La Casta Parasitaria IV y los Mass Media II. La manipulacion de la opinion publica por los periodistas lacayos.

  1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.
  2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
  3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
  4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
  5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
  6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
  7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
  8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
  9. Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
  10. Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
  11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

El marketing que hacen los políticos [2]

Tanta corruptela ha terminado por desinflar la utilidad real de la comunicación institucional. Nos sobran las adjudicaciones a dedo, los bigotes y su creatividad lucrativa, pero también nos hace falta un poco de cariño por la palabra “publicitar”

¿Qué tienen en común Jordi Pujol Ferrusola, Jaume Matas, Iñaki Ur­dan­garin y Álvaro Pérez, El Bigotes? Pues, además de todo eso que estás pensando, el marketing. De los recientes casos de corrupción surgen empresas con nombres tan sugerentes como Over Marketing (Gürtel balear), Orange Market (Gürtel penin­sular) o Iberoameri­cana de Business and Marketing (los Pujol). Para que el columnista de El Mundo Antonio Alemany escribiera de tapadillo los discursos a Jaume Matas, este utilizó la agencia Nimbus Publicidad de su amigo Miguel Romero de la Cerda, otro condenado por prevaricación y malversación de fondos públicos. Ahora vemos que quien más o quien menos tenía sus conocimientos de marketing y hasta Urdangarin y la infanta, según revelan las facturas de la empresa-pantalla Aizoon, contaban con clases particulares en la materia.

¿No es acaso el marketing la gestión de la imagen con fines lucrativos? Pues la publicidad institucional que las administraciones públicas reparten es lucrativa en varios cientos de millones de euros anuales, según se deduce de cotejar los informes de la Comisión de Publicidad y Comuni­cación Institucional con estudios de inversión publicitaria como Infoa­dex. En 2007, bajo el espejismo del ladrillo, el presupuesto en publicidad de las empresas e instituciones públicas, Gobierno, ministerios, comunidades autónomas y demás organismos, sobrepasó holgadamente los 500 millones de euros. Tan sólo la Comunidad de Madrid se llegó a gastar 23 millones aquel año, por encima del presupuesto publicitario del Banco Santander, BBVA, Microsoft, McDonald’s o Sony.

Eficacia comunicativa

Mucho dinero público, pero quizás poca eficacia comunicativa: ¿de qué sirvieron los 26 millones de euros destinados por el Ministerio de Fo­mento a la promoción del transporte público frente a los más de 900 que gastan los fabricantes de automóviles en recordarnos que sin un coche no eres nadie? ¿De qué sirven 25 millones para publicitar iniciativas saludables frente a los omnipresentes grupos de la alimentación envasada y la distribución minorista que prioriza congelados y precocinados en vez de productos frescos?

Tampoco la publicidad institucional destaca por la creatividad de sus contenidos. Los anuncios de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, además de los consabidos planos de niños jugando en el parque con el abuelo sonriente, han mostrado una curiosa tendencia a dejar mal a algún colectivo ciudadano. En 2008 ponía en marcha una campaña para incentivar la contratación de mujeres. Pero en el cartel aparecía un empresario junto a signos chinos y el titular “Empresario, déjate de cuentos chinos”, en una región que cuenta con 50.000 ciudadanos de origen chino a los que su idioma no les parece un cuento. Ese mismo año, durante el estallido de la mayor crisis inmobiliaria, otro anuncio de la Comunidad de Madrid invitaba a los jóvenes a dar una alegría a sus padres largándose de casa.


Tanta corruptela ha terminado por desinflar la utilidad real de la comunicación institucional

Pero otra cosa bien distinta es la creatividad mostrada por algunos para lucrarse con la publicidad institucional. La empresa de ‘el Bigo­tes’, Orange Market, consigió ganar adjudicaciones no por su experiencia en campañas publicitarias, sino por su capacidad para que la Generalitat Valenciana sobrevalorara en los concursos públicos conceptos tan maleables como la creatividad o la estética. Orange Market igual se encargaba de vallas, marquesinas, cabinas, prensa y revistas, que te montaba la presentación del circuito de Fórmula 1 de Valencia o un mitin con Esperanza Aguirre fuera de campaña electoral. Su presencia en la comunicación institucional valenciana era tal que terminó haciendo de buzón de recogida de dinero para la red delictiva. Por ejemplo, Arturo Torró, alcalde de Gandía y empresario, pagó de su bolsillo 22.000 euros por un acto electoral del PP que el partido ocultó. Para que luego digan que el marketing no es rentable.

Sin embargo, el rendimiento de la publicidad institucional no acaba aquí. Arsenio Escolar, director de 20minutos y presidente de la Asocia­ción Española de Editoria­les de Pu­bli­caciones Periódicas, denuncia cómo los partidos políticos premian con inversión publicitaria a los medios de comunicación cercanos. “La publicidad institucional se planifica en demasiados casos con poca transparencia, escaso respeto a las normas legales y abundante sesgo ideológico”, dice. Hasta el Tribu­nal de Cuen­tas, en un informe sobre contratos de 2005 a 2007, avisaba del uso de la publicidad de las administraciones locales como “planes estratégicos de persuasión política” que “pretenden inducir al ciudadano hacia una determinada opción política”.

Cambio de perspectiva

Hace años que el mundo de la comunicación comercial abandera un cambio de perspectiva, bajo el sugerente nombre de “marketing relacional”, orientado a generar vínculos estables con el cliente y el resto de los grupos de interés. Y, sin embargo, a la vista está que parece mucho más rentable el marketing político-relacional y los criterios estéticos de ‘el Bigotes’. Víctor Curto, especialista en publicidad institucional, avisa de que “la ausencia de discurso institucional articulado –y en este discurso la publicidad institucional es un elemento central– supone un descalabro para el poder político: incapaz de explicarse convenientemente, pierde no sólo una herramienta de gestión, sino su propia legitimación ante la ciudadanía”.
Y es que tanta corruptela ha terminado por desinflar la utilidad real de la comunicación institucional. Nos sobran las adjudicaciones a dedo, los bigotes y su creatividad lucrativa, pero también nos hace falta un poco de cariño por la etimología. La de la palabra “publicitar” tiene que ver con hacer público lo que es de interés público.

 

¿Quién controla y financia los medios de comunicación que nos informan? [3]

¨Cuídate de los medios de comunicación porque vas a acabar odiando al oprimido y amando al opresor¨

Malcolm X

Leigh Blackall (CC)

Nadie pone en duda que los medios de comunicación es el cuarto poder del Estado, por no decir que en muchos casos, debería ser el primero y más poderoso que el poder legislativo, ejecutivo y judicial.

Saber de donde viene la información debería ser tan importante, como la información en sí, ya que de este modo el receptor de la información podría en muchos casos estimar la intención, o los intereses que puede haber detrás de toda esos datos proporcionados.

artículos relacionados

Supongo que mucha gente en algún momento se haya hecho dicha pregunta, pero me apuesto que muy poca gente realmente lo sabe, entre otras cosas, porque dicha información no es en absoluto fácil de obtener, ni para nada transparente.

De hecho, solo hay dos países en Europa que tienen la obligación de proporciona dicha información a la sociedad, según lo exigido en sus legislaciones. Austria y Croacia. Todos los demás países no tienen esa obligación, por tanto el saber y conocer dicha información, implica un arduo trabajo de investigación y análisis para saber quien son las instituciones que controlan la información que recibimos en el momento en que encendemos la televisión, o sintonizamos la radio.

Han sido las nuevas tecnologías y plataformas como Internet, las que permiten a día de hoy, obtener información alternativa, y no sujeta a ningún poder fáctico que la pueda manipular en virtud a sus intereses. Como por ejemplo, periódicos y publicaciones online que tienen una financiación independiente, o blogs alternativos como este. ¨Muy probablemente este artículo no hubiese podido ser publicado si hubiésemos tenido que depender de los medios de comunicación mayoritarios¨.

¿Quieren por tanto saber quién nos proporciona y controla la información que recibimos todos los días?.

Propaganda política y opinión pública

No hace demasiado tiempo que se empezó a utilizar la propaganda y el control de la información proporcionada a la sociedad, con el fin de controlar la opinión pública, e intentar generar un entorno de pensamiento único, tan necesario por los gobiernos. De hecho, la primera campaña seria que se elaboró para ello, fue exactamente hace un siglo en los E.E.U.U. en 1916 bajo el mandato de Woodrow Wilson. Por aquel entonces, Europa se veía inmersa en la Primera Guerra Mundial, y la sociedad estadounidense no veía ningún interés por una guerra que estaba ocurriendo tan lejos de casa. El presidente Wilson partidario de involucrarse en la guerra europea, intentó cambiar el modo de pensar de la sociedad a través de una campaña propagandística llamada ¨ComisiónCreel¨.

Los resultados fueron extraordinarios, ya que en seis meses se pasó de una sociedad pacifista totalmente desinteresada por la guerra en Europa, a una sociedad plenamente enfurecida por el fenómeno bélico y totalmente contraria a los alemanes. La estrategia es muy fácil de entender, el gobierno primero intentaba convencer a los intelectuales de prestigio del país, a través de datos y ´pruebas´ de lo que los alemanes hacían, y apoyados por otros sectores económicos interesados en que el país entrara en guerra. Por ejemplo, imágenes de alemanes mutilando niños belgas, y otras atrocidades generadas por el Ministerio de propaganda británico (primeros interesados en que U.S.A. se unieran a la guerra), y emitidas al gobierno estadounidense. Posteriormente se supo que fueron generadas por los británicos de forma deliberada. Las pruebas eran facilitadas a estos intelectuales y periodistas influyentes con poder mediático, para que extendieran la información a lo largo y ancho del país. La campaña fue más que efectiva, y la estrategia se ha utilizado a lo largo de los años hasta nuestros días, no solo en U.S.A sino en todo el mundo.

Cuatro holdings de comunicación que controlan el 96% total del negocio a nivel mundial

Años más tarde y durante la segunda Guerra Mundial, Joseph Goebbels Ministro de propaganda Nazi, hizo suya el método de propaganda ideado por sus enemigos aliados en la Primera Guerra Mundial, e incluso lo mejoró con sus principios de propaganda y máximas tales como, ¨una mentira repetida mil veces, se convierte en una realidad¨. Hizo de la propaganda política y el control de la opinión de la sociedad, un arte en sí mismo.

Obviamente, se había descubierto un arma muy poderosa para el control de las masas, cambiando la opinión pública en virtud de los intereses políticos. Arma que sigue existiendo en nuestros días de forma más que habitual. Pero, ¿quién controla la industria de la comunicación a nivel mundial en la actualidad?.

Las cifras ponen de manifiesto que son cuatro los holdings de comunicación que controlan el 96% total del negocio a nivel mundial, y paradójicamente esos cuatro holdings multinacionales, están dirigidos por lobbies judíos. Vayamos un poco más allá, y analicemos en hecho con más detalle.

Estos conglomerados empresariales son Walt Disney, Time Warner Inc, Viacom/CBS controlados por la familia de banqueros judíos Rosthchild, y 21st Century Fox (con su subsidiaria News Corporation liderada has ta 2012 por el carismático Rupert Murdoch, despúes de que dejara la empresa por las escuchas a grandes personalidades través de su medio ¨News of the World¨). 21st Century Fox está dirigida por lobbies sionistas y el sector bancario (JP Morgan, Elliot Associates L.P., Invesco Ltd, Waddell & Reed Financial Inc. y Deutsche Bank AG).

Todos esos medios de comunicación engloban en sus estructuras empresariales todo tipo de canales de televisión, radio, publicaciones, etc…. Pueden hacer una lectura rápida del hecho en este link. Merece la pena echar un vistazo.

No menos controvertida y conocida es la frase de la portavoz israelí, Tzipora Menache sobre el poder de dichos lobbies judíos en la información en U.S.A, y por ende, en el resto del mundo. Dicho comentario es debido a un bombardeo de Israel en la franja de Gaza en 2009, que impactó sobre bases de la ONU, y sobre la posible respuesta que Barack Obama tendría al respecto. La frase toma especial relevancia en los tiempos actuales, en plena carrera electoral en E.E.U.U. entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Ustedes saben muy bien, y los estúpidos americanos saben igualmente bien, que nosotros controlamos su gobierno, independiente de quién se sienta en la Casa Blanca. Ustedes ven, yo sé esto y ustedes lo saben que ningún presidente americano puede estar en una posición de desafiarnos aun cuando nosotros hacemos lo inconcebible.¿Qué pueden ellos (los americanos) hacernos a nosotros? Nosotros controlamos el congreso, nosotros controlamos los medios de comunicación, nosotros controlamos el espectáculo, y nosotros controlamos todo en América. En América usted puede criticar a Dios, pero usted no puede criticar Israel” (Tzipora Menache).

Existen otros casos curiosos y que no dejan de ser paradigmáticos de las dinámicas del sector de la información internacional, como empresas que siendo de sectores no relacionados con el de la comunicación, entran en el negocio a través de la adquisición de empresas de dicho sector, siendo éstas industrias bastante controvertidas, más si se vinculan a la industria de la información. Como es el caso de los grupos armamentísticos franceses Lagardère o Dassault Aviation, las empresas de armamento más grandes del país, y siendo Francia el cuarto exportador de armas del mundo, por detrás de U.S.A, Rusia y China. Paradójicamente, dichas empresas controlan dos de los periódicos más importantes de Francia, Le Monde y Le Fígaro. ¿No les parece curioso?.

¿Quién controla los medios de comunicación en España?

Una vez hecho un análisis previo sobre quién controla los medios de comunicación a nivel global, no menos interesante sería saber quién controla los más poderosos medios de comunicación en España, como Grupo Prisa, Grupo planeta, Mediaset, Vocento, etc…

Cómo he dicho, no es fácil encontrar información al respecto. Los datos obtenidos hacen referencia al 2012, aunque siguen siendo una referencia a día de hoy. Ha habido cambios en algunos casos, como por ejemplo el cambio del accionario del grupo Prisa debido a sus problemas económicos, que permitió que muchos de sus acreedores del sector bancario pasaran a ser socios del grupo, haciendo que la familia Polanco, pasaran de tener el 71% de la compañía a menos de un 20%.

Tómense su tiempo para ver el gráfico en este link, y así saber quien está detrás de cada unos de los medios de comunicación que nos informan en este país. Las conclusiones obtenidas no pasan desapercibidas.

¨En España, los grandes holdings de la información en la mayoría de los casos están controlados por el sector bancario, multinacionales y constructores (muchos de ellos involucrados en tramas de corrupción). Por aristócratas, la conferencia episcopal y el Opus Dei.¨

A tenor de la la información recibida, no es difícil pensar que la información recibida por los medios de comunicación públicos, ya sea en España o internacionalmente, están siendo tratados con un siesgo que obedece a los intereses de los grupos empresariales que hay detrás, y de la necesidad de controlar la opinión pública de forma concreta y en su provecho. Piénsenlo, cualquier medio de comunicación tiene intenciones claras y definidas. ´No olvide que saber quien le informa, es saber lo que le quieren decir, y saber lo que nunca le van a contar´.

 

La gran Banca participa en 13 empresas relacionadas con la comunicación [4]

Periódicos, radios, cadenas de televisión, empresas de publicidad y productoras de cine presentan entre los miembros de sus consejos a personalidades relacionadas con la banca o, directamente, es la entidad financiera la que posee participación en estas empresas. En total, son 13 las compañías en donde la gran Banca opera

 


Empresas que editan periódicos de gran tirada como ABC, La Vanguardia y La Razón, o gestionan canales como Telecinco, Antena 3 y Canal+, tienen entre los miembros de sus Consejos de Administración a miembros de bancos como el Sabadell, Santander, Caixabank o el Popular. Estas entidades financieras participan en estas empresas a través de sus consejeros o por medio de participación directa en el accionariado de la compañía. Después de revisar la información de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), los informes anuales de las empresas y entidades y sus webs corporativas, encontramos que la gran Banca está presente en al menos 13 empresas relacionadas con la comunicación.

