no sólo fue condenarla sino perseguir a los herejes hasta la muerte. En 1542 el papa Paulo III publicó la bula “Licet ab inicio” reorganizando el Santo Oficio de la Inquisición en Roma, centralizando en ella la jurisdicción sobre toda la cristiandad occidental. Eso significaba que imponía su jurisdicción sobre todo el que viviera en Europa fuera luterano, calvinista, anabatista, anglicano…Se le dio poderes para ocuparse de todos los herejes y de sus protectores para perseguirlos, condenarlos y ejecutarlos. Sólo en Francia fueron quemaron miles de herejes.

La justificación ya la había dado siglos antes Santo Tomás de Aquino quien comparaba a los herejes con los monederos falsos y a la herejía con la traición y, por analogía, sostenía que si estos delitos, que amenazaban la seguridad del cuerpo y de los bienes materiales, se podían penar con la muerte, tanto más debía serlo el pecado de los que ponían en peligro las almas.

La tesis presuponía una serie de postulados como: que la verdad se encuentra exclusiva y enteramente formulada en el sistema dogmático de la Iglesia; que todos los demás sistemas no sólo están en el error, sino que este error es peligroso ya que la aceptación de la verdadera doctrina es el único medio de salvación; que la aceptación de esta verdad es un acto irreversible, ya que una vez que ha sido recibida no puede ser ignorada, sino solamente perversamente negada; que por ser la Iglesia una comunidad orgánica, la defección de cualquier miembro de ella ofende a toda la corporación…

Iglesia y nazismoLa masacre y la miseria se podían haber evitado porque la Iglesia y su Emperador fueron de victoria en victoria hasta la derrota final. El Emperador Carlos V tuvo que admitir, tras grave derrota, el derecho de los príncipes y sus pueblos a la libertad religiosa, paz de Habsburgo, 1555. Pero la guerra continuó porque ni la Iglesia ni los Habsburgo estaban dispuestos a darse por vencidos.

En Francia las guerras de religión entre católicos y hugonotes, que se resolvía con varias masacres, bajo el signo de la cruz, se podrían haber evitado si los católicos hubieran aceptado, sencillamente, la libertad de conciencia y la libertad religiosa.

La Iglesia ha aplicado siempre la pena de muerte a sus enemigos ideológicos y morales: todos sus herejes. Sólo en aplicación de esta pena, los asesinatos religiosos pueden contarse por cientos de miles. ¿Ha renunciado la Iglesia a la aplicación de esta pena en alguno de sus documentos? ¿Dónde?¿Cuándo?

Se necesitaron otros cien años de crímenes y miserias para que, al final, arruinada Europa y en una profunda crisis demográfica, se impusiera, aunque no se aceptara por el clero católico, la libertad religiosa en la paz de Westfalia. Europa había quedado fragmentada religiosamente en naciones independientes.

Sin embargo, los cientos de miles de muertos causados por la ambición del clero católico, con su papa a la cabeza, no fueron suficientes para saciar su voluntad de poder. Mientras tanto, la conquista de América, bajo el signo de la cruz, donde vivían unos 12 millones de indios nativos, perdieron la vida, asesinados, por enfermedad o por trabajar en las minas, más de seis millones de indios. La Iglesia fue la principal beneficiaria entonces y hoy día. Se benefició con el oro y la plata y con la apropiación de las tierras. ¿Acaso la Iglesia que bendijo la conquista y se beneficio de ella no es responsable de los crímenes cometidos contra la Humanidad?

Santa Inquisición

A finales del siglo XVIII, la Revolución francesa confirmaba la derrota espiritual de la Iglesia, a partir de ese momento el clero no dejó de convocar cruzadas para destruir las conquistas de la libertad. A una revolución seguía una contrarrevolución. En el Estado monárquico español una constitución anticlerical era destruida por otra clerical y cuando no era posible imponer la voluntad del clero, éste, armado hasta los dientes se echaba a las trincheras y organizaba ejércitos papales. Algo parecido ocurrió en Francia donde necesitaron de otro emperador, en este caso del nieto de Napoleón para imponer la religión a todos los franceses.

Las “guerras carlistas”, como la guerra de la independencia, fueron guerras organizadas, dirigidas y santificadas por el clero. Las “guerras carlistas” fueron una guerra civil, provocada por el clero católico. Por ejemplo, el canónigo Echeverría, confesor del rey Carlos, fue nombrado por éste comandante general y Jefe del estado Mayor carlista. Galdós describe brillantemente la mentalidad del clero en algunos de sus “Episodios nacionales”, como “Los apostólicos”, “Un faccioso más y algunos frailes menos”, “Vergara”… Volveremos a ver repetida estas experiencias en la “guerra civil” española,

Porque antes, el papa Pío XI firmó el “Tratado de Letrán” con Mussolini, quien llegó al Poder, sin el apoyo de los italianos, con el solo apoyo del monarca, del ejército, de la alta burguesía y del papa. Su misión era destruir a los trabajadores, socialistas o comunistas, porque amenazaban el orden clerical-capitalista y agrario. Mussolini fue santificado por este papa con el calificativo de “hombre providencial” para la Iglesia católica.

Desde ese momento, el catolicismo fue la única religión del fascismo. La ideología del fascismo y su conciencia de clase dominante como se dejó constar en dicho “Tratado”. La Iglesia tenía el control absoluto de la enseñanza e imponía su moral a todos los italianos. La moral del fascismo era la moral cristiana. El fascismo, bendecido por el papa, invadió Etiopía y asesino a cientos de miles de sus naturales a los que, como si se tratara de un deporte, gasificó. Mientras el papa ponía sus divisiones clericales al servicio del Ejército fascista.

gallardon y rouco

Lo mismo ocurrió en Portugal, en Austria, en España y se iría contagiando por todas las repúblicas americanas donde, bajo el signo de la cruz, los dictadores, al servicio de la Iglesia y del nuevo emperador norteamericano, masacraban a las poblaciones. Y las siguen masacrando, cuando aún queda algún anticlerical por masacrar.

Antes, la guerra civil española fue preparada por el papa en persona. Pío XI desde su nuevo Estado, creado por el fascismo, dirigió a la derecha clerical española la encíclica “Dilectísima novis”, en la que les exigía, porque los papas exigen como los generales, ni si quiera someten a consideración de sus súbditos sus propuestas, les exigió que conquistaran el Poder de la República para deshacer toda la legislación revolucionaria e imponer la doctrina cristiana. Exactamente lo mismo que está haciendo hoy en Partido Popular ante la sonrisa complaciente de los tontos inútiles de algunas bancadas confundidas como progresistas.

El Vaticano organizó la CEDA, Confederación Española de Derechas Autónomas, ganó, con el voto femenino, las elecciones de noviembre de 1932, y los gobiernos clericales desmontaron todas las conquistas ideológicas, morales, políticas y sociales que tuvieron tiempo de desmontar hasta que, después de la revolución de Asturias, acabaron perdiendo las elecciones en beneficio del Frente Popular.

Eso no estaba dispuesto a consentirlo el papa. Y en el momento de sublevarse el muy católico Franco, bajo el signo de la cruz, el 23 de Noviembre de 1936, el cardenal arzobispo de Toledo, Gomá, en un declaración sobre la Guerra Civil española afirmó: “Nos place hacer el honor debido a los Obispos y fieles de muchas naciones que por nuestro conducto han querido expresar al pueblo español su admiración por la virilidad, casi legendaria, con que gran parte de la nación se ha levantado para librarse de una opresión espiritual que contrariaba sus sentimientos y su historia, al par que algunas de ellas socorrían con largueza nuestras necesidades creadas por el terrible azote. Es la expresión del vínculo de caridad cristiana que, como une entre sí a individuos y familias y los acerca más en días de tribulación, así lo hace en este orden del internacionalismo católico, en que todos formamos el gran cuerpo místico cuya Cabeza es Jesucristo, nuestro Padre y Señor.

Rajoy y el Papa... ¿Alguien da más?

…Esta cruentísima guerra es, en el fondo, una guerra de principios, de doctrinas, de un concepto de la vida y del hecho social contra otro, de una civilización contra otra. Es la guerra que sostiene el espíritu cristiano y español contra este otro espíritu, si espíritu puede llamarse, que quisiera fundir todo lo humano, desde las cumbres del pensamiento a la pequeñez del vivir cotidiano, en el molde del materialismo marxista. De una parte, combatientes de toda ideología que represente, parcial o integralmente, la vieja tradición e historia de España; de otra, un informe conglomerado de combatientes cuyo empeño principal es, más que vencer al enemigo, o, si se quiere, por el triunfo sobre el enemigo, destruir todos los valores de nuestra vieja civilización.

…Lo que sí podemos afirmar, porque somos testigos de ello, es que, al pronunciarse una parte del ejército contra el viejo estado de cosas, el alma nacional se sintió profundamente percutida y se incorporó, en corriente profunda y vasta, al movimiento militar; primero, con la simpatía y el anhelo con que se ve surgir una esperanza de salvación, y luego, con la aportación de entusiastas milicias nacionales, de toda tendencia política, que ofrecieron, sin tasa ni pactos, su concurso al ejército, dando generosamente vidas y haciendas, para que el movimiento inicial no fracasara. Y no fracasó –lo hemos oído de militares prestigiosos– precisamente por el concurso armado de las milicias nacionales.

Meses después, toda la jerarquía española encabezada por el papa difundía a los cuatro vientos estas mismas palabras de Gomá en el documento “Carta colectiva de 1937”. En esta carta se calificó de “Cruzada” la sublevación del fascismo español contra la República.

Papa Pío XII y Adolf Hitler

En 1975, un mes después de muerto Franco, el cardenal Tarancón en la XXIII Asamblea plenaria del episcopado, 15 de diciembre de 1975, calificaba a Franco de: “Una figura auténticamente excepcional (Franco) ha llenado casi plenamente una etapa larga – de casi cuarenta años – en nuestra Patria. Etapa iniciada y condicionada por un hecho histórico trascendental – la guerra o cruzada de 1936 – y por una toma de postura clara y explícita de la jerarquía eclesiástica española con documentos de diverso rango, entre los que sobresale la Carta Colectiva del año 1937… Y quiero decir ahora que, prescindiendo del estilo personal de aquella Carta Colectiva, que descubría fácilmente a su autor (se refiere al cardenal Gomá)  , el contenido de la misma no podía ser otro en aquellas circunstancias históricas. La jerarquía eclesiástica española no puso artificialmente el nombre de Cruzada a la llamada guerra de liberación: fue el pueblo católico de entonces, que ya desde los primeros días de la República se había enfrentado con el Gobierno, el que precisamente por razones religiosas unió Fe y Patria en aquellos momentos decisivos. España no podía dejar de ser católica sin dejar de ser España.”

Pero esta consigna que tuvo aires de grito guerrero y sirvió indudablemente para defender valores sustanciales y permanentes de España y del pueblo católico, no sirve para expresar hoy las nuevas relaciones entre la Iglesia y el mundo, entre la religión y la Patria, ni entre la fe y la política”.

