Historia: Operacion Tormenta 333.

Rápida y fulminante como la tempestad,la URSS, en una de las operaciones especiales más exitosas de la historia, puso fin al reinado de terror del dictador Amín que oprimía al pueblo de Afganistán. Gracias a ello se salvaron miles de vidas inocentes.

El 27 de diciembre de 1979 se inició la misión que iniciaría la liberación de Afganistán: 1. El terror de Amín Jafizulá Amín era mano de derecha del presidente de Afganistán Mohammed Taraki, ambicioso de poder, ordenó su asesinato en 1978 disfrazandolo de muerte natural para no despertar la ira de la URSS. Todas las medidas implantadas por Taraki como la emancipación de la mujer y la propiedad comunal de la tierra fueron abolidas. Poco a poco empezaron a producirse revueltas entre la población, harta del mal gobierno de Amín, y combates contra los leales al antiguo presidente que sospechaban que este había sido asesinado. Rifle de asalto ADS © Foto del bloguero Rifle de asalto ADS: el “Kalashnikov submarino” La respuesta del dictador fue brutal, miles de personas fueron asesinadas y perseguidas por cuestionar su mandato. El caos se estaba apoderando del país. La Unión Soviética temía que el conflicto pudiera extenderse a sus fronteras y tomó medidas enviando tropas de élite Spetsnaz y del KGB a la zona para estabilizar la situación. Lo que descubrieron era peor de lo que imaginaban…. No sólo Amín había matado al legítimo presidente del país sino que tenía contactos con la CIA para establecer una base aérea en Kandahar (la segunda ciudad más grande de Afganistán) y enviar grandes contingentes de tropas lo que era una amenaza terrible para la seguridad de la URSS. El Politburó (el consejo de gobierno de la URSS) junto con su Secretario General Leonid Ilich Brézhnev tomaron la decisión de deponer a Amín y poner fin a su reinado de terror. La misión sería llevada a cabo por las fuerzas especiales Alfa, Cénit y una división de élite de los Spetsnaz conocido como “Batallón Musulmán” ya que todos sus miembros eran de Asia Central y de religión islámica. Había que actuar como el relámpago, rápido, preciso y mortal. Por eso se decidió que el nombre de la misión que llevaría la libertad a Afganistán y acabaría con el dictador sería… Operación Tormenta 333. 2. Muro de Hierro Amín podría ser un dictador sanguinario pero estúpido no era. Residía junto con su familia en el palacio de Taj-Beg, una formidable fortaleza enclavada en lo alto de una montaña a 16 Km de Kabul. Sólo se podía acceder a través de una senda empinada y serpenteante, tan estrecha, que sólo podían caber dos coches. Dos tanques T-54 estaban enclavados en lo alto del palacio y dominaban las alturas con sus cañones y ametralladoras junto con 3 divisiones de infantería. El único acceso al palacio estaba protegido por 7 puestos de ametralladoras, lanzagranadas y armas ligeras custodiados por cientos de soldados. Por dentro del palacio, la guardia personal de Amín, compuesta por 300 hombres procedentes de su tribu y leales hasta la médula, vigilaban en todo momento a su jefe. En total contando el interior y el exterior del palacio había 2500 soldados. Aunque la defensa era formidable, ningún castillo ni fortaleza podía escapar del rayo de la URSS. 3. Comienza la tempestad A las 14:00 Amín celebra un almuerzo con su familia, los miembros de su gabinete y sus consejeros soviéticos, varios de ellos miembros del KGB, que secretamente echan un veneno aturdidor en la bebida para incapacitar al dictador y a sus secuaces antes del ataque. El plan tiene parcialmente éxito y Amín y varios comandantes quedan incapacitados pero debido a un fallo de planificación, el médico soviético de Amín que no estaba al tanto del ataque, lo reanima y consigue que recupere el conocimiento. RT-23: El tren de la muerte de la URSS © Foto del bloguero RT-23: El “tren de la muerte” de la URSS Ante tal circunstancia se decide apresurar el operativo y a las 19:15, una fuerte explosión sacude Kabul, todas las comunicaciones han sido cortadas inutilizando la radio y el télefono. A las 19:30, los miembros del batallón musulmán que se habían ganado la confianza de Amín, vuelven sus armas contra las divisiones afganas en un ataque de una gran osadía, usando cañones antiaéreos Shilka contra el enemigo causando casi 200 bajas en breves instantes. Inmediatamente los grupos de asalto Spetsnaz Alfa y Cénit irrumpen en el palacio con 4 BMP y se lanzan sobre la guardia personal de Amín. Se produce un auténtico mar de fuego, planta por planta armados con rifles de asalto y granadas van limpiando, piso a piso, de enemigos buscando al dictador. En el perímetro exterior las bajas afganas son tan cuantiosas que la mayor parte de las divisiones deciden rendirse ante los soviéticos. En menos de 43 minutos a las 19:48 se da por concluida la operación. En total 1700 afganos se rindieron, 300 murieron y el resto huyó a las montañas. Las pérdidas soviéticas fueron mínimas, 5 miembros del grupo de asalto Alfa, 2 de ellos por “fuego amigo” y 6 miembros del batallón musulmán que perecieron en el exterior. Por tanto la operación fue un éxito rotundo. ¿Pero qué pasó con Amín? 4. La caída del dictador Ensangrentado y aturdido por los efectos del veneno Amín no podía dar crédito a lo que pasaba. Nunca pensó que su engaño fuera descubierto. Pero ya era demasiado tarde para poder huir. En sus últimos momentos vistiendo una camisa Adidas y empuñando un arma fue localizado a las 19:45 y abatido por los miembros del Grupo Alfa. Afganistán por fin era libre. 5. Gloria de la URSS La Operación Tormenta 333 es considerada como uno de los hitos más grandes en la historia de las misiones especiales. Siendo superados en una proporción de 4 a 1 y en un terreno desfavorable consiguieron vencer teniendo un porcentaje de bajas mínimo y en un tiempo récord. Más de 300 miembros del KGB junto con el batallón especial musulmán fueron condecorados. Los comandantes de la operación Vasily Kolesnik, E.G.Kozlov y V.F.Karpuhin, G.I.Boyarinov, este último a título póstumo, recibieron la orden de héroe de la URSS por el éxito de la misión. A día de hoy en las más prestigiosas academias militares norteamericanas como West Point se estudia esta operación como ejemplo de asalto a una posición fortificada. LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

Más: https://mundo.sputniknews.com/blogs/201612171065636216-moscu-afganistan-amin-dictador/

El cártel de HollyCIAwood (3). Cine de propaganda al servicio de la CIA y el Pentágono (y III)

10. La Entrevista (2014)

ENTREVISTA

Esta, dicen, es una película-sátira basada en uno de esos enemigos políticos de EEUU sobre el que ha intensificado su campaña demonizadora en los últimos años, esto es, la Corea del Norte de Kim Jong Un. La Entrevista es un panfleto cinematográfico que ha gozado de un recorrido cómico-grotesco ciertamente notable, mucho más, si cabe, que la escasa o nula gracia que contiene. Y es que el mosaico circense montado contra el “gordito norcoreano” ya lo tenían configurado de antemano los “yankees”. De ser una producción marginal sin repercusión mediática y a nivel de público, destinada a pasar por Youtube (antiguamente se decía que por los “videoclubs”) antes que por las salas de cine, los promotores de La Entrevista lograron que alcanzara difusión internacional gracias a uno de esos bulos que, a menudo, se suelen inventar algunas de las múltiples agencias policiales o de seguridad de EEUU, en este caso, el FBI, con el objeto de señalar enemigos internos o externos.

Y es que para dar algo de vidilla a esta comedia sin gracia, los del FBI se sacaron de la manga que los norcoreanos habían estado, nada menos, que detrás de un ciberataque a la productora del film, SONY (como si no tuvieran más que hacer en la RPDC que tocar los cojones al imperio y meterse en fregados internacionales). Lo de los ciberataques a EEUU no es nada más que un timo pillado por los pelos que, de vez cuando, largan desde Washington contra países “no amistosos” (léase, China) inventándose fábulas conspiranoicas a la carta para consumo del rebaño; en el caso que nos ocupa, aprovechando la propia temática anti-norcoreana de la película. Evidentemente, el “affaire norcoreano” previo (la falsa bandera o montaje del FBI) perseguía demonizar (una vez más) a la RPDC utilizando un pasquín cinematográfico de poca monta.

De tal modo que, una vez iniciado el sainete-conjura malévola de Kim Jong Un, las exhibidoras de USA comenzaron a hacer teatro “negándose” a estrenar la supuesta “parodia” del Gran Líder ante (no se rían) “las amenazas de otro 11-s”. Sí, como lo oyen, Kim Jong Un-Laden estaba dispuesto a enviar un comando juche a Jolivú para no dejar títeres con bótox y demás rellenos faciales (según las malas lenguas, Tom Cruise demoró ponerse su cara de sapo actual por si acaso). En fin, que todos los tontos inútiles del Tío Sam salieron a la palestra, desde la achacosa y olvidada pseudoactriz Mia Farrow al “progre” Michael Moore, pasando por el sionista de turno (Aaron Sorkin; el sionismo es pieza clave en el control del cine hollywoodiense), con altisonantes declaraciones a cada cual más ridículas y estrafalarias (“han ganado los malos”, “se han cumplido los deseos de los terroristas”). Oficialnoicos del American conspiracy en estado puro.

Lo cierto es que la cuestión mollar de este film se les ha escapado a muchos críticos, esos que sólo son capaces de atisbar buen o mal cine en los libelos propagandísticos del Pentágono, el gran John Wayne u otros fascistas al uso, pero sí ver panfletismo en el ruso Eisenstein (que tampoco es que me entusiasme excesivamente). Veamos. El “argumento” de la cosa llamada La Entrevista consiste en lo siguiente: “dos periodistas estadounidenses -que trabajan para la CIA (nada novedoso)- viajan a Corea del Norte, se reúnen con su líder, Kim Jong-Un, y luego, después de humillarlo en todas las televisiones del mundo lo asesinan con un misil”. La “ingeniosidad” americana, aquí, es matar a un presidente extranjero, real, demonizado previamente por los políticos estadounidenses, sin tan siquiera disimularlo en un guión de ficción. Pero, tal vez, a esos avispados guionistas no les haría tanta gracia redactar una historia que tuviera como protagonistas, final y justamente ejecutados, a criminales de guerra como Obama, Cameron, Aznar, Blair, Sarkozy o Netanyahu, todos ellos con decenas de miles de crímenes a sus espaldas.

Es más, sin llegar a tanto (el asesinato de un líder político occidental), vamos a suponer que se hiciera una comedia burlona y corrosiva sobre, por ejemplo, el ex Rey español (el de Franco) con sus tramoyas golpistas, sus corruptelas, sus líos puteros de faldas y sinfín de robos reales con los que se ha enriquecido delictivamente, con o sin jeques golfos de por medio, y por los que debería ser procesado, condenado y enjaulado. No sólo esa película no hubiera salido a la luz (eso que tanto demandan de libertad de expresión estaría en el cubil de la democraCIA) sino que sus autores probablemente serían perseguidos penalmente por el tribunal político español de turno (la Audiencia Nacional). Más al contrario, aquí se hacen bochornosas desvergüenzas televisivas de adulación y cortesanía a la monarquía española o, bien, se dejan caer inofensivas críticas (extremadamente suaves), casi diría que campechanas… ¿verdad Wyoming?