Vocento es uno de los grupos de comunicación multimedia más grande del país. El grupo engloba entre sus negocios el diario ABC, la radio COPE, los suplementos XL Semanal, Mujer Hoy y Hoy Corazón, y participa en el accionariado de la Sociedad Gestora de Televisión Net TV, que tiene los canales de TDT Disney Channel y Paramount Channel. El presidente del Consejo de Administración es Rodrigo Echenique Gordillo, que también está presente como consejero en el Consejo de Administración del Banco Santander, del que posee el 0,006% de las acciones.

Otro importante grupo mediático de nuestro país, Grupo Planeta, que engloba medios como La Razón, Atresmedia, Onda Cero, Europa FM, Onda Melodía, entre otros, tiene como presidente al vicepresidente 1º del Banco Sabadell, José Manuel Lara Bosch, que posee el 0,043% de las acciones del banco. El Grupo, más conocido por la Editorial Planeta, tiene una participación dominante en Atresmedia Televisión, también presidida por Lara Bosch, empresa propietaria de Antena 3, La Sexta, Neox y Nova.

Muchos medios de comunicación tienen en sus Consejos de Administración a miembros de bancos

Mediaset España, conocida por los canales que gestiona (Telecinco, Cuatro, Factoría De Ficción, Divinity, Boing, Energy), tiene como accionistas mayoritarios a la empresa italiana Mediaset y al Grupo Prisa. Además, entre los miembro de su Consejo de Administración encontramos a Helena Irene Revoredo Delveccio, consejera también del Banco Popular, del que es propietaria del 0,111% de las acciones de la entidad. Mediaset comparte dos miembros de su Consejo de Administración con Prisa: Manuel Polanco Moreno (vicepresidente de Mediaset España y Prisa) y Juan Luis Cebrián Echarri (presidente de Prisa).

El Grupo Prisa, o Promotora de Informaciones, es responsable del Grupo Santillana y de importantes medios de comunicación como El País, Cinco Días, As, Cadena Ser, entre otros. En su Consejo de Administración se encuentra Alain Minc, consejero de Caixabank. Esta entidad tiene también miembros de su Consejo de Administración en el Grupo Godó, propietario de los diarios La Vanguardia y El Mundo Deportivo. Su presidente, Javier Godó Muntuañola, III Conde de Godó y Grande de España, posee el 0,027% de las acciones del banco y es consejero de la entidad. Además, también encontramos que el presidente de la empresa de comunicación y marketing Havas Media, Leopoldo Rodés Castañé, es consejero de Caixabank.

En resumen, Banco Sabadell tiene un consejero en dos empresas; Banco Popular tiene una consejera en una compañía; Caixabank participa en 3 seciedades relacionadas con la comunicación y tiene 3 consejeros en otras 3; y Banco Santander participa en 3 firmas y uno de sus consejeros preside otra. En total son 13 las empresas relacionadas con la comunicación en donde podemos encontrar la presencia de la banca.

La banca no le hace ascos a nada. No sólo saca provecho de empresas del sector alimentario, sino que también los medios de comunicación son un foco de interés de sus actividades. Su control sobre ellos también se manifiesta por medio de la publicidad. Con la crisis que están pasando los medios de comunicación actualmente, no quieren perder ningún anunciante, y menos si es un banco que gasta una importante suma en campañas de marketing y publicidad, por lo que el medio hará todo lo posible por no contrariar a estos inversores. Por eso los consumidores no deben informarse sólo a través de los canales tradicionales, sino que pueden hacer uso de las redes sociales para ello.

Las redes sociales pueden ser el gran aliado para romper el cerco mediático que envuelve a la lucha de los consumidores frente a los grandes abusos del sistema financiero y de las grandes empresas. A través de los diversos canales de comunicación, los consumidores pueden acceder a información de primera mano sobre cuáles son los productos tóxicos que las entidades financieras están intentando colocar en estos momentos a los consumidores, qué cláusulas abusivas se están imponiendo en las hipotecas, o qué abusos están cometiendo las empresas de telecomunicaciones, energía, viajes, grandes cadenas de distribución…

ADICAE mantiene varios canales de comunicación en Facebook, Twitter, Google Plus, LinkedIny Tuenti, a los que ya se han unido más de 80.000 consumidores en toda España. En ellos, los usuarios comparten valiosa información con sus contactos y ayudan así a tejer una red de alerta y de defensa de los derechos de los consumidores.

 

El descrédito del periodismo lacayo [5]

Rafael Alonso

No solo la credibilidad de los políticos esta por los suelos, también de los periodistas lacayos, esa modalidad falsa y travestida que domina eso de las tertulias, en las que todos dicen más o menos lo mismo –el argumentario del día de su partido de referencia- y llevan años mintiendo, sirviendo sin ninguna lucidez ni capacidad crítica a los intereses partidarios.

El PP cuenta con una legión de patéticos comunicadores que repiten todos lo mismo como papagayos: Alfonso Rojo, Francisco Marhuenda, Esther Esteban, Isabel Durán, Antonio Jimenez, Alfonso Merlos, Cristina de la Hoz, Antonio Pérez Henares, Ernesto Buruaga, Edurne Uriarte, Graciano Palomo, Antonio Martín Beaumont, Carlos Cuesta…Es significativo el hundimiento en audiencia de RTVE, donde su presidente José Antonio Sánchez, y el jefe de informativos, José Antonio Álvarez Gundín, han naufragado en su sectarismo y su falta de profesionalidad.

Tras años de persecución de la independencia y el criterio propio, tras décadas de apoyo a la sumisión y al servilismo, ahora el PP y Rajoy tienen muchos que les escriban, pero el problema es que levantan repugnancia y resultan contraproducentes. Porque, ¿Dónde están las cajas saqueadas? ¿Por qué están en la calle todos cuantos las han saqueado?

Es todo el sistema el que precisa regeneración y el que se niega a ello. El periodismo lacayo está desacreditado: deben irse a casa con su retahíla de mentiras.

 

Las malas artes del periodismo en España [6]


Hace un tiempo, este blog publicó un artículo con 60 casos de manipulación mediática sobre Venezuela, por parte de opositores o de diferentes medios de comunicación
afines a la oposición venezolana.
En esta ocasión, a instancias y con la colaboración de @CervantesFAQs vamos a hacer un recopilatorio de algunos casos de manipulación, informaciones tendenciosas, inexactas o errores fruto de no contrastar la información, que son por todo el mundo conocidos ya que han sido ampliamente comentados en los últimos años en relación a diversos temas.

Antes de comenzar, nos gustaría recordar, que no hace mucho, un estudio de la Universidad de Oxford, publicado por el Instituto Reuters para el estudio del periodismo, concluyó que los medios de comunicación de España son los menos creíbles de los 11 países consultados en Europa.
Vamos a comenzar con algunos casos de utilización malintencionada o directamente manipuladora del Photoshop.

El 9 de enero de 2014, el diario ABC, publicaba una portada a todo color, como suele ser habitual en este periódico, anunciando la detención de varios abogados vascos que tenían como labor profesional la defensa de presos de ETA.

Esta operación lanzada en pleno proceso de paz fue denunciada como una redada con evidente fin propagandista, como demostró la actitud del Ministerio de Interior que anunció la operación incluso antes de que esta se produjese, posibilitando que las cámaras y los objetivos estuviesen perfectamente dispuestas para grabar las detenciones.

Pues bien, ABC, habituado a hacer portadas sensacionalistas y lo más impactantes posibles, se dedicó a jugar con las sobras de una fotografía en la que aparece la abogada Ainhoa Baglietto, resaltando sus ojeras y facciones para darle un aire tenebroso a su rostro. Además señala que “Baglietto lanza una mirada retadora a un Guardia Civil”. Una libre interpretación del periodista, ya que la abogada perfectamente podría estar mirando a través de la puerta a la nube de periodistas que le hacen fotos.

A la izquierda portada de ABC. A la derecha fotografía original.

No es la única vez que el ABC se ha pasado con el Photoshop. El 17 de diciembre, tras la agresión de un joven a Mariano Rajoy en Pontevedra en plena campaña electoral, el ABC publicaba la siguiente portada.
En ella resalta desmesuradamente la marca dejada por la agresión en el rostro de Rajoy, enrojeciéndola deliberadamente o, como ellos afirman, por error. Quien sabe a qué responde esta práctica, pero podríamos pensar en un intento de ablandar a la opinión pública ante la imagen de un Presidente del Gobierno con una fea herida en la cara, de cara a inclinar el voto en las inminentes elecciones.
Izquierda foto original. Derecha portada ABC

Como hemos podido leer en algún comentario, el diario ABC se excusó aduciendo que el contraste había sido fruto de un error en el formato de impresión y visualización de imágenes y que por eso el rojo de la cara de Rajoy se había vuelto más fuerte. Sin embargo, personas que trabajan con ese tipo de herramientas de edición digital, aseguran que “eso no explica el cambio de tonalidad de la camisa blanca del hombre de atrás, que se vuelve rosa, la desaparición de los brillos en la cara de Rajoy, y que el resto de la foto gane contraste mientras el traje gana brillo y pierde saturación”.Nosotros no entendemos de ese tipo de herramientas, sin embargo, sabiendo que esas herramientas de edición pueden ocasionar este tipo de errores, estamos seguros de que existe el modo de corregirlos. Sino, ¿Por qué en el resto de medios la foto apareció sin esos cambios?
Y seguimos con ABC, ya que este diario parece estar abonado al retoque de fotografías. En esta ocasión el periódico ha recortado deliberadamente una fotografía con la intención de atacar a la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena.
El titular fabricado para la ocasión en consonancia con la foto recortada, evidencia la intención del diario. Pero una vez más, la red enseguida facilita la foto original, en la que se ve que Esperanza Aguirre no se está dirigiendo a Carmena como quiere hacer ver el titular, sino que se dirige a una tercera persona que queda fuera de plano tras la manipulación fotográfica. En la escena original, Carmena solamente es una mera espectadora.

Algo muy similar hizo el diario El País en esta portada que les mostramos a continuación, en la que se da la impresión de que Pablo Iglesias niega el saludo al líder de Ciudadanos Albert Rivera. En este caso al menos se dignaron a no acompañar la foto recortada con un titular manipulador.

El recorte de fotografías es una de las técnicas más utilizadas por quienes quieren incidir en la opinión pública de una forma rápida y visual. Ya lo vimos también en los casos de manipulación sobre Venezuela.
Esta vez quien utiliza esta técnica es El Mundo. El contexto es una manifestación de la Izquierda Abertzale en Bilbao en cuya cabecera se portaba una pancarta con la inscripción “Inposaketarik ez” (No a la imposición). El Mundo recortó una de las imágenes de tal modo que solo se pudiese leer “ETA” con una clara intencionalidad, y acompañó la noticia con ella.

Vamos con uno de los casos más famosos de los últimos tiempos. El de un hombre con barba que se estaba sacando un selfie con una tablet frente a un espejo, y que alguien manipuló añadiéndole un chaleco bomba y sustituyendo la tablet por un Corán.
Esta foto comenzó a correr por las redes sociales señalando que se trataba de uno de los terroristas responsables del ataque a la sala Bataclan de París. Enseguida se les coló a algunos medios que la publicaron sin contrastar informaciones y que posteriormente tuvieron que rectificar.


Otro caso de fotografía retocada que surge en la red y acaba colándosele a un periodista que no la contrasta como se supone que debería hacer un profesional de la información, es el siguiente. En esta ocasión la foto original correspondía a la pegada de carteles de podemos, en la que sale Pablo Iglesias, y el retoque ha consistido en sustituir los carteles de Podemos por carteles electorales del PSUV con las caras de Chávez y Maduro.
La periodista de la COPE no solamente publica la foto sin contrastar, sino que se inventa que la foto corresponde a las primeras elecciones venezolanas a las que se presentaba Maduro como Presidente. En un momento en que se usa a Venezuela como piedra arrojadiza, la intención es clara. Pero ahí estaba Facu Díaz para notificarle el error a la periolista.

El siguiente caso salpica a LaRazón, que ha borrado asistentes a una manifestación frente al Congreso de los Diputados para hacer ver que ha habido menos asistencia que la real. Acompañando además la fotografía con un llamativo titular.

Lo de La Gaceta ya no debería sorprender a nadie. La manipulación es tan simple y burda que no roza, sino que supera el ridículo. Han cogido un anuncio de viviendas y directamente le han añadido banderas de España a todas las ventanas. Supuestamente la noticia ilustraba una iniciativa que pretendía contrarrestar el independentismo catalán, y en ella señalan que está teniendo especial éxito en Catalunya.

Utilización de imágenes que no se corresponden con la información.
Vamos primero con tres casos relacionados con Venezuela, que bien tendrían cabida en nuestro viejo artículo 60 casos de manipulación mediática de la oposición venezolana, pero que no añadiremos ahí por no eternizar el artículo.
El primero es bastante reciente y en él se ve implicado de nuevo el ABC. Publica una foto de un hombre rebuscando comida en una especie de estercolero y hace pensar que la foto ha sido obtenida en Venezuela. Sin embargo la realidad muestra que la imagen corresponde a Colombia, donde las violaciones de DDHH son habituales y la pobreza una lacra, pero sin embargo el silencio sobre ese país impera al tratarse de uno de los gobiernos aliados y lacayos del imperialismo y la doctrina occidental.

El siguiente caso ocurrió hace unos meses cuando, para ilustrar la noticia del asesinato de un líder opositor venezolano, varios medios españoles utilizaron la fotografía de un joven francés. Resultó además, que el advenedizo líder opositor era miembro de una conocida banda criminal de su localidad, algo que no mencionaron estos medios. Si pinchas sobre estas líneas podrás leer una explicación más completa de este caso:

Y el tercer caso que mencionábamos antes es el de una fotografía ampliamente difundida en medios de todo el mundo y que ilustraba un supuesto supermercado venezolano desabastecido y con las estanterías completamente vacías. La fotografía correspondía en realidad a un supermercado de Nueva York en el contexto de la llegada del Huracán Irene en 2011. La imagen había sido recortada y manipulada para hacer que los carteles y las marcas en inglés resultasen ilegibles. Una manipulación que ha durado 5 años y que ya está indexada en la red como si fuese Venezuela.


El siguiente caso roza también el ridículo porque evidencia las muchas ganas que tienen ciertos medios de atacar a alguna gente, lo que hace que no se molesten en hacer ni la más leve verificación. OkDiario publicaba este tuit. Resulta que el niño de la foto, ni es niño ni tiene síndrome de down.

Los casos que presentamos a continuación seguramente han sido fruto de un despiste desafortunado y no sean malintencionados, pero en cualquier caso también quedan para la hemeroteca.


Este caso que también dio que hablar, no necesita explicación puesto que ya lo explica todo el titular. Será por no mostrar los medios reales de los que disponían los hospitales españoles.

En el siguiente caso El País ilustra un supuesto desabastecimiento en Grecia con una foto de un supermercado vacío, y su propia corresponsal en Grecia se muestra sorprendida por esa “información”.

Antena 3 y El Español difundieron la noticia de que Maria José Aguilar de Podemos, y Anna Gabriel de la CUP, habían asistido a un acto de homenaje a ETA en Venezuela. Dejando a un lado que el acto no era de homenaje a ETA, resulta que Maria José Aguilar ni siquiera aparecía en la foto que estos medios mostraban como prueba.

Vamos ahora con una de titulares tendenciosos o falsos.
El primero habla por si solo, ya que busca rebuscadamente un nexo inexistente entre Pablo Iglesias y el asesino ultraderechista Anders Breivik, con el evidente fin de dañar la imagen de Iglesias.

Algo similar se pretende con este titular de La Razón vinculando al terrorismo islamista con el independentismo catalán.