La capacidad de la Iglesia para apoyar a los criminales y cuando éstos caen, víctimas de sus crímenes contra la Humanidad, salir huyendo por los pasillos secretos de los palacios como si con ellos no fuera nada, es una habilidad que nuestra clase política e intelectuales de izquierdas no acaban de entender. Ni de enterarse. Pero son así, dobles. Y por eso siempre renacen sobre las cenizas de sus viejos aliados.

iglesia catolicaQuiero terminar, con el ejemplo de la Segunda Guerra Mundial. Hubo unos 55 millones de muertos, 35 millones de heridos y 3 millones de desaparecidos. Europa quedó sepultada bajo los escombros. En esta guerra el bando católico y en parte luterano, estuvo representado por el Estado vaticano, aliado del  Estado fascista italiano y el Estado nazi alemán, que había firmado un concordato con el Vaticano. Otros dictadores católicos, sin participar en la guerra, simpatizaron con el bando beligerante. El Estado fascista portugués, católico, el Estado fascista español, católico.

Esta guerra fue una guerra ideológica en el mundo occidental porque en ella se debatían los valores cristianos, defendidos en la cruzada española, y los valores progresistas, humanos y democráticos, defendidos por los aliados antifascistas. ¿No tiene ninguna responsabilidad en estos millones de muertos una Iglesia que ha bendecido a los dictadores con su colaboración y participado a mantener esos Estados bajo sus dictaduras, gracias a que ella era en todos o en parte, Alemania, la fuente ideológica de esos estados beligerantes?

El papa Pío XII en sus proclamas anticomunistas exigiendo la movilización de las naciones y los pueblos contra el comunismo y excomulgando a quienes votaran a partidos que no fueran católicos ¿no bendijo los crímenes? que contra la Humanidad cometieron Hitler, Dollfuss, Mussolini, Franco, Salazar, Perón, Pinochet…etc., curiosamente todos católicos. Y la Iglesia católica que en América española, en el Congo, Ruanda, Filipinas…etc., vive aliada a los dictadores que no dejan de cometer crímenes contra la Humanidad y mantienen en la absoluta miseria económica a los habitantes de todas estas repúblicas, ¿acaso no es cómplice necesaria en la comisión de esos crímenes? ¿Acaso los príncipes de la Iglesia, obispos y cardenales, no viven en palacios desde los que contemplan esos crímenes?

Tarancón al menos reconoció esa complicidad asesina, de la que la Iglesia católica española aún no se ha arrepentido. Más bien al contrario, ha desenterrado un lenguaje “guerracivilista” con el que vuelve a las andadas de imponer su religión, contra la Humanidad, ahora contra los españoles. Desde el Estado Vaticano, ese harén de eunucos, la voluntad de Poder del clero siempre será una amenaza contra las libertades y contra la vida de cualquier ser humano que no se someta a su voluntad. Esa es su vida, la de la Iglesia. Esa es su Historia. De la sangre, como los vampiros, se alimenta. Y como los vampiros, espera protegida en las sombras de la noche su oportunidad para destruir, sin contemplaciones, a sus enemigos. Eso sí, con una sonrisa.

¿Cuántos millones de asesinados por estos criminales no son responsabilidad directa e ineludible de una Iglesia católica que, desde sus orígenes institucionales hasta hoy, los ha bendecido, los ha organizado, los ha justificado y los ha guiado bajo el “signo de la Cruz” para su mayor gloria y la de su dios? ¿No se siente la Iglesia católica responsable necesario de haber fomentado todas estas guerras y de sus consecuencias? Sólo la de España, tan del gusto de los príncipes de la Iglesia, obispos y cardenales, que no dejan de rememorar santificando a “sus” mártires un año sí y el otro también, fue de un millón de muertos. Ellos sí tienen derecho a la memoria. Para los demás, los cientos de miles que les acusan con el dedo, exigen, arrogantemente, el olvido.

Fuente: https://www.ellibrepensador.com/2014/03/13/la-iglesia-catolica-y-sus-crimenes-contra-la-humanidad/

Evitar Acceso a Instituciones de Derechos de Autor e Instituciones Publicas y/o Recaudatorias.

Debido a los dolores de cabeza de instituciones tan productivas como CEDRO, etc… y sobretodo nuestra amada SGAE, he decido poner una solucion facil a los que sufren dichos dolores de cabeza, y no son aspirinas.

Intro:

Antes que nada, aclarar el tema de la jurisdiccion y de la autoridad, teniendo en cuenta que la Autoridad Privada y Natural es superior a la Publica y/o Publica-Privada (este ejemplo es: Una empresa registrada en el registro Estatal, pero que se considera una S.A. o S.L. y otro tipo de designaciones, aunque el tema de jurisdiccion es algo mas largo de aclarar en un solo parrafo), por tanto sin Jurisdiccion (ni prueba de jurisdiccion) las instituciones adscritas a los reglamentos Publico-Privados comerciales, que tengan una prohibicion de la casa” de un establecimiento x, no pueden acceder, ni crear un “joinder” o union (=union comercial, contrato, y otros sinonimos) y por tanto, cobrarte tasas de alquiler de “derechos comerciales”.

Para que pase una “union” o “conexion” (apodo de Contrato) hace falta un consentimiento implicito o tacito (o sea o das tu consentimiento, o no especificando dicho consentimiento, presuponen que tienen derecho de acceso a tu establecimiento para crear un contrato [quien calla, otorga]. Mediante la prohibicion de acceso se evita dicho tipo de consentimiento para contratar. Habida cuenta que un contrato por privado (o evitar contrato) es superior que cualquier tipo de jurisdiccion civil (jurisdiccion en su mayoria fraudulenta). Ademas, si una de las dos partes no tiene contrato, y no ha dado consentimiento, no hay contrato, por logica.

Listado de Instituciones (comerciales) de derechos de autor:

Hasta la fecha, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha autorizado ocho entidades de gestión, que representan a los siguientes titulares de derechos:
De autores: SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), CEDRO (Centro español de derechos reprográficos),VEGAP (Visual entidad de gestión de artistas plásticos), DAMA (Derechos de autor de medios audiovisuales).
De Artistas intérpretes o ejecutantes: AIE (Artistas intérpretes o ejecutantes, sociedad de gestión de España, AISGE (Artistas intérpretes, sociedad de gestión).
De Productores: AGEDI (Asociación de gestión de derechos intelectuales), EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los productores audiovisuales).

http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/propiedadintelectual/la-propiedad-intelectual/preguntas-mas-frecuentes/entidades-de-gestion.html#b

————————————————————————

Texto a poner en letra grande, en la ventana del establecimiento[Para Derechos de Autor [la letra a 24 como minimo para que se lea desde afuera bien]:

Los empleados de las instituciones X, Y y Z (aqui poner el nombre de dichas instituciones) tienen la prohibición de acceder a la casa completa.

Ciudad, Fecha (DD/MM/AA).
La Administración/Direccion.

————————————————————————

Texto a poner en letra grande (en la ventana del establecimiento):

Para Agencias Estatales de Recaudacion (Inspeccion de Hacienda, Aduanas, principalmente, aquellas que lo hacen “por tu bien” incluyendo inspeccion de sanidad en reglamentos enfocados en temas economicos mas que de sanidad propiamente dicho).

Los empleados de las instituciones X, Y y Z (aqui poner el nombre de dichas instituciones y si no, todos los Agentes de la Administracion publica o en su defecto: todos los Agentes de la Administracion Publica (funcionarios, o empleados publicos) tienen la tienen la prohibición de acceder a la casa completa.) [y annadir]: salvo consentimiento expreso;

para acceder indicar al a los responsables del motivo de la visita, las condiciones, y toda la informacion necesaria, en caso de no proporcionarla y de intento de mentira o fraude al proporcionarlas, se les expulsara’ de inmediato de dicho establecimiento. Ademas para futuras visitas sera’ requerido un consentimiento expreso por escrito, salvo causas de fuerza mayor como incendios, catastrofes, etc…

Ciudad, Fecha (DD/MM/AA).
La Administración/Direccion.

 


*Si no hay fecha especifica de entrada de dicha notificacion, la entrada en fuerza es el dia de la fecha indicada, que es la fecha de entrada en vigor. Esta notificacion tambien se puede aplicar a Agentes de Policia en capacidad privada (para multas comerciales para pedirte licencias de apertura, de dar de alta el negocio etc…) si tienen la entrada limitada no se les permite comprobar nada por que es de facto una jurisdiccion diferente: jurisdiccion contractual natural superior a jurisdiccion civil que es la usada normalmente a la policia para poder implementar multas, y dicha jurisdiccion es privada y comercial, y no tiene nada que ver con justicia.

Fuente: https://analisis05.wordpress.com/2016/12/22/evitar-acceso-a-instituciones-de-derechos-de-autor-e-instituciones-publicas-yo-recaudatorias/

Historia: La Saturnalia como fiesta romana (ahora llamada Navidad).

25 diciembre 2012 [1]

Io, Saturnalia!

Filed under: religión — Mendigo @ 2:10

El cristianismo es de todo menos original. No deja de ser la herejía occidentalizante que se generó en la Palaestina helenística a partir de otra religión, la hebrea, que ya era un verdadero refrito de tradiciones religiosas más antiguas (Súmer, Egipto, Babilonia…).

Cuando el cristianismo alcanzó el poder político en el Imperio Romano tras la batalla del puente Milvio, tenía la fenomenal tarea de desmontar una inextricable red de creencias religiosas de muy diversas procedencias que se desarrollaban a lo largo y ancho del imperio. Frecuentemente, lo que hizo fue, incapaz de derribar el edificio, cubrir su policromía con una mano de pintura y pintarle cruces por encima. Este sincretismo religioso genera absurdos como la pléyade de vírgenes y santos que se fueron inventando para disimular los cultos paganos a los dioses, daimones, lares a los que el pueblo rendía culto en fuentes, árboles, colinas… Curioso para una religión que se dice monoteísta (tanto el islam como el protestantismo reaccionaron contra esta fantochada).

Los acontecimientos religiosos más importantes en casi todas las religiones están relacionados con el ciclo solar. Es el más básico, fácilmente observable y de mayores consecuencias, especialmente en sociedades agrícolas. La Iglesia disfrazó la fiesta del solsticio de verano y sus hogueras, tan antiguas como el mundo, como la fiesta de San Juan. El resultado es como ponerle un calcetín en el morro de un burro y pretender que es un elefante.

Otro ejemplo de cristianización cogida por los pelos: el día santo de la semana, el Domingo (Dominicus dies, es decir, día del Señor), no es más que el día del Sol Invicto, la jornada de descanso romana de la cual aún se acuerdan los anglosajones cuando descansan en el Día del Sol (Sunday).