Dice Jon Reynolds, el autor de esta serie de 11 entregas imperialistas, que Después de sacrificar 112 minutos de mi precioso tiempo para ver esta película, la parte más ridícula llegó al final, cuando, después de ser asesinado Kim Jong-Un, vemos en los canales de noticias de Corea del Norte anunciando felizmente que van a celebrarse “elecciones democráticas” en todo el país. Como todos bien sabemos, dice ácidamente Reynolds, cuando la CIA elimina o asesina al líder de un país extranjero la “democracia” es lo que sigue, añadiendo, a continuación, con igual sarcasmo que es evidente que esto ocurrió después del golpe de 1953 respaldado por Estados Unidos en Irán, que dio lugar a la entrega del poder a un dictador brutal (el Sha Rezha Pahlevi). […] Y por supuesto que vimos resultados similares después que el líder libio Muammar Gaddafi fuese derrocado y golpeado hasta la muerte por los “rebeldes” apoyados por Estados Unidos; basta con ver cómo está Libia ahora. Incluso Irak donde, después desalojar del poder a Sadam Hussein, el terrorismo (fomentado por los norteamericanos, Israel y la OTAN) y la inestabilidad política son moneda de curso común.

Pero así es como el imperio modela su discurso propagandístico. Con montajes vodevilescos como este donde el chabacano mensaje político que quiere vender EEUU enmascara todo lo demás.

11. American Sniper (2014)

American-Sniper-poster

Clint Eastwood, con esta última película (y otras previas anteriores) está más de capa caída que nunca y encima retomando el viejo lenguaje fascista que tan afín le fue en producciones como Harry el Sucio, El Sargento de Hierro o Mystic River. Un retiro a tiempo es siempre una victoria, pero el anciano Eastwood prefiere “morir matando”, nunca mejor dicho. Esta nueva apología del crimen propagandístico estadounidense cuenta con la novedad de un relato y un personaje real, el de un asesino en serie (Chris Kyle, fallecido en 2013, en los infiernos esté), aquí denominado “francotirador”, que cuenta en primera persona como en la Irak arrasada por su “glorioso” ejército invasor iba eliminando iraquíes (civiles en su mayoría) como si fuesen una colección de cromos, en una sucesión de “locura” asesina por ver quien ostentaba mayores niveles de crueldad y sadismo. Chris Kyle, un psicópata de manual, se divertía, él y sus compinches, jugando a asesinar a la desarmada población civil iraquí o a los pocos resistentes que por aquel país quedaban. Kyle jamás escondió sus propósitos asesinos y el viejo retrógrado Eastwood, a pesar de toda la aberrante carga inmoral que conlleva el personaje, se ha dedicado a hacerle un homenaje laudatorio durante toda la película.

Jon Reynolds deja bien claro que Kyle se dedicaba a disparar balas en la cabeza de los iraquíes cuyo crimen más imperdonable fue el de defenderse de una invasión injusta. Y no sólo eso sino, que este sujeto de Kyle, fascista y racista, escribió un libro contando sus “hazañas” en Irak (y que dio origen a esta película) señalando despectivamente a los iraquíes como “salvajes” y con un “ójala hubiera matado a más”. La lástima es que no se hubiera disparado a él mismo (o le hubieran alcanzado mortalmente). Nos hubiéramos ahorrado esta crítica y Eastwood estaría disfrutando de una vejez menos dada a glorificar a maleantes.

La tan mentada satanización del enemigo, por parte de las potencias imperialistas, conlleva, indisolublemente,  a justificar su eliminación física (donde siempre sus víctimas son convierten en simples “estadísticas” o en esa invención criminal llamada “daños colaterales”) y, en último término, a afianzar la política militarista exterior de EEUU como la única posible que defiende (con bombas de fragmentación y tiros en la cabeza) los derechos (“amenazados”) de los americanos y del resto del mundo “libre”. American Sniper no podría ser más conveniente en términos de entregar a un público cansado de la guerra una película con fuerte dosis de propaganda, eso sí de calidad dice Jon Reynolds. Yo diría que ni eso (calidad, que no es tal), ya que ésta queda totalmente emborronada por un discurso que es abyectamente reaccionario en favor del asesinato masivo.

American Sniper me ha parecido un panegírico racista similar a la propaganda nazi que hacía la cineasta favorita de la Alemania hitleriana, Leni Riefensthal, para ensalzar a las SS, a la Gestapo y a la política de tierra quemada del III Reich, con una estética, en este último caso, eso sí, bien lograda. La cinta de Eastwood muestra a los “inferiores” iraquíes, una vez más, como sádicos y crueles con el invasor y a un engendro psicópata del ejército norteamericano como el prototipo de héroe de su país…que ya le vale al añoso carcamal de Eastwood. Un “héroe”, no podía faltar, matando con la Biblia bajo el brazo (Kyle era un devoto de este “libro sagrado”), junto a Dios, la CIA, los fascistas y el Pentágono, asesinando en serie y (supuestamente, dijeron algunos) a los “saqueadores” del huracán Katrina en la ciudad de Nueva Orleans.

Aunque no todo está perdido. Los hay, pocos, en el imperio, que no se dejan engatusar por esta nueva oda al inacabable crimen internacional de EEUU. Un usuario de la página IMDB (la base de datos que engloba todo el cine mundial), ciudadano USA, señala, muy enfadado, a propósito de esta abominación cinematográfica: En verdad, después de haber visto esta película, me da vergüenza ser estadounidense. Si Chris Kyle es el americano por excelencia que el señor Eastwood quiere para todos y cada uno de nosotros me estremece el hecho de pensar que algo así sea a lo que cualquiera, en este país, pueda aspirar a ser. En definitiva, que esta basura deplorable pueda ser vista como algo que nos representa a los estadounidenses.

Pero también hay quien incide en el carácter demente del personaje idealizado y hasta casi “poetizado” de Eastwood. Chris Kyle, dice otro asqueado cinéfilo de los USA, era una máquina de matar, patológicamente psicótico, con cero remordimientos y que fabricó historias acerca de cómo había matado a ciudadanos estadounidenses en Nueva Orleans, durante el huracán Katrina. Fue juzgado en un tribunal estadounidense por mentiroso, diciendo falsedades para beneficiarse de las ventas de su libro. Mientras que otro norteamericano, de los que no se dejan manipular fácilmente, se pregunta escandalizado ¿Cómo es posible que el personaje principal de American Sniper, un asesino de masas, sea retratado como un héroe nacional?

Tal vez Kyle haya sido “endiosado”, después de muerto, porque probó de su propia medicina en un país enfermo de armas y de violencia, siendo (casualidades de la vida) ejecutado a tiros por otro veterano de la guerra de Irak, en el año 2013. En cierta forma, con la muerte de Kyle se hizo algo de justicia para las centenares de sus víctimas y las cientos de miles que ocasionó la invasión de Irak por EEUU. Aunque Eastwood le haya rehabilitado (y rentabilizado monetariamente) en su deplorable American Sniper.

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2016/03/05/el-cartel-de-hollyciawood-3-cine-de-propaganda-al-servicio-de-la-cia-y-el-pentagono-y-iii/

El cártel de HollyCIAwood (3). Cine de propaganda al servicio de la CIA y el Pentágono (y II)

6. Skyfall (2012)

skyfall1__121102130802

Reconozco que el conservador, monárquico, anticomunista y mujeriego (o putero de alto “standing”) James Bond (JB) de Sean Connery o Roger Moore tenía un punto de nostalgia, sentido del humor y “savoir faire” casi empático…si lo comparamos con los prototipos de JB que han ido apareciendo en las últimas paridas del remozado JB. El actual sale perdiendo por goleada, incluido su predecesor (Pierce Brosnan, un actor que únicamente estuvo aceptable en la serie televisiva Remington Steele). Y es que reinventar el personaje en el siglo XXI es, literalmente, dejarlo deformado y, por tanto, irreconocible. Ese chulo diseñado con escuadra y cartabón, body-gym inexpresivo y anodino, llamado Daniel Craig, ya me resultó descafeinado cuando apareció en escena como el “nuevo” JB (Casino Royale). Así que no se podía esperar gran cosa de este Skyfall y menos de las anteriores entregas con papel protagonista para el susodicho armario.

Pero hablamos de la vieja propaganda política imperial. Y aquí (al igual que ha sucedido siempre con JB) hay repertorio en favor de la OTAN y los hijos de la Gran Bretaña. La excusa es el “ciberterrorismo”, como una suerte de analogía sobre Wikileaks (o PufoLeaks) para que veamos qué tipo de gente son los que filtran, supuestamente, los delitos de Estado. Aquí el malo de la peli (Javier Bardem) pilla secretos de la banda armada OTAN y otros conspiradores de Estado, como el servicio secreto británico en el exterior, el MI6, no por amor a una causa justa, como así debiera ser, sino por la típica y sobada venganza contra sus ex colegas de contubernio y cloaca.

El autor del blog sobre los once panfletos proCIA, Jon Reynolds, señala atinadamente que “los verdaderos James Bond de la vida real se infiltran en grupos como el ANC (la que fue organización guerrillera de Nelson Mandela), el Occupy Wall Street y otros movimientos de activistas en el mundo para engañarlos y manipularlos. De esta forma se organiza desde el Estado la represión contra la disidencia. Y, sin embargo, dice (el autor), Skyfall está destinada a que sintamos lástima por esos tipos (los espías) cuando un mal llamado ciber-terrorista expone su engaño o crimen (el de los servicios de inteligencia) al mundo. Es decir, estamos ante un ejemplo de psy-op cinematográfica que, sin duda, funcionará hábilmente entre el rebaño (grande o pequeño) de crédulos. Que les aproveche a ellos y a la Reina Isabel de las Cogorzas.

7. La noche más oscura (2012)

Z33__Fp--La-noche-mas-oscura

He aquí como legitimar la tortura y el asesinato de Estado en una pantalla de cine. La imperialista Kathryn Bigelow (que se empeña en mostrar que es más marimacho testosteronada que nadie) expone al espectador una construcción ideológica basada en una gigantesca mentira. Bajo el patronazgo absoluto de la CIA (como en su anterior obra “iraquí”) Bigelow realiza un subproducto fascista basado en una grosera representación de la “verdad” americana sobre la engañifa del teatro-“ejecución” de Bin Laden en Pakistán por los marines de EEUU. La diferencia entre esta película y el montaje que orquestó el Pentágono para mostrarlo al mundo es, como es lógico, ninguna. Ambas se funden en una sola por lo que cabe decir que primero se escenificó la farsa “real” (el “matarile” de Laden) y luego se realizó el metraje para dar consistencia a la opereta bufa binladesca.