Juegos de palabras malintencionados por parte de panfletos de extrema derecha dirigidos personajillos que están muy lejos de poderse llamar periodistas.

Mentiras evidentes y desmesuradas en el mismo tipo de panfletos, siempre enfocados contra los mismos sectores. Juego sucio contra quienes piensan diferente.

Y ahora un par de casos relacionados con LaGaceta, que más que un periódico parece un chiste.


OkDiario no publicó el falso tuit, pero a algunos de sus periodistas y directivos les faltó tiempo para compartirlo en twitter.

Y otra de Ok Diario. En este caso intentando ridículamente dañar la imagen de Manuela Carmena, con algo que, aún habiendo sido cierto, no tendría la menor relevancia.

No solo a OkDiario le cuelan tuits y cuentas falsas. También LaRazón cayó en la trampa y se tragó el tuit publicado en una cuenta falsa de Podemos.

En la hemeroteca queda también aquel supuesto currículum falso de Monedero. En este caso se vieron implicados prácticamente la totalidad de los medios generalistas.

En repetidas veces han intentado vincular a ETA con Podemos y para ello han publicado titulares sin respaldo de ninguna fuente corroborable o directamente con montajes sensacionalistas.


Con casos como el siguiente podríamos hacer un artículo a parte, ya que se cuentan por decenas los altos cargos norcoreanos y familiares de Kin Jong-Un que han resucitado después de ser terriblemente asesinados.

Igual que se recortan fotografías, se recortan vídeos para sacarlos de contexto y hacer ver lo que no es. Aquí el enlace al vídeo completo.

Y esta es la última del panfleto de Eduardo Inda. El acusado debe demostrar su inocencia en vez de demostrar el acusador su culpabilidad.

Y vamos ahora con una de gráficas. Comparaciones de periodos desmesuradamente diferentes, dibujos desproporcionados…


Y por último algunos casos de manipulación audiovisuales que hablan por si mismos. Les dejamos los enlaces:
Antena 3 manipula declaraciones de Pablo Iglesias

Antena 3 distorsiona la voz de Anna Gabriel

TVE presenta como víctima a periodista que zancadilleó a un refugiado

La Sexta manipula declaraciones de Hugo Chávez
Antena 3 hace pasar a una periodista valencianohablante por una turista que no entiende el valenciano.

https://videlanghelo.wordpress.com/2008/03/03/los-11-principios-de-la-propaganda-de-goebbels/ [1]

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?El-marketing-que-hacen-los [1]

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?Quien-controla-y-financia-los [2]

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?La-gran-Banca-participa-en-13 [3]

http://ramblalibre.com/2016/06/01/el-descredito-del-periodismo-lacayo/ [4]

https://cazadebunkers.wordpress.com/2016/11/04/las-malas-artes-del-periodismo-en-espana/ [5]

 

 

 

 

 

 

Anuncios

El cártel de HollyCIAwood (3). Cine de propaganda al servicio de la CIA y el Pentágono (y III)

10. La Entrevista (2014)

ENTREVISTA

Esta, dicen, es una película-sátira basada en uno de esos enemigos políticos de EEUU sobre el que ha intensificado su campaña demonizadora en los últimos años, esto es, la Corea del Norte de Kim Jong Un. La Entrevista es un panfleto cinematográfico que ha gozado de un recorrido cómico-grotesco ciertamente notable, mucho más, si cabe, que la escasa o nula gracia que contiene. Y es que el mosaico circense montado contra el “gordito norcoreano” ya lo tenían configurado de antemano los “yankees”. De ser una producción marginal sin repercusión mediática y a nivel de público, destinada a pasar por Youtube (antiguamente se decía que por los “videoclubs”) antes que por las salas de cine, los promotores de La Entrevista lograron que alcanzara difusión internacional gracias a uno de esos bulos que, a menudo, se suelen inventar algunas de las múltiples agencias policiales o de seguridad de EEUU, en este caso, el FBI, con el objeto de señalar enemigos internos o externos.

Y es que para dar algo de vidilla a esta comedia sin gracia, los del FBI se sacaron de la manga que los norcoreanos habían estado, nada menos, que detrás de un ciberataque a la productora del film, SONY (como si no tuvieran más que hacer en la RPDC que tocar los cojones al imperio y meterse en fregados internacionales). Lo de los ciberataques a EEUU no es nada más que un timo pillado por los pelos que, de vez cuando, largan desde Washington contra países “no amistosos” (léase, China) inventándose fábulas conspiranoicas a la carta para consumo del rebaño; en el caso que nos ocupa, aprovechando la propia temática anti-norcoreana de la película. Evidentemente, el “affaire norcoreano” previo (la falsa bandera o montaje del FBI) perseguía demonizar (una vez más) a la RPDC utilizando un pasquín cinematográfico de poca monta.

De tal modo que, una vez iniciado el sainete-conjura malévola de Kim Jong Un, las exhibidoras de USA comenzaron a hacer teatro “negándose” a estrenar la supuesta “parodia” del Gran Líder ante (no se rían) “las amenazas de otro 11-s”. Sí, como lo oyen, Kim Jong Un-Laden estaba dispuesto a enviar un comando juche a Jolivú para no dejar títeres con bótox y demás rellenos faciales (según las malas lenguas, Tom Cruise demoró ponerse su cara de sapo actual por si acaso). En fin, que todos los tontos inútiles del Tío Sam salieron a la palestra, desde la achacosa y olvidada pseudoactriz Mia Farrow al “progre” Michael Moore, pasando por el sionista de turno (Aaron Sorkin; el sionismo es pieza clave en el control del cine hollywoodiense), con altisonantes declaraciones a cada cual más ridículas y estrafalarias (“han ganado los malos”, “se han cumplido los deseos de los terroristas”). Oficialnoicos del American conspiracy en estado puro.

Lo cierto es que la cuestión mollar de este film se les ha escapado a muchos críticos, esos que sólo son capaces de atisbar buen o mal cine en los libelos propagandísticos del Pentágono, el gran John Wayne u otros fascistas al uso, pero sí ver panfletismo en el ruso Eisenstein (que tampoco es que me entusiasme excesivamente). Veamos. El “argumento” de la cosa llamada La Entrevista consiste en lo siguiente: “dos periodistas estadounidenses -que trabajan para la CIA (nada novedoso)- viajan a Corea del Norte, se reúnen con su líder, Kim Jong-Un, y luego, después de humillarlo en todas las televisiones del mundo lo asesinan con un misil”. La “ingeniosidad” americana, aquí, es matar a un presidente extranjero, real, demonizado previamente por los políticos estadounidenses, sin tan siquiera disimularlo en un guión de ficción. Pero, tal vez, a esos avispados guionistas no les haría tanta gracia redactar una historia que tuviera como protagonistas, final y justamente ejecutados, a criminales de guerra como Obama, Cameron, Aznar, Blair, Sarkozy o Netanyahu, todos ellos con decenas de miles de crímenes a sus espaldas.

Es más, sin llegar a tanto (el asesinato de un líder político occidental), vamos a suponer que se hiciera una comedia burlona y corrosiva sobre, por ejemplo, el ex Rey español (el de Franco) con sus tramoyas golpistas, sus corruptelas, sus líos puteros de faldas y sinfín de robos reales con los que se ha enriquecido delictivamente, con o sin jeques golfos de por medio, y por los que debería ser procesado, condenado y enjaulado. No sólo esa película no hubiera salido a la luz (eso que tanto demandan de libertad de expresión estaría en el cubil de la democraCIA) sino que sus autores probablemente serían perseguidos penalmente por el tribunal político español de turno (la Audiencia Nacional). Más al contrario, aquí se hacen bochornosas desvergüenzas televisivas de adulación y cortesanía a la monarquía española o, bien, se dejan caer inofensivas críticas (extremadamente suaves), casi diría que campechanas… ¿verdad Wyoming?

Dice Jon Reynolds, el autor de esta serie de 11 entregas imperialistas, que Después de sacrificar 112 minutos de mi precioso tiempo para ver esta película, la parte más ridícula llegó al final, cuando, después de ser asesinado Kim Jong-Un, vemos en los canales de noticias de Corea del Norte anunciando felizmente que van a celebrarse “elecciones democráticas” en todo el país. Como todos bien sabemos, dice ácidamente Reynolds, cuando la CIA elimina o asesina al líder de un país extranjero la “democracia” es lo que sigue, añadiendo, a continuación, con igual sarcasmo que es evidente que esto ocurrió después del golpe de 1953 respaldado por Estados Unidos en Irán, que dio lugar a la entrega del poder a un dictador brutal (el Sha Rezha Pahlevi). […] Y por supuesto que vimos resultados similares después que el líder libio Muammar Gaddafi fuese derrocado y golpeado hasta la muerte por los “rebeldes” apoyados por Estados Unidos; basta con ver cómo está Libia ahora. Incluso Irak donde, después desalojar del poder a Sadam Hussein, el terrorismo (fomentado por los norteamericanos, Israel y la OTAN) y la inestabilidad política son moneda de curso común.

Pero así es como el imperio modela su discurso propagandístico. Con montajes vodevilescos como este donde el chabacano mensaje político que quiere vender EEUU enmascara todo lo demás.

11. American Sniper (2014)

American-Sniper-poster

Clint Eastwood, con esta última película (y otras previas anteriores) está más de capa caída que nunca y encima retomando el viejo lenguaje fascista que tan afín le fue en producciones como Harry el Sucio, El Sargento de Hierro o Mystic River. Un retiro a tiempo es siempre una victoria, pero el anciano Eastwood prefiere “morir matando”, nunca mejor dicho. Esta nueva apología del crimen propagandístico estadounidense cuenta con la novedad de un relato y un personaje real, el de un asesino en serie (Chris Kyle, fallecido en 2013, en los infiernos esté), aquí denominado “francotirador”, que cuenta en primera persona como en la Irak arrasada por su “glorioso” ejército invasor iba eliminando iraquíes (civiles en su mayoría) como si fuesen una colección de cromos, en una sucesión de “locura” asesina por ver quien ostentaba mayores niveles de crueldad y sadismo. Chris Kyle, un psicópata de manual, se divertía, él y sus compinches, jugando a asesinar a la desarmada población civil iraquí o a los pocos resistentes que por aquel país quedaban. Kyle jamás escondió sus propósitos asesinos y el viejo retrógrado Eastwood, a pesar de toda la aberrante carga inmoral que conlleva el personaje, se ha dedicado a hacerle un homenaje laudatorio durante toda la película.

Jon Reynolds deja bien claro que Kyle se dedicaba a disparar balas en la cabeza de los iraquíes cuyo crimen más imperdonable fue el de defenderse de una invasión injusta. Y no sólo eso sino, que este sujeto de Kyle, fascista y racista, escribió un libro contando sus “hazañas” en Irak (y que dio origen a esta película) señalando despectivamente a los iraquíes como “salvajes” y con un “ójala hubiera matado a más”. La lástima es que no se hubiera disparado a él mismo (o le hubieran alcanzado mortalmente). Nos hubiéramos ahorrado esta crítica y Eastwood estaría disfrutando de una vejez menos dada a glorificar a maleantes.

La tan mentada satanización del enemigo, por parte de las potencias imperialistas, conlleva, indisolublemente,  a justificar su eliminación física (donde siempre sus víctimas son convierten en simples “estadísticas” o en esa invención criminal llamada “daños colaterales”) y, en último término, a afianzar la política militarista exterior de EEUU como la única posible que defiende (con bombas de fragmentación y tiros en la cabeza) los derechos (“amenazados”) de los americanos y del resto del mundo “libre”. American Sniper no podría ser más conveniente en términos de entregar a un público cansado de la guerra una película con fuerte dosis de propaganda, eso sí de calidad dice Jon Reynolds. Yo diría que ni eso (calidad, que no es tal), ya que ésta queda totalmente emborronada por un discurso que es abyectamente reaccionario en favor del asesinato masivo.

American Sniper me ha parecido un panegírico racista similar a la propaganda nazi que hacía la cineasta favorita de la Alemania hitleriana, Leni Riefensthal, para ensalzar a las SS, a la Gestapo y a la política de tierra quemada del III Reich, con una estética, en este último caso, eso sí, bien lograda. La cinta de Eastwood muestra a los “inferiores” iraquíes, una vez más, como sádicos y crueles con el invasor y a un engendro psicópata del ejército norteamericano como el prototipo de héroe de su país…que ya le vale al añoso carcamal de Eastwood. Un “héroe”, no podía faltar, matando con la Biblia bajo el brazo (Kyle era un devoto de este “libro sagrado”), junto a Dios, la CIA, los fascistas y el Pentágono, asesinando en serie y (supuestamente, dijeron algunos) a los “saqueadores” del huracán Katrina en la ciudad de Nueva Orleans.

Aunque no todo está perdido. Los hay, pocos, en el imperio, que no se dejan engatusar por esta nueva oda al inacabable crimen internacional de EEUU. Un usuario de la página IMDB (la base de datos que engloba todo el cine mundial), ciudadano USA, señala, muy enfadado, a propósito de esta abominación cinematográfica: En verdad, después de haber visto esta película, me da vergüenza ser estadounidense. Si Chris Kyle es el americano por excelencia que el señor Eastwood quiere para todos y cada uno de nosotros me estremece el hecho de pensar que algo así sea a lo que cualquiera, en este país, pueda aspirar a ser. En definitiva, que esta basura deplorable pueda ser vista como algo que nos representa a los estadounidenses.

Pero también hay quien incide en el carácter demente del personaje idealizado y hasta casi “poetizado” de Eastwood. Chris Kyle, dice otro asqueado cinéfilo de los USA, era una máquina de matar, patológicamente psicótico, con cero remordimientos y que fabricó historias acerca de cómo había matado a ciudadanos estadounidenses en Nueva Orleans, durante el huracán Katrina. Fue juzgado en un tribunal estadounidense por mentiroso, diciendo falsedades para beneficiarse de las ventas de su libro. Mientras que otro norteamericano, de los que no se dejan manipular fácilmente, se pregunta escandalizado ¿Cómo es posible que el personaje principal de American Sniper, un asesino de masas, sea retratado como un héroe nacional?

Tal vez Kyle haya sido “endiosado”, después de muerto, porque probó de su propia medicina en un país enfermo de armas y de violencia, siendo (casualidades de la vida) ejecutado a tiros por otro veterano de la guerra de Irak, en el año 2013. En cierta forma, con la muerte de Kyle se hizo algo de justicia para las centenares de sus víctimas y las cientos de miles que ocasionó la invasión de Irak por EEUU. Aunque Eastwood le haya rehabilitado (y rentabilizado monetariamente) en su deplorable American Sniper.

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2016/03/05/el-cartel-de-hollyciawood-3-cine-de-propaganda-al-servicio-de-la-cia-y-el-pentagono-y-iii/

El cártel de HollyCIAwood (3). Cine de propaganda al servicio de la CIA y el Pentágono (y II)

6. Skyfall (2012)

skyfall1__121102130802

Reconozco que el conservador, monárquico, anticomunista y mujeriego (o putero de alto “standing”) James Bond (JB) de Sean Connery o Roger Moore tenía un punto de nostalgia, sentido del humor y “savoir faire” casi empático…si lo comparamos con los prototipos de JB que han ido apareciendo en las últimas paridas del remozado JB. El actual sale perdiendo por goleada, incluido su predecesor (Pierce Brosnan, un actor que únicamente estuvo aceptable en la serie televisiva Remington Steele). Y es que reinventar el personaje en el siglo XXI es, literalmente, dejarlo deformado y, por tanto, irreconocible. Ese chulo diseñado con escuadra y cartabón, body-gym inexpresivo y anodino, llamado Daniel Craig, ya me resultó descafeinado cuando apareció en escena como el “nuevo” JB (Casino Royale). Así que no se podía esperar gran cosa de este Skyfall y menos de las anteriores entregas con papel protagonista para el susodicho armario.