Pero volvamos al otro solsticio, que como os imagináis es de lo que os quería hablar. Según la tradición cristiana, Juan fue concebido seis meses antes que su primo: Jesús. Así que si situamos el nacimiento de uno en el solsticio de verano, el otro cae medio año después, en…¡qué casualidad, el solsticio de invierno! Exactamente, en la celebración del triunfo del Sol (el Dios de Dioses) sobre las tinieblas, el renacimiento que ya lleva en sí la promesa de la primavera, el inicio de otro ciclo vital.

De esta forma, el cristianismo contraprogramaba el nacimiento de la otra deidad oriental que le disputaba la hegemonía esos días en Roma: Mitra (también nacido durante el solsticio de invierno de una virgen, como otros tantos otros Dioses de la Historia de la Superstición Religiosa).

Por estos días, los romanos celebraban las Saturnales, festividad en la que se homenajeaba al padre de Saturno, el Dios de la agricultura, uno de los Dioses más antiguos del panteón romano. Durante la semana que precedía al solsticio de invierno, se cerraban los negocios, los tribunales y las escuelas, la gente dejaba el trabajo y se dedicaba a festejar junto a parientes y amigos. Se intercambiaban regalos, abrazos y buenos deseos, se decoraba la puerta de la casa con coronas de hojas, los árboles se engalanaban con figuritas de terracota y en las casas lucían las velas ofrendadas por los amigos, era una época de paz en la que estaba prohibido declarar la guerra ni condenar a muerte (lo cual no tiene mérito, ya que ni el Senado celebraba sesiones ni, como hemos dicho, había juicios).

Sin nada que hacer en el campo, con las barricas llenas de vino joven, los silos de grano y acabado el tiempo de la ceba y llegado el de la matanza, era un tiempo de abundancia y de holganza. Durante estos días la gente se prodigaba con la comida, la bebida y el sexo, y se permitían las apuestas en los juegos de azar. Dentro de esta categoría entraba un tipo de juego muy parecido a nuestra lotería de Navidad, con bolitas y todo, muy popular.

Octavio y Calígula intentaron recortar los días festivos de la Saturnalia; infructuosamente, pues era una fiesta demasiado arraigada. Lo cual tiene su gracia pues muestra que el mismo Augusto tenía menos dominio sobre sus súbditos que la Espe (que sí que ha logrado cargarse los puentes en Madriz). Y es que a la lideresa sólo le falta nombrar emperador a su caballo, para asemejarse a Calígula. Aunque bien pensado, Ignacio González…

Incluso tenían una costumbre sospechosamente similar a nuestro roscón de reyes: en el banquete se comía una torta de miel y frutos secos (similar a nuestro turrón) con un haba seca puesta al azar dentro de la masa. Quien la encontrara, sería el rey de la fiesta, el princeps Saturnalicius, al cual habría que obedecer sin rechistar por muy peregrinas que fueran sus órdenes (que lo eran, ahí estaba la gracia). El rey podía ser cualquiera, también un niño o un esclavo.

Porque aquí acaban las semejanzas con la Navidad. El cristianismo consintió seguir celebrando este culto pagano bajo otro nombre, pero lo que no toleró es el carácter igualitario de la fiesta, el cual consideraba que atentaba contra el orden divino. Y es que, durante la Saturnalia, amos y esclavos comían de la misma mesa, y estos tenían licencia para hablar con libertad a sus amos, cubriéndolos de reproches. En algunas familias, portaban los vestidos de los amos (principalmente el pileus, marca del hombre libre) y se hacían servir la mesa por estos. Durante estos días locos la sociedad se volvía del revés, diluyéndose en la fiesta las convenciones y clases sociales.

Lamentablemente, esta confraternización interclasista no perduró a la cristianización de la fiesta.

Tras la prohibición con Teodosio de todo culto que no fuera el cristiano (medida radicalmente ajena a la tradicional tolerancia romana), el Imperio-Iglesia se vio ante la tesitura de tener que hacer la vista gorda, cambiando oficialmente el nombre de las cosas para no caer en el absurdo de poner fuera de la legalidad a la mayoría de la población, aún seguidora de los antiguos ritos. Como no podían impedir que siguieran celebrando el Natalis Solis Invictis, disimulaban haciendo creer que creían que lo que celebraban era el nacimiento del profeta de la nueva religión (años más tarde aupado a la categoría de Dios, en el Concilio de Nicea). Y con esa mentira oficial, todos tan contentos. Poco a poco, el poder consiguió que el origen de la fiesta quedara en el olvido, introduciendo el nuevo catecismo que, con la fuerza de los años, fue adoptado por la población en la ignorancia de que, bajo las formas cristianas, estaban aún festejando a los dioses de sus antepasados.

Nota: Forzar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno (el Papa Julio I en el año 350…d.C) para desplazar cultos anteriores lleva a contradecir a su propio texto sagrado y lo que es peor, al mismísimo sentido común. Lucas (2:8) nos cuenta que un ángel se les apareció a los pastores que velaban el ganado para anunciar el natalicio. Nadie que tenga un poco de cerebro puede pensar que en lo más duro del invierno, la noche más larga del año, los pastores duerman al raso junto con el ganado (esta noche pronostican mínimas de 5ºC en Jerusalén, en cuyos alrededores está Belén). Aún hoy, en Palestina, el ganado es estabulado al final del otoño y no salen con los rebaños hasta acabar Marzo. Si Yahveh y los sionistas lo permiten.

+

Para acabar os dejo con un divertido cómic sobre este asunto. Lástima que esté en lengua bárbara, pero creo que se sigue bastante bien aun para los que tenemos un nivel flojo.

La Saturnalia…¡Por Júpiter! Que estaban locos aquellos romanos

Por Plácido RODRÍGUEZ

Qué bonito es todo lo que envuelve la Navidad. Cuánta magia en sus orígenes. La ternura de la adoración de los pastores, el amor de los padres por el recién nacido, el calor que desprenden la mula y el buey. «… en el portal de Belén hay estrellas, Sol y Luna, la Virgen y San José, y el niño que está en la cuna…»

Sí, todo muy bonito, pero que no nos la quieran meter doblada con las fechas en las que ocurrió un acontecimiento tan relevante para la historia de la humanidad y de los centros comerciales, y menos con el desprestigio de un oficio ancestral en el que la gente estaba más que curtida física e intelectualmente en cuestiones climatológicas. Me refiero al pastoreo al aire libre, pues de la modalidad Indoor o pista cubierta no quedan reseñas de aquella época.

Si la Virgen María dio a luz en una cuadra, ¡qué le vamos a hacer! Pero… ¿Por el invierno? «Nasti de plasti». Que no, que en esa época del año, en Belén, en los Montes de Judea, como en cualquier otro sitio en el que  nevase o hiciese una rasca del copón, las ovejas se estabulaban donde buenamente se podía, las cuadras estaban llenas de animales y lo menos que quedaba era sitio para un matrimonio okupa a la espera de un recién nacido.

Según los evangelios: «En la misma región había pastores que estaban en el campo, cuidando sus rebaños durante la noche» (Lucas 2:8). Pues bien, por muy bucólica que pueda parecer la estampa, los pastores eran gente experimentada que no se quedaban al raso en una noche en la que te podía caer una helada que te dejaba más tieso que una mojama del Mar Rojo. Aquellos pastores sabían que no pintaban nada en medio de un paraje que, si no estaba cubierto de nieve, tenía menos pasto que la arena del circo de Roma. Bucólico, sí; pero más falso que una fotocopia del retrato de Poncio Pilatos.

Entonces, si Cristo no nació a finales de diciembre, ¿por qué se eligió esa fecha para conmemorar su nacimiento? Según palabras de un precoz filósofo romano que se estancó al poco de tanto pensar y pasó al anonimato por haberse entregado al vino y a las delectaciones mundanas: «Siempre que ocurre lo mismo sucede igual», y que es, en esencia, lo que lleva siglos haciendo la Iglesia Católica para sepultar los ritos paganos bajo el Credo, los muros de las iglesias y el calzado de la Santa Inquisición.

Los romanos celebraban la Saturnalia, que no era más que un festival que venía a representar el solsticio de invierno y servía para honrar al dios Saturno. Era una fiesta en la que se alborotaba mucho; en las calles el ruido era continuo —no sé por qué me vienen a la cabeza las fiestas del Carmen en Cangas del Narcea—, y las comilonas, borracheras y juerga eran el soporte básico de varios días de locura parrandera. Y claro, los cristianos, que aunque por aquella época eran pocos pero bien avenidos, no estaban precisamente de acuerdo con tanto desenfreno. Es por eso que se dice que la Navidad surgió para sustituir a la Saturnalia.

Siglos más tarde, al imponerse la religión cristiana en el Imperio Romano, un tal Justiniano que ostentaba el cargo de Rey hizo los posibles para que la Navidad fuese una fiesta más seria; aunque, con el paso del tiempo, existen indicios más que suficientes de que la voluntad humana tiende a retornar a su estado primigenio y disoluto.

Al parecer, además de ponerse «tibios», los romanos solían realizar en la Saturnalia intercambios de regalos, declarar treguas en las guerras,  y a sus esclavos les daban cierta libertad temporal. Podría decirse que la Navidad sustituye aquellas antiguas costumbres por otras más adaptadas a los tiempos modernos en los que el consumismo, el tráfico de armas y la explotación del prójimo continúan ejerciéndose con la cobertura que proporcionan las bendiciones papales y los anuncios de la Coca-Cola. Si bien es cierto que en España nos salva y nos guía, cuan hiciera el recto Justiniano,  el mensaje del Rey en Nochebuena.

 

Feliz Saturnalia a tod@s

Navidad y Saturnalia [3]

Jesús, el niño que no nació el 25 de diciembre

Aunque Papa Noel acapare todo el protagonismo, todavía están los villancicos, los belenes, las postales, y hasta los décimos de Lotería que nos recuerdan que el motivo de la fiesta de la Navidad es el nacimiento de Jesús. Pero no ocurrió así. Fue cosa del Emperador Constantino El Grande, hace unos 1700 años, que, actuando como lo haría un creativo publicitario de esta época, creyó conveniente hacer coincidir el nacimiento de Cristo con la fiesta pagana más multitudinaria y popular del Imperio Romano, el Festival de la Saturnalia, que celebraba el nacimiento de un “nuevo” Sol. Las Navidades del siglo XXI se van pareciendo cada vez más a aquellas bacanales romanas.

sol

La celebración más antigua y universal siempre ha estado centrada en el solsticio de invierno, un término astronómico que se refiere a la posición del sol. A mediados de diciembre, los días son muy cortos (en el Hemisferio Norte) y, después del solsticio, empiezan a alargarse de nuevo. En la antigüedad, imaginaban que el sol se hacía viejo, hasta morir, y que después nacía un niño Sol.

En el antiguo Imperio Romano, la fiesta del solsticio era el acontecimiento social más importante del año y se llamaba Festival de Saturnalia en honor a Saturno, el dios de la agricultura y las cosechas. El Sol Invencible (Sol Invictis) era otro de los dioses favoritos, cuyo nacimiento se celebraba el 25 de diciembre.