No hace falta decir, por enésima vez, que el terrorista saudí Bin Laden estuvo a sueldo de la CIA en sus “años mozos” talibánicos, luchando contra los soviéticos, y que luego cayó en desgracia para Washington porque ya no le era útil, una vez caído el bloque comunista. Más exactamente, no les fue tan inútil del todo puesto que el barbas les vino de perlas para explotar el otro Gladio, el islámico, y sus prefabricados enemigos musulmanes. Bin Laden es altamente probable, y así se documentó en su día por diversos medios (incluida la ultraconservadora Fox News norteamericana), que falleció de muerte natural (era conocido que padecía una enfermedad renal) en diciembre de 2001, en las montañas de Tora-Bora, en Afganistán. Desde entonces, la CIA (hasta el año oficial de la muerte-ejecución de Laden, 2011) se dedicó a fabricar videos y audios falsos del saudí para seguir alimentando el mito del propio terrorista y, por extensión, el del terrorismo islámico, patrocinado por EEUU e Israel, en el mundo.

Volviendo a los nexos de la CIA con este film, Jon Reynolds, sirviéndose del FOIA (el Acta de la libertad de información estadounidense) afirma que el guionista de La Noche más Oscura, Mark Boal, realizó cinco llamadas de conferencia a la Oficina de Asuntos Públicos de la CIA, a finales de 2011. Durante esas llamadas Boal informó a la CIA, línea a línea del guión, para que la Agencia editase las partes que “no le gustasen”. Además, Boal se sabe que visitó la misma sede de la CIA. La colaboración de la directora y el guionista de La Noche más Oscura con la CIA se hizo con el pleno conocimiento y aprobación del entonces director de la Agencia, Leon Panetta.

Por tanto, esta bazofia (que dejé de ver a mitad de proyección) se hizo, exclusivamente, para glorificar propagandísticamente a la CIA y sus métodos oscarizables de tortura y asesinato.

8. Argo (2012)

argo-uk-blu-ray

Ergo…tocaba Irán y ya tardaban en las cloacas de HollyCIAwood en hacer la correspondiente propaganda contra la Revolución islámica a cuenta de la “crisis de los rehenes” de 1979. Algunos apuntes iniciales sobre este otro panfleto de la CIA son prometedores. Dice Jon Reynolds: Argo comienza así: “En 1950, el pueblo de Irán elige de Primer ministro al laico Mohammad Mossadegh, quién nada más tomar el poder nacionalizó las explotaciones petroleras británicas y estadounidenses, para devolver el petróleo de Irán a su pueblo.” Vaya, esto sí qué es una gran novedad. Una película norteamericana que critica, sin ambages, el imperialismo “usano” y se “posiciona” con los oprimidos. Pero nuestro autor echa rápidamente un jarro de agua fría: A partir de ahí, todo va cuesta abajo. Efectivamente, el engaño es para principiantes y hasta uno se creyó que la cosa iba a tener unas lecturas menos complacientes para los amos del mundo.

Una película que parecía iba a ser narrada en clave “progresista” (risas), deja de serlo a los pocos minutos para mostrarse como lo que realmente es: se trivializa el golpe de Estado de la CIA contra el presidente democrático Mossadegh y pasa directamente a configurar a los iraníes como previsibles fanáticos sedientos de sangre, mientras que la CIA es elogiada por la operación de rescate de los rehenes en la embajada USA en Teherán. Lógico que la Casa Blanca y la propia CIA estuvieran entusiasmadas con esta película. Una monumental patraña de este calibre (con el engañabobos “progre” del comienzo) no podía dejar de lado a sus “sponsorizadores”. Pero en el guión hollyCIAwoodiense faltaban algunos flecos capitales que hubieran dejado en evidencia toda la operación de la CIA en el asunto de los rehenes y que, lógicamente, habrían trastocado todo el film.

Fara Mansoor, un destacado intelectual iraní disidente, sostuvo hace algunos años, mediante miles de documentos que obraban en su poder, que la “crisis de los rehenes” fue una operación política creada por la facción pro-George Bush de la CIA con el propósito de crear una alianza con el fundamentalismo islámico de Jomeini. Todo ello con dos objetivos:

1) Que Irán estuviese libre de comunistas bajo el control del Ayatollah

2) Para desestablizar al gobierno del entonces presidente norteamericano, el demócrata Jimmy Carter, y colocar a George Bush en la Casa Blanca.

En USA habrían buscado a su Bin Laden-B (Jomeini) para luchar contra el laicismo comunista en Irán. Nada nuevo en las alianzas anticomunistas usanas, con tal de frenar y aniquilar a su gran enemigo histórico. Así pues, una vez logrado el objetivo interno de los “ayatollahs” del exiliado Jomeini de neutralizar a los comunistas iraníes, al igual que sucedió con el saudí Bin Laden en Afganistán, en Washington utilizaron la maquiavélica fórmula de demonizar a su anterior y provisional aliado teocrático para crear una guerra progresiva de desgaste contra el país iraní, que ha continuado hasta el día de hoy.

En síntesis, y volviendo a Argo, éste es otro subproducto realizado a mayor gloria de la CIA que tuvo la recompensa de llegar hasta los Oscars y hacerse con algunos de ellos. Pero los verdaderos triunfadores fueron, además de la propia CIA, el Pentágono y el lobby sionista de Israel.

9. Capitán Phillips (2013)

Capit_n_Phillips-273270973-large

Después de deformar la realidad del 11-s, con una potable porquería propagandística, como fue el United 93, el maniobrero y bufón británico de la CIA, Paul Greengrass, dejó hace un par de años otro recado intoxicador cinematográfico. Esta vez el turno era para los que dicen son “piratas” que actúan en las costas somalíes contra buques del Primer Mundo, esos que van a faenar (o robar) recursos pesqueros a las zonas más deprimidas del planeta. En el negocio sucio de la desinformación occidental los llamados “piratas” somalíes han sido, en los últimos tiempos, objeto de demonización cotidiana en los medios que manipulan y sesgan a su antojo a través de sus “noticiarios” y tabloides escritos.

¿Qué podía esperarse, entonces, de una película norteamericana sobre ese “conflicto” sino que resultara un instrumento en favor de la propaganda imperialista económica occidental? El autor del blog de referencia, Jon Reynolds, pone el dedo en la llaga cuando dice que se estima que 300 millones de dólares de recursos pesqueros es robado de las aguas de Somalia cada año. Sin embargo esto parece que no es peor que el secuestro de buques de carga occidentales. Y citando a The Independent señala que en 1991, el gobierno de Somalia colapsó en una crisis sin precedentes. Sus nueve millones de habitantes se han hundido en el hambre desde entonces y las multinacionales del primer mundo capitalista vieron una gran oportunidad para robar alimentos del país mediante sus barcos de pesca, además de verter residuos nucleares en sus mares.

Así es, los desechos radiactivos de las centrales nucleares, europeas o americanas, es el regalo envenenado que ha entregado Occidente a los somalíes como contrapartida del robo pesquero. Ironías aparte, (el autor) pone sobre la mesa algunas cuestiones incómodas sobre este muy serio asunto de la contaminación nuclear: tan pronto como el entonces gobierno somalí se fue del poder, misteriosos barcos europeos comenzaron a aparecer en las costas de Somalia, vertiendo enormes barriles con residuos nucleares en el océano. La población costera comenzó a enfermar. Al principio sufrieron erupciones cutáneas extrañas, náuseas y bebés malformados. Luego, después del tsunami de 2005, cientos de barriles con fugas radiactivas aparecieron en las costas somalíes. La gente comenzó a sufrir enfermedades por radiación y más de 300  personas murieron. Este acto de bandidaje internacional por parte de los depredadores de Occidente apenas tuvo trascendencia alguna en las brunetes mediáticas del Primer Mundo y tampoco Greengrass quiso reflejarlo en su película, ofreciendo únicamente una imagen distorsionada y pro-imperialista del “conflicto”.

En definitiva, Capitán Phillips es otro producto hecho por y para el capitalismo expoliador de EEUU omitiendo hechos que podrían hacer que el espectador valorase de muy diferente manera una película que resulta ser, en lo sustantivo, un canto al neocolonialismo de Wall Street. Si a ello añadimos esa odiosa y estúpida forma de hacer cine (y TV) de hoy en día, a golpe de “steadycam” (o baile de san vito de la cámara, en el que acabas además de mareado de muy mala hostia), que el guión es patético (cuatro tontos somalíes adolescentes hacen frente a un ejército de Navy Seals), que Tom Hanks me repele….Capitán Philips es simplemente olvidable cinematográficamente y, ya no digamos, políticamente.

 

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2015/07/23/el-cartel-de-hollyciawood-4-cine-de-propaganda-al-servicio-de-la-cia-y-el-pentagono-ii-2/

Ucrania y El año de la lucha contra la oligarquía.

Por Viktor Shapinov

Hace tiempo que la lucha contra la oligarquía se ha convertido en un lema común en Ucrania, aunque el contenido detrás de esos eslóganes es escaso. La necesidad de esa lucha era conocida por la práctica totalidad de los políticos y fuerzas políticas, que a su vez gastaron grandes cantidades de dinero en campañas electorales pagadas por el gran capital. Los votantes ucranianos simplemente dejaron de creer en esos lemas contra la oligarquía y se resignaron a votar por el protegido de “su” oligarca. El principio “nuestro hijo de puta” ha funcionado en todos los procesos electorales recientes, en los que el resultado se reducía a representantes de la oligarquía “ucraniana” contra la oligarquía “de habla rusa”. Incluso el Partido Comunista de Ucrania, que debería haber aprendido a luchar contra el gran capital del propio Marx, prefirió evitar el peligroso camino de esa lucha y se acomodó en la búsqueda de alianzas con grupos de oligarcas vencedores.

Así llegó el invierno de 2013-2014, cuando el delicado equilibrio del consenso oligárquico quedó roto, primero por los vientos de la crisis global y después por la brutal interferencia de fuerzas extranjeras en la lucha política interna en el país.

En parte por la reducción del botín que los grupos oligárquicos se repartían y en parte por el exceso de codicia del séquito de Viktor Yanukovich, la oligarquía ucraniana al completo se unió en la lucha contra el clan Yanukovich, que incluía tanto familiares como amigos cercanos al presidente. Prácticamente sin excepción, los oligarcas del país apoyaron el Maidan.

A pesar de ciertas dudas iniciales, incluso el “jefe” de Donbass, Rinat Ajmetov, apoyó a los manifestantes de Maidan. Durante una reunión frente a frente con el oligarca, la representante de Estados Unidos, Victoria Nuland, dio con los argumentos necesarios para atraer al oligarca, principal patrocinador del Partido de las Regiones, a los ideales de la “revolución de la dignidad”. En mayo de 2014, mientras el ejército ucraniano bombardeaba barrios residenciales de Slavyansk y Kramatorsk, este “patriota de Donbass” respaldaba a Poroshenko en su investidura.