Pero hablamos de la vieja propaganda política imperial. Y aquí (al igual que ha sucedido siempre con JB) hay repertorio en favor de la OTAN y los hijos de la Gran Bretaña. La excusa es el “ciberterrorismo”, como una suerte de analogía sobre Wikileaks (o PufoLeaks) para que veamos qué tipo de gente son los que filtran, supuestamente, los delitos de Estado. Aquí el malo de la peli (Javier Bardem) pilla secretos de la banda armada OTAN y otros conspiradores de Estado, como el servicio secreto británico en el exterior, el MI6, no por amor a una causa justa, como así debiera ser, sino por la típica y sobada venganza contra sus ex colegas de contubernio y cloaca.

El autor del blog sobre los once panfletos proCIA, Jon Reynolds, señala atinadamente que “los verdaderos James Bond de la vida real se infiltran en grupos como el ANC (la que fue organización guerrillera de Nelson Mandela), el Occupy Wall Street y otros movimientos de activistas en el mundo para engañarlos y manipularlos. De esta forma se organiza desde el Estado la represión contra la disidencia. Y, sin embargo, dice (el autor), Skyfall está destinada a que sintamos lástima por esos tipos (los espías) cuando un mal llamado ciber-terrorista expone su engaño o crimen (el de los servicios de inteligencia) al mundo. Es decir, estamos ante un ejemplo de psy-op cinematográfica que, sin duda, funcionará hábilmente entre el rebaño (grande o pequeño) de crédulos. Que les aproveche a ellos y a la Reina Isabel de las Cogorzas.

7. La noche más oscura (2012)

Z33__Fp--La-noche-mas-oscura

He aquí como legitimar la tortura y el asesinato de Estado en una pantalla de cine. La imperialista Kathryn Bigelow (que se empeña en mostrar que es más marimacho testosteronada que nadie) expone al espectador una construcción ideológica basada en una gigantesca mentira. Bajo el patronazgo absoluto de la CIA (como en su anterior obra “iraquí”) Bigelow realiza un subproducto fascista basado en una grosera representación de la “verdad” americana sobre la engañifa del teatro-“ejecución” de Bin Laden en Pakistán por los marines de EEUU. La diferencia entre esta película y el montaje que orquestó el Pentágono para mostrarlo al mundo es, como es lógico, ninguna. Ambas se funden en una sola por lo que cabe decir que primero se escenificó la farsa “real” (el “matarile” de Laden) y luego se realizó el metraje para dar consistencia a la opereta bufa binladesca.

No hace falta decir, por enésima vez, que el terrorista saudí Bin Laden estuvo a sueldo de la CIA en sus “años mozos” talibánicos, luchando contra los soviéticos, y que luego cayó en desgracia para Washington porque ya no le era útil, una vez caído el bloque comunista. Más exactamente, no les fue tan inútil del todo puesto que el barbas les vino de perlas para explotar el otro Gladio, el islámico, y sus prefabricados enemigos musulmanes. Bin Laden es altamente probable, y así se documentó en su día por diversos medios (incluida la ultraconservadora Fox News norteamericana), que falleció de muerte natural (era conocido que padecía una enfermedad renal) en diciembre de 2001, en las montañas de Tora-Bora, en Afganistán. Desde entonces, la CIA (hasta el año oficial de la muerte-ejecución de Laden, 2011) se dedicó a fabricar videos y audios falsos del saudí para seguir alimentando el mito del propio terrorista y, por extensión, el del terrorismo islámico, patrocinado por EEUU e Israel, en el mundo.

Volviendo a los nexos de la CIA con este film, Jon Reynolds, sirviéndose del FOIA (el Acta de la libertad de información estadounidense) afirma que el guionista de La Noche más Oscura, Mark Boal, realizó cinco llamadas de conferencia a la Oficina de Asuntos Públicos de la CIA, a finales de 2011. Durante esas llamadas Boal informó a la CIA, línea a línea del guión, para que la Agencia editase las partes que “no le gustasen”. Además, Boal se sabe que visitó la misma sede de la CIA. La colaboración de la directora y el guionista de La Noche más Oscura con la CIA se hizo con el pleno conocimiento y aprobación del entonces director de la Agencia, Leon Panetta.

Por tanto, esta bazofia (que dejé de ver a mitad de proyección) se hizo, exclusivamente, para glorificar propagandísticamente a la CIA y sus métodos oscarizables de tortura y asesinato.

8. Argo (2012)

argo-uk-blu-ray

Ergo…tocaba Irán y ya tardaban en las cloacas de HollyCIAwood en hacer la correspondiente propaganda contra la Revolución islámica a cuenta de la “crisis de los rehenes” de 1979. Algunos apuntes iniciales sobre este otro panfleto de la CIA son prometedores. Dice Jon Reynolds: Argo comienza así: “En 1950, el pueblo de Irán elige de Primer ministro al laico Mohammad Mossadegh, quién nada más tomar el poder nacionalizó las explotaciones petroleras británicas y estadounidenses, para devolver el petróleo de Irán a su pueblo.” Vaya, esto sí qué es una gran novedad. Una película norteamericana que critica, sin ambages, el imperialismo “usano” y se “posiciona” con los oprimidos. Pero nuestro autor echa rápidamente un jarro de agua fría: A partir de ahí, todo va cuesta abajo. Efectivamente, el engaño es para principiantes y hasta uno se creyó que la cosa iba a tener unas lecturas menos complacientes para los amos del mundo.

Una película que parecía iba a ser narrada en clave “progresista” (risas), deja de serlo a los pocos minutos para mostrarse como lo que realmente es: se trivializa el golpe de Estado de la CIA contra el presidente democrático Mossadegh y pasa directamente a configurar a los iraníes como previsibles fanáticos sedientos de sangre, mientras que la CIA es elogiada por la operación de rescate de los rehenes en la embajada USA en Teherán. Lógico que la Casa Blanca y la propia CIA estuvieran entusiasmadas con esta película. Una monumental patraña de este calibre (con el engañabobos “progre” del comienzo) no podía dejar de lado a sus “sponsorizadores”. Pero en el guión hollyCIAwoodiense faltaban algunos flecos capitales que hubieran dejado en evidencia toda la operación de la CIA en el asunto de los rehenes y que, lógicamente, habrían trastocado todo el film.

Fara Mansoor, un destacado intelectual iraní disidente, sostuvo hace algunos años, mediante miles de documentos que obraban en su poder, que la “crisis de los rehenes” fue una operación política creada por la facción pro-George Bush de la CIA con el propósito de crear una alianza con el fundamentalismo islámico de Jomeini. Todo ello con dos objetivos:

1) Que Irán estuviese libre de comunistas bajo el control del Ayatollah

2) Para desestablizar al gobierno del entonces presidente norteamericano, el demócrata Jimmy Carter, y colocar a George Bush en la Casa Blanca.

En USA habrían buscado a su Bin Laden-B (Jomeini) para luchar contra el laicismo comunista en Irán. Nada nuevo en las alianzas anticomunistas usanas, con tal de frenar y aniquilar a su gran enemigo histórico. Así pues, una vez logrado el objetivo interno de los “ayatollahs” del exiliado Jomeini de neutralizar a los comunistas iraníes, al igual que sucedió con el saudí Bin Laden en Afganistán, en Washington utilizaron la maquiavélica fórmula de demonizar a su anterior y provisional aliado teocrático para crear una guerra progresiva de desgaste contra el país iraní, que ha continuado hasta el día de hoy.

En síntesis, y volviendo a Argo, éste es otro subproducto realizado a mayor gloria de la CIA que tuvo la recompensa de llegar hasta los Oscars y hacerse con algunos de ellos. Pero los verdaderos triunfadores fueron, además de la propia CIA, el Pentágono y el lobby sionista de Israel.

9. Capitán Phillips (2013)

Capit_n_Phillips-273270973-large

Después de deformar la realidad del 11-s, con una potable porquería propagandística, como fue el United 93, el maniobrero y bufón británico de la CIA, Paul Greengrass, dejó hace un par de años otro recado intoxicador cinematográfico. Esta vez el turno era para los que dicen son “piratas” que actúan en las costas somalíes contra buques del Primer Mundo, esos que van a faenar (o robar) recursos pesqueros a las zonas más deprimidas del planeta. En el negocio sucio de la desinformación occidental los llamados “piratas” somalíes han sido, en los últimos tiempos, objeto de demonización cotidiana en los medios que manipulan y sesgan a su antojo a través de sus “noticiarios” y tabloides escritos.

¿Qué podía esperarse, entonces, de una película norteamericana sobre ese “conflicto” sino que resultara un instrumento en favor de la propaganda imperialista económica occidental? El autor del blog de referencia, Jon Reynolds, pone el dedo en la llaga cuando dice que se estima que 300 millones de dólares de recursos pesqueros es robado de las aguas de Somalia cada año. Sin embargo esto parece que no es peor que el secuestro de buques de carga occidentales. Y citando a The Independent señala que en 1991, el gobierno de Somalia colapsó en una crisis sin precedentes. Sus nueve millones de habitantes se han hundido en el hambre desde entonces y las multinacionales del primer mundo capitalista vieron una gran oportunidad para robar alimentos del país mediante sus barcos de pesca, además de verter residuos nucleares en sus mares.

Así es, los desechos radiactivos de las centrales nucleares, europeas o americanas, es el regalo envenenado que ha entregado Occidente a los somalíes como contrapartida del robo pesquero. Ironías aparte, (el autor) pone sobre la mesa algunas cuestiones incómodas sobre este muy serio asunto de la contaminación nuclear: tan pronto como el entonces gobierno somalí se fue del poder, misteriosos barcos europeos comenzaron a aparecer en las costas de Somalia, vertiendo enormes barriles con residuos nucleares en el océano. La población costera comenzó a enfermar. Al principio sufrieron erupciones cutáneas extrañas, náuseas y bebés malformados. Luego, después del tsunami de 2005, cientos de barriles con fugas radiactivas aparecieron en las costas somalíes. La gente comenzó a sufrir enfermedades por radiación y más de 300  personas murieron. Este acto de bandidaje internacional por parte de los depredadores de Occidente apenas tuvo trascendencia alguna en las brunetes mediáticas del Primer Mundo y tampoco Greengrass quiso reflejarlo en su película, ofreciendo únicamente una imagen distorsionada y pro-imperialista del “conflicto”.

En definitiva, Capitán Phillips es otro producto hecho por y para el capitalismo expoliador de EEUU omitiendo hechos que podrían hacer que el espectador valorase de muy diferente manera una película que resulta ser, en lo sustantivo, un canto al neocolonialismo de Wall Street. Si a ello añadimos esa odiosa y estúpida forma de hacer cine (y TV) de hoy en día, a golpe de “steadycam” (o baile de san vito de la cámara, en el que acabas además de mareado de muy mala hostia), que el guión es patético (cuatro tontos somalíes adolescentes hacen frente a un ejército de Navy Seals), que Tom Hanks me repele….Capitán Philips es simplemente olvidable cinematográficamente y, ya no digamos, políticamente.

 

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2015/07/23/el-cartel-de-hollyciawood-4-cine-de-propaganda-al-servicio-de-la-cia-y-el-pentagono-ii-2/

Historia de la educación obligatoria. Sistema de adoctrinamiento.

Historia de la educación obligatoria. Sistema de adoctrinamiento.

“Queremos una clase de personas que tengan una educación liberal, y queremos otra clase de personas, una clase mucho más grande, que surge de la necesidad, en todas las sociedades, que renuncie a los privilegios de una educación liberal y se capacite para realizar tareas manuales específicas”. – Woodrow Wilson. “El significado de una educación liberal”, Discurso a la Asociación de Profesores de Escuela Secundaria de Nueva York (9 de enero 1909).

Entre los muchos dogmas que azotan a la sociedad actual, la escolaridad obligatoria como un medio para potenciar al hombre común en el conocimiento y la capacidad de pensar críticamente para uno mismo, es quizás el más grande. Arraigado en la antigua Esparta y derivando principalmente de Prusia (que adoptó ciertos principios espartanos), la escolaridad obligatoria, desde sus inicios, se llevó a cabo con el único propósito de asegurar la obediencia pasiva hacia la clase dominante.

En Esparta, por ejemplo, los niños pequeños (los que no eran abandonados cuando eran bebés por ser considerados físicamente ineptos) [1] eran tomados por el estado a la temprana edad de 7 años y se les colocaba en los duros campamentos de entrenamiento denominados como agoge . A los niños se les enseñaba habilidades de supervivencia, el arte de la guerra y la obediencia incondicional a la clase dominante. Como parte de su formación, por ejemplo, los chicos iban a asesinar a un ilota sin causa ni provocación para demostrar su capacidad como soldado y su lealtad inquebrantable. [2] Más de dos mil años de su creación, el sistema espartano de “educación” obligatoria volvería a nacer en otro estado militar famoso, el germánico Prusia. Antes de que esto, sin embargo, el impulso inicial para la enseñanza obligatoria de hoy en día con el famoso reformista Martín Lutero.

La Reforma Protestante

En 1510, un sacerdote católico llamado Martín Lutero se embarcó en un viaje de 850 millas a pie al corazón de Roma por razones tanto personales como profesionales. Era un lugar que hacía tiempo había soñado con conocer y explorar en persona. A su llegada, sin embargo, Lutero estaba consternado por la corrupción que parecía estar por todas partes en la famosa ciudad, escribiendo que:

“Es casi increíble lo que las acciones infames están comprometidas en Roma; hay que verlo y escucharlo para creerlo. Es un dicho común de que si hay un infierno, Roma está construida sobre él. Es un abismo del que proceden todos los pecados”. [3]

Aunque este viaje es el punto más visible del que podríamos rastrear los orígenes de la disidencia revolucionaria de Lutero, fue la venta de indulgencias que en última instancia condujeron a su desilusión con el papado.

Seis años después del viaje de Lutero a Roma, el papa León X (de la tristemente célebre familia de banqueros Medici ), y sus socios “comerciales” Johann Tetzel y el arzobispo de Maguncia, Alber,, decidieron sacar provecho de la ignorancia del hombre común a través de la venta de indulgencias, lo que quiere decir en términos sencillos; vendían trozos de papel / tela alegando que perdonarían a los creyentes en parte, o incluso en la totalidad, de sus pecados y evitarles purgatorio. Aunque esto pueda parecer absolutamente absurdo para el lector, e incluso difícil de creer, esta gran estafa fue un negocio próspero. Sin embargo, a pesar de su aceptación entre el plebeyo sin objeciones, Martin Lutero, que estaba bien versado en las Escrituras y creía que la venta de indulgencias entraba en conflicto con el de la doctrina bíblica,  el 31 de octubre de 1517, decidió escribir una crítica del papado en lo que se conoce históricamente como las noventa y cinco tesis .