Cuando las tareas en el campo se terminaban y llegaba la noche más larga, los romanos se relajaban, colgaban la toga en el armario, se vestían de forma informal y se olvidaban por unos días de las reglas que les oprimían durante el resto del año. Todo empezaba en el templo de Saturno, con un estupendo banquete (lectisternium) y al grito multitudinario de “Io, Saturnalia”.

saturnal

El poeta Catullus (84 a.C-54 a.C) decía que eran “los mejores días” y Séneca El Joven (4 a.C-65 d.C) que “toda Roma se volvía loca” durante las fiestas: “La multitud se deja llevar por los placeres”, escribió.

Pero, como ocurre ahora con la Navidad, también había quien no quería ni oír hablar del tema: Plinio el Joven (63-113) cuenta que se aislaba en unas habitaciones de su Villa Laurentina: “Especialmente durante la Saturnalia, cuando el resto de la casa está ruidosa por la licencia de las fiestas y los gritos de festividad. De esta forma, no obstaculizo los juegos de mi gente y ellos no me molestan en mis estudios”. Cicerón (106 a.C-43 d.C) también se refugiaba en su casa de campo.

Intercambio de regalos

saturnaliaregalos

Los romanos salían a la calle a bailar y cantar con guirnaldas en el pelo, portando velas encendidas en largas procesiones. La Saturnalia era una ocasión para visitar a los amigos y parientes e intercambiar regalos.

saturnalia2

Lo tradicional era regalar fruta, nueces, velas de cera de abeja y pequeñas figuritas hechas de terracota (figurines, abajo en la foto).

figurines

Quizás lo más curioso era el intercambio de roles: los esclavos actuaban como amos y los amos como esclavos. Incluso se les dejaba usar las ropas de su señor. Ese trato era temporal, por supuesto. Petronio (396-455) hablaba de un esclavo imprudente que preguntó en algún momento del año si ya era diciembre.

Los hijos también invertían los papeles con sus padres y pasaban a ser los jefes de la casa. Además, cada familia tenía que elegir un Rey de la Saturnalia, o Señor del Desgobierno, que podía ser un niño. Ese “rey de mentira” presidía las fiestas, y se le tenía que hacer caso, por muy extravagantes y absurdas que fuesen sus órdenes.

Excesos con la comida y bebida

Se cerraban las escuelas, los tribunales y las tiendas, se paraban las guerras, se liberaba a los esclavos, y los romanos cometían todo tipo de excesos con la bebida y la comida.

Era la fiesta de la libertad y la desinhibición, y se organizaban juegos, bacanales, bailes de máscaras y espectáculos desenfrenados que estaban prohibidos el resto del año. Los cristianos utilizaban el término saturnalia cuando querían decir orgía.

Las fiestas de Saturnalia comenzaban el 17 de diciembre y su duración varió a lo largo de los años. Cada vez era más larga, como ocurre ahora con la Navidad. Al principio, era un día. A finales del siglo I, duraban una semana. Hubo intentos de acortar las fiestas por parte del Emperador Augusto, pero también hubo quien propuso que se alargaran hasta finales de enero.

El nacimiento del Sol Invencible

Al final de la Saturnalia, el 25 de diciembre, se celebraba el nacimiento del Sol —Natalis Solis Invictis (nacimiento del sol invencible)— personificado en el dios Mitra. Aunque el culto a Mitra tenía orígenes persas, se convirtió en la religión dominante en Roma, especialmente entre los soldados.

Después del día 25, empezaba el festival de Sigillaria, dedicado, sobre todo, a hacer regalos a los niños: anillos, muñecos de terracota, sellos, tablas de escritura, dados, pequeños objetos, monedas, y, ¡bolsas llenas de canicas! Hay muchos bajorrelieves y documentos que reflejan a los niños romanos jugando a las canicas durante la Saturnalia.

canicasbajorelieve

Durante estos días, se decoraban las casas con plantas verdes, se encendían velas para celebrar la vuelta de la luz, y se colgaban figuras de los árboles. Pero no metían árboles dentro de casa. Los romanos sólo adornaban los que estaban plantados en la tierra. La tradición del árbol de Navidad tiene sus orígenes en el siglo XVI.

Cristianismo legalizado

Hacia la época del Emperador Constantino I (272-337), el cristianismo había avanzado muy poco y Roma era predominantemente pagana. El mitraísmo era la religión dominante y el cristianismo era ilegal. Pero Constantino I cambió las cosas después de tener una visión, antes de una batalla, en el año 312. Se dedicó a favorecer el cristianismo, sin dejar de rendir culto a los dioses paganos de Roma.

mitra

Por ejemplo, uno de los dioses romanos más populares era el Deus Sol Invictus, y los romanos lo adoraban un día a la semana, el Dies Solis (como en inglés, “sunday” = “día del sol”). Constantino, que era sumo sacerdote en el culto a Sol Invictus, decretó que ese día fuese también jornada de descanso y adoración para la los cristianos.

En el año 321, Constantino legalizó el cristianismo, y declaró que el día del “nacimiento del sol invencible”, que se celebraba el 25 de diciembre, debía ser considerado como una nueva fiesta cristiana para celebrar el nacimiento de Cristo. Con estas tácticas, no se alteraba el calendario romano, y las tradiciones paganas se fueron adaptando al cristianismo.

En el 350, el papa Julio I reconoció oficialmente el 25 de diciembre como la Fiesta de la Natividad.

Distintas opiniones

La Navidad llegó a Egipto hacia el año 432, y a Inglaterra al final del siglo VI. Alcanzó los países nórdicos a finales del siglo VIII.
En la actualidad, los cristianos occidentales lo celebran el 25 de diciembre pero los ortodoxos lo hacen el 6 de enero, basándose en las referencias de un académico griego, Clemente de Alejandría, que a su vez escribió sobre otro maestro griego, Basillides, que dijo que Jesucristo nació el 6 de enero. Clemente se refiere a la Fiesta de la Epifanía, que en España se celebra como el Día de los Reyes Magos.

Los primeros estudiosos cristianos, como el teólogo Orígenes (185-253), condenaban la celebración del nacimiento de Cristo “como si fuese un faraón”. Decía que sólo se festejaba el nacimiento de los pecadores y no de los santos. Hoy, algunos grupos fundamentalistas, como los testigos de Jehová, no celebran la Navidad, por su origen pagano. Tampoco los cumpleaños, dicho sea de paso.

¿Cuándo nació Jesucristo?

belen

Parece bastante claro que Jesucristo no nació en diciembre. Es muy improbable que los pastores durmiesen con sus ovejas a la intemperie en diciembre, cuando las temperaturas en Judea caían hasta bajo cero y era época de lluvias.

Se ha especulado con muchas fechas: el 16 de mayo, el 9 o 20 de abril, el 29 de marzo,…pero es algo imposible de averiguar con certeza. Hay gente dedicada a investigar la Biblia, como los de ASK (Associates for Scriptural Knowledge), de Wisconsin. Una de sus últimos estudios asegura que la Estrella de Belén que guió a los tres Reyes Magos —probablemente, una conjunción de Venus y Júpiter— ocurrió el 17 de junio del año 2 a.C. Para entonces, Jesús debía tener entre 0 y 2 años. Así que, según esta aproximación, Jesús pudo haber nacido en algún momento entre los años 4 a.C. y 2 a.C.

¡Haz lo inesperado!

Todavía hoy, muchas culturas celebran el solsticio de invierno. Para los pueblos indígenas, como aimaras, quechuas, rapanui y mapuches, la llegada de estas fechas coincide con la tradición de agradecer por el año anterior y pedir al padre Sol que retorne con mayor fuerza después de su retiro invernal.

La Saturnalia y las fiestas en torno al solsticio de invierno trataban de la familia, la fertilidad, el cambio, la renovación, la protección, el nuevo ciclo. Diciembre siempre has sido una época para la rebelión, la celebración, la esperanza. Sería una buena idea adoptar algunas de esas tradiciones paganas que se han perdido por el camino. Por ejemplo, el intercambio de papeles: con los niños, con los empleados, con los alumnos,… Frances Bernstein, en su libro Classical Living: Reconnecting with the Rituals of Ancient Rome, dice: “¡Agita las cosas un poco! ¡Haz lo inesperado! Porque estas acciones pequeñas recuerdan el espíritu de la Saturnalia y tienen importancia religiosa, al conectarnos directamente con la Naturaleza”.

Io Saturnalia! Ave Sol Invictus! ¡Feliz Navidad!

Fuente:

https://esmola.wordpress.com/2012/12/25/io-saturnalia/ [1]

http://lavozdeltrubia.es/2016/12/24/la-saturnaliapor-jupiter-que-estaban-locos-aquellos-romanos/ [2]

http://www.kindsein.com/es/15/tradiciones/362/ [3]

Otras:

http://www.sentadofrentealmundo.com/2011/12/la-fiesta-que-celebraba-la-igualdad.html

http://www.revistafeminity.com/cestas-navidad-imperio-romano

Almirantazgo: Los Beatos Medievales.

El mar y los impresionantes Beatos medievales

En la Península, durante la Edad Media, dos grandes fuerzas luchaban por adueñarse del territorio: un Islam fuerte y ampliamente asentado y unos reinos cristianos mas pequeños, situados al norte. No era sólo una guerra de religión, también era una batalla por un espacio estratégico asimilado como propio por ambas culturas, y a menudo significaba la vida o la muerte.

El mar rodeando la tierra

Aunque todos sabemos quien venció, hay documentos que atestiguan el ambiente que en esos momentos se vivía y que dan fe de cómo se veía el mundo. Los conocidos como beatos, textos ilustrados que explican el apocalipsis descrito por San Juan, realizados durante la Edad Media, son una fuente de primera mano y un patrimonio mundial único que no siempre es conocido, ni valorado como tal.

Lamina completa sobre el mar

Esta semana vamos a analizar la visión del mundo marino ilustrándola con imágenes de dos ejemplares digitalizados de los textos de Beato de Liébana, los que dieron nombre a esta serie de documentos. Ambos están disponibles íntegros por cortesía de la Biblioteca Nacional de España.

Beato de Liébana

Beato vivió en el siglo VIII y fue presbítero del monasterio de San Martín de Turieno (que hoy conocemos como Santo Toribio de Liébana) en Santander (España). Era contemporáneo del gran Carlomagno. Aunque no existen muchos datos de su vida, tuvo que ser un personaje relevante en el resto de Europa porque autores como Alcuino de York lo citan en varias ocasiones. Beato es también uno de los escritores que incide en la presencia del apóstol Santiago en España, lo que tendría una enorme trascendencia a posteriori y abriría las puertas a la creación de la ruta jacobea.