El jefe de la administración presidencial, Sergei Levochkin, también pasó al lado de los manifestantes. Su esposa incluso se unió a las protestas. Aunque pueda parecer extraño ahora, parte del clan Yanukovich llegó incluso a invertir dinero en Maidan con la esperanza de que las protestas contribuirían a reemplazar al primer ministro Azarov con “nuestro hijo de puta” Sergei Arbuzov, amigo del hijo del presidente.

La alianza coyuntural de la oligarquía contra Yanukovich se forjó bajo patrocinio de Estados Unidos y la Unión Europea, que hábilmente utilizó el juego político para exigir a la oligarquía ucraniana un “juramento de lealtad” a los “ideales de la integración europea”. Apenas meses antes de la victoria de Maidan, la embajada de Estados Unidos se convirtió en el único mediador entre los diferentes clanes y, a finales de 2015, los políticos ucranianos ya alardeaban con orgullo de aquellas medidas que habían encontrado la aprobación de los funcionarios estadounidenses.

Pero la unión de la oligarquía supuso un efecto secundario inesperado para las élites ucranianas: el sudeste del país se quedó sin “sus hijos de puta”. Y comenzaron las protestas verdaderamente populares, reprimidas por la fuerza en Odessa y Járkov; con éxito en Donetsk y Lugansk.

Yanukovich huyó humillado y sin preocuparse por “su” sudeste. Hay que recordar que fue él quien inició el proceso de integración europea, impopular en las regiones de habla rusa y que supuso la transformación de Ucrania en una colonia económica de la Unión Europea. De ahí que a la cabeza de las protestas populares contra el golpe de estado nacionalista no hubiera líderes del Partido de las Regiones sino nuevas figuras que no se habían desacreditado a ojos de la población colaborando con los partidos y coaliciones oligárquicas.

Al otro lado, a la cabeza de la victoriosa “revolución de la dignidad” en Kiev, se encontraban las mismas caras ya conocidas: Petro Poroshenko, cofundador del Partido de las Regiones y ministro de Desarrollo Económico con Yanukovich y los oligarcas nombrados gobernadores Kolomoisky y Taruta. Entre las “nuevas caras”, la única con un puesto con autoridad para tomar decisiones es el expresidente georgiano Mijail Saakashvili.

La influencia de los oligarcas en las Repúblicas Populares comenzó a decaer. En su mayor parte, los viejos funcionarios leales a los oligarcas huyeron y fueron sustituidos por caras nuevas que comenzaron el proceso de construcción del estado. Sin embargo, las estructuras de clanes y las propiedades oligárquicas se mantuvieron en Donbass, aunque el equilibrio de poder hubiera cambiado. Los directos y evidentes intentos de “regresar” a Donbass se encontraron con la decidida resistencia de las autoridades, como ocurrió con Kurchenko, cuyos negocios fueron expresamente prohibidos en la RPD y la RPL después de sus maniobras relacionadas con el suministro de carburantes en el verano de 2015. La nacionalización ha pasado de ser un lema popular a convertirse, gradualmente, en la realidad habitual del día a día de Donbass. El resto de Ucrania, al contrario, se prepara para desprenderse las últimas posesiones lucrativas del Estado, incluyendo puertos y redes ferroviarias.

Los retrasos de la parte ucraniana a la hora de implementar los acuerdos de Minsk también han colaborado a que continúe el proceso de apartar a la oligarquía. La influencia de los oligarcas ucranianos disminuye, mientras que, por suerte, sus homólogos rusos no se han apresurado hacia Donbass por temor a las sanciones y a las dificultades de trabajar en las repúblicas no reconocidas por la Federación Rusa. Donbass permanece “suspendido” entre dos centros de gravedad económicos y políticos –Rusia y Ucrania-, lo que supone una oportunidad única para aplicar políticas contrarias a la oligarquía en lugar de medidas neoliberales.

Sea cual sea el destino de la RPD y la RPL, sus éxitos en la lucha contra la oligarquía deben conservarse como el principal éxito de la revolución de Donbass. Si el proceso de paz queda congelado (y todo apunta en ese sentido), la no reconocida “segunda Transnistria” será libre para elegir un modelo económico sin mirar necesariamente a los modelos dominantes. En el mejor de los casos, la RPD y la RPL pueden convertirse en un “experimento” para políticas económicas socialdemócratas siguiendo el espíritu del “informe Glazyev”. Los éxitos de estas reformas podrían mostrar un camino para salir de la crisis que las autoridades rusas parecen incapaces de solucionar.

Los éxitos de las repúblicas en su lucha contra la oligarquía pueden mantenerse incluso si, por algún milagro, Ucrania opta por implementar los acuerdos de Minsk. Al fin y al cabo, no hay nada en los acuerdos de Minsk que exija la devolución de la propiedad nacionalizada a los oligarcas.

Las autoridades de la RPD y la RPL deben utilizar la frágil e incierta tregua que siguió a Minsk para combatir al enemigo interno que es la oligarquía ucraniana. Así que, adelante, 2016: año de la lucha contra la oligarquía.

Fuente: Slavyangrad

Visto en: http://elespiadigital.com/index.php/noticias/politica/12197-el-ano-de-la-lucha-contra-la-oligarquia

Mito, Utopía & Realismo pluriversal

Por Leonid Savin

Georges Sorel divide las formaciones sociales y políticas en dos tipos: (1) aquellas que tenían un mito como base de su ideología, y (2) aquellas que apelaron a las ideas utópicas. La primera categoría la atribuye al socialismo revolucionario, donde los verdaderos mitos revolucionarios no son descripciones de fenómenos, sino la expresión de la voluntad humana. La segunda categoría son los proyectos utópicos, que él atribuyó a la sociedad burguesa y el capitalismo.

En contraste con el mito, con sus actitudes irracionales, la utopía es un producto del trabajo mental. Según Sorel, es el trabajo de los teóricos que tratan de crear un modelo con el cual criticar la sociedad existente y medir el bien y el mal dentro de ella. La utopía es un conjunto de instituciones imaginarias, pero que también ofrece un montón de analogías claras para las instituciones reales.

Los mitos nos instan a luchar, mientras que la utopía tiene como objetivo la reforma. No es casual que algunos utopistas, después de adquirir experiencia política, a menudo se convierten en hábiles hombres de Estado.

El mito no puede ser refutado, ya que es sostenido en concierto como una creencia de la comunidad y por lo tanto es irreductible. Las utopías, sin embargo, pueden ser consideradas y rechazadas.

Como sabemos, las diversas formas de socialismo, tanto a la izquierda como a la derecha del espectro político, en realidad estaban construidas sobre mitos, como se evidencia fácilmente en las obras de sus defensores. Basta con recordar El mito del siglo XX de Alfred Rosenberg, quien se convirtió en un apologista del nacional socialismo alemán.

En el extremo opuesto del socialismo también vemos una base mitológica, aunque sea analizada post-facto. Incluso cuando Marx dijo que el proletariado no necesita mitos que son destruidos por el capitalismo, Igor Shafarevich demostraba concluyentemente la relación de las expectativas escatológicas del cristianismo primitivo y el socialismo. La Teología de la Liberación en América Latina también confirma la fuerte presencia del mito en el trabajo dentro del socialismo de izquierda en el siglo XXI.

Si hablamos en términos de la segunda y la tercera teorías políticas, que han luchado con el liberalismo, es pertinente recordar el comentario de Friedrich von Hayek, quien en su obra Camino de servidumbre señala que, “en febrero de 1941, Hitler consideró oportuno decir en un discurso público que el nacional socialismo y el marxismo son básicamente la misma cosa”.

Por supuesto, esto no disminuye la importancia del mito político moderno, y también explica el odio hacia él expuesto por los representantes del liberalismo moderno. Por lo tanto, las alternativas políticas alternativas – sea la Nueva Derecha, el indigenismo, o el eurasianismo – presentan una nueva amenaza totalitaria para los neoliberales. Los liberales, tanto clásicos como neo, nos niegan nuestros ideales, porque piensan que son en gran parte de carácter mitológico y por lo tanto no pueden ser traducidos a la realidad.

Ahora, volvamos a la utopía. La economía política liberal, como señaló correctamente Sorel, es, en sí, uno de los mejores ejemplos de pensamiento utópico. Todas las relaciones humanas son reducidas a la forma del intercambio del libre mercado. Este reduccionismo económico es presentado por los utopistas liberales como una panacea para los conflictos, los malentendidos, y para todo tipo de distorsiones que surgen en las sociedades.

La doctrina del utopismo surgió de las obras de Tommaso Campanella, Francis Bacon, Thomas More, y Jonathan Swift, así como de los filósofos liberales como el líder de los radicales británicos Jeremy Bentham. La encarnación de la utopía fue erigida en un primer momento sobre una rígida política de regulación, que, al mismo tiempo, incluía la violencia como una forma de coacción sobre sus ciudadanos. A continuación, pasó a la expansión colonial, lo cual permitió la acumulación de capital y el establecimiento del denominado “estándar civilizado” único para otros países. Entonces el utopismo liberal fue aún más lejos, convirtiéndose, en palabras de Bertram Gross, en “el fascismo amistoso”, en el que se comenzó a institucionalizar la dominación y la hegemonía a través de un régimen internacional de leyes y regulaciones. En ese momento, la utopía liberal se ha convertido en un mito moderno: tecnocéntrica, racional, y totalitaria, castrando la primera idea utópica de una sociedad justa y sustituyéndola por el materialismo y la ley utilitaria, convirtiéndose, en efecto, en una distopía.

En el caso de ambas sociedades, mito-céntricas y utopías, puestas en práctica sistemáticamente a través de experimentos con el derecho, la economía, la filosofía y la política, hubo un gran error al tratar de extender el modelo a nivel mundial. El fascismo y el marxismo cayeron primero históricamente. Sin embargo, el liberalismo también ahora ha sido puesto en duda, como señaló proféticamente hace unos veinte años John Lukacs en su obra The End of the Twentieth Century and the End of the Modern Age [El fin del siglo XX y el fin de la Era Moderna].

Tanto el mito como la utopía dibujaron su fuerza desde el mundo pluriversal, homogeneizándolo y destruyendo la riqueza de sus culturas y visiones del mundo. El pluriversum fue la base sobre la que se formó la superestructura de la utopía. Es también el lugar donde ciertas fuerzas modernas apuntaban a la puesta en práctica de proyectos históricos violentos basándose en las profundidades míticas de los estratos mitológicos.

Dentro de realidad pluriversal hay espacio tanto para el mito como para la utopía, si se limitan a unos determinados espacios con características de civilización únicas y separados entre sí por límites geográficos. El mito puede realizarse en forma de una teocracia o de un imperio futurológico. La utopía podría al mismo tiempo aspirar a una tecnópolis biopolítica o a un crisol de naciones pero, por supuesto, por separado de los órdenes mito-céntricos.

Carl Schmitt sugiere la construcción y el reconocimiento de tales “Grandes Espacios Políticos” o Grossraume autosuficientes. La formación de estos espacios requeriría un programa mundial de pluriversalismo, apelando a los mitos distintivos y a las fundaciones culturales de los diferentes pueblos. Pero todas las partes en un orden pluriversal deben tener una cosa en común, como requisito previo: la deconstrucción de la superestructura de la utopía neoliberal naciente.