Aunque involuntaria en ese momento, la disputa de Lutero (originalmente en latín y solamente para el debate local) fue impreso por un héroe anónimo en el idioma alemán y rápidamente distribuido en todo el norte de Europa gracias a la llegada de la imprenta de Johannes Gutenberg. Los escritos de Lutero (que más tarde se comenzó a distribuir intencionalmente para ganar apoyo para su causa) ganaron muchas simpatías entre las masas, presumiblemente porque ayudaron a confirmar las objeciones internas del silencio y temeroso oprimido, y en escritos posteriores, porque Lutero proclamó que, “todos somos consagrados sacerdotes por el bautismo” [4] y “Si ellos (la Iglesia católica) reconocen esto sabrían que no tienen derecho a ejercer el poder sobre nosotros”. [5]

Esto, por supuesto, era un gran problema para la iglesia por razones obvias. La clase dominante a lo largo de la historia se han basado en gran medida, si no exclusivamente, en el control de la información para asegurar la docilidad y obediencia entre la gente común. Simplemente no hay otra manera para que tan pocos controlen a tantos. Esto, de hecho, es la razón de que la iglesia católica prohibió la lectura, la traducción o la posesión de la Biblia, [6] por la que lideró una campaña de genocidio contra los albigenses, [7] y por qué se puso a Jan Hus ante la muerte junto con muchos otros. [8]

Con un libro abierto a un sinnúmero de interpretaciones (hay más de 40.000 denominaciones que lo demuestran) [9], la clase dominante no puede esperar a mantener una gran cantidad de poder por permitir a otros que interpreten las Escrituras de acuerdo con sus propios principios personales. Así, la Iglesia Católica Romana que usaba la Biblia, y podría decirse que todavía la usa, como una forma de “educación” para avanzar su propia agenda personal. Al igual que los que le precedieron, Lutero fue amenazado, excomulgado, por oponerse al existente estatus quo, ofreciendo al hombre común una perspectiva diferente que tanto necesitaba. Esto lamentablemente es el destino más comúnmente prescrito para aquellos que se oponen al sistema. Como resultado, lo que siguió fue una gran revolución, conocida históricamente como la Reforma protestante (por protestar contra la Iglesia Católica Romana), un levantamiento popular que cambió para siempre la cara de la religión cristiana en todo el mundo, y con él, el curso de la enseñanza obligatoria.

A pesar de la valentía admirable y buenas intenciones de Lutero, sus defectos eran muchos. Él era un hombre que interpreta la Biblia radicalmente y no tenía ninguna tolerancia para los que predicaban una doctrina diferente a la suya. Esto es lo que lo inspiró a insistir en la educación obligatoria, su convicción ciega de que su interpretación de la Biblia, y la vida misma, fue literalmente dada a él por el Creador de la humanidad y, en consecuencia, el hombre común debía ser adoctrinado.

Para para realizar esta tarea “santa”, Lutero se dirigió a los gobernantes alemanes con la siguiente propuesta; “Queridos gobernantes … sostengo que las autoridades civiles tienen la obligación de obligar a la gente a enviar a sus hijos a la escuela … Si el gobierno puede obligar a estos ciudadanos al servicio militar por ser aptos para soportar lanza y rifle, para montar murallas, y realizar otras tareas marciales en tiempo de guerra, ¿cuánto más lo tiene para obligar a la gente a enviar a sus hijos a la escuela?, porque en este caso estamos en guerra con el diablo”. [10] La petición de Lutero dio lugar a la creación del primer sistema de enseñanza obligatoria de la era moderna en 1559 por el duque Christopher, Elector de Wurtemberg . Los registros de asistencia se mantuvieron y se impusieron multas a los ausentes sin justificación adecuada. Esta idea se vio interrumpida por un tiempo a causa de las Guerra de los Treinta Años, pero más tarde fue seguido por estados como Gotha en 1643, Heildesheim en 1663, Prusia en 1669, y Calemberg en 1681. [11]

Mientras tanto, en Suiza, otra figura clave en la reforma protestante, Juan Calvino (fundador del calvinismo), impuso también la enseñanza obligatoria en las masas con la misma intensidad y falta de motivación que la de Lutero – que su interpretación de la Biblia le fue dada por el único Dios verdadero, y debe ser adoctrinados-. Aquellos que se resistieron a las doctrinas de Lutero y las doctrinas de Calvino fueron víctimas de un severo castigo, a veces incluso la muerte. [12]

Reflexionando sobre la historia, no se puede negar la influencia colosal del cristianismo sobre las mentes de las masas y su impacto en la educación. Empezando por el emperador romano Constantino el Grande en el siglo cuarto. Entonces el cristianismo se impuso sobre todo el imperio para cumplir su visión de un unificado nuevo orden mundial y, aunque no intencional, más tarde inspiró la Reforma Protestante que se extendió rápidamente por toda Europa y más tarde, gracias a los colonos protestantes, todo el mundo.

Este es el principal factor de por qué el cristianismo es seguido por alrededor de un tercio de la población mundial hoy en día, [13] y por qué la Iglesia Católica Romana se reporta como tener más de mil millones de seguidores, [14], ya que se ha visto favorecida y propagada por más de más de mil años por la clase dominante por razones políticas. Así que no debe sorprender que durante “la era de los descubrimientos”, la colonización y el imperialismo fueron en gran medida justificados por “la difusión del cristianismo”. Por supuesto, esto no quiere decir que el cristianismo sea una mala religión, que puede ser fácilmente verificado a través de gran parte de sus enseñanzas; pero al igual que CUALQUIER otra religión o ideología, es falible, ya que puede ser usada para manipular fácilmente la mente del hombre común y como resultado, ser utilizado como una herramienta para la élite, que es precisamente lo que continúa hasta nuestros días.

El Reino de Prusia

Bajo el rey Federico Guillermo I (Casa de Hohenzollern), a principios del siglo 18, el sistema escolar obligatorio prusiano comenzó a florecer en cuanto a la obediencia pasiva que produce para la élite estatal y el poder. En consecuencia, Prusia, especialmente bajo el liderazgo del sucesor del rey, Federico el Grande, emergió como una fuerza dominante tanto política como económica (gracias principalmente a su valor militar, como los espartanos). Después de la muerte de Federico el Grande en 1786, su sobrino, Fredrick William ascendió al trono pero, a diferencia de su predecesor, el nuevo rey no compartía el mismo punto de vista o la comprensión de que el poder de Prusia estaba arraigado en su “educación” y militarismo. Como resultado, el ejército profesional de Prusia sería derrotado por la banda de aficionados de Napoleón en 1806 en la batalla de Jena.

Avergonzada e indignada, la clase dominante de Prusia se embarcó en una campaña masiva de reforma, que incluía la enseñanza obligatoria. Aunque se atribuye principalmente a la victoria de Napoleón, dos discursos pronunciados por el masón alemán, Johann Gotlieb Fichte, también han sido acreditados por los historiadores como factores clave para la reelaboración del sistema escolar obligatorio. Creyendo que “la derrota de Prusia en Jena fuel resultado de la capacidad de pensar por sí mismo del soldado prusiano y de su propio bienestar, en “Discurso a la nación alemana” Fichte proclamó que “la nueva educación debe consistir esencialmente en esto, destruir por completo la libertad de la voluntad” y que “si se quiere influir por completo en él (el estudiante) , usted debe hacer algo más que simplemente hablar con él; usted le impondrá la moda, de tal manera que simplemente no haga lo contrario de lo que usted desee que haga “ [15] Tres años después de su famoso discurso, Fichte sería nombrado decano de la facultad de filosofía de la nueva universidad de Berlín, y al año siguiente se convierta rector de toda la universidad, estableciendo así las bases para instituir su nueva forma de “educación”.

Según JohnTaylor Gatto , una autoridad líder y fuente recomendada en la historia de la escolarización obligatoria, durante esta reforma un “surgió un sistema de educación de tres niveles”, se componía de un “pilar privado y dos gubernamentales”. El pilar privado, o Akadamiensschulen , estaba formado de sólo la mitad del uno por ciento de la población infantil. Aquí, a los estudiantes se les enseña a ser “los futuros responsables políticos, que no sólo aprendían a pensar estratégicamente, contextualmente, en totalidades, sino que aprendieron los procesos complejos y conocimientos útiles, estudiaron la historia, escribieron copiosamente, leyeron profundamente, y tareas para dominar el “comandazgo”. El siguiente nivel, Realsschulen , compuesto por aproximadamente del 5 al 7,5% de la población infantil y se instituyó con la intención de producir “ingenieros, arquitectos, médicos, abogados, funcionarios de carrera, así como los demás asistentes a pensadores políticos que a veces requerirían . “ El último nivel, un grupo de aproximadamente del 92 al 94% de la población infantil, fueron condenados a Volksschulen , o “la escuela del pueblo”. Aquí se “aprendió la obediencia, la cooperación y las actitudes correctas, junto con una alfabetización rudimentaria y mitos oficiales estatales de la historia”. [16]

Este sistema de control fue plenamente operativo en 1819 y, al igual que cualquier idea útil, especialmente la que tiene el poder para adoctrinar y moldear toda una sociedad, este sistema sería más tarde adoptado y más capitalizado por otras naciones, y esto nos lleva a la Estados Unidos y su elite industrial.

La toma de control de la educación por la élite industrial.

Mientras que Prusia estaba pasando por sus reformas “educativas”, gran parte de los EE.UU. estaba bajo el sistema de Lancaster, un sistema derivado de la casta hindú, [17] que era otra forma de jerarquía en la que las reglas de la clase más pequeña “superiores” se imponían sobre la clase mayoritaria “inferior”. Aunque esto produjo resultados favorables para los globalistas, no pasó demasiado tiempo para que el sistema prusiano, más eficaz, despertara el interés de los Estados y, más específicamente, de los poderosos industriales de los Estados Unidos. El interés en la adopción de los métodos prusianos fue provocado por una serie de informes favorables sobre el sistema escolar del reino alemán. El más notable de ellos tal vez, es el del Secretario de Educación de Massachusetts, Horace Mann en 1844. Como resultado, Massachusetts se convirtió en el primer en tener una ley que obligaba la asistencia a la escuela (haciéndola cumplir a través de la amenaza de la pena de prisión si los niños faltaban a la escuela), y con el tiempo, en 1918 para ser exactos, y a pesar de la “enérgica oposición”, todo el país caería en línea. [18]

A pesar de que las autoridades líderes en el mundo de la educación, como Horace Mann y William Torey Harris ayudaron a llevar el modelo prusiano de la escolarización a América del Norte, había fuerzas mucho mayores detrás de escena, y estas fueron las elites industriales cuyas ambiciones en última instancia, daría lugar al imperio más poderoso que el mundo haya conocido. Durante este tiempo de la reforma educativa en los EE.UU. y en otras partes del mundo, el mundo industrial también fue objeto de algunos cambios drásticos, que con el tiempo vendría la autoría del siguiente capítulo en el libro de adoctrinación de masas.

Fredrick Taylor, un ingeniero mecánico que fue educado por un tiempo en Alemania bajo los principios de Prusia, publicó un libro en 1911 llamado Los principios de la administración científica que transformó el lugar de trabajo, y a su vez el mundo para siempre. La creencia de Taylor, era que “Difícilmente se puede encontrar a un obrero competente que no dedica una cantidad considerable de tiempo a estudiar cómo poco a poco se puede trabajar y todavía convencer a su empleador que va a buen ritmo.” Para remediar esto, Taylor propuso la gestión y las expectativas de los trabajadores estricta, afirmando que “en el pasado el hombre ha sido lo primero, en el futuro del sistema debe ser lo primero “ creyendo que esto en última instancia derivaría en “no sólo en grandes dividendos para la empresa o el propietario, sino el desarrollo de todas las ramas de la actividad a su estado más alto de excelencia, por lo que la prosperidad debe ser lo primero. “ [19] Esta administración científica o taylorismo , fue recogido rápidamente por todo el mundo, no sólo en el mundo de los negocios, sino en las escuelas también.

También creen los historiadores que fue la principal influencia que hubo detrás del desarrollo de la administración científica propia del magnate industrial Henry Ford, el fordismo, que del mismo modo, se extendió en todo el mundo.  Con la difusión mundial de fordismo , bien podría explicarse por qué Aldous Huxley, en su novela Un mundo feliz , usa la frase ” Nuestro Ford “en lugar de” Nuestro Señor ” . [20] Ford, junto con otros dioses de la industria, sobre todo John D. Rockefeller y Andrew Carnegie, reconoce el imperativo de dar forma a su futura fuerza laboral y, como resultado, se vertió millones (más tarde miles de millones) de dólares directamente, e indirectamente ( medios de comunicación), en el futuro de la “educación”. [21] Esto planteó algunas preocupaciones importantes como claramente se documenta en el Registro del Congreso de 26 de enero 1917 , donde varios senadores expresaron la opinión de que estos gigantes industriales estaban concentrados en un proceso de hacerse cargo del sistema educativo; “La influencia Carnegie-Rockefeller es mala. En dos generaciones pueden cambiar la mente de las personas para que sean conformes con el culto de Rockefeller o el culto de Carnegie, en lugar de los principios fundamentales de la democracia estadounidense”.

Los senadores no fueron los únicos “preocupados”, el alcalde de Nueva York, John Hylan, pronunció un discurso en Chicago el 26 de marzo de 1922, declarando que:

“La amenaza real de nuestra república es este gobierno invisible que como un pulpo gigante extiende su longitud viscosa sobre la ciudad, estado y nación. Al igual que el pulpo de la vida real, que opera al amparo de una pantalla de creación propia; aprovecha sus largos y poderosos tentáculos para con nuestros funcionarios ejecutivos, nuestros cuerpos legislativos, nuestras escuelas, nuestros tribunales, nuestros periódicos, y cada agencia creada para la protección pública. Se retuerce en las fauces de la oscuridad y por lo tanto es el más capaz de agarrar las riendas del gobierno, pudiendo promulgar una legislación favorable a los negocios corruptos, viola la ley con impunidad, sofocar la prensa y llegar a los tribunales. 

  

Apartándome de meras generalizaciones, permítanme decir que a la cabeza de este pulpo están los intereses del petróleo Rockefeller y un pequeño grupo de poderosas casas bancarias conocidos generalmente como los banqueros internacionales. La pequeña camarilla de poderosos banqueros internacionales, virtualmente manejan el gobierno de los Estados Unidos para sus propios fines egoístas. “

Desafortunadamente, estas advertencias fueron ignoradas en gran medida, o suprimidas, dando así a la clase dominante manos libres para implementar su agenda egoísta – que hoy afecta a toda el mundo. Hay literalmente miles y miles de organizaciones de todo el mundo que se dedican a controlar la educación de hoy, pero las cuatro más visibles de las que se remontan el resto son: la Fundación Rockefeller (Fundada en 1913), la Corporación Carnegie (fundada en 1911), los Jesuítas (1540) y TIAA-CREF (Teachers insurance and annuity Association – College Retirement Equities Fund) (Fundada en 1918) y es una organización de las mejore empresas de servicios financieros proveedoras  de la jubilación para las personas que trabajan en el ámbito académico, de investigación, médicos y campos culturales.

La idea de que los maestros necesitaran certificación fue ideado por las élites industriales, por razones obvias. The MIlwaukee Journal, 06 de septiembre de 1986 (reportado originariamente en el New York Times)

La fundación Rockefeller (fundada en 1913)
En Harvard y la Universidad John Hopkins, con su ayuda económica, establecieron la primera y segunda escuela del mundo de Higiene y Salud Pública; fundaron el Consejo General de Educación, financiaron la Universidad de Chicago, Yale, Princeton, la Universidad de Columbia, Stanford, la Biblioteca del Congreso, Universidad de Filipinas, la Universidad de Oxford, la Universidad de Pekín en China, Social Science Research Council, London School of Economics, Universidad de Lyon en Francia, la Universidad de Chile, la Universidad del Valle en Colombia, y la Universidad de Hacettepe en Turquía para nombrar unos pocos .

  • Para 1921 ya tenían establecidas escuelas en Praga, Varsovia, Londres, Toronto, Copenhague, Budapest, Oslo, Belgrado, Zagreb, Madrid, Cluj (Rumania), Ankara, Sofia, Roma, Tokio, Atenas, Bucarest, Estocolmo, Calcuta, Manila y São Paulo. Y ha ido creciendo desde entonces.
  • En 1932 se establecieron departamentos de psiquiatría a tiempo completo en los hospitales de enseñanza y escuelas de medicina, incluyendo Chicago, Duke, Harvard, McGill, St. Louis, Tulane, Yale y Washington.