Detalle de la primera lámina

Escribió, entre otras obras, un Comentario al Apocalipsis de San Juan que se hizo muy popular en su tiempo. Fue copiado e iluminado repetidamente, y en la actualidad las copias que han sobrevivido son un impactante conjunto de códices medievales de enorme valor histórico y artístico.

Las ilustraciones

Las miniaturas que acompañan al texto son una de las más extraordinarias manifestaciones del arte occidental medieval, que sentaron las bases del arte románico.

Una de las primeras ilustraciones en las que aparece el mar. Beato de los reyes..

Las ilustraciones muestran momentos caprichosamente compuestos por los artistas de la época, e incluyen temas que no siempre aparecen en el texto y con los que a menudo cuesta encontrar la vinculación.

Es posible que pasados los siglos nos cueste entenderlo, pero las imágenes se utilizaron a lo largo de toda la Edad Media para adoctrinar sobre una religión cuyos textos no podían ser entendidos por la mayoría de los fieles porque no sabían leer. En este concepto “pedagógico” entran también las imponentes vidrieras de las catedrales, las esculturas de los templos y la mayor parte de las manifestaciones artísticas religiosas.

Varios animales, entre ellos lo que podría ser una rana

El expresionismo de las ilustraciones de los beatos se atribuye a la sinergia de influencias artísticas muy variadas del mundo tardorromano y bizantino, visigótico, carolingio, musulmán, especialmente de Al-Andalus, persas y coptos. La raíz está sin duda en el primitivo arte hispano, que se enriqueció con una serie de elementos europeos, asiáticos y norteafricanos que han convertido a los beatos en una muestra sin igual en el resto del mundo occidental.

Fuego y agua. Códice 2

Aparecen escenas de monstruos, personas y ángeles del fin del mundo, con una perspectiva bidimensional que los aleja de la visión real, pero con un expresionismo que resulta tan magnético como dramático.

Los animales y monstruos se confunden. Las figuras se colocan de manera escalonada, resaltando los ojos y manos para intensificar la tensión espiritual. Los fondos son a menudo de gran intensidad cromática y se dividen en varias fajas de diferentes colores que suele representar diferentes espacios como cielo, tierra y mar.

Detalle peces

“Este arte asocia familiaridad y distancia: parece ir en busca y encontrar la Eternidad, inmediata, sin perder un ápice de su trascendencia inaccesible y misteriosa” (Todolibroantiguo).

El mar medieval

En la Edad Media el mar siempre fue mirado con respeto y casi con temor reverencial. Realidad y superstición andaban a la par. Era un mundo desconocido, enorme e infranqueable, que a menudo se asimilaba con aspectos negativos, lúgubres y temibles. Traía la riqueza a través de la pesca y del comercio, pero también suponía la llegada de los odiados piratas y los horribles naufragios que truncaban vidas y fortunas.

ámgel

No era extraño que un hombre medieval que no había visto el mar sintiera pánico, y viera en él un mundo peligroso de criaturas desconocidas, donde el abismo y el infierno se hallaban cerca. Las ilustraciones de los beatos trasmiten ese concepto perfectamente.

Ilustración sobre el arca de Noé sin que aparezca ninguna nave.

En el medievo el mundo parecía estar formado por varios niveles, en cada uno de los cuales se refleja y se contiene el universo. Cada microcosmos se convierte así en la imagen del macrocosmos, y como si se dispusiera de espejos, las mismas imágenes se reflejan entre sí hasta el infinito. En este universo onírico el mar contiene idénticos seres que en la tierra, pero adaptados al medio: así podemos hallar elefantes, leones o caballos.

Los treas nvieles

Todo ellos sin olvidar las criaturas propiamente acuáticas como sirenas, tritones o diablos de mar. Estos seres marinos apenas si aparecen en la iconografía de los beatos, aunque sí son objeto de estudio en obras como los bestiarios.

En síntesis, todo un mundo de fantasía en el que el mar representa a menudo temores ocultos, y en el que lo onírico y lo real se mezclan de manera característica, ofreciendo imágenes y documentos únicos.

Más información

Beato de Liébana: códice de Fernando I y Dña. Sancha (Beato 1)

Beati in Apocalipsin libri duodecim (Beato 2)

La familia de los Beatos

Más sobre los beatos

MOLINA, Ángel Luis. Los viajes por mar en la Edad Media. Cuadernos de Turismo, 2000, 5, p. 113-122.

Fuente: http://blogcatedranaval.com/2016/11/14/el-mar-y-los-impresionantes-beatos-medievales/

Historia: Antonio Barcelo’

A los diez y ocho años se le confió el mando de uno de los jabeques que hacían la travesía entre las Baleares y la Península, con el que en varias ocasiones persiguió a los moros que infestaban las costas de la islas.

Su nombre fue subiendo en conocimiento de las gentes y se acrecentó con un combate que sostuvo con dos galeotas argelinas, por cuya acción S. M. se dignó nombrarle alférez de fragata con graduación del seis de noviembre de 1738, contaba con veintiún años de edad, pero con carácter de graduado y << sin derecho a goce de sueldo alguno .

Combate del jabeque de Barceló contra dos galeotas argelinas

  • Antonio Barceló, con su jabeque correo, rechaza a dos galeotas argelinas (1738). Pintado por Ángel Cortellini Sánchez, Museo Naval de Madrid.
    En 1738 rechazó y puso en fuga a dos galeotas argelinas que le atacaron cuando llevaba de transporte en su jabeque un destacamento de dragones del regimiento de Orán y otro del de infantería de África, acción recompensada por el Rey con la graduación de alférez de fragata de la Armada, el día 6 de noviembre de 1738.

La real cedula de concesión del nombramiento decía:

  • << Por cuanto en atención a los meritos y servicios de Antonio Barceló, patrón del jabeque que sirve de correo a la isla de Palma de Mallorca y señaladamente al valor y al acierto, con que defendió he hizo poner en fuga a dos galeotas argelinas que le atacaron en ocasión que llevaba de transporte un destacamento de dragones del regimiento de Orán y otro del de infantería de África…..

Siguió con su intrepidez y arrojo practicando otros servicios distinguidos, manteniendo a ultranza las comunicaciones con las Islas y llevando alimentos, cuando las cosechas eran parcas, que ocasionaron el que la población llegara a pasar hambre, paliándola Barceló en lo que le era posible.

Tuvo mucha repercusión el apresamiento por parte de los berberiscos, de un jabeque español; llevaba a doscientos pasajeros, entre ellos a trece oficiales del ejército. Molesto el Rey ordenó armar en Mallorca a sus expensas a cuatro jabeques, dándole el mando al insigne capitán Toni, siendo ascendido a teniente de fragata el cuatro de mayo de 1748.

La división se dirigió a Cartagena, cumpliendo la orden recibida, donde se le iban a incorporar los navíos América y Constante, poniéndose al mando de todos ellos don Julián de Arriaga; en su búsqueda del enemigo el dieciséis de noviembre de 1748, tuvo un encuentro contra cuatro berberiscos, desarrollándose el combate frente a las costas de Benidorm y Altea, enfrentado con los cuatro a su mando, obteniendo una victoria al ponerlos en fuga y muy maltratados.

Al año siguiente la división se desarmó, pasando Barceló a desempeñar sus anteriores labores, que consistían en el traslado de tropas desde la península a las islas y viceversa, sobre todo en las Ibiza y Cabrera.

Pero los combates eran muy frecuentes, pues nuestro mar estaba infestado de naves corsarias berberiscas; estando en el puerto de Figueras de Palma de Mallorca se dio la alarma, de que cruzaba una flotilla enemiga, Barceló como siempre no lo dudó un instante, hizo embarcar a una compañía de granaderos del regimiento África en su jabeque, y se hizo a la mar, se puso en persecución del enemigo, cuando pudo llevar a su vista, se apercibió de que era una galeota de treinta remos y armada con cuatro cañones, iba acompañada por un jabeque pequeño y llevaban como presa a un español el Santísimo Cristo del Crucifijo, le dio caza y lo abordó, a la altura de la isla de Cabrera, que venía persiguiendo desde el cabo Formentor, en este combate fue herido dos veces.

Había sido ascendido a de teniente de navío graduado el cuatro de agosto de 1753. Pero el rey por esta acción tan meritoria, le concedió la efectividad en este grado y su incorporación en el Cuerpo General de la Armada con fecha del treinta de junio de 1756.

Jabeque de la Real Armada

  • Modelo de jabeque (s. XVIII). Núm. de catálogo: 367. Museo Naval de Madrid.
    Este tipo de jabeque era como los que empleaba Barceló en sus campañas contra el corso norteafricano. El jabeque era una embarcación exclusiva del Mediterráneo y muy utilizada por los corsarios, y más tarde por la Real Armada para combatirlos dada su gran efectividad. De líneas elegantes y finas era uno de los tipos de buque más rápidos y maniobrables que además poseían una buena potencia de fuego, al menos para sus cometidos habituales de guardacostas y corso. Para ello iban armados con cañones de poco calibre, y con varias piezas en mira o caza de 12, o incluso 18 libras. Fueron tan efectivos que la marina francesa, e incluso la británica, llegaron a contar con varias de estas unidades.

En el año de 1761, ya ascendido a capitán de fragata, se le dio el mando de una división de tres jabeques reales, siendo el de su mando el llamado Garzota.

En este año sostuvo un enfrentamiento en el que apresó a siete de los moros, con sólo los tres suyos, en las costas del Mediterráneo peninsular. El treinta de agosto con sólo su jabeque apresó a otros berberiscos, tomando a treinta de ellos como prisioneros, habiéndole muerto a otros diez en el abordaje.

Al año siguiente con su jabeque, en otro combate rindió a tres enemigos con ciento sesenta turcos; en uno de ellos hizo prisionero al famoso Selim, célebre capitán de aquellos piratas, siendo nuevamente herido en el abordaje, por una bala de mosquete, que le atravesó la mejilla izquierda.

Prosiguieron sus proezas, contra los moros, que eran casi diarias; en julio del año de 1768 batió y apresó en las cercanías del Peñón de la Gomera a un jabeque argelino de 24 cañones, sufriendo en el combate diez muertos y veintitrés heridos.

Hubo un intento de unificar esfuerzos en la lucha contra la piratería, pero no dio sus frutos por falta de la misma, pues entre las potencias cristianas, habían enemigos como el caso de Venecia, que mantenía tratados ocultos con Argel, lo que impedía que la labor se efectuara con eficacia; éste proyecto provenía de Austria, paro dadas las circunstancias fracasó.

También lo intentó una sola nación, en este caso fue Francia, que intento el bombardeo de Larache, pero el fracaso fue rotundo. De toda la cristiandad las únicas decididas a acabar con este goteo de pérdidas, eran España y Malta.

Al mando de seis jabeques, se enfrentó una vez más contra los moros y en esta ocasión apreso a cuatro en la ensenada de Melilla. Como consecuencia de esta acción, el Gobierno le ascendió a Barceló, a capitán de navío, por Real patente de dieciséis de marzo de 1769.