(Traducción de Página Transversal)

Fuente: Geopolítica.ru

Fuente: http://www.elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/10913-mito-utopia-a-realismo-pluriversal

Fabricando el Choque de Civilizaciones

Por Matías Benítez

Por la década del noventa, el politólogo estadounidense Samuel Huntington, publicó la tesis llamada ”Choque de Civilizaciones”; la cual argumentaba que los futuros conflictos de la humanidad no iban a estar relacionados con factores políticos, económicos, sociales o territoriales; sino que estos estarían marcados por la cultura y el conflicto civilizatorio. Ni bien salió la tesis, hubo dos reacciones en el mundo políticamente correcto de las plutodemocracias liberales y capitalistas; una de ellas fue la plena adhesión a las tesis del autor, y otra las condenas lisas y llanas sin desmentirlo con altura. Quienes tenemos la dicha de vivir en este tipo de sociedades y tenemos formación académica seria y científica, no podemos decir sino que la tesis en realidad es el fundamento actual de la geopolítica norteamericana y sionista.

Todos hemos sido testigos en los últimos días del desastre humanitario en el Mediterráneo y la avalancha migratoria que padece Europa. Ante estos sucesos, en Occidente, civilización a la que pertenecemos, han aflorado las posturas más histéricas e irracionales con respecto a la interpretación de este fenómeno. Por un lado tenemos al empresariado occidental que ve tal avalancha como una bendición económica sin importarles demasiado el drama humano; en el mismo bando tenemos a la progresía y a la nueva izquierda que considera que todo inmigrante y todo refugiado por el mero hecho de serlo es maravilloso y lógicamente olvida que no es la condición ideal del Hombre. En la pretendida vereda opuesta tenemos principalmente a los sectores de una pretendida derecha, compuestos por grupos pretendidamente nacionalistas y ultramontanos incapaces de tener una perspectiva global del problema por tener gravísimas limitaciones intelectuales en pleno siglo XXI, también en el mismo bando tenemos a grupos del llamado sionismo ”cristiano” que incluye a neoconservadores y paleoconservadores; los cuales si bien en su masa de adherentes observamos un nivel intelectual que deja demasiado que desear, sus líderes no son precisamente gente estúpida y sus intenciones son más que claras.

En todos los grupos anteriormente mencionados, el pensamiento en el mayor de los casos primario y simplista que roza con una concepción similar al de la Mitología, elaborando dogmas por los cuales, en su falta generalizada de argumentos no se duda en titular a quien sea oponente como el peor criminal que pueda existir sobre el planeta tierra.

Hoy en día, en estos mitos se desarrollan tres problemáticas típicas de estos días. Nos referimos aquí a la inmigración, la convivencia intercultural, y las concepciones civilizatorias.

Para el caso de los elementos empresariales y progresistas de Occidente, la inmigración y el multiculturalismo por el mero hecho de ser, son una bendición; otro mito recurrente, consiste en que las culturas y las cosmovisiones no existen, y por lo tanto los únicos fundamentos del Hombre son puramente materiales.

Para el caso de la pretendida derecha, integrada por los nacionalismos, los sectores ultramontanos, sectarios, y los conservadores se trataría el tema de la inmigración y la coexistencia física de culturas diversas, que por el mero hecho de ser, son una desgracia inmensa, una blasfemia, y la destrucción de Occidente; otro mito muy recurrente en estos grupos consiste en la creencia de que todas las culturas y cosmovisiones son absolutamente falsas, siendo solo la Occidental y Cristiana verdadera, además de que la pertenencia racial y cultural son fatales, y dentro de tal fatalismo está el triunfo o el fracaso de ese mismo grupo humano.

Ambas visiones, no resisten el menor análisis académico, son absolutamente infantiles, y además aportan poco para la resolución de conflictos. Para algo, si bien bastardeadas por el marxismo cultural, existen las Ciencias Sociales; que contrarias a la creencia generalizada de que las mismas nacieron con la Revolución Francesa y el pensamiento secular, las mismas han estado desarrolladas en todas las civilizaciones y durante varios períodos históricos.

La mitología progresista

Tal como diría el muy acertado Alain de Benoist en su brillante texto: ”Migrantes, las intervenciones humanitarias suelen en general agravar las cosas” [1], es necesario ser bastante inhumano y no tener sangre para no sentir empatía con quienes se ahogan en el Mediterráneo. Ciertamente resulta un espectáculo horroroso y extremadamente triste ver el cuerpo muestro del niño sirio Aylan Kurdi en el mar, como así también los cuerpos de muchos subsaharianos en las costas de Italia y España; sentimiento innato a los seres humanos (o al menos aquellos no bestializados por sus propios ideales políticos y religiosos), sin embargo el hecho de pedir un mundo de puertas abiertas y repleto de intervenciones ”humanitarias”, lejos está de ser la solución, sino por el contrario agrava aún más la desigualdad norte-sur, y avasalla la soberanía política, económica, social, y cultural de los pueblos tanto del norte como del sur.

En general, el problema de la inmigración o el multiculturalismo, no es que sea lo más bello o la peor desgracia. Quien conozca un poco de Historia y de Sociología sabrá que existieron y existen sociedades pluriétnicas y pluriculturales en varias partes del mundo; y que este fenómeno no sólo es propio de estos tiempos, sino que han existido en todos los períodos históricos. La diferencia existente con respecto a la problemática actual precisamente centrada en Occidente y todavía más en Europa Occidental, es que tales poblaciones tenían un ethos unificador, sea este filosófico, religioso o político, por el cual la diferencia de etnia, cultura o religión si bien no era lo que unía, tampoco era lo que separaba. Así como también abundan ejemplos de sociedades absolutamente homogéneas cuyo conflicto social interno es demasiado pronunciado. El tema no es diversidad sí, o diversidad no; el problema real consiste en qué tipo de diversidad existe y cual es la razón por la que existe.

Lo que hoy se observa en Occidente, precisamente es un conflicto netamente social, pero originado en causas filosóficas, políticas y económicas.

El principal problema radica en una aberrante desigualdad entre el norte y el sur del planeta. Esta desigualdad se originó exclusivamente en el colonialismo, y se agravó aún más con el capitalismo y el neocolonialismo [2]. Hoy en día somos testigos de cómo las antiguas metrópolis coloniales, actualmente privatizadas siguen manejando la superestructura de sus antiguas colonias, tal como vemos el caso a lo largo de Latinoamérica, África y Asia con sus materias primas, es decir la banca privada y los monopolios se roban cuanto pueden, y al primer atisbo de soberanía y desarrollo autónomo dos son los espectáculos posibles; el primero es un Golpe de Estado por el cual un militar socio del Imperialismo retorna al antiguo Status Quo; el segundo espectáculo posible es la ingenierización de un conflicto social que conlleva a una guerra civil, inundándose el país víctima de mercenarios (en neolengua rebeldes) que dejará al país en la bancarrota y además de seguir saqueando sus recursos naturales, contraerá nuevas deudas con la usurocracia internacional [3].

Aquí está el principal error del progresismo actual, su amor por el humanitarismo y la inmigración que por el solo hecho de ser, será considerada como una experiencia enriquecedora, juega un papel de complicidad con el poder internacional. Ciertamente ayudar a otro Ser Humano y ser hospitalario es una de las más bellas cualidades humanas, pero en tal amor, jamás atacan las consecuencias de tal éxodo humano. En su materialismo, el progresismo olvida que el ser humano, no vive solo de pan, por repetir la enseñanza evangélica, el Ser Humano tiene necesidades espirituales, tiene la necesidad de su propia tierra, su propia gente y su propia cultura, tiene la necesidad de llevar una vida digna, un trabajo digno, un futuro digno para su persona y su descendencia; y lógicamente la necesidad de que su país sea soberano y no sea víctima de corridas bancarias, golpes de estado, guerras civiles o bombardeos ‘’humanitarios’’ cuando al poder global le vengan las ganas.

Bien, por lo tanto tenemos cuáles son las principales causas del éxodo humano desde el sur al norte, y se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Los países del sur no son los verdaderos dueños de sus recursos naturales, ni de planificar su vida política, económica y social según sus propias formas orgánicas, por fuera de la mentalidad plutodemocrática, liberal y capitalista. En caso que aspiren a su verdadera soberanía, dos son las opciones, golpe de estado o guerra civil orquestada desde el extranjero.
  • Los países del sur, al tener la imposibilidad del desarrollo autónomo, no pueden generar condiciones óptimas de vida para sus habitantes, ni una planificación demográfica para asegurar el porvenir de futuras generaciones.
  • La ambición de los grupos monopólicos y usureros controlados por el sionismo con base en Estados Unidos, Israel y la Unión (anti) Europea, generan corridas bancarias y devaluaciones programadas; además de servirse de las ”misiones humanitarias” cuando determinada nación les resulta incómoda, generando mayor mano de obra y mayor plusvalía.
  • La falta de soberanía de las naciones occidentales para, desde el estado, oponerse a tales grupos monopólicos y usureros, y cooperar con las naciones restantes para solucionar el conflicto humanitario.

A grandes rasgos, estos son los principales puntos, que generan los éxodos que actualmente se padecen. Ahora ¿por qué el sector progresista que en teoría debería poner el grito en el cielo por estas situaciones de injusticia, no menciona estas situaciones?.

Bien, en primer lugar debemos decir, que el progresismo como tal, es un reciclado políticamente correcto de lo que ha sido el marxismo. El experimento llevado a cabo en las universidades de los Estados Unidos en conjunto con el trotskismo, evidentemente cumplió con su objetivo, neutralizar al Bloque Socialista. De allí que en Occidente experimentamos el marxismo cultural, el cual no pone en cuestión el neocolonialismo, el capitalismo, la economía de mercado, el decadentismo burgués o la plutodemocracia; sino que se suma a la tiranía del liberalismo con un derechohumanismo contrario a los derechos colectivos, por los derechos de las minorías contra los derechos de las mayorías, propaganda anti-religiosa, o negación de la necesidad de raíces. Precisamente algo que los Estados Unidos difunden por el mundo desde su nacimiento como nación, y que de hecho lleva a cabo espantosos bombardeos ”humanitarios” para castigar siempre a esa nación tercermundista rebelde que se niegue a cumplir tales ”valores universales”.

De ahí que no sea raro que el progresismo haya avalado a mercenarios disfrazados de rebeldes, intervenciones ”humanitarias”, o sanciones contra ”naciones retrógradas”. Cayendo así en el eterno problema intelectual de Occidente, que tal como bien diría uno de los últimos metafísicos de Occidente, René Guénon, consiste en creer que solo Occidente es capaz de crear pensamiento, y que sus formas son las únicas válidas; negando así la riqueza intelectual y cultural de otros pueblos.