* Debe tenerse en cuenta que la familia Rockefeller ha puesto mucho esfuerzo en el control de la religión también. Una de estas organizaciones que han financiado, que vale la pena mencionar, es el Consejo Nacional de Iglesias. Está compuesta por más de 100.000 congregaciones y tiene una membresía de más de 40.000.000 de judíos, musulmanes, cristianos y otras religiones. Además, ayudaron a establecer y financiar el Centro Intereclesial, que es el hogar del Servicio Mundial de Iglesias y el NCC, entre otras grandes organizaciones.

Fuente: http://www.rockefellerfoundation.org/about-us/our-history

Fuente: http://www.ncccusa.org/news/100526ticrededication.html

Fuente: http://www.interchurch-center.org/node/130

Carnegie Corporation de Nueva York (Fundada en 1911)

  • Financió el Departamento de California de Educación de la Universidad de California (todas las localidades), la Asociación Progresista de Educación, la Universidad de Melbourne, la Universidad de Miami, George Peabody College for Teachers, Consejo de Recursos Bibliotecarios, Consejo del Museo sobre la Educación, Consejo de las Asociaciones de la Biblioteca Nacional, el Departamento de Educación en África del Sur, la Universidad Carnegie Mellon, la Asociación Canadiense de Profesores Universitarios de la Universidad de Toronto, el Consejo Canadiense de Investigación para la Educación, la escuela de prestigio más antigua de Sudáfrica, la Universidad de Ciudad del Cabo, Universidad de Pennsylvania, Universidad de Michigan , la Universidad de Harvard, Columbia, la Universidad de Cornell, la Universidad de Duke, Cambridge Institute, Universidad de Hong Kong, la Universidad Católica de América, Universidad de Chicago, la Universidad China de Hong Kong, el Imperial College de Londres, y el Instituto de Tecnología de Massachusetts, por nombrar unos pocos.
  • A través de Carnegie, con la Carnegie Trust for Universities of Scotland and Carnegie United Kingdom Trust configuraron y pudieron consolidar su control sobre la educación.

* Carnegie también ha financiado numerosas instituciones “educativas” religiosas, entre ellas, la Iglesia de los Hermanos, la Iglesia de la Unión de la Paz, Church Pension found, Universidad de George Town, Christian College, Wheaton College, Ministerio de Acción Cristiana, George Fox College, Christchurch Teachers Training College, Chicago Theological Seminary, Presbyterian College, Asociación para la educación Presbyterian Ladies ‘College (Australia), la Universidad de Whitworth, Gordon College, Consejo de Religión y Asuntos Internacionales, Bethel College, la escuela de los Ozarks, Oklahoma Baptist University, Judson College de la Universidad de Saint Louis , Universidad de San Juan, Boston College, la Universidad Brigham Young

Fuente:http://www.columbia.edu/cu/lweb/eresources/archives/rbml/Carnegie/index.html

Los jesuitas (fundada en 1540)

Los jesuitas, o Compañía de Jesús, son una sociedad secreta (léase discreta) con mucha controversia, que trabajan para la Iglesia Católica Romana, en gran parte con la intención de contrarrestar el movimiento protestante. Operan en más de 100 naciones y tienen la configuración de las siguientes universidades y colegios;

  • Boston College, la Universidad de Georgetown, las Universidades Loyola de Chicago, Maryland y Nueva Orleans, Regis University, Colegio de la Santa Cruz, la Universidad de Santa Clara, Xavier University, Universidad Rockhurst, la Universidad John Carroll, la Universidad de Fordham, Universidad de San Francisco, Universidad de Scranton , la Universidad de Creighton, Loyola Marymount University, Wheeling Jesuit University, la Universidad de Seattle, Spring Hill College, la Universidad de Fairfield, Le Moyne College, la Universidad de Marquette, Universidad de San Luis, la Universidad de Saint Joseph, Canisius College, Universidad del Salvador (Buenos Aires), Universitaire Faculteiten Sint-Ignacio Antwerpen, el Colegio de San Juan, Ciudad de Belice; la Pontificia Universidade Católica do Rio de Janeiro, Universidade do Vale do Rio dos Sinos, Universidad de Manitoba, Universidad de Saint Mary (Halifax), una división teológica de posgrado en la Universidad de Toronto, Universidad Alberto Hurtado, Colegio San José, Universidad Pontificia Javeriana, Facultés jésuites de Paris Centre Sèvres, Hochschule für Philosophie München, Universidad Rafael Landívar, Andhra Loyola College, Xavier Institute of Management, St. Joseph College (Bangalore), Universidad Pontificia Gregoriana, Universidad de Saint-Joseph (Beirut), la Universidad de Sophia (Tokio), Universidad Iberoamericana (Tijuana), Universidad Iberoamericana (Ciudad de México), Colegio Cristo Rey, Universidad del Pacífico (Lima), la Universidad Ateneo de Manila, Universidad Xavier – Ateneo de Cagayan,  Universidad Ignatianum en Cracovia, Universidad Sogang (Seúl), la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), ESADE, Heythrop College de la Universidad de Londres, Campion Hall en la Universidad de Oxford y la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas) por nombrar algunos.

* Cabe mencionar quelos jesuitas también han creado muchas escuelas secundarias, escuelas secundarias, escuelas primarias y las escuelas primarias de todo el mundo como well.

Fuente: http://www.jesuit.org/worldwide/education/

Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Jesuit_institutions

TIAA-CREF (Teachers insurance and annuity Association – College Retirement Equities Fund) (Founded in 1918)

Fundada por Andrew Carnegie, esta organización se utiliza para controlar los fondos de jubilación de los maestros y profesores de todo el mundo. Su importe total de activos reportan a varios cientos de miles de millones de dólares, casi la mitad de un billón de dólares. [23]

* Debe mencionarse que la Fundación Ford apareció mucho más tarde, en 1936, y fue útil para la clase dominante hasta 1947 (después de que los fundadores murieran y la fundación heredó gran parte de la fortuna de la Ford Motor Company). No obstante, se hizo eco de las políticas de los grupos de Rockefeller y Carnegie, aunque no fue tan sutil y en realidad quedó atrapado para servir como fachada de la CIA en 1967. [24] Para aquellos que están menos informados, las universidades antes mencionadas están consideradas oficialmente por el Ranking Mundial de la Universidad de LA como las mejores en el mundo. [25] En otras palabras, estas elites industriales y otras organizaciones como los jesuitas, han logrado infiltrarse en los llamados establecimientos líderes en la “educación”. Por lo tanto, estas importantes universidades de todo el mundo están, en parte, o incluso en su totalidad, financiadas / controladas por una clase dirigente que ellos mismos han demostrado una y otra vez a lo largo de la historia, que les sirve para la corrupción, la manipulación, la injusticia, la deslealtad y, en definitiva, son una de las mayores amenazas para la humanidad y toda la vida en este planeta. [26]

Quizás aún más preocupante no es sólo lo que hacen con sus titiriteros y sus afiliados imponiéndoles su voluntad a un pueblo sin saberlo, sino que hacen grandes cantidades de beneficios al mismo tiempo. La deuda de la universidad en los EE.UU. está sentada en alrededor de 1 billón de dólares (incluso más que la deuda de tarjeta de crédito) [27] y aproximadamente 37 millones de estudiantes prestatarios tienen préstamos pendientes. [28] Así que están esclavizando a las personas, tanto mental como económicamente. Uno podría argumentar que sin “educación” seríamos tontos sin remedio. Pero, pensando se llega a la conclusión de que por mucho que se repita la argumentación, carece de sentido.

Punto de ruptura

George Land y Beth Jarman, realizaron un estudio [29] de la NASA para medir el potencial creativo de sus científicos e ingenieros, utilizaron en un grupo de 1.600 niños de entre tres y cinco años de edad que se publicó en su libro Breakpoint and Beyond . Lo que encontraron fue sorprendente, el 98% de los niños terminó en el nivel superior, que se considera nivel de genio. Cinco años más tarde, decidieron probar el mismo grupo de niños, pero esta vez sólo el 32% obtuvo el nivel de genio. Cinco años a partir de estas pruebas, los mismos niños, ahora de entre trece y quince años, se pusieron a prueba  y sólo el 10% se calificó al nivel de genio. Entonces decidieron llevar a cabo esta prueba en más de 200 mil adultos mayores de veinticinco y sólo el 2% de ellos entraron en la máxima categoría. Las implicaciones de esta prueba son evidentes.

Si en la escuela realmente se esfuerzan por capacitar a la persona, podríamos no sólo estar bien informados en relación con el sistema financiero, el sistema de derecho, el sistema político y similares, sino también nos gustaría ser enseñados para obtener nuestro potencial creativo para ayudar a cambiar lo que es, sin duda, un sociedad imperfecta. En cambio, como se documenta a través de este escrito, se nos enseña a cumplir con las normas, para encajar en el orden existente y obedecer o, en caso contrario, estamos sujetos a castigo. Esto entra en conflicto directamente con la creatividad, que es innovadora, desinhibida y libre.

Como resultado, la creatividad del niño se suprime y, finalmente, casi es destruida por completo. En consecuencia, el niño va a ser como todos los demás en la sociedad; un conformista irreflexivo que anhela la aprobación de la autoridad. La estructura de poder existente no puede darse el lujo, o más exactamente no permitirá, tener su sistema perturbado, por lo tanto, la creatividad es el enemigo de la clase dominante. En otras palabras, la imaginación, que es la fuente de la creatividad, es la verdadera fuente de la genialidad, no la escolarización. Además, el genio es natural para nosotros, el viejo adagio de que los niños tienen una imaginación salvaje es indudablemente cierto. Lo sabemos por experiencia, porque nosotros mismos hemos sido niños y todos nos hemos visto reflejados en otros niños.

Los coches que conducimos, los teléfonos que poseemos, la ropa que usamos, esa canción que nos gusta – todo proviene de la imaginación, la cual no tiene estructura, ni reglas ni límites. No se puede colocar en un sistema o en una caja. De hecho, si investigamos algunas de las mentes más grandes de la historia, como Albert Einstein e Isaac Newton, nos encontramos con que lo hicieron mal en la escuela y se rebelaron contra el sistema. Llegados a este punto, me gustaría señalar al lector que este post sólo intenta poner de relieve la adquisición por parte de la élite del sistema escolar. Su control sobre los gobiernos, las agencias de servicios secretos, la ciencia, la agricultura, el comercio mundial, los medios de comunicación, finanzas, militares es igualmente de sofisticado. La complejidad de esta matriz, no se puede explorar plenamente con claridad en un único post. En relación a este trabajo, sin embargo, es justo informar al lector que estos globalistas/élite están todos conectados a través de la CFR, el conducto más visible desde el que se controla el gobierno de Estados Unidos. [30] La Iglesia Católica Romana, y la orden jesuita, que operan de una manera más sutil.

Cecil Rhodes y el Grupo de la Mesa Redonda

Aunque una figura colosal de influencia y poder, el CFR no es más que uno de una docena de los principales centros de pensamiento que han sido configurados estratégicamente en todo el mundo que en conjunto se conoce como el Grupo de la Mesa Redonda. Según el historiador Caroll Quigley (que respalda sus afirmaciones con la investigación), se trataba de una configuración con la intención de formar un gobierno mundial a través de la infiltración en los principales establecimientos de cada continente, entre ellos el de la educación. [31]

Estas organizaciones elitistas visiblemente remontan al infame imperialista británico, Cecil Rhodes, que talló todo Africa y fundó el imperio de diamantes  De Beer (que desde entonces ha sido absorbido por Anglo American, que fue fundada por JP Morgan y la familia Oppenheimer) [32]. En una serie de voluntades, Rhodes dejó en claro que su propósito más alto fue ayudar a lograr un gobierno mundial, y con el fin de lograr esto, “lo que podría ser una ayuda espléndida a una sociedad secreta es, una sociedad no reconocida abiertamente pero que funcionaría en secreto con un objetivo“. [33] En relación con este capítulo, sin embargo, Rhodes fijaría el primer programa de becas internacional importante, y los que cumplieron los criterios de Rhodes se especifican en su testamento para los que son galardonados con una beca completa para la Universidad de Oxford. Al igual que las organizaciones mencionadas anteriormente, la beca de Rhodes se encuentra todavía en funcionamiento hoy y ha sido llamado el, si no “el premio más prestigioso del mundo”, a partir de fuentes importantes, como TIME (Fundada por los miembros de Skull and Bones de la Universidad de Yale, el británico Hadden y Henry Luce), [34], [35] y la Associated Press [36] (Según se informa controlada por Rothschild). [37] Es importante comprender, sin embargo, que sólo porque una persona puede asistir o trabajar para una de las escuelas u organizaciones mencionadas anteriormente, automáticamente no tiene que ser cómplice. En contexto, la mayoría de los maestros, profesores y similares, son conductos involuntarios de lo que los estudiantes aprenden.

Notas:

1) World History: Societies of the Past, Charles Kahn, Pg. 129

2) Sparta and Lakonia: A Regional History 1300-362 BC, Paul Cartledge, Pg. 151

3) History of the Reformation in the Sixteenth Century, Volume 1, Jean Henri Merle d’Aubigné, Henry Beveridge, Pg. 146

4) The Priesthood of All Believers and Other Pious Myths,Timothy Wengert, Pg. 12

5) On the Babylonian Captivity of the Church, Martin Luther

6) Soul Theft: How Religions Seized Control of Humanity’s Spiritual Nature, Bill Missett, Pg. 50

7) The Albigensian Crusade, Jonathan Sumption

8) Fox’s Book of Martyrs by John Foxe (PDF available free online)

9) Global Christianity, A Report on the Size and Distribution of the World’s Christian Population –http://www.pewforum.org/Christian/Global-Christianity-exec.aspx

10) Education, Free & Compulsory, Murray N. Rothbard, Pg. 20

11) Ibid. Pg 24

12) Ibid Pg. 22-24

13) The CIA, World Fact Book > People and Society > Religions

14) http://www.bbc.co.uk/news/world-21443313

15) Addresses to the German Nation, Johann Gotlieb Fichte, Pg 20-21

16) Underground History of American Education, Chpt 7, The Prussian Reform Movement, John Taylor Gatto

17) Ibid. Chpt 1, How Hindu Schooling Came To America

18) Ibid. Chpt 5, Compulsion Schooling

19) Principles of Scientific Management, Frederick Winslow Taylor

20) http://www.huxley.net/bnw/one.html

21) The Rockefeller File, Gary Allen, Chpt. 4 & 5

23) http://www1.tiaa-cref.org/public/about/press/about_us/releases/articles/pressrelease422.html

24) Covert Network: Progressives, the International Rescue Committee, and the CIA,  Eric Thomas Chester, Pg. 52

25) http://www.timeshighereducation.co.uk/world-university-rankings/2012-13/world-ranking

26) See previous Article; “America’s Final Warning – 2013”

27) http://www.huffingtonpost.com/bobby-brannigan/a-student-debt-crisis-is-_b_3195036.html

28) http://www.examiner.com/article/infographic-released-provides-statistics-on-outstanding-student-loan-debt

29) http://users4.jabry.com/vortex/misc/DivergentThinking.asp

30) The Bilderberg Group, Daniel Estulin, Chpt 10

31) Tragedy & Hope, Carroll Quigley, Chpt 65, “The Round Table Groups Have Played a Very Significant Role in the History of the U.S.”