Continuo con su perfecta labor de limpiar la mar de piratas y su nombre continuó ascendiendo, llegando a la celebridad, cuando condujo a Cartagena nada menos que a mil seiscientos moros apresados, poniendo en libertad a más de mil cristianos.

Habiendo sido atacado el Peñón de Alhucemas por los moros, se encargo a Barceló de su socorro, con sus jabeques bombardeo la fortaleza con más de 9.000 bombas, pero el al no llevar artillería gruesa no se pudo dar el asalto, aún así con el fuego de sus jabeques desmontó la artillería ligera enemiga, a pesar de la pérdida de cuatro lanchas y un jabeque, consiguió que los berberiscos levantaran el campo el 23 de marzo de 1775.

Se le puso al mando del convoy que en el año de 1775, hizo la expedición para la conquista de Argel. Este, en su conjunto esta formado por siete navíos, de 70 cañones, doce fragatas de 27, cuatro urcas de 40, nueve jabeques de 32, 3 paquebotes de 14, cuatro bombardas de 8 y siete galeotas de 4, al mando del general González de Castejón, con un total de 46 buques de guerra y 1.364 cañones.

En la travesía el mando del convoy con las tropas del ejército compuesto por unos 18.400 hombres y al mando del general O’Reilly, fue dado a Barceló.

Barceló llevado de su indomable carácter no sólo protegió el desembarco, acercándose lo máximo posible a la costa para que su artillería fuera efectiva, sólo decir que el desorganizado desembarco y las definitivamente erróneas disposiciones posteriores, llevaron a un completo desastre en el que tuvimos no menos de cinco mil bajas, incluidos cinco generales muertos y quince heridos, dejando al enemigo nada menos que quince cañones abandonados y unos nueve mil fusiles; ante este fracaso se ordeno el reembarco, efectuando la misma acción, en unas circunstancias muy desfavorables, tanto que el ejército tuvo que soportar cargas de caballería mora de hasta 12.000 jinetes, lo que hizo la situación insostenible, y sólo no fue un desastre total por la acción de los jabeques de Barceló, que demostró una vez más su valentía, se supo imponer a las circunstancias, salvando de esa forma a muchos, que de no haber sido por su actuación hubieran perecido, a más la honra de las armas españolas.

Su acción le dio gran crédito entre los Navias, Romanas y Villenas y no sólo a ellos sino que el rey le ascendió al grado de brigadier, en el mismo año de 1775.

Pero aun le quedaba la gran obra de su vida, el veinticuatro de agosto de 1779 fue nombrado comandante de las fuerzas navales destinadas al bloqueo de Gibraltar, su fuerza la componían un navío, una fragata, tres jabeques, cinco jabequillos, doce galeotas y veinte embarcaciones menores; y por tierra debía efectuar el ataque el general Martín Álvarez de Sotomayor, fue entonces cuando se le ocurrió la idea de construir las lanchas cañoneras y bombarderas, que tantos éxitos le dieron a él como a los que las comandaban, realizando prodigios nunca pensables, incluido el ataque a los navíos británicos, que en la mayoría de los casos huían enseñándole las popas, recogiendo tanta gloria para las armas españolas y recibiendo una herida. Cuando se le dio el mando del bloqueo y en el mismo día fue ascendido a jefe de escuadra.

Como es bien sabido, las cañoneras nacieron durante el último gran sitio de Gibraltar, gracias a la imaginación del gran Barceló, el hombre que de simple patrón de un jabeque-correo, había llegado a teniente general de la Real Armada por méritos de guerra.

La dificultad para atacar la plaza por mar residía en la más que comprobada inferioridad de los buques de vela y madera, de la época contra las fortificaciones terrestres.

Nelson afirmaba a este respecto, que un cañón en tierra en un buen reducto valía diez embarcados, y eso a igualdad de proyectiles, pues desde tierra era fácil responder al atacante con <<balas rojaso granadas, que por su peligrosidad estaban casi totalmente descartadas en los buques.

Para bombardear la plaza ideó el marino mallorquín armar con una pieza de a 24 (casi la de mayor calibre de la época, pues las más pesadas eran de 32 ó 36 y sólo en las baterías bajas de los navíos) o con un mortero, grandes botes de remos.

Para proteger a la dotación se las dotó de un parapeto plegable forrado por dentro y fuera, de una capa de corcho. Median cincuenta y seis pies de quilla, dieciocho de manga y seis de puntal, con catorce remos por banda, la pieza mencionada giratoria, con una gran vela latina y su dotación de una treintena de hombres.

Muchos opinaron que tales botes no podrían soportar el peso y mucho menos el retroceso de la enorme pieza, pero las experiencias probaron que tales temores eran infundados. Barceló desarrolló su idea proporcionando a las lanchas un blindaje de hierro, que las cubría hasta por debajo de la flotación.

Pero pronto se pudo observar que tales precauciones eran exageradas, pues, dado los limitados recursos de puntería de la época, resultaba poco menos que imposible acertar a las pequeñas lanchas cuando atacaban de proa, mientras que éstas tenían muchos menos problemas para batir blancos mucho mayores.

El mejor juicio sobre su efectividad vino del enemigo, y no pudo ser más concluyente, según el capitán Sayer:

  • <<La primera vez que se vieron desde nuestros buques causaron risa; mas no transcurrió mucho tiempo sin que se reconociese que constituían el enemigo más temible que hasta entonces se había presentado, porque atacaban de noche y eligieron las más oscuras, era imposible apuntar a su pequeño bulto.
  • Noche tras noche enviaban sus proyectiles por todos lados de la plaza. Este bombardeo nocturno fatigaba mucho más que el servicio de día. Primeramente trataron las baterías de deshacerse de las cañoneras disparando al resplandor de su fuego; después se advirtió que se gastaba inútilmente las municiones.

Prestó otros servicios, que como siempre honraron a su persona, tanto al general como al soldado, que siempre llevó dentro.

Con tantas fatigas y la vida tan azarosa que es siempre la mar, él fue siempre el primero en los peligros, siendo un modelo de firmeza y de lealtad. (Cosa que otros no hicieron con él, pues era un poco despreciado por los que provenían de las academias de guardiamarinas y él era un simple navegante, de la marina mercante, de ahí el que el pueblo le tuvieran en gran estima, no guardaba las etiquetas, como otros que venían de pruebas de pureza de sangre).

A tanto llegaron las habladurías y comentarios, que llegó a estar entredicho el que fuera o no capaz de tener el mando, por lo que el rey relevó a Martín Álvarez de Sotomayor, por el duque de Grillón que llevaba unas instrucciones reservadas, para que calibrase la capacidad de Barceló como general.

Cuando el duque conoció a Barceló, decidió recomendarle para el ascenso a teniente general, como queda demostrado en la carta que dirigió a Floridablanca, a pesar de su sordera y su ancianidad, que era sobre todo en lo que se basaban las acusaciones, tan vilmente vertidas sobre su persona, por sus detractores.

Por real título del trece de agosto de 1783, fue ascendido a teniente general, la escuadra al mando de Barceló zarpó el uno de julio de 1783 de Cartagena; la componían cuatro navíos, con insignia en el Terrible de 70 cañones, cuatro fragatas, nueve jabeques, tres bergantines, tres balandras, cuatro tartanas, cuatro brulotes y lo que va a ser decisivo, diecinueve cañoneras con cañones de a 24, veintidós bombarderas con morteros y diez de abordaje, lanchas que servían de escolta a las anteriores por si eran abordadas por embarcaciones enemigas con superior dotación. A la escuadra se unieron dos fragatas de la Orden de Malta; con un total de 14.500 hombres en las dotaciones y 1.250 cañones.

Tras una penosa travesía, dificultada por vientos y mares contrarios, la escuadra fondea frente a Argel el día 26; esperando una mejora del tiempo y haciendo los preparativos llega el 1 de agosto, día en que a las 1430 horas, se rompe el fuego contra la plaza.

Las diecinueve bombarderas forman en línea avanzada junto con la falúa en la que embarca Barceló; a los costados están las cañoneras y las de abordaje, por si las embarcaciones enemigas intentan un contraataque, más atrás dos jabeques y dos balandra; el resto de la escuadra no toma parte en el bombardeo.

Al poco salen del muelle veintidós pequeños buques enemigos, entre ellos nueve galeotas y dos cañoneras, que no tardan en ser rechazadas por el fuego de los españoles.

Hacía las 1630 horas las lanchas españolas han consumido todas sus municiones y se ordena el alto el fuego.

Los atacantes han disparado unas 375 granadas y 390 balas de cañón (éstas sobre todo contra los buques de la defensa), provocando dos grandes incendios en la ciudad, de los que uno se prolonga toda la noche.

Los argelinos han disparado unas 1.436 balas y 80 granadas, que no han causado sino dos heridos leves en las cañoneras españolas.

El balance no puede ser mejor, pues aunque no se ha optado por un bombardeo nocturno, como en los ensayos de Gibraltar, la fuerza atacante apenas ha sufrido daños del fuego enemigo y desde luego, los ha causado muy serios.

Y así, con pocas variaciones se producen otros ocho ataques, uno el día 4, dos el 6, dos el 7 y dos más el día 8, lanzándose un total de 3.752 granadas y 3.833 balas contra la ciudad y sus defensas.

Según fuentes neutrales, entre las que se hallaba el cónsul francés, el pánico se apoderó de parte de la guarnición y de toda la población, quedando destruidas no menos del diez por ciento de las viviendas y muchas más afectadas, numerosas fortificaciones, buques y cañones, más fuertes pérdidas humanas.

En cuanto al fuego de la defensa, no menos de 11.280 balazos y 399 bombas sólo han causado veinticuatro muertos y veinte heridos entre las dotaciones atacantes, y aún esas pérdidas de deben casi por entero a un golpe afortunado, cuando el día 7 por la tarde una bomba hizo volar a la cañonera número uno, con veinte muertos, incluido su segundo, el alférez de navío Villavicencio, y once heridos, entre ellos su comandante, el teniente de navío Irisarri.

Como en un gesto de desafío, cinco corsarios argelinos apresaron cerca de Palamos, en septiembre de 1783, a dos polacras mercantes.

Pero no es más que un gesto, los preparativos son incesantes: se apresta una nueva fortaleza con cincuenta cañones, se reclutan cuatro mil soldados turcos voluntarios que arriban en buques neutrales, llegan <<asesoreseuropeos para ayudar en las fortificaciones y baterías, se han preparado no menos de setenta embarcaciones entre goletas y cañoneras para rechazar a las españolas, etc. etc., incluso el dey ha ofrecido una recompensa de mil cequíes al que aprese una embarcación de la escuadra atacante.