Bien, por otra parte, dentro del empresariado y los sectores económicos pasivos de Occidente, tal avalancha de masas humanas desesperadas por razones lógicas, la reciben con total alegría. Los empresarios podrán maximizar sus ganancias y reducir costos, o mejor dicho sacar más plusvalía de los trabajadores, lo que en criollo llamamos vivir de arriba o chuparle la sangre a un pobre tipo. Lógicamente, en el anti-natural sistema plutodemocrático, liberal y capitalista, el obrero en realidad es alguien que vende su fuerza de trabajo, y el precio de todo bien y servicio se fija por la oferta y la demanda. Al ser el obrero quien vende su fuerza de trabajo, y su número aumentar considerablemente, sumando a la desesperación, lógicamente por haber demasiada oferta, a los salarios se los puede congelar, se los puede bajar, y se puede precarizar aún más el trabajo; fenómeno que ya se ha bautizado como la esclavitud del salario. Por otra parte, los sectores económicamente pasivos también se ponen contentos, dado que habrá un número mayor de aportantes, aportes de los cuales viven.

Por lo tanto, y en conclusión, no se trata de ninguna cuestión de solidaridad progresista, y como ya nos tienen acostumbrados, siempre mirando al Tercer Mundo como niños que no pueden valerse por sí mismos, una mirada paternalista absolutamente insultante. Lo que aquí estamos viendo es una inmensa injusticia cometida por el capital contra los pueblos del mundo. En materia cultural vemos cómo se destruyen todos los fundamentos teológicos y filosóficos de la humanidad mediante la propaganda del Relativismo Cultural fomentada tan bien por el virus ideológico del liberalismo, sustentado en un inmenso aparato mediático y propagandístico [4], con el fin de desarraigarlo e imponerle el modelo único que impera en Occidente. En materia política vemos cómo el imperialismo occidental, actualmente privatizado y monopolizado por los grandes grupos económicos y mediáticos, avasalla las soberanías nacionales con el afán de maximizar sus beneficios a cero costo, dado que nunca vemos a Rockefeller, Rothschild, o sus títeres políticos sangrando en el campo de batalla, sino que sangran los pueblos por guerras que no les pertenecen. Y finalmente tenemos el desastre social que produce que masas enteras deban de sufrir un sistema anti-natural e injusto, todo para seguir maximizando ingresos por la plusvalía, la especulación y la usura.

Allí es donde vemos cómo el progresismo pretendidamente revolucionario, juega en favor del capital, más allá de su retórica y sus cautivantes discursos.

La mitología de una pretendida derecha occidental.

En un afán por ser políticamente incorrectos, en lugar de veraces, quizás sea desde la pretendida derecha desde donde se esgrimen los más bestiales argumentos, y se justifican las más odiosas barbaridades. Por lo tanto es hora de comenzar a desmantelar mitos de quienes pretenden ser disidentes y terminan jugando para el gran capital.

En primer lugar tenemos el tema de que la inmigración por el sólo hecho de serlo es una desgracia absoluta, y que todo grupo humano se encuentra fatalmente destinado por su pertenencia a determinado grupo racial, religioso o cultural al éxito o al fracaso.

Bien, este primer mito, desde ya tiene abundantes datos históricos que lo arruinan, y ejemplos sociológicos actuales. Incluso la misma Historia Universal desmantela tal discurso, los indoeuropeos, antes de asentarse en Europa y el occidente de Asia, vagaron por las estepas euroasiáticas, incluso pueblos europeos actuales como los húngaros, franceses, ingleses, y los mismos españoles han tenido un pasado emigrante no muy lejano en el tiempo. En nuestro caso, los pueblos y naciones latinoamericanas, como bien se sabe, tenemos origen migratorio, ya sea de quienes vinieron de Asia o de quienes vinieron de Europa, generándonos tal como somos con un grado general de mestizaje mayor o menor sea en términos étnicos como culturales.

Tal como bien diría Israel Shamir, con respecto a la exclusividad occidental, resulta que en Oriente se es ”multicultural” antes que Occidente venga a decir al mundo qué cosa es la convivencia entre culturas distintas, y menciona cómo en Europa Oriental, una mezquita, una iglesia, tártaros y eslavos en el caso de Minsk, compartían la misma plaza, y la convivencia dentro de la unidad imperial era muy buena [5]. Por otra parte, precisamente la Península Itálica, étnica y culturalmente homogénea durante más de 1000 años no conoció la unidad, sino ciudades estados que comerciaban entre sí y también guerreaban entre sí, o Alemania durante el período de las ciudades estados, tales no han podido congeniar en un proyecto nacional común durante décadas; mismo actualmente en Italia perviven conflictos entre el norte y sur del mismo país, despectivamente llamados entre sí pontelones (norte) y terrones (sur), o como sucede con el caso de Cataluña y el País Vasco en España, o en las Islas Británicas con Escocia e Irlanda del Norte, por dar conflictos puramente occidentales.

Si miramos al mundo, fuera de Occidente, otro mito muy casual es sostener que los no-occidentales por naturaleza son incapaces de construir formas de civilización y tener éxito. Por lo tanto todo no-occidental nace con un odio innato a Occidente y al hombre blanco, que jamás puede superar por tal Fatalismo; de allí que haya que festejar todas las desgracias que se le ocasionen a los pueblos no occidentales.

Evidentemente la formación histórica y antropológica de la pretendida derecha deja demasiado que desear, y guiándome por experiencias locales, a duras penas podría cursar dignamente un colegio secundario. Tenemos en África el Imperio de Mali, con un gran adelanto en Medicina y Ciencias Jurídicas, los reinos de Ghana y Shongai, el Gran Zimbabwe, o la milenaria historia de Etiopía. Por ejemplo también se encuentra la Edad de Oro del Islam que ha sido base para el futuro desarrollo de Occidente, las Civilizaciones Precolombinas, y desde ya India, el Sudeste Asiático, China, Corea y Japón como referencias civilizatorias [6].

El grave problema, en este caso en la pretendida derecha, repitiendo nuevamente el error de Occidente, consiste en creer que fuera de Occidente no hay pensamiento y creación civilizatoria, sumándole la creencia de que sólo las pautas de Occidente son válidas.

Nuevamente observamos la misma visión infantil en esta corriente. Sin embargo las realidades de estos fenómenos migratorios, ya han sido enumeradas y analizadas por una enorme cantidad de académicos para intentar corregirlas. Sin embargo, en esta corriente se es especialista en esgrimir argumentos con declaraciones extrapoladas de la Edad Media, conflictos entre Oriente y Occidente antiguos cuya relación con los actuales es absolutamente nula, utilizar frases apócrifas de dirigentes no-occidentales, o argumentos pseudoteológicos que puedan ser fácilmente desmentidos con un mínimo de lecturas teológicas y metafísicas [7].

Sin embargo, tanto en las corrientes progresistas, como en las de la pretendida derecha, podemos encontrar puntos de coincidencia esenciales, si bien errados; actualmente los dominantes en los círculos de pensamiento en Occidente.

  • La superioridad innata de la Civilización Occidental, ya sea por motivos ”humanitarios”, como culturales, teológicos, económicos, y sociales.
  • Paternalismo de Occidente con el resto de las civilizaciones, sintiendo la obligación moral de ”ayudar” al resto de los pueblos, a pesar que lo mismo conlleve a las más aberrantes bestialidades.
  • Intento de imposición a nivel universal del pensamiento único, con demasiados rasgos de totalitarismo.

Bien, ahora en el siglo XXI, estos mitos, si bien son rasgos muy generalizados en ambas corrientes, es precisamente la pretendida derecha la que los cacarea abiertamente, tales posturas han quedado bastante aisladas en materia de altos estudios académicos. Generalmente estas teorías repuntan en sucesos de crisis, o con falsas banderas a las cuales el sionismo nos tiene acostumbrados.

Desmontando el primer mito, observamos una inconsistencia muy influenciada por un dogmatismo ciego, más que con una realidad.

Occidente no tiene ninguna superioridad sobre ninguna civilización tradicional, muchísimo menos esta versión bastardizada que conocemos en la actual modernidad crepuscular. Cabe destacar que cualquiera con el más mínimo conocimiento de Historia Universal, sabrá que la escritura tal cual la conocemos en Occidente tiene su origen en la Mesopotamia, al igual que todo el sistema de creencias metafísicas que luego conformaran el corpus teológico de las religiones abrahámicas, tomando además características de Egipto y Persia, esta última aporta sobre todo las nociones del más allá, de la Angelología y Demonología, y las concepciones escatológicas de juicio final y vida en el más allá [8]; mucho que añadir con respecto a la Mitología greco-romana no hay, sino que es una manifestación de la religiosidad tradicional indoeuropea análoga a la de India y el Mundo Germánico. Lo mismo cuenta para su ciencia, y aquí es primordial los aportes hechos por el Mundo Islámico y China que serán la base de la inmensa capacidad tecnológica que en el renacimiento serán los que lleven a Occidente al triunfo planetario de su civilización. A todo esto no se debería obviar caso de civilizaciones cuyo grado de desarrollo en ciertos campos se encontraba en superioridad con el de Occidente. En cuanto a materia política, económica y social no podemos ser sino absolutamente críticos con el rol que Occidente ha jugado en los últimos 500 años en el mundo, llevando al actual estado de cosas que actualmente observamos; llámese a esto democracia, liberalismo, marxismo cultural, relativismo, cientificismo, capitalismo o colonialismo, herramientas de la subversión moderna con las cuales se aniquiló las últimas civilizaciones tradicionales existentes tanto en el Occidente como en el Oriente.

Con respecto al segundo mito, por el cual Occidente tiene el deber moral y la obligación de ”ayudar” al resto de los pueblos, reproduciendo eternamente la carga del hombre blanco de Rudyard Kipling, resulta que se trata de un cinismo totalmente insultante. Si bien durante la Edad Media, principalmente musulmanes y mongoles han asolado las fronteras de Occidente, sucede que el contra ataque occidental logró superar con creces las tropelías cometidas por los orientales. La primera gran víctima de la expansión occidental fue sin dudas África, además de la esclavitud que siempre existió en el continente se llevó a cabo una completa invasión y colonización del mismo que logró, en la inmensa mayoría del continente, destruir la identidad de tales pueblos, a tal punto que no quedan registros de que las culturas allí existentes en la actualidad hayan seguido su curso evolutivo. Con América, si bien no hubo la intención de genocidio, sí hubo una intención deliberada de aculturar al indígena y borrar su memoria cultural. Con Asia, la mejor organizada, el avance ”civilizatorio” fue mucho más lento dado que las naciones asiáticas se encontraban mucho mejor organizadas y con una capacidad de resistencia aún mayor; conocemos el desastre ocasionado por los británicos en la India, la hambruna artificial de los bengalíes, la narcotización de China, y los ”civilizatorios” bombardeos de los Estados Unidos en Japón, Corea y el Sudeste Asiático.