32) http://online.wsj.com/article/SB10001424052970203804204577017212624948258.html

33) Confession of Faith, Cecil Rhodes

34) http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,949697,00.html

35) http://news.yale.edu/2012/11/18/7-rhodes-1-mitchell-8-prestigious-scholarship-winners-yale

36) http://www.nbcnews.com/id/34099294/ns/us_news-education#.Ue77G21cVfE

37) Barriers Down, Kent Cooper, Pg 21-22

fuente: http://tonyfdez.blogspot.de/2016/02/historia-de-la-educacion-obligatoria-sistema-adoctrinamiento.html

El cártel de Holly-CIA-wood (3): cine de propaganda al servicio de la CIA y el Pentágono (I)

Screen-Propaganda-Hollywood-and-the-CIA

El cine de la CIA-Pentágono se puede decir que alcanza su punto de inflexión en el siglo XXI con el “pistoletazo” de salida del autoatentado terrorista de las Torres Gemelas en el año 2001. Curiosa “coincidencia” o no, la posterior guerra del imperio y sus socios contra el “terror” dará pie a que Hollywood se configure como una de las herramientas más visibles de legitimación de la política exterior de Washington y sus brazos armados. Aunque previamente, unos meses antes, una película patriotera, Pearl Harbor (2001) fue una preparación para lo que llegaría después. La televisión merecería otro capítulo aparte, con sus aburridas, postmodernas, propagandísticas y reiteradas series de policías con las que nos llevan fustigando desde hace varios años. Con notables excepciones, ya añejas (qué le vamos a hacer): por ejemplo, ese descriptivo teniente Colombo (Peter Falk) plasmado como un policía que sobrevive con cuatro “duros” y un coche Peugeot semidesvencijado, vistiendo casi indigente y hecho a posta un zote para engañar a los poco habilidosos e idiotas asesinos ricos; aquella Hill Street Blues de comienzo imprescindible (imposible olvidar la música de Ted Post) con alcohólicos (Kiel Martin, Daniel J. Travanti), sobrios (Michael Conrad), algunos mugrientos (Bruce Weitz), otros enérgicos (Dennis Franz), algunos humanistas (Joe Spano, Michael Warren) y, por qué no, a veces conmovedores policías y, también, por supuesto, abogadas para seducir irremediablemente (Veronica Hamel) o, en fin, la elegante Corrupción en Miami, que iba más allá de la obscena superficialidad de un Ferrari Testarossa, la estimulante (a veces) música ochentera de la “New Wave”, los cameos de Frank Zappa o Phil Collins y, cómo no, los trajes de Armani de la pareja protagonista (Don Johnson-Philip Michael Thomas), sobreimponiéndose la soberbia construcción analítica del personaje a cargo de Edward James Olmos, el Teniente Castillo y, ya más en un segundo plano, la presencia un tanto anémica de las dos protagonistas femeninas (Saundra Santiago-Olivia Brown). La ficción, entonces, era un cuento de hadas (sociológicamente casi eran de izquierdas) comparada con la cruda o cocida realidad de ahora, como bien se puede comprobar en esa epidemia de terrorismo policial que está sacudiendo al Tío Sam en los últimos tiempos.

En el  blog Screechingkettle se hace un muy buen análisis de una serie de películas que se considera de acusada propaganda imperial en este siglo y que han sido financiadas por el Departamento de Defensa y la propia CIA. En función de ello y para hacer una crítica con sentido (desde la óptica política, ojo, por tanto apenas se van a encontrar aquí, por no decir nada, elementos objetivos –o subjetivos- puramente cinematográficos) he decidido que tenía que ver al menos alguna de ellas (a pesar de mi congénita repulsión hacia el cine actual).  No he visto un par de ellas (las dos primeras), otras las abandoné a mitad de la sesión  y el resto he llegado hasta el final con la nariz tapada ya que ponerse una venda en los ojos no era lo más recomendable, por razones evidentes. Empecemos:

1. Pearl Harbor (2001)

Pearl_Harbor-843244751-large

Esta es una película que se hizo por y para los militares del Pentágono, con supervisión directa, en el rodaje, del Departamento de Defensa. Destinada, principalmente, intuyo, a fagocitar el patrioterismo fácil entre el ciudadano medio consumidor de Macdonald’s, la Superbowl y la NBA. Dicen que Pearl Harbor fue una de las primeras falsas banderas. No he puesto especial interés en estudiar esta cuestión así que no voy a opinar o montar una conspiración alegremente sobre si hubo o no “false flag”, ni tampoco, obviamente, sobre sus supuestas “cualidades” cinematográficas, que las desconozco, ni es mi objetivo aquí describirlas, puesto que, fundamentalmente, de lo que se trata es de destripar su carácter político-panfletario-propagandístico que, sin, repito, haberla echado un vistazo, es lo que pinta.

2. The sum of all Fears (La suma de todos los miedos o Pánico Nuclear, 2002)

The_Sum_of_All_Fears-340579657-large

Este film sería una demostración de cómo el Pentágono y la CIA pueden manejar y teledirigir a su antojo un guión en Hollywood. Aunque esta vez tuvieron a su escritor ultra favorito, Tom Clancy, para adaptarla libremente ya que éste había retratado originalmente en su novela a los siempre “odiosos” comunistas (el maccarthismo es siempre un fantasma altamente rentable), a unos palestinos de Hamás que trabajaban conjuntamente con Al-CIA-eda para, al parecer, montar un pollo en Denver (EEUU) y hasta algún renegado indígena americano sioux. Un cóctel de fascismo ideal para el patán medio americano, al que proporcionar un engendro con palomitas y Patriot Act. Pero el guión se reelaboró y se sustituyeron los “terroristas” favoritos de Hollywood (árabes y comunistas) por un despistado neonazi, algo que no hizo nada de gracia a los espectadores ultraconservadores norteamericanos que querían fidelidad a la obra escrita y no lo que ellos denominaban “sacrificio de la obra original en aras de la corrección política”. Tiene su guasa…pero esos criterios “correctores” fueron solamente de oportunidad política en el país que más brutalmente ha demonizado a los musulmanes. El avispero político anti-árabe lo azuzaron con el 11-s un año antes y simplemente, en el cine, dejaron la criminalización en “stand-by”. Con todo el resultado es, al parecer, una obra cien por cien propaganda imperial.

El autor del blog de referencia dice que la sumisión de la película al Pentágono fue el precio a pagar por utilizar los abundantes “juguetes” bélicos que proporcionó a este film el ejército norteamericano. El actor protagonista, Ben Affleck, parece ser que es el niño mimado de la CIA ya que en esta película (al igual que en Argo) interpreta a un agente de esa organización. Nada tendría de particular, lo de encasillarse en un personaje, si no fuera porque la afinidad de Affleck con la CIA ha ido más allá de una pantalla de cine ya que incluso fue a visitar las instalaciones de la Agencia en Langley, en “tour” personal acompañado del entonces jefe de la banda, George Tenet. Morgan Freeman es de suponer que saldría airoso del pastiche y daría vuelta y media al mediocre Affleck.

3. United 93 (2006)

United_93_Vuelo_93-962440706-large

Predecible e infame propaganda de la versión oficial del 11-s, estrenada incluso de forma oportunista cuando se estaba produciendo el juicio contra un chivo expiatorio del 11-s, Zacarias Moussaoui, el presunto vigésimo secuestrador que se sacaron de la chistera los perpetradores de la fabulada y criminal opereta bufa de tan infausta fecha. United 93 es el nombre del vuelo (el cuarto avión) que dicen se “estrelló” en Shanksville (Pennsylvania) pero que, en realidad, fue detectado en el espacio aéreo de Indiana e Illinois, después de haber petado oficialmente en Pennysilvania (un caza del ejército americano se encargó de hacer un boquete en la tierra, cerca de una zona boscosa situada en las afueras de la localidad de Shanksville) gracias a la información proporcionada (indirectamente) por los Acars (registros liberados del FOIA) del despachador terrestre Ed Ballinger.

United 93 es un fraude hecho a mayor gloria de la versión oficial y los conspiradores. La película busca el recurso fácil, simplista y artificioso de impactar al espectador con el impostado y fabricado “heroísmo” de los pasajeros, antes que poner sobre la mesa cualquier elemento “crítico” con la versión oficial. El objetivo: inocular lo que fue un engaño de principio a fin adornado con recursos cinematográficos de película de entretenimiento. La Comisión Oficial del 11-s y los ejecutores del autoatentado debieron estar especialmente satisfechos y agradecidos con Greengrass

4. En tierra hostil (2008)

En_Tierra_Hostil-Cartel

La guerra-agresión de EEUU y sus aliados de la OTAN contra Irak ha sido trasladada, en los últimos años, al cine de Hollywood como vehículo de propaganda en favor del intervencionismo militar de EEUU en diversas partes del mundo. Esta En Tierra Hostil  ha sido una de esas deleznables operaciones de manipulación ideológica y justificación de la “guerra” por parte del imperio, en donde la directora (Kathryn Bigelow) se recrea a gusto con un guión fabricado enteramente por la CIA, a pesar de que, según dicen, no fue muy del agrado del Pentágono, ya que la bulimia compulsiva de los halcones militares del Departamento de Defensa exigía en pantalla “algo más de ardor guerrero”.

La síntesis de este libelo militarista la proporciona el autor del blog, Jon Reynolds, quién señala su carácter ferozmente propagandístico. Dice que en el mundo de las películas de propaganda de Hollywood, cuando fuerzas extranjeras atacan a los Estados Unidos son descritas como bárbaros salvajes que se lanzan en paracaídas sobre las escuelas y abren fuego contra los estudiantes. Aquí, además de la demonización colectiva ejercida sobre todo un pueblo, se invisibilizó, muy calculadamente, el millón y medio de muertos iraquíes ocasionados por el embargo y posterior invasión estadounidense, además de no reflejar el sadismo torturador de los marines “usanos” contra miles de personas inocentes e indefensas.

La perspectiva deliberadamente miope de Bigelow consiste en verlo todo bajo el prisma americano que, normalmente, suele ser profundamente maniqueo cuando se trata de glorificar a sus huestes de las barras y estrellas. Suficiente pecado y crimen para considerar a esta En Tierra Hostil como la plena justificación de un genocidio masivo en el que los americanos son retratados poco menos que como víctimas y no como lo que deberían haber sido: verdugos equiparables a la barbarie nacionalsocialista desatada en el frente oriental de Europa durante la II Guerra Mundial. Estas “justificadas aventuritas” del imperio ya se sabe que son unas cosas tan patriotas y oscarizables….

5. Iron Man (El hombre de Hierro, 2008)

Iron-man-spanish

Se pregunta Jon Reynolds ¿Qué demonios está haciendo en esta lista Iron Man? Así es, una adaptación cinematográfica de un cómic de la serie Marvel parece una cosa ciertamente “superficial y aséptica” y, de partida, sin carga política para un consumidor que no busca ir más allá de visualizar en el cine un tebeo de “superhéroes”. Pero nuestro autor nos refresca la memoria sobre cuál fue el pasado de este personaje herrumbroso. El Hombre de Hierro fue, en origen, novelado (años sesenta) como un personaje anticomunista que servía a los propósitos de la guerra fría pero ha sido readaptado en esta película al fenómeno del “terrorismo” global, esa engañifa patrocinada, como es bien sabido, por EEUU-Europa-Israel. Si uno leía en el pasado infantil cómics de Marvel sin esa carga ideológica subyacente, ahora lo más lógico es que te parezcan una cosa bastante infumable y no digamos sus versiones adaptadas al cine, como ha sido el caso. Son las cosas de ir creciendo y tal..

Este Iron Man (Tony Stark, hombre de negocios en la ficción del cómic, interpretado por Robert Downey Jr) es una pieza más de propaganda del imperialismo americano que el blogger Reynolds apunta en una cita del crítico Robert Ebert: Iron Man es un superhéroe capitalista para quien la guerra es un buen negocio, y cuyo interés es garantizar que ese “negocio” siga funcionando ya que la guerra será siempre el mejor activo posible para lucrarse. Como la vida misma trasladada al complejo militar-industrial. Y es que, digo yo, los héroes de chatarra, cartón-piedra, plastilina y demás super-hombres americanos de Marvel-CIA pueden con todo (incluido el “comunismo”) y además son rentables asesinos a sueldo de Wall Street. Desde luego, no iban a ser aliados del NKVD, pero uno esperaba algo más de “neutralidad” cinematográfica. Algo así como un James Bond (la entrada que seguirá) luchando contra Spectra y su gatito persa (construido, solapadamente, todo hay que decirlo, como la encarnación de la maldad “comunista”).

En definitiva, Iron Man, además de aburrirme hasta el bostezo, rezuma el mensaje de siempre de los EEUU: somos los mejores (hasta que nuestros superhéroes de papel de fumar, los reales, salen escaldados de lugares como Vietnam). A la hora de la verdad, son los mejores en su propio país: disparando afroamericanos por la espalda.

Continuará…

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2015/06/19/el-cartel-de-hollyciawood-3-cine-de-propaganda-al-servicio-de-la-cia-y-el-pentagono-i/

El cártel de Holly-CIA-wood (2): el espionaje norteamericano se emplea a fondo en la “Meca” del cine.

1361577385

Dice John Rizzo, ex asesor legal de la CIA, que la agencia de espías de Langley (Virginia), la sede la inteligencia norteamericana, “siempre ha tenido una relación especial con la industria del entretenimiento, dedicando considerable atención al fomento de las relaciones con Hollywood, sus ejecutivos, productores, directores y actores de renombre”. En el pasado se sabe que la CIA ya había contado con la flor y nata de la extrema derecha cinematográfica de EEUU. John Ford, John Wayne y productores como Cecil B. de Mille, Walt Disney o Darryl Zanuck estuvieron “asesorados” por la CIA. Esto lo cuenta la historiadora Tricia Jenkins en su libro The CIA in Hollywood: How the Agency Shapes Film and Television (La CIA en Hollywood, cómo la Agencia moldeó el cine y la televisión). La guerra fría fue el escenario idóneo para abrir una agenda cultural, literaria y audiovisual al margen de las operaciones clandestinas que la CIA estaba ejecutando contra la URSS y el resto de los países socialistas y, también, en el marco de una guerra más “caliente”, actuando con el Gladio anticomunista de la OTAN.

Dentro de ese frente, la CIA llegó incluso a subvencionar directamente algunas películas adaptadas de obras literarias, como fue el caso de la inglesa Rebelión en la granja, de George Orwell, un intelectual troskista que le vino como agua de mayo al imperio para sacar partido de su conspiranoia anticomunista. Orwell había fallecido recientemente pero la CIA se puso en contacto con su viuda para dar forma final a su sátira sobre el “totalitarismo”, de manera que pareciese un panegírico enteramente anticomunista (aunque ya lo era en origen, la obra de Orwell pretendía hacer equilibrismos ideológicos entre el nazismo y el comunismo). Incluso otra escritora, como la inglesa Frances Stonor Saunders, en su libro La CIA y la guerra fría cultural, describe como la CIA, en su delirio anticomunista, incluso financió algunas de las “primeras exposiciones de pintura expresionista abstracta fuera de los Estados Unidos para contrarrestar las obras del Realismo Socialista de Moscú”.

El expansionismo de la CIA en Hollywood se  “oficializó” a mediados de los años noventa cuando la Agencia decidió colaborar abiertamente en las películas de Hollywood. Los investigadores Matthew Alford y Robbie Graham ya citaban un informe de la propia CIA, de 1991, en el que señalaban que la Agencia se movía muy bien entre los medios de aborregamiento masivos de Yankilandia (Washington Post, New York Times, CNN, NBC, ABC) ya que tenía en nómina a periodistas de, prácticamente, todos los principales oligopolios mediáticos norteamericanos, tanto escritos como audiovisuales, para monitorear que tipo de información tenían que subrayar, favorable, por supuesto, a las tesis belicistas del imperio. Habría que decir que aquí, en España, no hace falta ser muy perspicaz para afirmar que ha ocurrido exactamente lo mismo. Los tentáculos de la inteligencia española y el Ministerio del Interior están en los principales medios de  propaganda, con sus respectivos agentes mediáticos a sueldo (ElPaís, ABC, LaRazón, El Mundo, etc), quienes moldean una “opinión” favorable para según qué intereses le convenga al Estado.