Barceló activa sus preparativos en Cartagena, ahora su escuadra constará de cuatro navíos, con insignia en el Rayo de 80 cañones, cuatro fragatas <<dos de ellas desarmadas y utilizadas como almacén de pólvora y municiones, doce jabeques, tres bergantines, nueve más pequeños, y la fuerza atacante: veinticuatro cañoneras con piezas de a 24, ocho más con una de a 18, siete con calibres menores para abordaje, veinticuatro con morteros y ocho obuseras, con piezas de a 8.

Pero esto no es todo: la expedición adquiere un cierto aire de cruzada, por lo que cuenta con el apoyo de la Armada de Nápoles <<entonces tan íntimamente unida a la española, que bajo el almirante Bologna aporta dos navíos, tres fragatas, dos jabeques y dos bergantines; la de Malta, con un navío, dos fragatas y cinco galeras y la de Portugal, al mando del almirante Ramírez de Esquivel, con dos navíos y dos fragatas, si bien ésta llega tarde y ya en plenos bombardeos.

Tras una solemne advocación de la empresa a la Virgen del Carmen, la escuadra zarpa de Cartagena el 28 de junio de 1784, llegando a Argel el 10 de julio.

El día 12 a las 0830 horas se rompió el fuego, sosteniéndolo hasta las 1620, intervalo en el que se lanzaron una 600 bombas, 1.440 balas y 260 granadas, contra 202 bombas y 1.164 balas del enemigo.

Se observaron grandes destrozos y un gran incendio en la ciudad y fortificaciones, y se rechazó a la flotilla enemiga, de 67 unidades, causando la voladura de cuatro de ellas.

Las bajas atacantes se redujeron a seis muertos y nueve heridos, más por accidentes con las espoletas a bordo que por fuego enemigo, aumentadas tristemente y de forma accidental con la voladura de la cañonera número 27, mandada por el alférez de navío napolitano don José Rodríguez (muy italiano el apellido ¿no?).

Y así durante siete ataques más, sin incidencias dignas de mención, salvo que en uno de ellos un disparo de la defensa alcanzó la flotación a la falúa desde la que Barceló dirigía el bombardeo, echándola a pique, en esta ocasión estuvo muy cerca de perder la vida, acudió en su ayuda su mayor general don José Lorenzo de Goicoechea, no sufriendo herida alguna y transbordándose inmediatamente a otro bote, desde el que continuó dando órdenes sin dar mayor importancia al incidente.

Al fin, el 21 de julio se decidió poner fin al ataque, tras haber disparado más de 20.000 balas y granadas sobre el enemigo, y tras haber perdido unos cincuenta y tres hombres y resultado heridos otros sesenta y cuatro, en los ocho ataques, buena parte de ellos, como sabemos, debidos más a accidentes que al fuego enemigo, aunque resultó evidente que en esta ocasión las defensa eran más fuertes.

Sin embargo fue tanta la oposición de los moros y del Dios Eolo, que también se puso de su lado, aunque ya había hundido o incendiado a la mayoría de los buques enemigos, pero no obstante el viento contrario obligó a que nuestro general diera la orden de regresar de nuevo a Cartagena.

Consiguiendo con estas dos expediciones, que en la primera Trípoli se aviniera a la paz con España y en la segunda, la firmaron Argel y Túnez, con la visita de Mazarredo, para este fin.

El rey, después de tantas glorias, se sirvió concederle el sueldo de teniente general, que era el que debía estar cobrando, porque el grado ya lo tenía, pero no era así y al fin lo consiguió, siéndole concedida la condecoración de Real Orden de Carlos III.

Hubo por aquel tiempo, con gracejo típico andaluz una copla que decía:

  • Si el rey de España tuviera
    cuatro como Barceló,
    Gibraltar fuera de España
    que de los ingleses no.

Continuó don Antonio Barceló al mando de las fuerzas de mar y de tierra en Algeciras, durante el bloqueo de Gibraltar y como siempre, demostrando su valor y denuedo extraordinario, en varios enfrentamientos que hubieron.

Habiendo regresado a su tierra a descansar de sus anteriores combates y ya contando con 73 años de edad, llegó la fragata Florentina trayendo ordenes del ministro de marina Valdés para que se pusiese al mando de una escuadra, para llevarle a Algeciras donde se estaba organizando, con la misión de socorrer a Ceuta y bombardear Tánger, para levantar el sitio que los moros estaban dando a Ceuta, saliendo de Palma el veinticinco de noviembre y llegando a Algeciras, el siete de diciembre, una vez más obedeció las órdenes sin preguntarse nada y demostrando que como siempre, su valor y gallardía, estaban dispuestos en todo momento a darlo todo por su patria.

A su llegada el enfrentamiento había terminado, anunciándose la llegada a Madrid de unos enviados por el sultán, para tal propósito.

Barceló, ante esta nueva situación, arrió su insignia de la fragata Florentina, pero por su conocimiento del carácter de los musulmanes, no quedó contento con este fin tan a desuso para él, por lo que se embarcó en un jabeque y se dirigió a Ceuta, allí estudió las posiciones enemigas, situadas alrededor de la ciudad, previendo el que las cosas no fueran tan bien como parecía y si por acaso se tenía que actuar de otra manera, lo mejor era inspeccionar lo mejor posible todas las posibilidades de defensa.

Efectivamente sus previsiones se cumplieron, las negociaciones fracasaron y se declaro la guerra. Pero como ya había ocurrido, las intrigas consiguieron que no se le diese el mando de la escuadra y eso que se le había llamado expresamente para ello, dándole el mando al general Morales de los Ríos, jefe de las fuerzas navales del Mediterráneo.

Molesto por esta discriminación arbitraria, lo puso en conocimiento del Rey, quien con fecha cuatro de enero de 1792, ordenaba se le diese el mando de la escuadra reunida en Algeciras, que esta compuesta por las fragatas Perpetua y Santa Rosalía, las dos de 34 cañones, los jabeques San Blas, San Leandro, y África, con cuarenta y cuatro lanchas distribuidas en tres divisiones y una flotilla de buques menores.

El invierno fue muy duro, con temporales que obligaban a estar en puerto, además el sultán había fallecido en un combate contra su hermano Muley Jehen, lo que unido a la imposibilidad de efectuar lo previsto, el día doce de junio se firmó el decreto de disolución de la escuadra.

Barceló, afligido se volvió a su tierra; durante unos meses se había propuesto dar una lección más a los berberiscos, a los que tan bien conocía, pues no en balde llevaba toda su vida peleando contra ellos y como reflejan unas cartas, en las que se expresa así: <<Sólo con las lanchas espero dar una victoria muy completa y gloriosa, mediante el favor de Dios…; en otra dirigida al Rey le dice: << Como autor de ellas [las lanchas], nadie sabrá darles el valor que tienen mejor que yo; y siendo su manejo inmediato, el puesto más arriesgado es el que yo apetezco en servicio de V. M. y honor de la Nación. Hemos de pensar que él no las había utilizado a su entera satisfacción en el sitio de Gibraltar, por aquel otro invento de baterías flotantes ignifugas, pero que ya sabemos como resultó, a pesar de estar inventadas por un francés D’Açon, dejando su invento (las cañoneras) fuera de todo concurso, lo que imagino también le produjo un malestar importante.

Como el problema no se había solucionado, al poco tiempo hubo de comenzarse la guerra, pero Barceló ya no fue llamado y por lo tanto no esta al mando de este nuevo episodio.

Se le dio el mando y se puso al frente de la escuadra al general Morales de los Ríos, que aunque no consiguió muchas victorias, si lo hizo bien frente a Tánger, lo que le supuso ganar el título de conde. Cosa que nunca sucedió con Barceló, habiéndolo hecho bien toda su carrera militar, pero los títulos eran para como mínimo los hijodalgos, la plebe sólo estaba destinada, por muy alto que llegara a morir por su patria.

Cito textualmente un punto de su biografía, compuesto por don Carlos Martínez-Valverde.

  • << Fue Barceló un general muy discutido en su tiempo. No tuvo muchos amigos entre los jefes de la Armada, pero contaba con numerosos émulos. Contribuía a ello seguramente su tosquedad en el hablar y lo brusco de sus modales, como también la expresión de suspicacia que le hacía tener su sordera, defecto que le ennoblecía por haber sido causado por el estampido de los cañones. Su cara tampoco era muy atrayente, sobre toso después que la cruzó la cicatriz de una de sus herida. Su instrucción se limitaba a saber escribir su nombre. Pero si bien no tenía muchas simpatías entre los jefes, era en cambio el ídolo de sus marineros. Con ellos se mostraba cariñoso y afable y les trataba con familiaridad, no obstante ser con ellos exigente hasta el extremo, cuando la ocasión lo pedía.
  • En todo el litoral mediterráneo gozaba de una popularidad por nadie superada. El conde de Fernán Núñez se expresaba con respecto a él:
  • <<Aunque excelente corsario, no tiene ni puede tener por su educación las cualidades de un general.
  • No obstante, es indudable que su inteligencia y su fina percepción suplían la falta de cultura general. Su preparación en el terreno de la experiencia era grande, pues se basaba en el ejercicio de la mar y de la guerra, es decir, en lo real de la profesión.
  • En ésta era todo diligencia, vigilancia y serenidad, destreza y pericia en las maniobras, y sobre todo tenía un valor ardoroso que comunicaba a los que le rodeaban, por difíciles que fuesen las circunstancias. Completa este retrato moral el decir que Barceló, poseía un corazón bondadoso y noble.

De estas dos cualidades últimas es de donde se entiende, que soportara durante tantos años los desatinos de sus jefes primero y después de sus compañeros, pero esto suele ocurrirle a todos aquellos, que son como lo retrata Martínez-Valverde, cuantos como Barceló han habido, que habiéndolo dado todo por la patria, se han visto en el más absoluto ostracismo.

Ya en su retiró de Palma de Mallorca, inducido por las ya comentadas envidias y bajas acusaciones, que sobre él circulaban e intentando rebajar siempre el verdadero mérito y esto en los últimos días de su vida, debió de hacerle mucho daño, incluso acelerar su fin.

Falleciendo en Palma de Mallorca el día treinta de enero de 1797 a los ochenta años de edad, reposando sus cenizas en una iglesia de la ciudad.

Para perpetuar su memoria, la patria colocó en el Panteón de Marinos ilustres de San Fernando, en la primera capilla del Este, una lápida con sencilla inscripción que dice así:

  • A la memoria
    del Teniente general
    Don Antonio Barceló

Retrato del teniente general don Antonio Barceló

  • Retrato del Teniente General don Antonio Barceló. Óleo anónimo. Museo Naval de Madrid. Regalado a dicho museo por el Ayuntamiento Constitucional de Palma de Mallorca en 1848.

 

  • Bibliografía: 

    – Cervera y Jácome, Juan. El Panteón de Marinos Ilustres. Ministerio de Marina. Madrid. 1926.
    – Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.
    – Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana. Espasa-Calpe. Tomo 7. págs. 713-714.
    – Fernán-Núñez, Conde. Vida de Carlos III. Librería de Fernando Fé. Madrid. 1898.
    – Fernández Duro, Cesáreo. La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval. Madrid. 1973.
    – González de Canales, Fernando. Catalogo de Pinturas del Museo Naval. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2000. págs. 178 y 179.
    – Rodríguez González, Agustín Ramón. Revista General de Marina. Enero-febrero, 2000. pp. 79-86.