El tercer mito, precisamente, es fácilmente desmontable ahora citando los casos anteriores, que no son los únicos, sino simplemente los más conocidos para la opinión pública de Occidente. Nuevamente citando al maestro René Guénon, no habrá entendimiento mientras Occidente se plantee de forma exclusivista con respecto al resto del mundo, y el maestro Julius Evola, coincidencia, bien mencionaba la peligrosidad del exclusivismo dogmático y sectario. Occidente, si bien se victimiza argumentando que todos conspiran contra tal civilización, es precisamente la civilización que más se ha caracterizado por anular toda forma no desarrollada en su seno, y el caso de América es paradigmático, en el cual no quedan modos de vida basados de forma autónoma en las tradiciones indígenas que pervivan; y en la misma Europa también sucede lo mismo con los modos de vida típicos greco-romanos, celtas y germánicos, la modernización precisamente impidió el natural desarrollo de los mismos. Lógicamente, el cinismo es algo que causa rechazo a cualquier ser humano, y el resto de las civilizaciones, también compuestas por humanos, no se mantienen ajenas a tal sentimiento [9 y 10].

La crisis de refugiados en 2015 y la ingeniería social

A medida que pasa el tiempo, el mundo resulta ser un lugar muchísimo más inestable y peligroso, dando por tierra con las tan cacareada y muy políticamente correctas tesis del fin de la historia y el triunfo a nivel global de la plutodemocracia liberal y capitalista que tanto profetizaba Francis Fukuyama.

Este problema que actualmente está enfrentando Europa era, a todas luces, un problema predecible desde que el capitalismo global decidió intervenir a su antojo en el Medio Oriente. Anteriormente he mencionado el origen de los movimientos migratorios masivos, y sus causas; como se verá está perfectamente orquestado y controlado.

Las naciones de Occidente cuyos estados nacionales se encuentran controlados por las corporaciones económicas, que son las que saquean a las naciones y reducen a los pueblos a la miseria y la esclavitud, en caso de que haya ”naciones rebeldes” intervienen organizando golpes de estado, y en caso de que sea una operación inviable, se financian grupos opositores y se entrenan mercenarios con el objetivo de generar desestabilización o guerras civiles cuyo objetivo es retornar al status quo derrocando al ”gobernante rebelde”, y en caso de que las anteriores sean inviables, se procede a la directa intervención militar que será mostrada al público como humanitaria y profundamente altruista. Esto genera principalmente masas empobrecidas que al no poder desarrollar su vida con normalidad ni asegurarse un futuro optan por emigrar. El sistema así está matando dos pájaros de un tiro, robar a cero costo materias primas y con el despoblamiento producto de las misiones ”humanitarias” y la concentración de medios productivos, generar mano de obra para aumentar la oferta de fuerza laboral.

El colonialismo ciertamente está dando frutos, y los proyectos geopolíticos del anglosionismo ciertamente mejor no podrían salir. Desde ya es contundente la financiación de Occidente de distintos grupos extremistas en el mundo, como la ha realizado con el wahabismo desde hace siglos en el Medio Oriente, con los grupos fundamentalistas budistas en Asia, o mismo con los grupos ultramontanos, realizando acciones que dan fundamento a la opinión pública mundial para tolerar cada uno de los proyectos geopolíticos del sionismo; que como todos sabemos apoya determinados grupos religiosos y étnicos en el lugar y el momento justo en que le conviene [11].

El saqueo y la destrucción de naciones enteras generaron la marea humana que deja despoblada a África y el Medio Oriente siendo para las grandes corporaciones dicho saqueo todavía más fácil. Es sumamente importante tener en cuenta que un ingreso tan masivo de personas genera choques de convivencia, si a todo esto le sumamos la facilidad de infiltrarlas por parte de los mismos grupos terroristas creados por Occidente, que cuando lo consideren oportuno los presentarán como chivo expiatorio de alguna falsa bandera con el objetivo de seguir avanzando en sus intereses globales. Como todos sabemos, en este tipo de avalanchas humanas, así como gente desesperada, entra la peor escoria, y precisamente así se generan muchos choques de adaptación; no es lo mismo recibir un flujo migratorio constante pero reducido, como por ejemplo las migraciones internas en Latinoamérica, a encontrarse con cientos de miles, e incluso millones en un solo año, dado que se plantea el problema de la adaptación a la nueva sociedad, el deseo de asimilación, y el respeto intercultural. Lógicamente tales choques naturales por una llegada masiva, y como siempre algún que otro ataque de falsa bandera o accionar delictivo, suelen encender la mecha de un barril de pólvora perfectamente orquestado para lograr una opinión pública favorable, y cuyas consecuencias de seguro no las pagará la élite, sino precisamente los sectores populares que son quienes pondrán tanto la sangre en la lucha, como la sangre en las víctimas [12].

La crisis civilizatoria universal

A lo largo del siglo XX, no han sido pocos los pensadores que advirtieron el rumbo peligroso que estaba tomando la Civilización Occidental, y los peligros que el actual estado de cosas representan para el mundo y la vida humana. Los más lúcidos al respecto sin duda han sido Oswald Spengler, René Guénon, y Julius Evola.

Para Oswald Spengler [13], las civilizaciones no eran entes abstractos, sino que las mismas funcionaban de la misma forma que funcionaban los organismos vivos; es decir, estas nacían, obtenían su apogeo, maduraban y finalmente llegaban al crepúsculo. En esta última instancia se encuentra la Civilización Occidental para el autor. El principal argumento que da es el ethos fáustico de la misma, es decir, perseguir y maquinar algo que será imposible de alcanzar consumiendo así sus energías. Precisamente tal ethos fáustico es observable hoy con el capitalismo, a cuyo objetivo lógicamente jamás podrá llegar.

Tanto René Guénon como Julius Evola [14], si bien en varios aspectos discordantes con Spengler, sostenían que las civilizaciones y la humanidad tenían ciclos, los que en la metafísica hindú se denominan manvantaras, los cuales se encuentran muy presentes generalmente en el Mundo Tradicional, principalmente en la Tradición Indoeuropea. Estos ciclos o manvantaras son degenerativos, es decir involutivos, compartiendo en gran medida la visión de Spengler. Tanto para Guénon como para Evola, los ciclos son en mayor o menor medida universales y coinciden además en que precisamente la modernidad y la posmodernidad representan precisamente el ciclo crepuscular en la humanidad.

Ciertamente, en la medida que la subversión moderna logró conquistar a la Civilización Occidental, y esta con su expansión logró difundir sus errores en el mundo, lo más lógico es que el problema civilizatorio sea global. Por lo tanto se debe pues partir del hecho de que de errores de cosmovisión se sucedieron errores teológicos y filosóficos, los cuales originaron errores políticos que derivaron en catástrofes económicas y sociales. El principal problema de la humanidad radicó en que se negó lisa y llanamente la metafísica, lo que originó exclusivismos religiosos y sectarismos completamente ajenos al Mundo Tradicional, que abrieron las puertas a la modernidad, y de allí el puro materialismo que comenzó a dominar la vida misma de los pueblos [15].

En Occidente ciertamente padecemos esta visión errada, y en el actual estado de las cosas podemos observar cómo la política propiamente dicha, hablamos aquí del estado, ha sido subordinada a la economía, y los estados legislan y actúa ya no por un bien propiamente comunitario sino en favor de los grupos económicos, ocasionándose una gravísima pérdida de soberanía. De allí que actualmente observamos estos tristes fenómenos de la miseria humana. Nuevamente este esquema se repite ya en el resto de las civilizaciones, dado que en la actualidad no existe ningún foco civilizatorio tradicional de referencia que sea considerable; no obstante, los sucesos en Europa del Este y la persistencia de la resistencia en Medio Oriente, de a poco abren nuevas perspectivas civilizatorias alternativas a la modernidad.

Lo que actualmente está quedando al desnudo es precisamente la inviabilidad de la modernidad; el rey está quedando al desnudo, por más que abunden los cortesanos alcahuetes que le digan que luce sus mejores prendas.

El Hombre, contrario a lo que el liberalismo sostiene, tiene tres relaciones dialécticas básicas, estas consisten en la relación Hombre-Dios, Hombre-Hombre, Hombre-Naturaleza. Las tres relaciones dialécticas no se encuentran por lo tanto separadas la una de la otra, sino que por el contrario se interrelacionan. Con la modernidad, la ruptura de la relación Hombre-Dios, se procede a la desacralización generalizada de la vida humana, alterando profundamente los vínculos naturales Hombre-Hombre, y Hombre-Naturaleza. A partir de la modernidad se exacerbó el instinto de competencia entre los hombres, teniendo como fundamento meras cuestiones materiales, y siempre reducida al fin y al cabo a meros intereses económicos [16]. Este cambio de visión, conllevó a la anulación de la organicidad social en el marco de la normalidad, para ser dominada por el dinero, y las relaciones sociales antes fundamentadas en funciones específicas según la propia esencia y capacidad, pasarían a estar fundamentadas por la mayor o menor posesión de dinero. Así, también a la naturaleza no se la contempló como la contenedora del Hombre, sino como un mercado inmenso sujeto a la privatización y como una adversaria en la supervivencia. Tal es la visión capitalista de la vida. Sin embargo, tal cosmovisión se choca con la realidad. Con respecto a la naturaleza, el planeta Tierra tiene un límite, y lógicamente es una actitud fáustica creer en el crecimiento económico ilimitado acudiendo a la obsolescencia planificada y a la creación de necesidades de forma artificial, como así también la producción de porquerías transgénicas, lo cual ya se encuentra demostrado es imposible dado que la inmensa mayoría de los recursos naturales si no se explotan de forma sustentable son agotables. Tales alteraciones, sumadas a las problemáticas políticas, económicas y sociales anteriormente mencionadas, lógicamente crean artificialmente personajes extremadamente ricos, crea masas extremadamente pobres, lumpenizándolas, borrando su cosmovisión y pertenencia a un grupo nacional y cultural; generando así los inmensos problemas sociales que actualmente aquejan al mundo, y llegando finalmente al hombre masa sin Tradición, patria, cultura, ni pertenencia.

Pero, tal como bien sostendría Oswald Spengler un siglo atrás, las civilizaciones fáusticas no caen por invasiones externas que le causen una muerte violenta, en todo caso una invasión externa simplemente da el golpe de gracia, sino que las mismas suelen suicidarse al agotar todas sus energías en un objetivo imposible; y al parecer ese es el camino que toma Occidente, estas crisis, sumadas a las que vendrán, no harán sino poner dos cosas en evidencia, que el rey está al desnudo, y que el rumbo suicida y autodestructivo va llegando a su fin, porque de no decidirlo así el hombre, lo decidirá la propia naturaleza.

NOTAS

[1] Alain de Benoist: Migrantes, las intervenciones ”humanitarias” suelen en general agravar las cosas: http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5170

[2] Para comprender en líneas generales el funcionamiento perverso, circula un video con una breve explicación sobre la pésima distribución económica en el mundo, el cual en varias universidades y casas de estudio profresores de economía, o de sociología, suelen difundir. Tal vide se titula así funciona el mundo: https://www.youtube.com/watch?v=QuTKoMuALoc

No obstante, para aquellos más interesados en el profundo estudio de la Economía Global, comparto aquí las fuentes utilizadas:

United Nations Development Programme – Human Development Report: http://hdr.undp.org/en/reports/global/hdr1999

Global Financial Integrity – Illicit Financial Flows from Developing Countries: 2001-2010: http://www.gfintegrity.org/report/illicit-financial-flows-from-developing-countries-2001-2010/

The World Bank – International Debt Statics: http://data.worldbank.org/data-catalog/international-debt-statistics

Robert Pollin – Counters of Descent, U.S economic fractures and the landscape of global austerity (Ver en Google Books).