Se ha hecho, pues, más que evidente que “Hollywood es realmente la otra cara de la CIA” o, más bien, habría que decir que es una de sus múltiples caras. No hay que olvidar que desde el fin de la guerra fría la visión estadounidense del mundo sigue siendo la misma, con el mismo calendario imperialista y el mismo maniqueísmo manipulador: antes, la satanización correspondía a los pérfidos comunistas. Ahora es Rusia y Putin, los chinos, los norcoreanos, los iraníes y, cómo no, los terribles árabes musulmanes del Estado Islámico, licenciados en terrorismo por las universidades de EEUU e Israel. Con la particularidad, eso sí, de que ahora es la propia CIA la que supervisa las producciones cinematográficas que pueden ser más afines a los intereses y la propaganda de Washington.

En los últimos años se ha realizado en HollyCIAwood cine basado en hechos reales o de ficción (con guiones de contenido bélico o predominantemente de espionaje)  el cual ha sido premiado generosamente en esa ceremonia fatua, previsible y estúpida como son los Oscar. Como hace años lo fueron deplorables alegatos a favor de la guerra (Vietnam) como El Cazador de Michael Cimino o esa otra apología militarista disfrazada de existencialismo de perra gorda, llamada Apocalypse Now, de Coppola, los medios materiales con los que han contado las modernas películas de guerra han corrido a cargo del Pentágono. Por otro lado, el guión no ha sido escrito en una habitación cualquiera de un hotel o un estudio, sino en el cuartel general de la CIA, en Langley. Y es que según Robert Baer, ex agente de la Agencia americana, “existe una simbiosis total entre la CIA y Hollywood”. Para que luego digan algunos que se recurre a la “conspiranoia” (las palabras de Baer están recogidas en el libro de Jenkins, arriba citado). Fuentes de primera mano para los fans de las mentiras oficiales.

Feinberg_Zero-Dark-Thirty__John-Rizzo-from-Dozo-website

¿Qué papel juegan, en el engranaje orquestado por la CIA en Hollywood, actores, cantantes, guionistas, productores o directores? Según John Rizzo muchas celebridades de la industria del entretenimiento, sobre todo de Hollywood, llevan a cabo actividades de inteligencia mientras están en el extranjero. Rizzo lo deja bien claro, “las personalidades de Hollywood son glamurosas, por lo que tienen acceso a personas en el extranjero a las cuales el Gobierno de EEUU no podría acceder. Algunas de estas celebridades, incluso, ofrecen sus servicios gratuitamente movidos por impulsos patrióticos”. Verdaderamente enternecedor (o estremecedor) si no fuera porque esos “artistillas” de pacotilla, ídolos de barro y chivatos con glamour (los del período clásico al menos si tenían “glamour” de verdad), que idolatran las mentes simples de medio mundo, están sufragando operaciones de eliminación de opositores políticos, grupos terroristas creados por la CIA o golpes de Estado cruentos en terceros países. Este es el patrioterismo que muestran unos tipos que dicen ser, en algunos casos, “liberales” (en el sentido americano “liberal” es ser progresista, lo cual tiene su gracia) pero que no deja de ser una fachada que esconde un pensamiento reaccionario y, por tanto, fascista muy al estilo de lo que gente como Gary Cooper o Elia Kazan hacían en la “caza de brujas” anticomunista de sesenta años atrás (delatar a sus colegas de profesión).

La hegemonía ideológica dominante en la industria de Hollywood es, por otra parte, la que lidera el lobby judío-sionista, quien controla de forma masiva el negocio del cine y la televisión y donde cualquier mínima discrepancia hacia las políticas etnicistas del Estado de Israel o el injerencismo político-militar exterior de USA supone poner en riesgo la carrera profesional del discrepante, tanto el que haga declaraciones públicas como el que se atreva a plasmar obras cinematográficas críticas con los hijos de Sión. El “despistado” Javier Bardem, que tuvo el poco “tacto” de cuestionar la operación militar-terrorista de Israel en Gaza hace un año, ejecutada después de una falsa bandera sionista con el supuesto asesinato de tres estudiantes judíos, ya sabe como se las gastan en Judenwood. El actor español fue “reprimido” verbalmente de forma muy dura por el conglomerado de sicarios “hollywoodienses” del sionismo (como fue el caso del ultra Jon Voigt, el padre de la morros de pato Angelina Jolie, entre otros), por lo que Bardem tuvo que “rectificar” sobre la marcha o muy probablemente se iba a quedar con lo puesto, sin pedigrí hollywoodiense y de vuelta a España a trabajar con Almodóvar (y quien sabe sin también con McNamara).

Eduardo Solórzano señala que la obsesión estadounidense por crear en sus ciudadanos la existencia de enemigos ha descompuesto todo lo que ha tocado y Hollywood es su cómplice. El primer objetivo ha sido construir generaciones de ciudadanos jóvenes y niños, temerosos de que su país sea invadido por otros, justificando desde siempre todo acto de saqueo. Una obsesión, diría que premeditada, con el ánimo de construir su particular dictadura totalitaria del miedo y ahogar bajo la bota imperial cualquier voz disidente. Y Holly-CIA-wood ha sido una oportuna correa de transmisión de todo ello. Tanto que Solórzano incluso deja caer, con ácida ironía, una serie de recomendaciones para cualquier aspirante a actor-fetiche en la “meca del cine” americano:

Si usted alguna vez busca trabajar en Hollywood debe tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Demostrar que el régimen estadounidense siempre triunfa en  toda operación militar, de espionaje o virtual inclusive.
  2. Demostrar que sus elementos operativos son los mejores del mundo y nadie supera su inteligencia, fuerza, sabiduría y valentía.
  3. Demostrar que las guerras pueden ser duras, aunque siempre el desenlace es favorable a quienes intervinieron a favor del “mundo libre”.
  4. Demostrar que la realidad no puede ser superada por la ficción, pues lo que hacen sus agentes es real y superior a la ficción misma.
  5. Demostrar que Hollywood es “imparcial”, sin vínculos políticos, sino objetivo y que muestra la verdad como producto de la creatividad artística.

El “progre” Bardem ya se está haciendo una idea de ello.

 

Fuente: uraniaenberlin.com/2015/05/25/el-cartel-de-holly-cia-wood-2-el-espionaje-norteamericano-se-emplea-a-fondo-en-la-meca-del-cine/

El cártel de HollyCIAwood (1): patrioterismo, propaganda de guerra y fascismo

 GWredscare copia

Hollywood ya no es lo que era, aunque tal vez nunca lo fue, puesto que la llamada edad “dorada” del celuloide en Yankilandia estuvo (y mucho) tan contaminada de propaganda imperialista como el reciente cine del Tío Sam. Acabo de ver un documental que me lo recuerda. Habla sobre la penetración de la CIA en Hollywood, algo  que ya venía, por otra parte, de antiguo aunque entonces era menos conocido y perceptible que ahora. Habría que remontarse, para hacer una analogía razonable, hasta el Código Hays de los años treinta o el Comité de Actividades Antiamericanas (en inglés, HUAC) y sus chivatos a sueldo, en los años cuarenta. Entonces, era el más mediático FBI, el del fascista Edgar Hoover -el director de los federales-, quien se encargó de propagar la “guerra sucia” en contra del Hollywood “rojo” con tal de encontrar, como fuese, “comunistas” en todas las aristas de los estudios “hollywoodienses”. Los informes de la Oficina Federal, plagados de citas de delatores, incriminaron (entre otros), a actores bien conocidos y respetados como Frederic March, Paul Muni, John Garfield o Edward G. Robinson.

La sección anticomunista del FBI se encargó de que actores, escritores, guionistas, magnates y directores ejercieran la delación por “principios” y, también, para conservar su reputación y, lógicamente, su trabajo. Según Ryan Wadle, que cita un libro de John Sbardellati (J. Edgar Hoover Goes to the Movies: The FBI and the Origins of Hollywood’s Cold War –J. Edgar Hoover va a por el cine: El FBI y los orígenes de la Guerra Fría en Hollywood):  Dos factores ayudaron a la campaña de Hoover (el entonces jefe del FBI) para erradicar la subversión en Hollywood. En primer lugar, Hoover había seleccionado personalmente a los nuevos agentes del FBI y siguió supervisando la contratación de los mismos a largo de su carrera, lo que significaba que el FBI y sus integrantes debían reflejar la cosmovisión patriotera y paranoica de Hoover. En segundo lugar, Hoover comenzó a investigar a sospechosos de “subversión comunista” en Hollywood sin notificarlo a sus superiores en el Departamento de Justicia. La combinación de estos dos factores permitieron a Hoover llevar a cabo una vigilancia sin precedentes  en la industria estadounidense del entretenimiento.

El cine social, y no la delirante y fantasmágorica “sovietización de EEUU a través de Hollywood”, que tanto pregonaba la ultraderecha norteamericana, empezaba a resultar “peligroso” para el sistema de “valores” estadounidense. Resultaba demasiado antiamericano y subversivo el retratar la “problemática social estadounidense”. La penetración comunista en Hollywood no fue tal, sino que la verdadera invasión en territorio americano fue la presencia de miles de criminales de guerra nazis que, terminada la II Guerra mundial, entraron a formar parte de la CIA y el complejo militar-industrial.

Annex - Garfield, John_NRFPT_01

Precisamente, el gran mérito del cine clásico, o una determinada época del mismo (años 30-40), es que jugó de forma certera con elementos que dejaban muy al desnudo las miserias de la sociedad norteamericana, la corrupción de sus instituciones, el salvajismo de su sistema carcelario y las mil y un caracterizaciones de personajes maleantes, malencarados, perdedores y “femmes fatales” en el brillante, oscuro y siempre vivificante cine “noir”, primero muy abiertamente (años treinta) y luego más sostenidamente (años venideros). Pero lo cierto es que por cada película con sabor a derrota del “american way of life” aparecían como setas glorificaciones imperiales a cargo de John Ford y otros tipos que cantaban las “gestas” del “buen americano medio”, aunque fuese a costa de triturar indígenas en serie y elevar a la categoría de héroes a forajidos (Murieron con las botas puestas), o bien vendernos cuentos de navidad con aroma a gazmoñería ultraconservadora (Qué bello es Vivir). Las comedias (sobre todo, las musicales) también sirvieron a este fin. Había que proyectar, en lo posible, un modelo de sociedad basada en el capitalismo y en unas instituciones “intachables” donde la ley y el orden, la familia y la propiedad privada estuvieran por encima de cualquier otra contingencia, además de incluir tics ideológicos tan habituales como “este es un país libre”. Criticar a los ricos o retratar la miseria social eran cosas del bolchevismo que no se podían tolerar.

La Segunda Guerra mundial fue uno de los detonantes del cine propagandístico americano. Hitler era la amenaza y luego llegó Japón con Pearl Harbor. Pero la exacerbación panfletaria vino, precisamente, tras el fin de la guerra contra el nazismo. Empezaba la cacería contra el “comunista” (real o inventado) en Hollywood y fueron cayendo víctimas (unas cruentas, como John Garfield, quien afirmó -debido probablemente a las presiones- que él jamás fue comunista -su mujer, Roberta Seidman, si lo era- pero no delató a los que sí conocía que formaban parte del “ala comunista” de Hollywood, por lo que fue perseguido hasta la muerte) otras llevadas al ostracismo (Hanns Eisler, al igual que Bertolt Brecht, ambos exiliados en la RDA, Charlie Chaplin, refugiado en Europa, Herbert Biberman etc). Entre medias un grupo de “notables” del cine (Humphrey Bogart, su mujer Lauren Bacall, Henry Fonda, Paul Henreid, Edward G. Robinson, Gene Kelly, Myrna Loy, William Wyler, etc) intentaron dar la cara por los “acusados”, oficialmente, Diez de Hollywood, pero, finalmente, salieron echando pestes de ellos ante lo que podría caerles encima, hoz y martillo incluidos, no sea que se quedaran fuera del circuito y fueran privados de sus piscinas –Orson Welles, dixit-.

El cine de izquierdas fue abortado por el FBI y el Comité macarthista y más de 300 autores (cineastas, músicos, escritores o actores) fueron vetados, por la extrema derecha anticomunista, para trabajar en la industria del cine. Al mencionado John Garfield le acosaron sin tregua, después de haber descartado al cómico Danny Kaye y a Edward G. Robinson, otros sospechosos de simpatizar con Pepe Stalin. Lo del “descarte” lo contó la propia hija de Garfield, quien manifestó que un representante del HUAC pidió la cabeza de uno de los tres actores mencionados a los jefes de los estudios de Hollywood, para “aislarle” convenientemente. Lo consiguieron llevando, de forma indirecta, “al otro barrio”, al gran John Garfield.

Bogart-at-HUAC

Este “toque de atención” al “rojerío” americano certificó la defunción del cine independiente y de contenido “social” en EEUU, que volvería tímidamente a asomar a mediados o finales de los años sesenta pero siempre haciéndolo de forma marginal en comparación con los proyectos cinematográficos que ya estaban siendo financiados y asesorados por la CIA y el Pentágono, los que real y mayoritariamente llegaban al espectador del Tío Sam. Las comedias musicales o las obras de contenido “bíblico” también eran otra forma de propaganda (de calidad en algunos casos, Sinué el Egipcio, Ben-Hur) y proliferaron junto a varias patochadas anticomunistas en los años cincuenta, para extenderse hasta el final mismo de la guerra fría. Entre un pacifismo bien visto (Senderos de Gloria), arriesgados alegatos antirracistas (No Way Out, 1950, Joseph Mankiewicz) o parodias de humor (Teléfono Rojo, volamos a Moscú) bien toleradas, se encontraban alegorías belicistas como Boinas Verdes (John Wayne) en los años sesenta e incluso la entronizada Apocalypse Now (del megalómano Coppola) en los setenta o buenrollistas (engañosas) como el Platoon de Oliver Stone en los ochenta. Todas no dejaban de mostrar al espectador que EEUU mandaba y ordenaba, militarmente, en el mundo, aunque las dos últimas no incurrieran en el estrépito  grotesco de engendros fascistas como Amanecer Rojo (John Milius), El Sargento de Hierro (Clint Eastwood), Desaparecido en Combate (Chuck Norris), Delta Force (Lee Marvin) o la infecta saga Rambo.

No debemos olvidarnos, tampoco, de subproductos de variado pelaje de los años setenta y ochenta donde ya se empezaba a demonizar a los árabes masivamente y a vanagloriar a Israel, retratando a los musulmanes como despiadados villanos en producciones que versaban sobre secuestros y ataques terroristas de falsa bandera. Películas como Domingo Sangriento, Entebbe o los pestiños judío-sionistas de turno, algunos de ellos patrocinados por un dúo muy prolífico en aquellos años (Menahem Golan-Yoram Globus) son algunos de esos ejemplos, mientras que las películas sobre catástrofes (el serial “setentero” de los aeropuertos, pirañas, tiburones y terremotos) tenían un efecto menos perceptible pero muy parecido a la casquería anticomunista de turno: se trataba de inocular el miedo al ciudadano norteamericano desde una vertiente ideológica camuflada de “entretenimiento”.

Y es que Hollywood, en toda su historia, no ha hecho otra cosa que, por una parte, plasmar en el cine (y luego en TV) las “buenas y necesarias” políticas estadounidenses en el exterior (demonizando hasta lo grotesco a sus enemigos) y, por la otra, promover su cosmovisión interior del “american way of life” para consumo propio pero también, cómo no, a través de sus mecanismos neocolonizadores, con la idea de expandirlo fuera del territorio norteamericano. Lo demás es creer en la inocencia infantil de una industria que, mayoritariamente, ha estado y está destinada a vender ideología y a respaldar el sistema que representa. Con estos presupuestos, la CIA, como afirma la escritora Tricia Jenkins, entró en Hollywood, entre otras cosas, para influenciar al público extranjero.

 

Fuente: http://uraniaenberlin.com/2015/04/21/el-cartel-de-hollyciawood-1-patrioterismo-propaganda-de-guerra-y-fascismo/comment-page-1/#comment-138644