Fuente: http://www.todoababor.es/articulos/bio_antoniobarcelo.htm

Otras fuentes: http://capitantoni.galeon.com/

https://latrompetadejerico.wordpress.com/2013/08/31/espanoles-olvidados-antonio-barcelo-y-pont-de-la-terra/

https://de.wikipedia.org/wiki/Kategorie:Marine_%28Spanien%29

https://de.wikipedia.org/wiki/Kategorie:Seefahrer

Audios de CSI Juan.

 

http://www.ivoox.com/caso-natalee-holloway-stephany-flores-1×01-audios-mp3_rf_1930616_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-hecha-qlp-television-temas-caso-zodiac-audios-mp3_rf_1949385_1.html

http://www.ivoox.com/enriqueta-marti-vampira-barcelona-1×02-audios-mp3_rf_1952063_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-a-csi-juan-misterio-con-mayusculas-audios-mp3_rf_1968102_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-a-ricardo-misterio-mayusculas-audios-mp3_rf_2006429_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-a-j-j-requena-temas-paranormales-audios-mp3_rf_2002734_1.html

http://www.ivoox.com/burundanga-coffee-shop-marihuana-carteles-droga-boleros-debate-audios-mp3_rf_1990006_1.html

http://www.ivoox.com/conspiraciones-estados-unidos-pais-del-terror-1×03-audios-mp3_rf_1983226_1.html

http://www.ivoox.com/burundanga-coffee-shop-marihuana-carteles-droga-boleros-debate-audios-mp3_rf_1990006_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-a-ricardo-misterio-mayusculas-audio-audios-mp3_rf_2006525_1.html

http://www.ivoox.com/sales-bano-tema-ataques-zombies-1×04-audios-mp3_rf_2012610_1.html

http://www.ivoox.com/caso-eva-blanco-caso-sin-resolver-1×05-audios-mp3_rf_2017599_1.html

http://www.ivoox.com/equipo-investigacion-caso-eva-blanco-1×06-audios-mp3_rf_2017718_1.html

http://www.ivoox.com/silencio-corderos-critica-analisis-audios-mp3_rf_2029428_1.html

http://www.ivoox.com/se7en-analisis-critica-desde-mi-punto-de-audios-mp3_rf_2025718_1.html

http://www.ivoox.com/sitio-baler-1er-parte-episodio-1×07-audios-mp3_rf_2021582_1.html

Pagina 2:

http://www.ivoox.com/sitio-baler-2er-parte-1×09-audios-mp3_rf_2036639_1.html

http://www.ivoox.com/jfk-ampliacion-csijuan-ricardo-2×1-audios-mp3_rf_2036718_1.html

http://www.ivoox.com/sitio-baler-3-parte-1×10-audios-mp3_rf_2050697_1.html

http://www.ivoox.com/segunda-entrevista-a-j-j-requena-2×03-audios-mp3_rf_2051907_1.html

http://www.ivoox.com/entrevista-a-alberto-cerezuela-sobre-jack-estrangulador-audios-mp3_rf_2053610_1.html

http://www.ivoox.com/chupacabras-leyenda-audio-narrado-csijuan-2×07-audios-mp3_rf_2098199_1.html

http://www.ivoox.com/juan-carlos-aguilar-asesino-serie-de-audios-mp3_rf_2109369_1.html

http://www.ivoox.com/anatoli-onoprienko-asesino-serie-1×11-audios-mp3_rf_1976094_1.html

http://www.ivoox.com/dalia-negra-caso-sin-resolver-1×12-audios-mp3_rf_1917424_1.html

http://www.ivoox.com/h-h-holmes-doctor-muerte-1×13-audios-mp3_rf_1902505_1.html

http://www.ivoox.com/asesino-long-island-1×20-audios-mp3_rf_1986857_1.html

http://www.ivoox.com/asesino-green-river-1×15-audios-mp3_rf_1944337_1.html

http://www.ivoox.com/asesino-del-zodiaco-caso-sin-resolver-1×16-audios-mp3_rf_1924130_1.html

http://www.ivoox.com/ciudad-juarez-ciudad-del-silencio-1×14-audios-mp3_rf_1914868_1.html

http://www.ivoox.com/yeremi-vargas-sara-morales-1×17-audios-mp3_rf_1906575_1.html

http://www.ivoox.com/caso-madeleine-mccann-1×18-audios-mp3_rf_1921066_1.html

http://www.ivoox.com/caso-del-el-nino-somosierra-y-audios-mp3_rf_1904831_1.html

http://www.ivoox.com/jack-destripador-resumen-del-caso-1×22-audios-mp3_rf_1955748_1.html

http://www.ivoox.com/asesino-btk-dennis-rader-1×23-audios-mp3_rf_1941047_1.html

http://www.ivoox.com/juana-barraza-sampeiro-asesina-ancianas-1×25-audios-mp3_rf_1933853_1.html

 

 

 

Buscadores de la Verdad II. Jorge Guerra y Luces y Sombras.

Jorge Guerra y la nobleza negra:

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-preambulo-jorge-guerra-audios-mp3_rf_13192252_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-i-origenes-quienes-arribaron-a-audios-mp3_rf_13239554_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-ii-banca-pirateria-esclavos-guerras-audios-mp3_rf_13306895_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-iii-templarios-jesuitas-el-audios-mp3_rf_13340470_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-iv-de-venecia-a-amsterdam-audios-mp3_rf_13352954_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-v-de-venecia-a-londres-audios-mp3_rf_13451247_1.html

http://www.ivoox.com/nobleza-negra-y-vi-sus-nombres-y-audios-mp3_rf_13487853_1.html

 

Luces y Sombras y la exposicion de varias verdades:

http://www.ivoox.com/luces-sombras-27-10-2016-quienes-manejan-hilos-audios-mp3_rf_13513840_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-03-11-2016-armas-climaticas-elecciones-eeuu-audios-mp3_rf_13610310_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-13-10-2016-la-cara-mas-oscura-audios-mp3_rf_13313800_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-06-10-2016-se-acerca-nibiru-audios-mp3_rf_13216778_1.html

 

http://www.ivoox.com/luces-sombras-17-12-2015-los-ejercitos-mercenarios-de-audios-mp3_rf_9761721_1.html

http://www.ivoox.com/luces-y-sombras-14-01-2016-que-son-realidad-audios-mp3_rf_10081424_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-21-01-2016-suicidios-asesinatos-relacionados-audios-mp3_rf_10161345_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-04-02-2016-que-se-oculta-en-audios-mp3_rf_10324491_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-11-02-2016-hombres-negro-asesinatos-audios-mp3_rf_10408874_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-18-02-2016-virus-zika-control-y-audios-mp3_rf_10492986_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-25-02-2016-proyecto-monarca-control-audios-mp3_rf_10580551_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-03-03-2016-senales-del-fin-de-audios-mp3_rf_10669403_1.html

http://www.ivoox.com/luces-sombras-10-03-2016-a-donde-huira-la-audios-mp3_rf_10759830_1.html

 

 

 

Buscadores de Verdad 1: UTP (Un Tecnico Preocupado).

Estos son algunos audios de UTP (Un tecnico preocupado) del grupo de investigacion voluntaria Buscadores de la Verdad, algunos audios pueden no existir en orden correlativo, por cosas ajenas a mi:

http://www.ivoox.com/utp1-buscadores-verdad-audios-mp3_rf_9206891_1.html

http://www.ivoox.com/dab-radio-especial-entrevista-a-un-tecnico-audios-mp3_rf_8769431_1.html

http://www.ivoox.com/utp3-chernobyl-sigue-contaminando-30-anos-mas-tarde-audios-mp3_rf_9610772_1.html

http://www.ivoox.com/utp4-la-tercera-guerra-mundial-illuminati-audios-mp3_rf_9654837_1.html

http://www.ivoox.com/utp5-la-ria-radiactiva-audios-mp3_rf_9721256_1.html

http://www.ivoox.com/utp6-toma-contacto-fany-yedro-audios-mp3_rf_9759461_1.html

http://www.ivoox.com/utp7-la-verdad-no-cree-loterias-audios-mp3_rf_9813717_1.html

http://www.ivoox.com/utp8-universo-fractal-audios-mp3_rf_9991951_1.html

http://www.ivoox.com/hablamos-tecnico-preocupado-sobre-desapariciones-de-audios-mp3_rf_10110976_1.html

http://www.ivoox.com/utp11-lo-ignoras-fumigaciones-i-audios-mp3_rf_10516128_1.html

http://www.ivoox.com/utp-12-la-red-arana-audios-mp3_rf_10917493_1.html

http://www.ivoox.com/utp13-la-red-arana-ii-audios-mp3_rf_10943328_1.html

http://www.ivoox.com/utp14-gaia-todos-somos-gaia-audios-mp3_rf_11017081_1.html

http://www.ivoox.com/utp15-grecia-cronica-privatizacion-anunciada-audios-mp3_rf_11185974_1.html

http://www.ivoox.com/utp16-grecia-cronica-privatizacion-anunciada-ii-audios-mp3_rf_11252952_1.html

http://www.ivoox.com/utp17-el-amperio-contra-antonio-primera-parte-audios-mp3_rf_11352806_1.html

http://www.ivoox.com/utp18-el-amperio-contra-antonio-segunda-parte-audios-mp3_rf_11352896_1.html

http://www.ivoox.com/utp-019-holocausto-canibal-tertulia-cine-audios-mp3_rf_11529908_1.html

http://www.ivoox.com/utp20-el-origen-vida-tertulia-audios-mp3_rf_11687911_1.html

http://www.ivoox.com/utp21-madrugadas-compania-1×06-canal-el-sendero-audios-mp3_rf_11772697_1.html

http://www.ivoox.com/utp22-despertando-jorge-guerra-arucas-blog-audios-mp3_rf_11870559_1.html

http://www.ivoox.com/utp23-el-falso-pib-espana-audios-mp3_rf_11991496_1.html

http://www.ivoox.com/utp24-el-negocio-nuclear-1-parte-audios-mp3_rf_12054670_1.html

http://www.ivoox.com/utp25-el-negocio-nuclear-segunda-parte-audios-mp3_rf_12127283_1.html

http://www.ivoox.com/utp26-el-deficit-tarifa-otras-malas-audios-mp3_rf_12312715_1.html

http://www.ivoox.com/utp27-el-deficit-tarifa-otras-malas-audios-mp3_rf_12509855_1.html

http://www.ivoox.com/utp28-fukushima-primer-aviso-audios-mp3_rf_12787924_1.html

http://www.ivoox.com/utp29-alcasser-torcida-senda-justicia-audios-mp3_rf_13731685_1.html