Fred Pearce – The land grabbers, the new fight over who owns the earth (Ver en Google Books)

OXFAM – The cost of inequality: how wealth and income extremes hurt us all: https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/cost-of-inequality-oxfam-mb180113.pdf

[3] Tal como lo hemos visto con las revoluciones coloridas surgidas en los últimos 15 años en varios puntos del globo, siendo los casos de Libia, Siria y Ucrania los más paradigmáticos.

[4] El fenómeno del marxismo cultural: http://www.mov-condor.com.ar/gcultural/escuela-frankfurt-marxismo-cultural.htm

Citando textualmente al sociólogo noruego Johan Galtung: “Seis compañías encabezadas por judíos controlan el 96% de todos los medios de información”, escribió el científico en una entrevista concedida por correo electrónico a la revista Haaretz.”: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/42488-Galtung-Los-jud%C3%ADos-controlan-medios-internacionales

Al respecto otra voz extremadamente interesante, radica en el lingüista norteamericano Noam Chomsky: http://www.voltairenet.org/article145977.html

[5] Cita textual de Israel Shamir: ”Bielorrusia no padece conflictos nacionales, étnicos ni religiosos. Las iglesias católicas y ortodoxas comparten la misma plaza; las muchas mezquitas y sinagogas fueron edificadas siglos antes de que surgiera el multiculturalismo. Oriente siempre ha sido multicultural: campesinos ortodoxos, nobleza católica, negociantes judíos, y jinetes tátaros ya vivían juntos en Bielorrusia mucho antes del siglo XV cuando esta tierra era parte del gran ducado de Lituania, el Estado de mayores dimensiones entonces en Europa. La lengua antigua de Bielorrusia era la de los germanos, y los guerreros bielorrusos –junto con los soldados polacos y rusos– derrotaron a los cruzados en los campos de Grunwald hace 500 años.’ (http://www.israelshamir.net/Spanish/Minsk1-Sp.htm)

Para agregar información recomendamos además:

Katarzyna Górak-Sosnowska – Muslims in Poland and Eastern Europe, Widening the European Discourse on Islam: http://www.academia.edu/1092752/Muslims_in_Poland_and_Eastern_Europe._Widening_the_European_Discourse_on_Islam

Tártaros Lipka: https://en.wikipedia.org/wiki/Lipka_Tatars

[6] Quien desee profundizar en las relaciones tradicionales y los aportes civilizatorios no-occidentales recomendamos los siguientes textos:

René Guénon – Influencia de la Civilización Islámica en Occidente: http://www.musulmanesandaluces.org/hemeroteca/83/influencia%20del%20Islam%20en%20Occidente.htm

Columbia University, Asia for Educators – China’s gifts to the West: http://afe.easia.columbia.edu/song/readings/inventions_gifts.htm

Columbia University, Asia for Educators – Chinese Ideas in the West: http://afe.easia.columbia.edu/song/readings/inventions_ideas.htm

Ancient India’s Contributions to the World: https://www.youtube.com/watch?v=QxgK0dX872k

Leslie Bethel – Historia de América Latina: http://www.bsolot.info/wp-content/pdf/Bethell_Leslie%20-%20Historia_de_America_Latina_I.pdf

Museo Nacional de Costa Rica – Un vistazo de los aportes de la América Precolombina al Mundo Entero: http://www.museocostarica.go.cr/es_cr/tema-del-mes/encuentro-de-culturas.html?Itemid=117

UNESCO – General History of Africa: http://www.unesco.org/new/en/culture/themes/dialogue/general-history-of-africa/

[7] Tiberio Graziani – La creación del enemigo islámico en el marco de la geopolítica mundial de poder norteamericana: http://www.eurasia-rivista.org/la-creacion-del-enemigo-islamico-en-el-marco-de-la-geopolitica-mundial-de-poder-norteamericana/6886/

Florencia Beltrame (Universidad de Buenos Aires) – La construcción Occidental de la figura el enemigo islámico. La nueva hegemonía de Estados Unidos: http://www.apostadigital.com/revistav3/hemeroteca/beltrame1.pdf

Red Voltaire – Daniel Pipes, experto del odio: http://www.voltairenet.org/article126383.html

Thierry Meyssan – La obsesión del complot islámico mundial: http://www.voltairenet.org/article150688.html

Jean-Michel Vernochet – ¿¿Es musulmán el wahabismo?: http://www.voltairenet.org/article186380.html

[8] Henry Corbin – Cuerpo Espiritual y Tierra Celeste, del Irán Mazdeísta al Irán Chiita

Jan Assmann – Moises el egipcio

[9] René Guénon – Oriente y Occidente

[10] Julius Evola – Oriente y Occidente. ¿Civilizaciones en guerra?

[11] Claudio Mutti – ¿El islamismo contra el Islam?: http://www.eurasia-rivista.org/el-islamismo-contra-el-islam/18522/

Open letter to Al-Baghdadi (Muslims Scholars): http://www.lettertobaghdadi.com/

Tony Cartalucci – Myanmar (Burma) “Pro-Democracy” Movement a Creation of Wall Street & London: http://landdestroyer.blogspot.com.es/2011/11/burmese-pro-democracy-movement-creation.html

Sufyan bin Uzayr – Buddhism in Myanmar: Extremism and Crimes Against Humanity: http://www.globalresearch.ca/buddhism-in-myanmar-extremism-galore/5396471

Stephen Sizer – El sionismo cristiano, la nueva herejía que hunde a los Estados Unidos: http://sionismocontracristiano.blogspot.com.ar/2012/09/el-sionismo-cristiano-la-nueva-herejia.html

Roberto Montoya – El Imperio Global

[12] Thierry Meyssan – La falsa crisis de los refugiados: http://www.voltairenet.org/article188619.html

Francisco Herranz – Los refugiados sirios y la mano negra de la CIA: http://mundo.sputniknews.com/firmas/20150829/1040827267.html

[13] Oswald Spengler – La decadencia de Occidente

[14] René Guénon – La crisis del Mundo Moderno

Julius Evola – Rebelión contra el Mundo Moderno

[15] René Guénon – Oriente y Occidente

[16] De hecho, a lo largo de la Historia Universal, la inmensa mayoría de las víctimas de guerra o persecuciones, no han sido por causas religionas (93 % de los casos)

The Myth that Religion is the first Cause of War: https://carm.org/religion-cause-war

”Religious motivations for war are miniscule in comparison to other causes. Even accepting the most generous of definitions, the carnage from all the “religious wars” in history COMBINED never reaches that of the SINGLE MOST DEADLY WAR IN HISTORY. The hypothesis fails.”: http://www.quora.com/Why-have-the-majority-of-wars-been-about-religion

http://www.elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/10895-fabricando-el-choque-de-civilizaciones

Diagrama: Virreinato de España.

Con el fin de aclarar quienes detentan el poder en España se ha realizado el siguiente diagrama el cual pasaré a explicar:

  • El Vaticano, EEUU y el Imperio Británico forman un tridente, la base del poder occidental a nivel Religioso y militar. Ellos dominan también la guerra cultural y nos han trasmitido su ideología y cultura. España y la Corona son una colonia de los EEUU, con políticos traidores que han vendido la soberanía del país.
  • La Familia Real Española con dos reyes borbones es la institución más poderosa de España de donde emana todo un conjunto de intereses a nivel nacional e internacional con Arabia Saudí y otros países petroleros. Los Reyen rinden pleitesía a EEUU, la Reina de Inglaterra (Orden de la Jarretera) y al Vaticano y la Orden de Malta (SNOM).
  • La nobleza católica Española son las familias nobles que parasitan España desde hace siglos. Están en poder de las principales acciones de Compañías Españolas.
  • Las Ordenes católicas como la Orden Jesuita, –ahora en auge- y el Opus Dei están infiltradas en todos los partidos políticos. La Orden Jesuita tiene su sede en el País Vasco con la Universidad de Deusto y el PNV a la cabeza, que conectan a su vez con el MI5. La Banda terrorista ETA fue creada bajo el amparo de santuarios jesuitas. El Opus Dei está conectado a la logia italiana Propaganda Due, detrás de los GAL. Tanto jesuitas como Opus Dei poseen una basta red de universidades en España. La principal del Opus Dei es la Universidad de Navarra. Tanto la Orden Jesuita Como el Opus Dei cobraron fuerza durante el franquismo y después colaboraron con los americanos en la integración con la OTAN.
  • Por otro lado hay 3 ordenes masónicas en las altas esferas españolas de distinta naturaleza. La P-2, o su nombre actual está integrada en Capitales como Telecinco/Mediaset, a las ordenes de Berclusconi, y posee parte de los comandos de ETA. La Gran Logia de Inglaterra tiene una débil presencia y englobaría a la baja nobleza española. El Gran Oriente de Francia sería la masonería progresista que heredó las ideas ilustradas de la Revolución Francesa y está infiltrada en todos los partidos políticos, defendiendo la III República y el laicismo en el estado, educación, etc…
  • Los Partidos políticos, tanto PP como PSOE están financiados indirectamente por capital proveniente de EEUU/CIA a través de sus franquicias en Alemania y distintas fundaciones. Tanto PP como PSOE son el mismo perro con distinto collar que sirven a la causa de EEUU, permitiendo vuelos secretos de la CIA, participando en las guerras de EEUU, y permitiendo que Gibraltar siga siendo una colonia Británica en territorio español. Izquierda Unida (IU) Es un partido con infiltración jesuita y del Gran Oriente de Francia.
  • Podemos es una amenaza al Status Quo actual de España, con capital 100% BRICS de Venezuela e Irán. Podemos amenaza con sacar a España de la UE e introducirla en la UEE (Unión económica euroasiática de Putin). Podemos puede sufrir una posible infiltración jesuita por parte de Juan Carlos Monedero, el creador del movimiento indignado en España y México, el cual trabajó para la Universidad Ibero de Puebla de los jesuitas, y actualmente imparte un master en la Universidad Pontificia de Comillas. Los jesuitas ya se infiltraron en la izquierda comunista española de la mano del Padre Llanos, que creó el sindicato CCOO y convirtió a la sanguinaria Pasionaria al catolicismo. No hay que subestimar a los hijos de Loyola.
  • Por abajo solo queda el castigado y lanar pueblo español, más preocupado del fútbol y de buscar parejas que de cualquier otra cosa. “Panem et Circenses”.
  • En Resumen: España está dominada por el tridente Vaticano/EEUU/Inglaterra con sus correspondientes sectas, y Podemos es un posible movimiento del frente BRICS para adherirse el país de la piel de toro a su territorio. La batalla está servida.

Ver el diagrama en Grande.

Fuente: https://batallaespiritual.wordpress.com/2015/02/22/diagrama-virreinato-de-espaa/

https://batallaespiritual.wordpress.com/2015/02/22/diagrama-virreinato-de-espaa/